martes, 7 de julio de 2020

Hacia una visión más realista de nuestra sociedad y nuestra política actual


Que uno de los intelectuales más brillantes del último medio siglo haya sido censurado, castigado y maltratado en los medios de comunicación por gente ignorante y venal al servicio de las órdenes de otra gente poderosa, nos retrata y nos habla de una sociedad, la nuestra, pobre, inculta, embrutecida y carente de moral. El intelectual del que hablo es el Sr. Gonzalo Puente Ojea, ya fallecido en enero del año 2017. Él comprendió perfectamente a la sociedad y a la misma humanidad ante la que estaba en frente e hizo una descripción rigurosa de ella.
Esto es la tragedia de la Humanidad, muy progresista en el aspecto técnico, pero moralmente regresiva tanto en el orden de los conocimientos intelectuales de las masas populares, como en el aspecto de la valoración moral de los acontecimientos. 1
Aunque cabe decir a un defensor de la razón como Puente Ojea y su crítica a crencias e instituciones que no se basan en ella, que una situación presente, menos religiosa, no es mejor. Pues las creencias irracionales y la explotación de unos seres humanos sobre otros siguen siendo sello de nuestra especie. El mundo superficial, consumista, tremendamente egoísta, indiferente al sufrimiento ajeno, irreflesivo y lleno de mitos del neoliberalismo es  buen ejemplo de ello. De que las cosas han ido a peor a como estaban.
No tienen mas que ver la barbarie desatada en Libia o en Siria y cómo han sido incluso justificados tales actos por los denominados "progresistas", calificándolos, muy miserablemente, como "intervenciones humanitarias". Los mencionados progresistas no son sino propagandistas de poderes mayores, las corporaciones, y harán, como lo han hecho,  propaganda de la guerra si sus amos lo necesitan. Pues fueron esas influyentes familias dueñas de las finanzas y de las industrias las que planificaron e incitaron a la guerra. 
No vean por tanto progreso donde no lo hay.  Nuestra sociedad no es mejor que otras pasadas. Seguramente ahora engañamos y camuflamos más con el lenguaje y las imágenes lo que es la realidad de los hechos. Y los mass media son pensados y mantenidos para este fin. Crean una realidad virtual, inventan la realidad. De ahí que ya algunas personas, ante esa enorme disparidad entre lo que ocurre en sus vidas e incluso, para los más avezados, lo que ocurre en el mundo y lo que te cuentan en la televisión, en la radio, el periódico o en la fraudulenta Wikipedia hayan decidido, aburridos de que les mientan en demasía, cortar con estas fuentes de engaño.


Sin embargo, la mayoría, perezosa como es, se dejará arrastrar por la ola del momento, con sus consecuencias. Dice el dicho, bien dicho, si no te ocupas de la política, ella se ocupará de ti. Y efectivamente así ocurre. Que si nunca te han importado las luchas obreras y lo que los maestros enseñaron, y tampoco te moviste por lo que a otras gentes y a otros compañeros les ocurrió, entonces, cuando la dirección de tu empresa os echa, es tarde para quejarse, porque nadie en una sociedad egoísta saldrá a ayudar a otra gente tan egoísta como ellos. Una lección de la vida, pero algo tarde para aprenderla.
Que los partidos políticos en occidente no representen a la clase obrera, la clase social mayoritaria, nos habla de un control de estas organizaciones por parte  de los patronos. Y tan fuerte es ese control que les escriben el guion a seguir y lo siguen.
En la práctica, las estrategias de esta supuesta “izquierda” son previsibles. Se mueven a impulsos de los medios de comunicación. Estos medios, mayoritariamente controlados por las grandes corporaciones, instruyen a los dirigentes de estas organizaciones sobre lo que debe ser la “izquierda” y lo que debe ser la “derecha”, y lanzan las sucesivas campañas supuestamente “progresistas” a las que los dirigentes de “izquierda” deben supuestamente apuntarse ciegamente. Estas campañas, siempre diseñadas e impulsadas en interés de las grandes empresas, son seguidas de forma entusiasta por todos los que supuestamente se autojustifican en llamarse “progresistas” o “de izquierdas” simplemente en base a lo que los medios corporativos incluyen dentro de estos conceptos. 2
No es extraño que muchos trabajadores hayan buscado otras opciones políticas ante el abandono al que se ven sometidos por una izquierda corrupta y solo  presta a los halagos, las prebendas y el postureo. Esto trae lo que estamos viendo y señala la política alemana Sahra Wagenknecht:
Una izquierda que se aleja de las capas socialmente discriminadas y sus intereses es, también ella, responsable de la subida de las derechas. 3
En realidad los movimientos emergentes que están surgiendo como consecuencia de esto son principalmente  nacionalistas. Es decir, defienden la soberanía de su país y que las decisiones de estos no estén dictadas por los grandes monopolios que constituyen las corporaciones. Aunque este no sea el caso del partido español Vox, tan servil como los demás, pero que está aprovechando con demagogia el enfado social justificado. Que un obrero les dé su voto, a las organizaciones nacionalistas no dominadas por el entramado corporativo, no debe extrañarnos, porque son las únicas de los que puede obtener algo en un mundo político tan ajeno a ellos.

