martes, 3 de diciembre de 2019

El odio promovido por el capitalismo hacia Lenin y Marx


En el mundo en el que vivimos, dominado económicamente y por tanto culturalmente por el capitalismo, se denosta, ridiculiza o se demoniza a aquellos pensadores que lo ponen en cuestión.
Lenin nos recordaba ya entonces que la doctrina de Marx suscitaba la mayor hostilidad y el mayor odio de la "ciencia" burguesa. El entrecomillado es mío y hace referencia a la parcialidad de no importa que disciplina que toma partido por la clase social o el estatus dominante.
El autor ruso entendía bien el porqué de esta actitud, como entendería del mismo modo el ensañamiento de hoy en día hacia su persona.
Y no puede esperarse otra actitud, pues en una sociedad erigida sobre la lucha de clases no puede haber una ciencia social "imparcial". De un modo o de otro, toda la ciencia oficial y liberal defiende la esclavitud asalariada, mientras que el marxismo ha declarado una guerra implacable a esa esclavitud. 1
Si todavía creen que nuestra sociedad no está basada en una enraizada lucha de clases, les recomiendo que escuchen lo que dicen los grandes propietarios a nivel privado con sus compañeros de clase. Verán un profundo desprecio hacia la clase obrera, a la que explotan hasta la médula y desechan cuando no les es útil, sin importarles lo más mínimo su destino.
Sobre la "imparcialidad" de la que habla Lenin, es preciso tener en cuenta:
Del mismo modo que el conocimiento del hombre refleja la naturaleza,  que existe independientemente de él, es decir, la materia en desarrollo, el conocimiento social del hombre  (es decir, las diversas opiniones y doctrinas filosóficas, religiosas, políticas, etc) refleja el régimen económico de la sociedad. 1
Es común que a las doctrinas y enseñanzas de estos intelectuales que defendían a los estratos sociales más desfavorecidos, pobres y maltratados se las tache de "sectarias". Pero cómo van a ser sectarias si están pensadas para servir de ayuda y beneficio a la mayoría social que representan los trabajadores. Sectario sería lo contrario, lo que se hace hoy en día, priorizar el privilegio y riqueza desorbitadas de una minoría. Una economía no pensada en las personas sí es sectaria.
Allí  donde los economistas burgueses veían relaciones entre objetos (cambio de unas mercancías por otras), Marx descubrió relaciones entre personas. 1
Cómo podemos argumentar racionalmente que el objetivo de una empresa es pensar en incrementar cada vez más las ganancias de sus accionistas. Esto es una aberración, de ahí los continuos despidos, la bajada de salarios, la presión y las malas condiciones laborales, además de la inviabilidad a medio-largo plazo de tal proyecto. Una empresa debe estar para dar productos y servicios de calidad a la sociedad, y suponer el modo de ganarse la vida decentemente y con proyección de futuro a quienes la hacen posible y la integran.
El otro día vi como incluso en el telediario de televisión española, en un reportaje de Lorenzo Mila sobre el terremoto de Albania, se le metía un gol por la escuadra a nuestro sistema económico vigente. En él los entrevistados decían que las casas que no se cayeron fueron las hechas durante el periodo comunista y sí lo hicieron las construidas posteriormente. Lo explicaban porque antes las casas las hacían a conciencia contra este tipo de fenómenos, llevaba estudio, técnica y tiempo hacerlas. Ahora lo que prima es la ganancia rápida del constructor. Luego se caen y matan a la gente que las compró. 
La acumulación de capital de los que poseen los bienes de producción no representa una mejora para la sociedad, aunque como se suele decir, pueden así "invertir".
El capital creado por el trabajo del obrero, oprime al obrero, arruina al pequeño patrono y crea un ejército de parados. 1
Este ejército es muy provechoso para estos capitalistas, porque podrán volver a los trabajadores en esclavos que les servirán bajo cualquier mísero salario y en cualquier horario, pues lo que no quiera uno lo aceptarán sin rechistar una multitud en la reserva. Es común hoy en la industria, no solo en la agricultura, el cobrar 5 o 6 € a la hora, donde te pueden llamar para ir cuatro horas hoy y mañana  no. Y así de forma continua estando a disposición para cuando los necesiten, si los necesitan. Luego la televisión nos dirá que cae la natalidad y no quieren saber por qué. Porque no tienen medios ni para mantenerse ellos mismos.
Una característica humana muy arraigada es la explotación y abuso de unos seres humanos por otros. La caída del sistema feudal no puso fin a tal penosa costumbre.
Cuando el régimen feudal fue derrocado y vio la luz la "libre" sociedad capitalista, en seguida se puso de manifiesto que esa libertad representaba un nuevo sistema de opresión y explotación de los trabajadores. Como reflejo de esa opresión y como protesta contra ella, comenzaron inmediatamente a surgir diversas doctrinas socialistas. 1
Hoy la clase trabajadora se ha abandonado completamente, está anulada moral e intelectualmente, ha delegado su pensamiento en quienes se aprovechan de ellos, les toman el pelo y se ríen de ellos, y no responden. Tienen en realidad, aunque sea doloroso decirlo, lo que se merecen.
Lenin, como Marx, como todo estudioso que base su trabajo en la realidad social y no en la imaginación y los vanos buenos deseos, están vigentes, y los trabajadores harían bien en tenerlos en cuenta si quieren mejorar su situación.

