martes, 22 de enero de 2019

El mito de la libertad en las sociedades occidentales

Los medios de comunicación expresan las opiniones e intereses de los más poderosos, no de la población. Censores como son de quienes les muestren tal clara realidad, no son ejemplo de la libertad que presumen defender

Creemos que vivimos en una sociedad libre, donde cada cual puede expresarse como quiera y hacer lo que quiera. Libre a sí mismo de ideologías y de cualquier control del pensamiento.
Son otros, habitualmente los países o gobiernos rivales, los que tienen restricciones a sus libertades y están sometidos a lo impuesto por regímenes, como acostumbramos a denominar a aquellos que no se dejan dominar.
Tales opiniones, es necesario tener en cuenta, no son sino creencias, ya que no somos tan independientes como presumimos y nuestro entorno social está fuertemente dominado por imperativos y prejuicios de toda índole, que si son vulnerados implican unas muy severas consecuencias para el infractor.
Estados Unidos es el paradigma de esta ficción que hemos construido. Pero que con  un análisis sosegado y riguroso queda fácil y claramente desmontado. Lo hace aquí el historiador de América del Norte Michael Parenti, recordándonos que precisamente una de las enseñanzas ideológicas más persistentes y extendidas en su país es pensar que ell@s están libres de tales ideologías. Viendo tantas veces la paja en ojo ajeno y no los mucho mayores obstáculos en el propio. Pero eso es lo cotidiano y lo cotidiano pasa desapercibido.
Sin embargo, a los americanos se nos adoctrina sobre ciertos preceptos, como el patriotismo, el hombre rico hecho así mismo y la viabilidad rentable del mercado libre. También recibimos nociones sobre raza, clase y relaciones de género,  y sobre la distribución democrática del poder en nuestra sociedad pluralista. 1
Democracia de palabra, en contradicción con los hechos. Pues es una minoría muy reducida y muy rica la que dicta el rumbo de este o aquel gobierno y por tanto el rumbo social. No son los presidentes que salen de las elecciones los que toman las decisiones finales, por mucho que los canales de televisión nos lo digan.
La institución Brookings es un think tank de la política de EE.UU. presidido y financiado por Fortune 500 [el grupo de corporaciones más ricas y poderosas] y representa a los políticos responsables de la inmensa mayoría de la política tanto doméstica como exterior de Estados Unidos. Mientras que algunos pueden creer, ingenuamente, que el presidente Obama o los representantes electos de los Estados Unidos se sientan detrás de sus escritorios a altas horas de la noche escribiendo el futuro de América, en realidad, simplemente utilizan sus escritorios para refrendar lo que los think-tanks como Brookings les pasan. 2
Los pensadores y directores que trabajan para las grandes fortunas son bien conscientes de tal circunstancia.
El Estado-Nación como unidad fundamental de la vida organizada del hombre ha dejado de ser la principal fuerza creativa: los bancos internacionales y las corporaciones transnacionales son [actualmente] actores y planificadores en los términos que antiguamente se atribuían los conceptos políticos de Estado-Nación. 3
No hablemos de democracia cuando estamos realmente ante una oligarquía, forma de gobierno donde el poder está en unas pocas manos pertenecientes a las clases sociales privilegiadas.
 El expresidente Jimmy Carter dijo en 2015 que Estados Unidos no es una democracia, sino una oligarquía, es decir, un país dirigido por una pequeña clase superior y rica que constituye, como mucho, el 1 % de la población total. Carter explicaba que un candidato a las elecciones presidenciales estadounidenses necesitaba al menos 300 millones de dólares para participar. En Estados Unidos hay más de 320 millones de habitantes, ¿pero cuántos de ellos pueden disponer de esa cantidad? Si no pertenecen a la oligarquía, no tienen ninguna posibilidad de ser un día elegidos presidentes de Estados Unidos. Siempre se elige al presidente entre los ricos. Los 100 senadores también pertenecen a la oligarquía: se reúnen en un Senado que no es un cenáculo de «viejos sabios», sino una asamblea de ricos. De media, la riqueza de un senador ronda los 3 millones de dólares. Aquellos que tienen funciones ejecutivas son incluso más ricos: algunos miembros del Gobierno de Trump no son millonarios, sino multimillonarios. Sus intereses son defender su fortuna y hacerse aún más ricos, algo clásico en un sistema oligárquico. Por tanto, es la oligarquía de Estados Unidos la que dirige este Imperio. 4
