martes, 16 de febrero de 2016

La guerra económica contra Yugoslavia. Parte I

Juegos Olímpicos de Invierno de Sarajevo, 1984

Una vez acabada la Segunda Guerra Mundial, tras la derrota de la Alemania nazi y sus socios en el régimen clerofascista Utasha, que se extendió por Croacia y Bosnia en la la denominada Gran Croacia, a manos de los partisanos y sus aliados;  los yugoslavos, los eslavos del sur, se organizan en un estado común, que se denomina en 1945 como República Democrática Federal de Yugoslavia, en 1946 queda como República Federal Popular de Yugoslavia y ya en 1963 pasa a llamarse República Federal Socialista de Yugoslavia.
Este estado se caracteriza por el notable desarrollo social y económico, así como por sus buenas relaciones con el resto de países del mundo, especialmente el tercer mundo; ellos constituirán el movimiento de países no alineados y se distanciaron ya pronto de la Unión Soviética, aspecto este, que como en Rumanía, les pasó factura al verse aislados e indefensos frente a las potencias occidentales, que serían las que finalmente destruirían y, claro, obtendrían provecho económico de la ruptura de Yugoslavia. La tolerancia y la harmonía entre las diferentes culturas: ortodoxa, católica, musulmana, judía, yugoslava..., fue otra de sus características; aunque aquí hubo lugar también a la desigualdad y a la persecución, como se hizo contra los serbios de Kosovo, en favor de la cultura musulmán-albanesa. 1
Esta visión o actitud "neutral", bastante ingénua, como fue así mismo en nuestro tiempo la de Libia, conduciría a pedir préstamos ya en los años 70 a occidente, que se los daba entonces a bajo interés; no obstante, esto provocó un gran endeudamiento. Situación que estaban buscando sus prestamistas, con el fin de poder utilizar esta poderosa arma, la deuda, para el sometimiento y explotación del estado eslavo. Europa occidental más tarde dejaría de comprar a la Federación yugoslava, originándole un serio problema, de no tener recursos para destinarlos a su propio país al tener que entregarlos para el pago de la deuda externa.
Antes de endeudarse y de sufrir las devastadoras consecuencias que conlleva, la economía de este país tenía un crecimiento constante, su PIB aumentaba en torno a un 6% en las décadas de los 60 y 70. Pero una vez en manos de sus acreedores, el FMI y el Banco Mundial comienzan a imponer sus reglas, estas incluyen severas reformas: una de ellas clave y que destruiría el Estado de Yugoslavia fue el desmantelamiento del sector industrial.  Los efectos son inmediatos: para el periodo 1980-87 el PIB cae a un 2,8 %, siendo en 1987-88 del 0% y en 1990 es ya negativo del 10 %. 2, 3
A lo largo de los 80, el FMI y el Banco Mundial periódicamente prescribían más dosis de su amarga medicina económica y la economía yugoslava lentamente cayó en coma. Desde el comienzo, los sucesivos programas esponsorizados por el FMI aceleraron la desintegración del sector industrial de Yugoslavia, la producción industrial cayó a un negativo 10 % de crecimiento para 1990, y el sucesivo desmantelamiento de su estado del bienestar, con todas las consecuencias sociales predecibles. 4
Estas amargas y crueles reformas económicas son llevadas a cabo por las entidades anteriormente mencionadas, que tienenen un largo historial en estas tareas, y por otras nuevas nacidas con este propósito y otros, como fomentar la oposición política trabajando para intereses privados y extranjeros, es el caso de la NED (National Endowment for Democracy- Fundación Nacional para la Democracia). La NED fue creada en  el año 1983 y su función real, no la simulada por su nombre o la divulgada por sus promotores, es promover no la democracia, sino los intereses de las poderosas familias anglosajonas propietarias de las corporaciones. Pueden verlo explicado en estos dos ejemplos: Rusia y Hong Kong. Una de las organizaciones satélites de la NED es el CIPE  (Centro para la Empresa Privada Internacional), esta fundó al G17, una organización de economistas neoliberales. Gente que también pertenecían al FMI o al Banco Mundial, como Dusan Vujovic, Zeljko Bogetic o Branco Milanovic. El coordinador del G-17, el profesor Veselin Vukotic, trabajó muy de cerca con el Banco Mundial, así como ministro de privatización bajo el Primer Ministro de Yugoslavia Ante Markovic. Fue el responsable de llevar a cabo el plan de bancarrota del FMI para Yugoslavia en el periodo 1989-90.
Como acciones de la política económica  del FMI y el Banco Mundial tenemos:
- Quitar protección social: comida y vivienda subvencionadas, educación y sanidad gratuitas.
- Eliminación de derechos laborales. Reducción de salarios. Aumento de despidos.
- Destrucción de empresas públicas y también privadas. Como indica Michel Chossudovsky el Banco Mundial lo llama el mecanismo del gatillo, que consiste en disparar la bancarrota en la industria yugoslava. Una vez destruidas se venden a precios de saldo a las corporaciones extranjeras o se privatiza o se destruye. Desde enero 1989 a septiembre 1990  más de 1100 industrias son eliminadas. Esto implicó una caída drástica en el nivel de vida de los habitantes de Yugoslavia al generarse un enorme desempleo donde antes no existía. Entre enero y octubre de 1990 el nivel de vida cayó un 18 %, aumentando el desempleo un 20 %. 5
Las tensiones económicas dispararon las tensiones políticas y étnicas. Se crearon también entre repúblicas al no llegar el dinero desde la capital Belgrado.
“Empobrecer a la población mediante las reformas del FMI pretendía contribuir a incrementar las tensiones sociales y étnicas” (Michel Chossudovsky). 5
Este descontento general hace que la población, desesperada, sea fácilmente manipulable y busque culpables (chivos expiatorios). La gente se aferra de forma extrema a ideologías, principalmente nacionalistas, o religiones que le den una esperanza en su desesperanza. Así, se siente importante y puede echar la culpa a otros o verter su ira contra alguien cercano, aunque realmente no tenga nada que ver con lo que le sucede o sucede.
Markovic fue a Washington a pedir dinero para evitar estos enfrentamientos, pero Washington se lo negó.  En noviembre de 1990 G. H. W. Bush asistió al Congreso para cortar el crédito a Yugoslavia, en esa ley (Ley de Apropiación Extranjera) también indicaba que si cualquier república quería ayuda, debería separarse de Yugoslavia, así como que las elecciones deberían hacerse en cada república y no  en toda la Federación. La ayuda, como más tarde en Ucrania, llegó a partidos de extrema derecha. 2, 5
Ya Estados Unidos, con la Administración Reagan, emitió la Directiva de Decisión de Seguridad Nacional NSDD64 en 1982 sobre los “esfuerzos para promover una ´revolución silenciosa´ para derrocar a gobiernos comunistas y partidos.” En 1984 emite otra, la NSDD 133 sobre “la política de EE.UU. hacia Yugoslavia”. Esta política iba a ser “promover la tendencia hacia la economía de libre mercado en Yugoslavia”. 2, 6, 7
Así, ya en 1991 la inflación se dispara, alcanzando el 200 % y el Gobierno yugoslavo era incapaz de pagar la enorme deuda y no tenía dinero siquiera para la compra de materias primas. El crédito colapsó y comenzaron las protestas de la gente y las luchas entre repúblicas, pues las estas ya no recibían el dinero que les correspondía. Estalló el nacionalismo más intolerante con las consiguientes persecuciones, se llevaron a cabo las habituales contra los comunistas en Croacia, Eslovenia o en Bosnia.
Los ingresos del Estado que deberían haber ido como transferencia de pagos a las repúblicas y provincias en vez de servir a la deuda de Belgrado con  los clubs de París y Londres. Las repúblicas fueron dejadas a su suerte.Cortando las arterias financieras entre Belgrado y las Repúblicas, las reformas encendieron las tendencias secesionistas que se alimentaron en factores económicos además de en divisiones étnicas. La crisis presupuestaria inducida por el FMI creo un hecho económico consumado que allanó el camino para las secesiones de Croacia y Eslovenia en junio de 1991. 4
El Frankfurter Allgemeine Zeitung (portavoz del poder económico alemán) calificaba en 1991 a Yugolsavia como a un “estado engendro”.
Bonn bloquea las líneas de crédito y provoca una situación de bancarrota en la Federación yugoslava. Aumentan las tensiones al dar crédito Alemania a las repúblicas secesionistas: Eslovenia y Croacia. Además, la Unión Europea, cuando estas declaran la independencia amenaza al gobierno central que si interviene no habrá ayuda económica. 8
También Naciones Unidas llevó a cabo un embargo el 25 de septiembre de 1991 a las Repúblicas yugoslavas, no cortando el suministro de armas a Bosnia o Croacia, pero sí provocando el aumento en la mortalidad infantil. Se estima un incremento de 5.500 personas anuales por año, entre niños y adultos. 5
Lo que vino después, la barbarie, masacres y el desastre económico que les continuaré contando, fueron consecuencia de todas estas acciones, de la planificada destrucción de Yugoslavia, que data de mediados de los 70, antes de la muerte de Tito en 1980. Esta destrucción se consiguió mediante una guerra económica, política y militar, pero no debido a que personas de diferentes religiones o culturas, todos ellos o la mayoría de ellos yugoslavos -eslavos del sur- no pudiesen vivir juntos. Si los amigos más unidos, las familias más unidas, los hermanos, las parejas, padres e hij@s pueden separarse, como de hecho se separan, traumáticamente por problemas y rencillas económicas y de otro tipo, ya me contarán si no puede hacerse esto con una nación con tan poderosos enemigos externos.