Referencias-Notas:
1. Gonzalo Puente Ojea: "En los Balcanes no sólo se ha quebrantado el orden jurídico sino también el interncional".  Entrevista de Antonio José Domínguez. Mundo Obrero. 12.04.1999.
2. La izquierda europea, secuestrada por la élite corporativa. Ekai Journal. 21.06.2020.
3. Entrevista a Sahra Wagenknecht. Sin Permiso. 21.11.2009.  

lunes, 29 de junio de 2020

Anne Hidalgo y Al Qaeda

Los "progresistas" occidentales celebran la victoria de uno de sus iconos. 

La Torre Eiffel apaga sus luces para defender a Al Qaeda

por Redacción Misión Verdad, en Misión Verdad
Entre las acciones comprendidas en esta campaña, la simbólica Torre Eiffel apagó sus luces hace una semana para “alertar a la comunidad internacional sobre la urgencia de actuar frente a la situación que viven los ciudadanos sirios en Alepo”, según la alcaldesa de París, Anne Hidalgo. En clara sintonía con la invención de noticias falsas sobre el supuesto “desastre humanitario” cometido por el Ejército Árabe Sirio, Hezbollah, milicias chiíes y la aviación rusa.
Paradójicamente, los mismos países que financiaron la guerra en Siria, como Francia, usan estas denuncias no comprobadas en el terreno para demonizar la ofensiva en Alepo contra el Frente Al-Nusra (Al-Qaeda), el Daesh o Estadi Islámico, y el resto de los grupos fundamentalistas islámicos.
Los activistas y los financistas de la campaña
Como ya hemos dicho en esta tribuna, las principales fuentes de este tipo de campañas de propaganda son el grupo conocido como los Cascos Blancos Sirios (White Helms), el Alepo Media Center y supuestos activistas inocentes, cuyos testimonios son tomados como verídicos por ONGs como el Observatorio Sirio de Derechos Humanos con sede en Gran Bretaña.
De más está decir que los Cascos Blancos Sirios son dirigidos por un ex militar británico y financiados por Estados Unidos, que el Alepo Media Center es pagado por Francia e integrado por periodistas que se sacan fotos con fundamentalistas islámicos, y que los supuestos activistas son en realidad militantes del fundamentalismo islámico.
En ese sentido, en el último tiempo todos estos reportes han sido organizados dentro de la Campaña por Siria, llevada a cabo por la agencia publicitaria Purpose, que recibe dinero de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid).
Precisamente es la misma embajada de Estados Unidos en Suiza que en uno de sus reportes de 2012 habla de la formación de activistas para informar sobre el conflicto en Siria. Quienes hoy en día son la fuente primaria de los principales medios del mundo ante la ausencia completade periodistas independientes en zonas “rebeldes”.
Tan así es de evidente que la última gran campaña sobre Siria, llamada #StandWithAlepo, fue realizada por “activistas sirios”, eufemismo para denominar a quienes cumplen el rol de comunicadores de grupos terroristas como Frente Al-Nusra. Justamente este cuadro cierra completamente si se toma en cuenta que éstos actuaron organizadospor el estratega comunicacional del partido demócrata norteamericano Becky Carrol de la ciudad de Chicago, donde hizo vida política el presidente Barack Obama.
En esta atmósfera es que se inscribe el apagón de las luces de la Torre Eiffel.
Las violaciones a los derechos humanos
Difícilmente se pueda decir que en una guerra no se violen los derechos humanos, ni ocurran atrocidades. Tampoco que se pueda hablar de ellas sin base ni informaciones comprobadas en el terreno.
Precisamente una de las pocas periodistas en Alepo, la británica Vanesa Beeley, afirmó recientemente que no le constan las denuncias realizadas sobre la toma de Alepo. Lo que constrasta con su descripción del trabajo del Ejército Árabe Sirio y Rusia para ofrecer una amnistía a los fundamentalistas que abandonasen el combate, y armar corredores humanitarios que permitan la evacuación de los civiles alojados en las áreas “rebeldes”.
Sin embargo, nada de esto ha sido publicado por los medios corporativos e incluso supuestos intelectuales de “izquierda” como Owen Jones se han hecho eco del supuesto desastre humanitario en Alepo. Al punto tal de pedir sanciones a Rusia con las mismas fuentes que la alcaldesa de París justificó el apagón de la Torre Eiffel.
Algunas de las cuales son:
-Un supuesto informe de la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, el príncipe jordano Zeid Ra’ad Al Hussein, sobre la ejecución de 82 personas por parte del Ejército Árabe Sirio. Informe que en la práctica no existe, se basa en “múltiples fuentes” no identificadas y es presentado a los medios por un miembro de la realeza jordana, que participó activamente a favor de los fundamentalistas islámicos en Siria dejando pasar armas y financiamiento desde su frontera con el país.
-El testimonio de la “activista” Lina Shami, cercana al Frente Al-Nusra, y las declaraciones de un miembro del Syria Solidary Movement, que sin vergüenza llama en su página a una intervención militar en el país. Ambos con claros intereses en el conflicto que claramente hacen las veces de actores neutrales sin serlo.
Lo que sirve de ejemplo para señalar cómo efectivamente se puede manipular la opinión pública solo con noticias falsas y matrices interesadas. De poco sirve la veracidad de los hechos para la izquierda y la derecha europea. Su lugar justamente es al lado de Al-Qaeda y de los financistas de la misma guerra que aún continúan justificando.
Algún día eso mismo tendrán que contar: que apagaron las luces de su Torre Eiffel por los mismos terroristas que los asesinaron en París.
Fuente: http://sakerlatam.es/anglosionismo-fascismos-1porcien/la-torre-eiffel-apaga-sus-luces-para-defender-a-al-qaeda/
PS:


domingo, 14 de junio de 2020

El racismo, consustancial con los Estados Unidos de América

Contradicciones made in USA

Alguien con criterio nos recuerda que los estadounidenses son  gente confusa que no pueden admitir  la contradicción (-es), en las que continuamente viven. 1 Porque el país de la libertad, de la democracia y de los derechos humanos es más un invento de la propaganda mediática, que algo que tenga que ver con cualquier  realidad.
Las fake news, las noticias falsas, han sido la únicas que han llegado a los oídos y ojos de los norteamericanos, de ahí su confusión. No son algo reciente, sino algo permanente desde los mismos orígenes de su nación.  Ya en el proceso de revolución contra los británicos se recurrió a la manipulación emocional a través de los periódicos y de otros medios de  comunicación. Se utilizaron, cómo no, supuestas atrocidades cometidas por el enemigo, que eran o exageradas o simplemente inventadas, para avivar los ánimos de la población y conseguir apoyos. El propio Benjamin Franklin, uno de los Padres Fundadores, recurrió a este tipo de utilización de los sentimientos, publicando en 1.777 una carta falsa supuestamente escrita por un comandante germano de los mercenarios hesianos. En ella se indicaba que el Gobierno británico le aconsejaba al comandante dejar morir a los soldados heridos. Esta carta causó una gran conmoción en Francia y provocó deserciones en los hesianos. Benjamín Franklin inventó también una noticia que apareció en el Boston Independent, donde se hablaba de la práctica del corte de cabelleras por parte de los británicos, provocando reacciones en la propia Inglaterra contra la guerra que se estaba dando.Desde entonces hasta hoy, la propaganda y especialmente la propaganda de guerra han sido una constante. Y vale tanto para justificar lo injustificable en el interior de sus estados, como en el exterior. 