Referencias-Notas:
1. V. I. Lenin. Tres fuentes y tres partes integrantes del marxismo. Obras escogidas. Editorial Progreso. Moscú 1970.

miércoles, 20 de noviembre de 2019

Por qué caen los gobiernos populares en Bolivia y Ecuador, y no en Venezuela

Usurpación antidemocrática en Bolivia

Los medios de comunicación occidentales, como ya es costumbre, les habrán ocultado todo lo que han podido el motivo por el que el presidente legítimo de Bolivia ha tenido que dejar su cargo.
Que matones a sueldo fuesen dispuestos a sus anchas para ir a por la familia del presidente y a por él mismo fue convenientemente silenciado, pero es lo que propició el "abandono" que tanto comentan.
La acumulación de motines en los departamentos ya mencionados transfirió toda su carga a La Paz, consiguiendo replegar a las unidades policiales cerca del Palacio Quemado y obligando al presidente Evo Morales al abandono de su residencia para reguardar su vida.Este golpe de efecto fue simbólico pero también material: el principal símbolo de poder del gobierno boliviano quedaba a merced para la toma "épica" de los golpistas, mientras la población de La Paz y los dirigentes del Estado eran asediados, así como sus viviendas y familiares, con el objetivo de consolidar un estado de sitio y terror. 1
Además a este silencio ante la violencia promovida se une la mentira del fraude electoral, que no existió. Claro, como la OEA, siempre al servicio del dinero gringo, emitió uno de sus habituales falsos informes, a ello se agarraron los mendaces mass media, y en esas continúan, aunque nada de válido y cierto haya en lo que digan.
Sin embargo, para la OEA en su informe, "resulta improbable estadísticamente que Morales haya obtenido el 10% de diferencia para evitar una segunda vuelta", una vez contabilizados los votos de las áreas rurales e indígenas, dada una tendencia arrojada en unas 588 mesas electorales, donde la votación a Evo Morales fue por el orden de más de 80%, cosechando 95.955 votos.Dicho de otra forma, la OEA cuestiona la posibilidad de que Evo Morales tenga tan alta preferencia en zonas indígenas y rurales, aunque los históricos en las elecciones bolivianas así lo afirmen. 2
Una vez comentadas estas necesarias aclaraciones, creo es necesario entender por qué han caído con cierta "facilidad" gobiernos populares como el comentado de Evo Morales o el que fuese de Rafael Correa en Ecuador.
Comenzando con Bolivia vemos como las fuerzas de seguridad del estado han traicionado al gobierno legítimo, porque realmente estaban en manos de los oligarcas y sentían poca unión o simpatía por el pueblo. Así, si les mandan actuar contra la gente o de no hacerlo cuando esta es agredida por sicarios, lo hacen. Tenían y tienen l@s bolivian@s a un enemigo público que pagaban con sus propios impuestos. Esto había que haberlo cambiado y al militar se le debió formar y remunerar de forma que sus intereses y acciones estuviesen vinculados a los de la persona de la calle del campo y de la ciudad. Es un trabajo arduo que requiere tiempo y constancia, y sobre todo un cambio de mentalidad. Al militar no hay que verlo como enemigo, no se debe perpetuar el despectivo calificativo de "milicos" eternamente sin variar la situación, hay que convertirlo finalmente  en aliado. Sin lo militar no es posible subsistir, en última instancia su fuerza impera e inclina la balanza. En Venezuela bien lo sabía Hugo Chávez y bien que lo aplicaron y pusieron en práctica. El resultado es que el movimiento bolivariano no ha podido ser derrocado mediante la violencia, continúa, sigue, no cayó como los otros mencionados.
Y aquí una contundente verdad que es preciso atender si quieren entender el mundo que parecen habitar:
¿Qué es exactamente lo que sabía Cristina Fernández cuando hizo su apuesta por Milani en el Ejército argentino? Pues que, en última instancia, lo que asegura la continuidad o determina la ruptura de un proyecto político es la fuerza brutal de la pólvora. Cristina sabía y lógicamente sigue sabiendo lo que Fidel Castro y Hugo Chávez supieron desde siempre: cuando un proyecto político de tipo nacional-popular avanza sobre los privilegios de las clases dominantes en un país o cuando los intereses de las corporaciones entran en conflicto con los de los pueblos, son las armas las que van a dirimir finalmente esas contradicciones en ese país. En una palabra, cuando un gobierno se encuentra con la encrucijada de pisarles los callos a los ricos y hacer las transformaciones de fondo, ese gobierno y esas transformaciones van a existir o van a perecer según quien tenga la hegemonía en la institución militar. 3
Lo de Bolivia falló en algo tan importante, de ahí lo que vemos hoy. Pero hay algo más en lo que diferencia a Hugo Chávez o su sucesor Nicolás Maduro respecto a Evo Morales y también de Rafael Correa. Los primeros tenían o tiene discernimiento político, producto de un bagaje histórico que les ha hecho saber distinguir y captar el significado de cada suceso o de un conjunto de sucesos interpretándolos correctamente, con criterio. El antropólogo Maximiliam Forte vio clara esta enorme cualidad del líder venezolano y que se debe fundamentalmente a una correlación de coherencia, honestidad, valentía y aprendizaje de los hechos históricos.
Lo fundamental es que individuos como Chávez estaban bien "entrenados" para reconocer patrones, para juntar diferentes elementos de información, para analizar críticamente acontecimientos sobre el terreno en el contexto de acciones y proclamaciones pasadas, y para situar acontecimientos aparentemente azarosos en una imagen coherente. En el caso de Libia Chávez estuvo acertado en ver que EE.UU. buscó la primera oportunidad para intervenir militarmente, y el correctamente se opuso a eso y fue consistente sobre ello desde el principio. Chávez estuvo acertado incluso cuando aquellos que debían haberlo sabido mejor afirmaron que los EE.UU. no iban a intervenir militarmente. 4
De este modo Chávez interpretaba correctamente lo que sucedía en el mundo y lo hacen hoy también sus seguidores. Morales en cambio, por ejemplo, no apoyaba al pueblo catalán en su derecho a decidir, confundiéndolo con movimientos de ruptura artficiales promovidos por Estados Unidos en Bolivia, como el de Santa Cruz, y sin embargo Maduro no cometía tal error. Y es que nadie que defienda la libertad y la solidaridad debió arremeter contra este sentimiento tan arraigado en Cataluña. En este artículo expresaba como una izquierda con coherencia no podía oponerse, como lo hizo en la misma España: El derecho de autodeterminación y la izquierda.
En Rafael Correa podemos apreciar en similar manera notorias fallas. Hugo Chávez no se equivocó con su sucesor, sigue su proyecto firme. El heredero de Correa lo traicionó a la primera ocasión y siguió dirección  opuesta a la de su predecesor. Lo que demuestra una muy notoria falta de criterio en Rafael Correa, que no era algo tampoco nuevo.  Recuerdo que en más de una ocasión le oí comentar críticas a los sectores más próximos a la izquierda en política, a los que consideraba dogmáticos. Decía que la solución o respuesta a tal problema no se puede ir a buscar a esta o aquella página de este o aquel libro. Se refería a problemas políticos y económicos, y en los libros aludía a las obras de Marx, Lenin o Engels. Olvidaba que los estudios de estos autores tienen en realidad poco de dogmáticos y que están basados fundamentalmente en la observación de hechos durante mucho tiempo de las sociedades humanas, tomando información aportada por expertos conocedores en cada materia. Lo que dice Lenin no hay que creerlo porque lo diga él, sino básicamente porque sus palabras están muy ligadas a la realidad de los sucesos, tanto pasados como presentes. De ahí que yo les recomendase la necesaria lectura de los clásicos. No hacerlo comporta seguir con una peligrosa ignorancia, que en el caso de un dirigente político supone llevar a tu gente a la desesperación o a la miseria, como ya ocurre en Ecuador y en Bolivia.