Y aún a pesar de todo eso seguimos en ese mundo imaginario creado por los medios de comunicación, que transmiten esa alineación y ocultan la realidad. Tales creencias, advierte Parenti, circulan ampliamente, libres de cualquier análisis crítico, riguroso y se considera que representan el orden natural de las cosas. Pocos las cuestionan públicamente, se sigue gregariamente el pensamiento general, inducido e inculcado por las clases dominantes. El común de los mortales hará y pensará de cara a los demás lo que estos mismos hagan.  Que es normal, pero que evidencia nuestra falta de libertad.
Es difícil hablar de nuestra autonomía, de nuestra capacidad de decisión cuando la inmensa mayoría social no cuenta realmente para nada en las decisivas y trancescentales decisiones sociales. El ciudadano occidental a optado en vez de por una respuesta valiente, organizada y seria, por la sumisión, por la derrota sin luchar, convirtiéndose en un mero títere que ni se atreverá a cuestionar a aquell@s que con sus desmesurados egoísmos y carencias morales dejarán en el desamparo económico a miles de personas. Y para colmo nuestros vecinos arremeterán contra aquellos gobernantes y gobiernos que sí se preocupan por su gente, a los que descalificarán como déspotas, tiránicos o incluso hasta sanguinarios, adulterando la realidad al seguir discurso y vocabulario de las corporaciones que denigran a aquellos que ponen coto a su barbarie y codicia. 
Nuestro mundo no es uno donde cualquiera puede expresar su opinión libremente sin que eso tenga unas severas consecuencias y no por vulnerar principios morales o éticos básicos, sino por transgredir unos límites a la libertad de expresión ocultos pero bien estrechos.
Generalmente los publicistas, eruditos y profesores pueden trabajar libremente solo en tanto se mantengan dentro de ciertos parámetros ideológicos. Cuando entran en territorio prohibido, manifestando o haciendo cosas iconoclastas, experimentan las restricciones estructurales impuestas a su subcultura profesional por la jerarquía social más elevada. 1
No son conocidos o son olvidados por el público estos casos, no escasos, de censura y persecución. Como el del periodista Gary Webb, quien tuvo la honestidad y valentía de denunciar el tráfico de drogas llevado a cabo por la CIA hacia Estados Unidos, donde inundaba con estas sustancias mortíferas los barrios pobres de las ciudades, deshaciéndose de gente no útil o molesta para los grandes propietarios, y con el provecho obtenido financiaba los escuadrones de mercenarios de la Contra, que masacraban al pueblo de Nicaragua. Él mismo expresa su "pecado", que le llevó a sufrir un linchamiento de los órganos mediáticos de propaganda y a su marginación y exclusión profesional, provocando finalmente su muerte, inducida o ejecutada.
Si nos hubiéramos conocido cinco años antes, no podrían haber encontrado un defensor más firme de la industria del periodismo que yo... Estaba ganando premios y dinero, dando conferencias, aparecía en la televisión y formaba parte de jurados  de periodismo... Y entonces escribí algunas historias que me hicieron darme cuenta de lo tristemente equivocado que estaba. La razón por la que había disfrutado de tanto prestigio durante un tiempo no había sido, como yo presumía, por mi trabajo bueno, cuidadoso y diligente... La verdad era que todos esos años yo no había escrito nada lo suficientemente importante como para ser censurado. 1
Hay miedo a ser verdaderamente responsables, hay miedo a la libertad y al pensamiento libre.