La  enorme diferencia entre lo que los líderes de EE.UU. hacen en el mundo y lo que los norteamericanos creen que están haciendo sus líderes es uno de los mayores logros de la propaganda de la mitología política dominante. 3


No olvidemos que ell@s exterminaron a l@s nativ@s de aquel lugar, quitándoles sus tierras y borrándoles de la memoria histórica. Aplicando el Destino Manifuesto que creían poseer:
El cumplimiento de nuestro destino manifiesto es extendernos por todo el continente que nos ha sido asignado por la Providencia, para el desarrollo del gran experimento de libertad y autogobierno. Es un derecho como el que tiene un árbol de obtener el aire y la tierra necesarios para el desarrollo pleno de sus capacidades y el crecimiento que tiene como destino. 4
Este imaginario destino no solo lo aplicaron al continente americano, sino que fue extendido a todo el planeta. De los incivilizados y salvajes nativos norteamericanos se pasó sin dificultad a los incivilizados y salvajes asiáticos. Por ejemplo, la desinformación que hubo entonces sobre la invasión de Corea condujo a que se agravara enormemente la situación, el corresponsal militar del New York Times, Hanson Baldwin, describía a los norcoreanos como alimañas que venían chillando. Este carácter racista no era nuevo en la prensa y el ejército estadounidense, ya se vio en las invasiones a Filipinas y a Haití, y sucedería pronto en Vietnam. 5
Algunos de los que hoy se quejan en las calles de los Estados Unidos por la discriminación racial y la violencia policial, han participado o apoyado esas guerras violentas, racistas y de saqueo de otras gentes, aún más maltratados que ellos. No tienen, por tanto, argumentación moral. Y parecen olvidar que la riqueza de un país de la que ell@s apenas disfrutan, la generaron en gran medida sus antepasados esclavos. Y ahora como hij@s de l@s esclav@s l@s tratan. Sin respeto, sin agradecimiento, con violencia y desprecio. 
Su afamado primer presidente de raza negra, Barack Obama, hizo muy poco por ell@s, empeorando su situación social y económica durante su mandato. Y fue él, recordando su no tan olvidado y muy presente pasado esclavista, quien encabezó el ataque al país más próspero e independiente de África, Libia, provocando, con la inestimable ayuda de la organización "humanitaria" Amnistía Internacional, un genocidio sobre l@s libi@s negr@s, además de la vuelta a oscuros tiempos pasados con la venta pública  de esclavos. 6, 7
Eso son los Estados Unidos. Esa es su naturaleza. No pidamos entonces donde no puede haber.
Solo las cosas cambiarán cuando la derrota llegue a ese imperio que se enmascara con la retórica de la libertad. Esto hoy ya no es un sueño, su final se avecina, ya no podrá imponer su voluntad a su capricho, tendrá, más por las malas que por las buenas, que aprender a respetar y escuchar a los demás. China y Rusia le enseñarán la lección.
Mientras tanto, la gente de allí pierde su tiempo, sus fuerzas y su dinero chillando con pancartas y yendo al Walmart o al McDonald's.

Referencias-Notas:
1. Viet Thanh Nguyen. The Sympathizer. New York: Grove Press, 2015, 190.
2. Philip DavisonPropaganda and the American Revolution, 1763-1783.Norton. 1973.
3. Michael Parenti. Quotations by Michael Parenti. M.Parenti Political Archive.
4. John L. O'Sullivan. On Manifest Destiny, 1839. "The Great Nation of Futurity," The United States Democratic Review, Volume 6, Issue 23, pp. 426-430.
5. Sherwood Ross. The Korean War: The “Unknown War”. Geopolitical Monitor, 17.3.2011.
6. Roberto Sirvent and Danny Haiphong. American exceptionalism and American Innocence. Skyhorse Publishing. 2019.
7. Maximilian Forte. Slouching towards Sirte. NATO´s war on Libya and Africa. Baraka books, 2012.

domingo, 7 de junio de 2020

LA CENSURA MEDIÁTICA Y LA GEOPOLÍTICA TRAS LA LIBERACIÓN DE ALEPO

La cara de satisfacción de quien se siente por fin a salvo. La opinión de este hombre sirio liberado en el este de Alepo es censurada en los medios corporativos. Quizás sea porque su opinión sobre los “rebeldes” a los que apoya la OTAN sea diametralmente opuesta a la que difunden desde Occidente. Muchos “activistas” y “progresistas” al servicio de las grandes corporaciones hubiesen preferido que este hombre siguiese en manos de la “oposición moderada” wahabí. (Foto tomada por Andrew Ashdown)