Referencias-Notas:
1. La cadena de eventos que consumaron el golpe en Bolivia. Misión Verdad. 11.11.2019.
2. Franco Vielma. Una auditoría a la medida del golpe: todas las inconsistencias de la OEA explicadas. Misión Verdad. 12.11.2019.
3. A punta de pistola. https://www.labatallacultural.org/analisis/8206/
4. Maximilian Forte. Getting it right: Hugo Chávez and the "Arab spring". Zero Anthropology, 14.4.2013.




domingo, 10 de noviembre de 2019

Scorpions y el Muro de Berlín

La portada del disco es bastante evidente: destruimos el comunismo y abrimos la puerta al "cambio", es decir, al cruel y superficial neoliberalismo 


Más allá de que nos guste este grupo musical por su calidad artística, que bien que la tiene, es necesario recordar como estos tunantes del espectáculo vendieron el neoliberalismo a buena parte de Europa. Ellos no pagaron los costes, sino que que se quedaron los beneficios, fueron otros, los que pagaron las entradas y mucho más que las entradas, los que sufrieron las severas consecuencias.
Recordemos cómo fue tal cosa, de la mano de Erico Valladares.

Ya hemos hablado hasta el cansancio sobre cómo el poder económico ocupa espacios en la cultura para colonizar el sentido común de las mayorías y hacerlas “pensar” en función de sus intereses. Y aquí traemos dos ejemplos históricos recientes de piezas musicales muy famosas para demostrar que, con mensajes más bien directos que subliminales, la entonces millonaria industria discográfica de los países capitalistas occidentales jugó activamente en la defensa de los intereses políticos de la época. Se trata de Wind of change (Viento de cambio), de la banda alemana occidental Scorpions, y de la versión de Go west (Vayan al oeste) hecha por los británicos de Pet Shop Boys a partir del clásico de Village People, cambio de significado mediante.
Seguramente conocés ambas canciones y te gustan mucho, ya que son piezas musicales de una calidad artística innegablemente muy alta. Pero, ¿alguna vez te preguntaste qué mensajes operan en sus letras y en la simbología utilizada en sus videos musicales? La Batalla Cultural, ni lerda ni perezosa a la hora de leer entre líneas, te lo muestra.