Referencias-Notas:
1. Michael Parenti. La lucha de la cultura. Hiru. 2007.
2. Tony Cartalucci. US Brookings wants to "bleed" Syria to death. Land Destroyer. 28.05.2012. 
3. Carlos Arteaga Basurto, Silvia Solís San Vicente (coordinadores). VV.AA. La política social en la transición. Universidad Nacional  Autónoma de México. Escuela Nacional de Trabajo Social. 2001
4. Daniele Ganser.  La mayoría de las gueras libradas por miembros de la OTAN empiezan con mentiras. UMOYA. 28.12.2017.


domingo, 6 de enero de 2019

Relatos sobre mi experiencia en Libia


A lo largo de la vida, por muy extensa que esta pudiera ser, no se encuentran tantas personas verdaderas como uno quisiera. Personas fiables, honestas, con principios, aunque con ellas no se tenga por qué coincidir en tantos y tan variados aspectos de la vida.
Estos seres humanos no se mueven como las veletas según la dirección del viento dominante, sino de acuerdo a la de sus propias y sólidas convicciones, algo como saben poco común. No piensan exclusivamente en ellas, no se ensañan con los congéneres caídos en desgracia ni abusan de los más débiles. Son, por todos estos motivos, mujeres y hombres esenciales; en quienes se piensa cuando se tiene poca confianza en el género humano.
Leonor Massanet es una de ellas y ellos. La conocimos cuando valientemente y contra viento y marea nos hablaba de la barbaridad que se estaba perpetrando desde Europa occidental y Norteamérica contra un país denominado Libia, tan cercano geográficamente pero tan lejano por nuestro desconocimiento sobre él y que Leonor nos mostraba.
En el año 2011, cuando una retrógrada agresión colonial se llevaba a cabo en el norte de África y en Oriente Medio, puesta en marcha mediante la denominada "Primavera Árabe", se desató una vez más una histérica e intensa propaganda de guerra, demonizando al sistema de gobierno, la Yamahiriya, y a su líder, Gadafi, que habían llevado a su nación de una dependencia de las potencias occidentales y de una pobreza extrema, a ser independiente política y económicamente, siendo la más próspera de su continente y la mayor inversora en otros estados de África.
Siempre encuentran los que por intereses comerciales desean las agresiones militares, gente que por codicia, falsos premios y reconocimiento a su labor mercenaria y degradante les presten sus servicios para engañar a la gente ignorante de que la intervención es necesaria. Por un puñado de dólares harían cualquier cosa y ahí tuvimos a los "progresistas" de nuestros lares en tan luctuosa tarea.
Si tienen interés por cómo era Libia en el plano político y económico les dejo estos enlaces: Una comparativa entre democracias y Luces y sombras. Y sobre lo que hicieron con el Ataque de la OTAN y sus escuadrones de la muerte: Al Qaeda en el poder.
Dicho esto, vayamos ya al conocimiento de esa sociedad libia que tanto necesitamos y que nos trae Leonor en una obra publicada en 2014, Relatos sobre mi experiencia en Libia, que ella me hizo llegar con una dedicatoria y que agradezco enormemente.