Ver: El origen de la guerra en Yugoslavia


Referencias:  

1. Carl Savich. Kosovo in the 1980s: Murders, Rapes and Expulsions. Serbianna. 27.07.2007.
2. Michel Chossudovsky. The Globalization of Poverty. Global Research. 2003, pp. 257-277.
3. World Bank, World Development Report 1991, Statistical Annex, Tables 1 and 2, Washington, 1991. 
4. Michel ChossudovskyDismantling Yugoslavia, Colonizing Bosnia. The Other Face of the European Project. Alternative Forum to the European Summit, Madrid, 1995.
5. Boris Malagurski. The Weight of chains (documental). 2010.
6. Origins of the Break up - A US Law. http://www.iacenter.org/bosnia/origins.htm
7. United States Policy toward Yugoslavia. National Security Decision Directive 133. 
http://fas.org/irp/offdocs/nsdd/23-2222t.gif
8. Michel Collon. El juego de la mentira. Las grandes potencias, Yugoslavia, la OTAN  y las próximas guerras. Hiru. 1999. pp.120-145.
9.Christof Lehmann. GLADIO, Bin Laden to Erdogan, Belhadj and Hamas: Mossad's and NATO's Dirty Underwear 2012. nsnbc.me. 2.02.2012.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puede poner aquí sus opiniones, siempre con respeto y con ánimo de enriquecer y fomentar el debate.
Las personas que participen deberán identificarse con el fin de que asistamos a un debate e intercambio de opiniones en condición de igualdad.
Gracias-Mila esker-Thank you.