Los “vientos de cambio” en Wind of change

No, el famoso “cambio” no es una idea nueva. En realidad, hace rato que a los pueblos nos vienen metiendo ese perro para vendernos restauraciones blancas, liberales y neoliberales. Allá por el año 1990 —justo entre la caída del Muro de Berlín (1989) y la disolución de la Unión Soviética (1991)— la banda alemana Scorpions lanzó en inglés su hit Wind of change, en el que promocionaba las bondades de la “Glásnot” y la “Perestroika”, las famosas “transparencia” y “reestructuración” que habrían de destruir el socialismo soviético y decretar el triunfo mundial del neoliberalismo y el surgimiento de la hegemonía unipolar de la OTAN/Estados Unidos en la naciente década de los años 1990. Justo una canción en inglés hecha por alemanes occidentales y cuyo tema era Rusia. ¿Casualidad? Ya veremos que no.

¿Qué quería instalar Wind of change en el sentido común? Pues veamos primero algunas partes de su letra, que es demasiado elocuente:
The world is closing in/El mundo se está acercando
Did you ever think/Alguna vez pensaste
That we could be so close/Que podríamos estar tan cerca
Like brothers/Como hermanos
The future’s in the air/El futuro está en el aire
I can feel it everywhere/Puedo sentirlo en todas partes
Blowing with the wind of change/Soplando con el viento del cambio
Take me to the magic of the moment/Llévame a la magia del momento

On a glory night/En una noche de gloria
Where the children of tomorrow dream away/Donde los chicos del futuro soñarán
In the wind of change/En el viento del cambio
Walking down the street/Caminando por la calle

Distant memories/Recuerdos lejanos
Are buried in the past forever/Están enterrados en el pasado para siempre
The wind of change/El viento del cambio

Blows straight into the face of time/Sopla directamente a la cara del tiempo
Like a stormwind that will ring the freedom bell/Como una tormenta que hará sonar la campana de la libertad
For peace of mind/Para la paz de espíritu
Let your balalaika sing/Deja que tu balalaika [el Oriente] cante
What my guitar wants to say/Lo que mi guitarra [el Occidente] quiere decir.
Más allá de esa “hermandad” forzada entre Oriente y Occidente (que, por otra parte, es una utopía irrealizable puesto que la occidental y la oriental son culturas no homologables), lo que la multimillonaria superestrella occidental Klaus Meine parece olvidar de explicarles a los “chicos del futuro” es que vivirían de allí en más en la inseguridad de una economía de mercado que no garantiza ningún derecho salvo de vender su fuerza de trabajo al peor postor, y que la “libertad” prometida es una libertad que se resume a permitir que los ricos puedan hacer lo que quieran con su dinero. Nadie les avisó a los chicos que jugaban en el Parque Gorky, a orillas del Río Moscova, que el “viento de cambio” los iba a despojar de su dignidad, de su educación gratuita y de calidad, de sus sistemas de salud y previsión universales, de sus viviendas subsidiadas y su tan preciada igualdad social que la “tiranía comunista” aseguraba a todos los ciudadanos. Pero el muro tenía que caer y cayó, dejando a las clases populares de Europa oriental en el estado de abandono y pobreza que vemos hoy.
Pero Klaus Meine se equivocó en su expresión de deseo cuando afirmó que “los recuerdos lejanos” estaban “enterrados en el pasado para siempre”, ya que por toda Europa del Este y también en Rusia y las exrepúblicas soviéticas el socialismo viene creciendo bajo la consigna de “antes estábamos mejor”. Quizá les suene también a los argentinos y brasileños de hoy, porque todo tiene que ver con todo y siempre nos hacen pisar el palito con el mismo cuentito de “cambio” y “libertad”.
El análisis del video musical respectivo se cae por su propio peso, con su pirotecnia y júbilo en las calles de Berlín. Y lo dejamos a continuación para que el atento lector pueda volver a verlo y a resignificarlo a la luz de los hechos. Eso sí, sin dejar de disfrutar de la obra musical, como decíamos, es de altísima calidad porque la tarea de colonizar el sentido común requiere de cosas lindas, cosas que lleguen al alma. Y ellos lo saben.

Referencias-Notas:
1. Erico Valladares. Los ladrones del sentido común (como el poder forma nuestra opinión). La batalla cultural. 14.05.2017.

PS:
Sobre la realidad del Muro de Berlín:

domingo, 3 de noviembre de 2019

Los preámbulos de la guerra

Bashar al Assad, el presidente sirio, es presentado por la prensa occidental, que es una fábrica de la mentira y la propaganda de guerra, como un "dictador brutal", cuando en realidad es un gobernante democrático y muy popular por sus políticas realmente sociales.