Cuando el legítimo y popular Gobierno de Siria recuperaba en diciembre de 2016 la que fuera importante ciudad industrial de Alepo, en el noroeste del país, tras la invasión mercenaria de verano de 2012 apoyada por occidente, hubo otro derrumbe moral entre los propagandistas de la guerra. Siria iba volviendo a tener a su nación y a su gente conforme la justicia y la paz se habrían camino. La llegada de Rusia, de acuerdo a la legalidad internacional y también de acuerdo a cualquier sentimiento mínimo de humanidad, cortaba el suministro logístico a los terroristas desde la cercana integrante de la OTAN Turquía y eso ponía fin a la intromisión de terror externa. 



Publicado por 

Nerviosismo, desconcierto, resignación, tristeza, impotencia, incertidumbre… Los gobiernos de la OTAN y los medios corporativos se han quedado sin discurso en Siria tras su derrota en Alepo. Entre sollozos intentan explicar al gran público qué ha ocurrido para llegar a esta situación. Todos sus sesudos análisis concluyen que Rusia tiene la culpa por apoyar a Al Assad. Periodistas y activistas “humanitarios” piden que las potencias occidentales intervengan contra Rusia para “frenar al régimen Al Assad”, negando que en realidad ya lo están haciendo desde hace años y están siendo derrotados. Obviamente Rusia está interviniendo en Siria y defendiendo sus intereses, pero lo hace a petición de un gobierno legítimo apoyado por la mayoría de la población para luchar contra unos grupos terroristas patrocinados por la OTAN que invadieron el país en marzo de 2011. EE.UU. patrocina y utiliza al terrorismo yihadista como arma. Rusia combate ese terrorismo acorde al derecho internacional. Algunos “equidistantes progresistas” todavía no quieren ver esta diferencia.
Pero que Rusia respete el derecho internacional, mientras que la OTAN y sus terroristas invaden ilegalmente un Estado soberano asesinando a su población civil para destruirlo, es totalmente irrelevante. EE.UU. dicta unilateralmente lo que es legal o ilegal, lo que es legítimo o no, lo que es “democracia” o “dictadura”, lo que es un golpe de Estado o una “revolución popular”, lo que son terroristas o “libertadores”, o cómo deben interpretarse los Derechos Humanos. El resto de Occidente se limita a obedecer. Incluidos los periodistas y activistas que difunden a diario ese relato artificial construido para justificar las “intervenciones humanitarias” imperialistas en Oriente Medio y otras partes del mundo. 
Tanto la prensa corporativa así como los organismos internacionales controlados por las potencias occidentales insisten en seguir utilizando y manipulando la “situación humanitaria” en Alepo como arma de propaganda contra Siria y Rusia. En realidad no pueden hacer otra cosa, salvo reconocer que han mentido todos estos años. Su debilidad tras el golpe de Alepo es más que notable. Cuando pasen unos días y toda la población de Alepo haya sido evacuada, se quedarán de nuevo sin discurso y tendrán que colocar el foco de atención en otro lugar (Palmira, por ejemplo) para posteriormente repetir la misma estrategia de desgaste “humanitario”  contra el gobierno sirio.
Sin embargo pese a su derrota en Alepo, el “cambio de régimen” en Siria sigue en la agenda del Pentágono, y Donald Trump todavía no ha hecho nada (o no ha podido hacerlo todavía) que nos haga ser optimistas, más allá de su retórica durante la campaña. Por ahora, como parte de esa reorganización tras la caída de Alepo, la OTAN ha movilizado a sus grupos terroristas desde Mosul (Irak) y Al Raqa (Siria) para invadir de nuevo la ciudad de Palmira. Los medios lo ven como una gran noticia, como un consuelo para alimentar su autoestima tras perder Alepo. Pero siguen sin querer explicarnos por qué ocurren los hechos, cuáles son las causas reales que los provocan. Como si los terroristas, sus armas y su estrategia militar se produjeran de forma espontánea e incomprensible para la mente humana.
Para que el Emirato Islámico lograra ocupar Palmira nuevamente, las fuerzas estadounidenses, que deberían haber cercado Mosul, le dejaron abierto el camino hacia el desierto sirio y detuvieron los bombardeos que la aviación de la coalición internacional había emprendido sobre la provincia siria de Raqqa. Al estar concentrado en la liberación de Alepo, el Ejército Árabe Sirio no tuvo tiempo de enviar refuerzos a Palmira, cuya guarnición se vio obligada a retirarse ante la embestida de una fuerza yihadista 5 veces superior en número de hombres. [1]
Estos son momentos de incertidumbre para quienes tanto dinero y esfuerzo invirtieron en derrotar a Al Assad. Hasta que reorganicen su estrategia de nuevo, a la yihad política y mediática occidental sólo les queda seguir recurriendo a la manipulación y la censura informativa para intentar ocultar las evidencias que dejan al descubierto su gran mentira sobre una inexistente “primavera árabe” en Siria. Sin esta censura, si los grandes medios publicaran lo que realmente está sucediendo, se verían en la obligación de explicar a su audiencia cómo es posible que los ciudadanos liberados del este de Alepo estén celebrando con lágrimas de alegría y emoción la llegada del Ejército Árabe Sirio, después de que nos dijeran desde hace 5 años que ese ejército los estaba “bombardeando” y “reprimiendo”. Si no aplicaran la censura, tendrían que explicar a su audiencia que esos “heroicos rebeldes” a los que defienden, almacenaban y utilizaban armas químicas contra la población civil en las zonas de Alepo controladas por el gobierno sirio, al mismo tiempo que nos decían que era “el régimen de Al Assad” el que las utilizaba contra civiles.