Debemos recordar que ya desde ese año 2011 nos informaba a través de su blog y este libro sirve además de testigo de lo que había sido este país, para vergüenza nuestra que lo destruimos.
En el prólogo Purificación González de la Blanca nos adelanta:
A lo largo del relato se respira humanidad. Y deseo de informar, de derribar tabúes y barrer con algunas de las deformaciones mentales, equívocos, y hasta infundios, extendidos y arraigados a través de los siglos sobre la cultura musulmana.
No era un estado atrasado, sino avanzado, no obstante, conservaba su cultura y no se avergonzaba de ella, señala Leonor Massanet:
Los libios conservan sus costumbres ancestrales mientras que han ido o van a la universidad, tienen información sobre el mundo entero gracias a la TV vía satélite que hay en todas las casas, hablan idiomas, viajan en sus estudios universitarios o postgrados... Todo ello da lugar a una amalgama singular y apasionante que vale la pena conocer.
En un mundo tan excesivamente materialista como el nuestro chocan otras perspectivas más sensatas.
El hogar lo hacían las personas y no las cosas. Posiblemente esta sea una de las bases más importantes que nos diferencian en estos momentos y que a mí más me llegaron al corazón.
Nuestro progreso, que muchas veces no es tal, nos ha conducido a una notoria deshumanización, perdiéndonos aquello que realmente vale la pena en la vida. Desde luego no es ver la superficialidad de la televisión o de Twitter.
Recuerdo cuando era niña y nos sentábamos todos los hermanos con mis padres en la terraza por la noche para mirar las estrellas y hablar. Pasábamos horas dejando que las ideas, sueños o pensamientios fluyeran todos juntos, relajados, mientras mi padre nos enseñaba los nombres de algunas estrellas o nos contaba alguna historia de su infancia o de la guerra civil. Luego la TV, la informática y toda la tecnología y sociedad de consumo nos ha convertido en robots.
En relación a las diferentes costumbres debemos tener en cuenta nosotr@s y también ell@s lo siguiente.
Porque la realidad es que la misma sorpresa que nos produce a nosotros unas formas tan diferentes a las nuestras, ellos sienten lo mismo respecto a nosotros.
El desconocimiento de otras culturas, determinadas por su hábitat y clima, se presta a utilizaciones políticas tendiendo al fácil ataque y la calumnia sin base alguna. La recurrente historia de que se tapan las mujeres siempre por imperativos religiosos o machistas.
A los pocos días de estar en la casa familiar pensé que gustaría empezar a leer el Corán para encontrar la relación entre algunas costumbres del país y el Corán, como por ejemplo el hecho de que las mujeres se tapen la cabeza que según occidente es una ley musulmana. La realidad es que averigüé que simplemente es una costumbre de los países muy cálidos del desierto y nació para proteger la piel de las personas tanto hombres como mujeres o para protegerse del viento.Pero es que en el sur se ven tantos hombres con la cabeza tapada como mujeres al igual que la cara. Incluso yo misma en el desierto me tapo siempre la cabeza y muchas veces durante el día también la cara porque el aire es tan seco y el sol tan intenso que la cara se queda hecha un pergamino en un santiamén.
Las preocupaciones de las "feministas" y de los "progresistas" de nuestros lares por la vida y suerte de las mujeres africanas o de Oriente Medio no son sino un dramático fraude, resultando ser sus  más letales enemigos. Lo vimos claramente con Libia: La guerra y los derechos de las mujeres.
Ni en Libia ni aquí toda la gente era estupenda, si así fuese el mundo de ese talante sería, pero no lo es. No pensamos, pese a los malos dirigentes que tenemos, que se bombardeen nuestras infraestructuras: agrícolas, industriales, de servicios... Nos parecería loco, sin embargo, es lo que hicimos en Yugoslavia, Irak, Siria y este país de África. A pesar de que ellos tenían direcciones políticas que tenían preocupación por sus ciudadanos y habían conseguido un importante avance social.
La naturaleza humana es la misma de base por todo el mundo y sabemos que siempre hay gente más respetuosa, y otras que viven aprovechando al máximo la energía de los demás.
Donde más se acusaban las diferencias entre este país que relata Leonor y nuestras sociedades "civilizadas" es en el aspecto económico. Que se prorize la vida personal y social sobre el puesto de trabajo, dando todo tipo de facilidades y tiempos, con la aceptación del empresario como algo normal, hecho que se comenta en el libro, aquí nos parece sueño. Podemos engañarnos a nosotr@s mism@s y decir que ellos disponen de grandes recursos energéticos, como el petróleo, no obstante, ya los tenían antes de llegar al poder Gadafi y entonces eran la población más pobre del continente, después fueron los más prósperos. Lo mismo lo aplicamos a Venezuela, de la miseria de la era preChávez al progreso real obtenido, pese al chantaje de las oligarquías locales y foráneas, acompañado de la inmensa manipulación mediática.


Las diferencias comentadas radican en que los bienes allí estaban pensados para el provecho común, no para crear unas pocas y disparatadas fortunas conjugadas con enormes barriadas de marginación llenas de pobreza. El libio de a pie tenía voz y poder de decisión en los aspectos económicos esenciales de su estado, el español de a pie no cuenta nada, ni siquiera en lo que va a hacer la empresa donde trabaja. A ver si algunos empiezan a comprender donde había más democracia verdadera. Es evidente donde, salvo para los que no quieren ver, que son siempre los mayores ciegos.
Tienen una interesante lectura de la que disfrutar, que les hará mejores, mejores en conocimientos y tolerancia respecto al mundo en el que viven.