Cuando yo era pequeño, vivía en un medio natural en el que lo que estaba bien y lo que no lo estaba  parecían diferenciarse con notoria claridad. Había normas y conductas, que como ejemplos, sacaban de la duda a cualquiera  ante cualquier cuestión. Parecía así, un mundo congruente, donde la sensatez, la cordura y, por qué no, la justicia acababan saliéndose con la suya.
Sin embargo, una tarde de verano vi algo diferente, algo que quebrantó esta mi forma de ver y entender la vida. No sé cómo, aunque fuese muy entendible ese cómo, surgió un comienzo de conversación sobre la guerra que se vivió en España en 1936 y en concreto en Navarra. Fue breve no porque alguien con su voz la hiciese callar, sino que fue el rostro de consternación de mi abuela el que nos hizo enmudecer a todos. No hicieron falta palabras para entender que algo muy grave había ocurrido y seguía arrastrándose como una deuda de dolor e injusticia con el tiempo. Yo entonces no era conocedor de lo realmente sucedido, solo después, una vez sabidos los hechos, pude entender la magnitud del suceso y la reacción de esta mujer, tan habitualmente serena como valiente. Una ola de represión y terror, debidamente preparada, emergió aquellos días, donde los grandes propietarios quisieron dejar zanjado cualquier cuestionamiento social, acabando físicamente con cualquier posible oponente, aunque solo lo fuese de voz o pensamiento. Las barbaridades que cometieron en Navarra y en otros lugares fueron enormes. 1 Si bien en la localidad de mi abuela tales acontecimientos sangrientos no sucedieron, sí tuvieron lugar en poblaciones no lejanas y especialmente en la zona media y sur de esta comunidad. Las noticias de los horrores y del miedo, aunque públicamente silenciadas, terminaron llegando de primera mano; pues no olvidemos que la comunicación directa y las relaciones sociales entonces eran mucho más intensas de lo que lo son hoy. De hecho, trabajadores de la Ribera navarra, donde con mayor grado actuó la represión, se desplazaban los veranos con la temporada de la siega a la comarca de Pamplona y el Prepirineo, donde vivía mi familia. En esas largas horas compartidas, tarde o temprano, se hablaba de lo que les hicieron a tal y cual, y quienes lo hicieron. Era una información prohibida, pero que secretamente circulaba en la intimidad de la confianza de las personas.
Y ahora viene la cuestión: ¿Cómo pudo ocurrir tal cosa? ¿Cómo pudo desatarse tal espiral de violencia y de odio?
Los ignorantes, que como es costumbre no escasean, dirán que eran otros tiempos y las gentes de antes eran más violentas y menos propensas al diálogo. Tal aseveración no solo es falsa, sino que como embustera que es trata de ocultar la realidad de aquella época. Si bien siempre se podrá apelar a esta cantinela de la barbarie de tiempos pasados, debemos tener presente que esto harán  con nosotros y no nos gustará, porque poco tiene que ver con nuestra naturaleza y la de los acontecimientos, como poco tuvo que ver con la de los pasados.
Ya para entrar en el fondo del asunto, abandonando los subterfugios, debemos decir que para generar ese odio necesario para activar la violencia de una persecución y finalmente de una guerra, es cuestión ineludible denigrar y demonizar a quien se quiere destruir.  Es lo que hicieron en 1936 con los perseguidos, presentados como monstruos que querían destrozar y arruinar la sociedad y la religión,  a los que se acusaba de ser causantes de atrocidades que requerirían el justo castigo de los justos. Así fue alimentado el fuego, aportando el combustible, el oxígeno y la temperatura apropiadas para desatar el incendio que finalmente ocurrió.
Debemos tener presente que todo aquello no fue un destino de la historia, sino algo que fue perfectamente evitable y que nunca debió ocurrir. Los que instigaron estas aversiones son tan responsables o más que los que posteriormente  fusilaron a las personas ya deshumanizadas. 
Pero esto que les he contado no son cosas del pasado, sino que han sucedido en nuestros días. La demonización de formas de gobierno y gobernantes con un carácter independiente, enfocados al bienestar de la población de su país, con carácter realmente democrático y no sometidos al capricho y codicia de potencias extranjeras, como son los recientes casos de Siria y Libia, donde se provovaron persecuciones, matanzas y destrucción a gran escala, en atroces guerras de invasión coloniales, muestra con nitidez como esta corrupción moral humana sigue muy presente en nuestra sociedad.
Hoy en día las argucias para justificar la agresión, basándose en mentiras y la difamación, son las trolas del "dictador brutal" y del cuento del "régimen", pero que en una sociedad tan desinformada y embrutecida como la nuestra son suficientes para llevarlo adelante, pese a la falta de cualquier rigor o evidencia. Se impulsan las malas emociones y se anula a la razón, es suficiente caldo de cultivo para la barbarie.
Por eso cuiden su pensamiento y no se dejen engañar y arrastrar por las olas de la demonización de este o aquel dirigente, o de este o aquel gobierno, pues se trata de la campaña de propaganda instigadora de la guerra.

Referencias-Notas:
1. Navarra 1936. De la esperanza al terror. Altaffailla Kultur Taldea. VV.AA. 1986.

Sobre la Yamahiriya libia y el Gobierno de Siria:
Una comparativa entre la democracia en España y en Libia.

¿Es legítimo el Gobierno de Siria?