Unos “insurgentes” que, según las grandes agencias occidentales, están siendo objeto de “ejecuciones sumarias” en el este de Alepo por parte del “régimen” y sus aliados, sin que nadie en absoluto pueda verificar esas afirmaciones. Ni siquiera la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, que también difunde esta propaganda aunque reconoce que no ha podido comprobar su veracidad. Si no pueden comprobar su veracidad, entonces, ¿por qué la ONU contribuye a la desinformación y a la propaganda de guerra?
Obviamente ni la ONU, ni la gran prensa occidental, ni los gobiernos de la OTAN, ni tampoco las ONGs corporativas pueden verificar los hechos, en primer lugar, porque son falsos, y en segundo lugar, porque no tienen a nadie informando sobre el terreno que pueda hacerlo. Sus principales fuentes son el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, los Cascos Blancos, o el Alepo Media Center, organizaciones financiadas por los gobiernos y corporaciones occidentales y de los cuáles ya he hablado en otros artículos [2]. O bien sus fuentes son directamente los “grupos opositores”, es decir, los propios terroristas. En estas condiciones, la “información” de las grandes agencias occidentales y de los organismos internacionales se convierte en pura propaganda yihadista.
Claro que, después de que el enviado de la ONU en Siria, Stephan de Mistura, pidiera crear una “región autónoma” gobernada por los terroristas de Al Qaeda en Siria, y de que la Unión Europea tratara de sobornar económicamente a Bashar Al Assad para que permitiera esta propuesta y entregara una parte de Siria a los terroristas a cambio de seguir en el poder, se puede esperar cualquier cosa que provenga de este corrupto organismo internacional y de los países que lo someten a su voluntad. Sí, han leído bien, la misma Unión Europea que quiere juzgar a Al Assad (y a Vladimir Putin [3], por cierto) por cometer “crímenes de guerra” y ser un “dictador sanguinario” que “asesina a su propio pueblo”, ofreció financiación y apoyo al gobierno sirio a cambio de que Al Assad aceptara la “balcanización” de Siria, tal y como pretenden EE.UU. y las grandes corporaciones que planificaron la guerra contra Siria hace años. Este dato demuestra que el concepto de Derechos Humanos que tiene la UE y EE.UU. es el mismo que tiene cualquier mafia: los negocios son lo primero; los principios se amoldan a la realidad; nuestros amigos o enemigos se miden en función de la tasa de ganancia que nos aporten.
Según informes, la UE planea ofrecer ayuda financiera a Damasco a cambio de permitir que las fuerzas rebeldes permanezcan en el poder en algunas regiones de Siria. (…) A cambio, si todas las partes están de acuerdo, la UE ofrece una gran bolsa de dinero. (…) Bruselas admite ahora que Al Assad siga en el poder, pero exige la “devolución del poder en algunas provincias de Siria, lo que permitiría a los rebeldes moderados integrarse en las fuerzas de seguridad locales” (…). La UE está dispuesta a ofrecer ayuda financiera tanto al gobierno sirio como a los rebeldes para endulzar el acuerdo, según informó The Times. El informe sugiere que pagar a Damasco es mejor que tener que lidiar con el éxodo continuo de refugiados sirios hacia la UE, que están “contribuyendo al caos electoral en todo el continente” y “destruyendo el tejido político de Europa”. [4]
Los grandes medios occidentales convierten a los verdugos en víctimas y en protagonistas, mientras silencian la voz de las verdaderas víctimas del terrorismo, los sirios liberados en el este de Alepo. Resulta paradójico que aquellos que protagonizan campañas políticas, mediáticas y humanitarias en favor de los “civiles sirios”, los censuren cuando estos civiles por fin pueden hablar y constatar su relato abiertamente. Obviamente censuran su opinión porque la audiencia occidental descubriría que les han estado mintiendo todo este tiempo. Por suerte no todos los periodistas y activistas que trabajan en Siria actúan de la misma manera. Gracias a ellos podemos conocer la verdad y escuchar a quienes deberían ser los únicos protagonistas. 