Sobre la demonización de líderes o estados:

Una vez asumida la ilegitimidad de un líder


domingo, 22 de septiembre de 2019

Refugiados y esclavos


Carlos Tena expresa con sinceridad y talento la situación de los refugiados de los que tanto hablan, y tan engañosamente, los medios de comunicación.
Los llamados a la solidaridad son como olas a las que se encaraman miles de conciencias, practicando una suerte de surf que les conduce a las playas donde la reflexión echa la siesta. 1
Estas bellas frases muestran con crudeza el letargo moral y también intelectual en el que vive nuestra sociedad. Nos movemos más por lo que dice nuestro entorno y principalmente por lo que dictan y repiten una y otra vez los medios audiovisuales, que moldean como quieren la opinión de ese entorno nuestro, que por lo que diría una  opinión basada en una serena y consciente reflexión, como vemos profundamente adormecida en la siesta.

No obstante, matiza, porque lo que algunos quieren entender como solidaridad no es sino colaboración en la destrucción de estados soberanos y sociedades bien estructuradas para crear caos tras su aniquilación y someter a sus recursos y a sus pobladores a la esclavitud de la explotación. 
Sin embargo, en el caso del Sea Watch, nos vemos obligados a lidiar con el por qué los medios de comunicación lo promocionan para que sirva de excusa a los gobiernos neoliberales, socios de los grandes bancos mundiales, en su afán por mostrar un rostro caritativo y tierno.
A occidente le interesaba construir una senda que comienza con las noticias falsas, los "dictadores" (Gadafi, Al Assad, Maduro...) le sigue la financiación de una oposición criminal que recibe armas y explosivos de Arabia Saudita [que sirve a occidente utilizando su armamento y siguiendo sus órdenes], origina las diásporas que vive y ahoga el Mediterráneo, y llena Europa con una futura mano de obra económica y desclasada, para que pase a formar parte de la gran familia consumista y silenciosa. 1
La apodada izquierda de Europa y Norteamérica, que no es izquierda ni es fundamento de nada, contribuyó y contribuye a todos estos desmanes y canalladas, siendo engranaje fundamental del mecanismo de corrupción instalado. Podemos recordar su actuación en la nueva recolonización de África.

Me preguntaban en una entrevista  por qué se hablaba de refugiados por un lado y de la guerra por el otro. El motivo es que se trata de ocultar que la segunda genera a los primeros, y que los que originaron tal cosa son responsables de lo que entonces aconteció y ahora continúa sucediendo. Casi nada, de ahí ese silencio.
¿Por qué se habla de refugiados por un lado y guerra por otro?Porque conviene hacerlo. Así se desliga la causa de los refugiados, que es la destrucción de estados independientes, con una fuerte protección social y que acogían a multitud de migrantes y refugiados, como ocurría con Libia en África o con Siria, que daba protección en torno a un millón de refugiados de la guerra contra Irak, otros tantos kurdos, a los que se dio la nacionalidad siria, o medio millón de palestinos, se desliga todo esto, como decía, del sufrimiento de todas estas personas. Se hace porque, de otro modo, la población de aquí, occidente, vería un claro vínculo entre los intereses económicos y políticos de sus dirigentes y la tragedia de los refugiados, de la cual los primeros son responsables.
Verán a esas organizaciones que manipulan los sentimientos de las personas utilizando demasiado torticera y falsamente los derechos humanos con el fin obtener objetivos políticos y económicos para sus patrocinadores, las corporaciones, aparecer también aquí. Pero quien tiene un poco de memoria recordará como todas ellas: Amnistía InternacionalHuman Rights WatchMédicos sin Fronteras y similares, tienen una enorme responsabilidad en las tragedias que vemos y también  las que no quisimos ver cuando se desataba la guerra colonial contra Libia o Siria, y anteriormente contra Yugoslavia, Afganistán o Irak, o en el golpe más reciente  contra la democracia en Ucrania.
Vivimos en una situación donde la mentira constituye el pilar que da estructura a lo que es nuestra percepción del mundo. Y encima nos preguntamos cómo ocurren cosas tan horribles. Cuando hemos sido nosotros, y esto es lo peor, muchas veces activamente, los que hemos apoyado y apoyamos tales barbaridades, camufladas en fraudulentas ayudas humanitarias.

Referencias-Notas:
1.https://tenacarlitos.wordpress.com/2019/07/12/el-esclavismo-humanitario/

viernes, 26 de julio de 2019

BACHELET: CON LA VARA QUE MIDAS


1
Con la vara que midas, serás medido, dice el Evangelio. Prevalece en ciertos comunicadores y  supuestos defensores de Derechos Humanos la idea de que pueden hacer lo que se les antoje.  Quienes exigen de otros el cumplimiento de normas deben ajustarse a las que rigen su propio desempeño.  Naciones Unidas aprobó en su primera sesión de 18 de junio de 2007 un “Código de Conducta para los titulares de mandatos de los procedimientos especiales de Derechos Humanos”. Por ser obligatorio para éstos, con mayor razón debe serlo para el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH).