Por ejemplo el sacerdote Andrew Ashdown, un miembro de la Iglesia de Inglaterra que estudia las relaciones cristiano-musulmanas en Siria y que se encuentra en el este de Alepo y ha recabado de primera mano la opinión de los sirios liberados. Su conclusión es rotunda: los informes sobre Siria publicados en los grandes medios son “fabricaciones retorcidas”. Este sacerdote se pregunta ¿por qué no hay ninguna agencia internacional occidental en Alepo prestando ayuda humanitaria? ¿por qué no están las agencias de noticias hablando personalmente con los refugiados sirios liberados, teniendo en cuenta que estas agencias dedicaron tanto tiempo a denunciar que estos civiles estaban siendo masacrados por el gobierno sirio? Parece evidente la respuesta a estas acertadas preguntas. Andrew Ashdown denuncia también que los medios occidentales no informan de forma objetiva ni siquiera se molestan en recabar información ni en preguntar a los propios sirios liberados cuál es su opinión, al mismo tiempo que estos medios “conceden toda credibilidad a los terroristas sin comprobar la veracidad de sus afirmaciones”.  
La sensación de alivio entre los miles de refugiados es palpable. Todos estaban dispuestos a hablar, y entrevistamos a varios de ellos que llegaron ayer y hoy. Todos dijeron lo mismo. Dijeron que habían estado viviendo con miedo. Informaron que los combatientes habían estado diciéndoles a todos que el ejército sirio mataría a cualquiera que huyera al oeste, pero fueron ellos quienes mataron a muchas personas que trataron de huir, hombres, mujeres y niños. También mataban a cualquiera que diera muestras de apoyar al gobierno (…). Nos dijeron que se les había dado muy poca comida, que cualquier ayuda que llegaba a la zona se les negaba en su mayoría o se vendía a precios exorbitantes. Del mismo modo, a la mayoría no se les había dado tratamiento médico. (…). La mayoría de los refugiados dijeron que los rebeldes habían matado a miembros de sus familias y hablaban constantemente de asesinatos, torturas, violaciones y secuestros generalizados por parte de los rebeldes. (…). Les preguntamos si el ejército sirio había maltratado a alguien. Dijeron que nunca. Una mujer dijo: “Nos ayudaron a escapar y nos proporcionaron comida y agua”. [5]
La realidad es que en el momento en que más aliviados se muestran los civiles en el este de Alepo, más tristes y preocupados se muestran los gobiernos, periodistas corporativos y activistas humanitarios en Occidente. Está quedando meridianamente claro que sus intereses nada tienen que ver con la situación humanitaria de los civiles sirios. De ser así, estarían celebrando esta liberación de Alepo, escuchando a los sirios, y condenando la ocupación de otras ciudades sirias por parte de la “moderada” Al Qaeda, es decir, sus “rebeldes sirios”.
Ampliando el prisma del análisis, lo que ocurre en Siria es el reflejo del cambio que se está produciendo en la correlación de fuerzas en el tablero geopolítico mundial. El viejo sistema unilateral bajo el cual EE.UU. y sus “aliados” eran capaces de imponer por la fuerza sus intereses ha fracasado en Siria. Aunque la guerra contra Siria continúa, puesto que la OTAN y las dictaduras del Golfo siguen utilizando el terrorismo salafista en Siria para lograr un “cambio de régimen”, la derrota en Alepo supone un punto de inflexión que evidencia que este cambio dentro del Orden Mundial es imparable. El eje Rusia-China junto a todos los países y regiones que orbitan en su entorno ya suponen de facto un freno a la hegemonía económica, comercial, militar, y política de Occidente encabezada por EE.UU.
En el trasfondo de la guerra contra Siria, como antes la invasión de Libia, el golpe de Estado neonazi en Ucrania, las sanciones y ataques contra Rusia y Venezuela, o incluso los recientes atentados en Egipto [6], entre otras muchas maniobras políticas, suponen el intento desesperado por parte de EE.UU. de frenar el fin de su supremacía global, y reflejan su negativa a aceptar la nueva realidad “multipolar” en la que estamos.
Estos dos países van a establecer acuerdos tanto con EEUU como con la UE, sin duda, pero ya no será desde una posición subordinada sino que se basarán, en gran medida, en sus propias premisas e intereses. Las últimas maniobras rusófobas de EEUU y de la UE no son otra cosa que el canto del cisne por intentar evitar lo inevitable. China y Rusia, Rusia y China están asumiendo de forma clara, constante y decidida su posición geopolítica y no la van a dejar en mucho tiempo. Para ellos Occidente ya no es más que una cuestión geográfica con cada vez menos relevancia internacional. El siglo XXI es, claramente, el siglo de Eurasia. [7]
Sin embargo, cuanto más se incrementan las sanciones de Occidente contra Rusia – fruto todas ellas de la impotencia  occidental ante su decadencia – más se incrementan los lazos de Rusia con China y su influencia en Eurasia, que es justo lo contrario de lo que planearon siempre sus enemigos. Y mientras tanto algunas figuras del “periodismo” y el “humanitarismo” en Europa todavía se preguntan “qué nos ha pasado en Alepo”.
[Una periodista realmente independiente y honesta, como la canadiense Eva Bartleet, dejó en evidencia recientemente las mentiras de la OTAN sobre Siria y desenmascaró a dos de las fuentes más utilizadas por los medios corporativos para informar sobre Siria: el Observatorio Sirio de Derechos Humanos y los llamados Cascos Blancos, ambos creados y financiados por EE.UU. y Reino Unido y otras “democracias” como Catar, así como las grandes corporaciones anglosajonas]  