2
Dispone el artículo 13 de dicho Código que “Los titulares de mandatos deberán: a)Tener presente la necesidad de que sus opiniones políticas personales no vayan en desmedro del cumplimiento de su misión y basar sus conclusiones y recomendaciones en evaluaciones objetivas de la situación de los derechos humanos”.  Pero ya  en el aparte 12 de un informe de 82, antes de exponer los hechos la ACNUDH expide su veredicto:  “El desvío de recursos, la corrupción y la falta de mantenimiento en la infraestructura pública, así como la subinversión, han tenido como resultado violaciones al derecho a un  nivel adecuado de vida, entre otros, debido al deterioro de servicios básicos como el transporte público y el acceso a electricidad, agua y gas natural”. Igualmente sentencia en el aparte 15: “Además de la hiperinflación y la contracción de la economía, las políticas económicas  y sociales adoptadas durante la última década han debilitado los sistemas de producción y  distribución de alimentos, aumentando la cantidad de personas que dependen de programas de asistencia alimentaria”. Según ACNUDH, todos y cada uno de  los problemas del país serían imputables al gobierno: ninguno a acciones de  poderes imperiales, de sus cómplices, de empresarios o de la oposición. Para nada se tiene en cuenta la advertencia del aparte 44 del previo Informe de Alfredo de Zayas: “Resulta fundamental estudiar las causas de la crisis, incluyendo los factores  que no han sido tenidos en cuenta, a saber, las sanciones, el sabotaje, el acaparamiento, las  actividades del mercado negro, la inflación inducida, el contrabando de alimentos y   medicinas.” Primero la sentencia, luego el juicio, dice la Reina de Corazones en Alicia en el país de las Maravillas
3
Afirma ACNUDH en la sección 14 que “Las personas entrevistadasconstantemente refirieron una falta de acceso a alimentos, debido tanto a la escasez como a los precios inasequibles. La disponibilidad de suficiente comida de calidad es deficiente, y los entrevistados dijeron que comían una vez, o como  mucho dos veces, al día y que consumían pocas proteínas o vitaminas”.  No se acompañan pruebas ni fuentes. Si tenemos en cuenta que  82 % de las alegadas entrevistas fueron realizadas en el exterior, de ser veraces se estarían refiriendo a otros países. La afirmación de que  las mujeres deben dedicar “un promedio de  10 horas al día a hacer filas para obtener comida” carece de lógica, ya que de ocupar tanto tiempo en ello, ni encargadas ni jefas de familia podrían trabajar ni dedicarse al cuidado del hogar.  Comentario aparte merecen las “fuentes locales” –como siempre, no identificadas ni cuantificadas- que habrían reportado “casos” de mujeres “forzadas a intercambiar comida por sexo”. Con la misma ausencia de pruebas  se podría afirmar que los proveedores de estas noticias sensacionalistas las intercambiaban por sexo. 

4
Según Mark Twain, el Diablo puede leer la Biblia, Bachelet también puede mentir con estadísticas citando en su aparte 15, que la FAO registra 3,7 millones de venezolanos desnutridos para 2015-2018. Pero omite citar que,  según la misma fuente, para 2000-2002, en un país que apenas salía del bipartidismo y de unos 20 millones de habitantes, la cifra era de 4,1 millones de personas desnutridas, y que para 2010-2011,  descendió a 1,1 millones: vale decir, en una década, el gobierno bolivariano  redujo en  tres cuartas partes la cantidad de desnutridos. Menos cita  Bachelet que entre 2013 y 2015, años en que se desata la ofensiva contra Venezuela, la cifra aumenta hasta 2,4, y que acompañando la intensidad de la agresión, se llega sólo en 2018 a la citada  cifra de 3,7 millones de desnutridos.  Y ya que Bachelet cita estadísticas de la FAO, extraña que pase por alto  el Índice de Inseguridad Alimentaria Grave que la misma fuente arroja para Chile: de 3,9 para 2014-2016, y Pergamino horizontal: 1de 4,4 para 2017, durante su segunda presidencia en ese país. No se explica cómo una defensora de los Derechos Humanos  denuncia a otros países por supuesto incumplimiento de lo que ella no hizo cumplir cuando gobernaba en el suyo. Según dice el Evangelio, cuando el fariseo denuncia la paja en el ojo ajeno, es porque no ve la viga en el propio.  

5
Ochenta y dos artículos como el presente requeriría comentar los 82 apartes del informe de Bachelet. Una consideración final. La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos vino invitada por nuestras autoridades. Ninguna norma de la ONU la facultaba para visitar por decisión propia a nuestro país, ni nos obligaba a recibirla. Fuimos nosotros quienes, conociendo que representa a un organismo internacional fuertemente influido por  potencias enemigas de Venezuela, y teniendo en cuenta su carrera política conservadora, la convocamos a pesar de la alta probabilidad de que presentaría un informe negativo. Una vez más se  manifiesta la nefasta tendencia de algunos funcionarios a ignorar sin necesidad la soberanía de nuestro país y someterla a organismos extranjeros para que nos acusen, juzguen y  condenen. Por otra parte, proyecta la ACNUDH dejarnos instalada una Oficina Permanente, a cargo de persona vinculada a Diego Arria y contumaz  redactora de Informes denigratorios contra Venezuela.   Mientras sigamos entregándonos a poderes foráneos, seguirán destruyéndonos.

Por Luis Britto García 
http://luisbrittogarcia.blogspot.com/2019/07/bachelet-con-la-vara-que-midas.html

sábado, 6 de julio de 2019

El preparado "informe" de Bachelet para justificar la agresión a Venezuela

Otra campaña de instigación contra el Gobierno de Venezuela 

Qué se podía esperar de una persona que olvidó a los más desfavorecidos en su propio país, Chile, que son además el grueso de la población, condenándolos a la más profunda miseria y lo que ello significa: elevada mortalidad infantil y también a prematura edad, creación de ambientes de violencia que la pobreza inevitablemente genera, hambre, prostitución, frustración, embrutecimiento, decadencia, abuso de la precariedad....
Sí, es Michelle Bachelet, la que fuera la presidenta de Chile que heredó y mantuvo la constitución y el legado y las políticas neoliberales de la dictadura de Pinochet y de las multinacionales. 
Traicionera de su país, del socialismo de Allende y del ejemplo de su propio padre.
Era y es el adecuado caballo de troya con el que demonizando y calumniando al Gobierno bolivariano de Venezuela se busca crear la indignación occidental necesaria para poder llevar a cabo el golpe militar y económico definitivo que acabe con los insólitos años en que en ese lugar se apartó a la oligarquía del poder, para que los que no tenían voz, otra vez más la mayoría social, pudieran tenerla. Como hicieron, para su vergüenza, en su nación, Chile.
El "informe" que la alta comisionada para los derechos humanos de la ONU, tan rimbombante como espúreo nombre, difunde en propaganda acusatoria y demonizadora, es tan falso como parcial. Inventa, tergiversa, no aporta evidencias contrastadas, da por hechos las opiniones interesadas, no presta atención a la meridiana verdad que uno puede extraer si llega a Venezuela y se molesta por conocerla. Cómo no, oculta las contundentes verdades de una violencia generada principal y fundamentalmente por una oposición que no quiere entender de diálogo y de democracia. Silencia a las víctimas, para que los desconocedores espectadores occidentales no sean conscientes de la realidad cotidiana de los luctuosos hechos que no aparecen en sus telediarios.
Así, el Comité de Víctimas de la Guarimba no puede mas que expresar su indignación:


La Fundación Latinoamericana por los Derechos Humanos y el Desarrollo Social tampoco pudo callar ante tal atropello.


Recordemos que el daño y la muerte a la población venezolana viene a través de los dirigentes políticos y económicos de América del Norte y de sus cómplices locales. El robo de bienes de Venezuela y el chantaje económico, como también hicieron en Yugoslavia, Afganistán, Nicaragua, Irak, Libia o Siria, genera miles de víctimas, principalmente niñ@s.
Incluso más severas y destructivas que las amplias sanciones económicas de agosto de 2017, fueron las sanciones impuestas por la orden ejecutiva el 28 de enero de 2019 y las subsecuentes órdenes de este año, y el reconocimiento de un gobierno paralelo, el que como se muestra abajo, creó un nuevo conjunto de sanciones financieras y comerciales que son incluso más restrictivas que las mismas órdenes ejecutivas.
Encontramos que las sanciones han infligido, y crecientemente infligen, perjuicio muy serio a la vida y la salud humana, incluyendo una estimación de más de 40.000 muertes de 2017 a 2018; y que esas sanciones cumplirían con la definición de castigo colectivo de la población civil como se describe tanto en las convenciones internacionales de Ginebra y de La Haya, de las cuales EE.UU. es firmante. Son además ilegales bajo la ley internacional y tratados que los EE.UU. han firmado, y violarían la ley estadounidense también. 1
Con datos y hechos corroborados no es difícil saber quienes son los responsables del sufrimiento que se crea sobre el pueblo de Venezuela.
Los que ya lo provocaban durante décadas antes de la llegada de Chávez. La imagen de una luminosa y próspera nación entonces, es otro apaño publicitario. El derroche de unos pocos contrastaba con la verdadera miseria de una población olvidada.
Hoy,  los problemas de la economía no derivan de la repetida acusatoria contra el actual ejecutivo, sino del chantaje y la mala fe de los que desean solo el bien propio y el mal ajeno.
Que no les vengan con milongas y no les permitan otra guerra ni otro golpe se Estado, en este caso contra Venezuela y su gente.
Difamar y difamar es su metódica, para crear tal aversión hacia quienes priman los derechos de las personas sobre los de las corporaciones, que nadie se pueda atrever a defenderlos. Aquí en Europa ya se perdió la batalla y seguramente la guerra. Que no ocurra allí, donde todavía hay solidaridad, esperanza e ilusión.


Referencias-Notas:
1. Mark Weisbrot & Jeffrey Sachs. Economic Sanctions as Collective Punishment: The Case of Venezuela. Center for Economic and Policy Research. April 2019.

PS:
Sobre la parcialidad de organizaciones y personas de este tipo, que utilizan torticéramente los derechos humanos con fines políticos y económicos:

Bachelet: Derechos humanos como fake news  .

El informe de Bachelet como instrumento .

Las organizaciones " humanitarias".