REFERENCIAS – NOTAS
[3] ¿Habría que juzgar a Vladimir Putin?,- artículo de Thierry Meyssan (Red Voltaire, 12/10/2016)
[4] EU will give Assad money if he allows Al Qaeda jihadists to rule over parts of Syria,- información de Alex Christoforou (The Duran, 5/12/2016)
[5] Aleppo: The truth that the western media refuses to report,- crónica publicada en Tal Fanzine (15/12/2016). El texto puede leerse originalmente en el muro de Facebook del sacerdote Andrew Ashdown
[6] Por qué los atentados en Egipto,- artículo del escritor y analista Mikel Itulain (¿Es Posible la Paz? 14/12/2016)
[7] Los movimientos de China y Rusia acotan, aún más, a Occidente,- artículo del periodista y politólogo Alberto Cruz (CEPRID, 13/12/2016).

Fuente del artículo:
 https://adolfoferrera.wordpress.com/2016/12/16/la-censura-mediatica-y-la-geopolitica-tras-la-liberacion-de-alepo/

domingo, 10 de mayo de 2020

Noam Chomsky: el papel de un intelectual

Noam Chomsky en Democracy Now!

Recuerdo que cuando leía las obras de Chomsky, lo cual recomiendo, me chocaba que pese a todas las injusticias y crímenes que se comentaban, él no ofrecía una respuesta congruente y sobre todo factible para acabar con esos modos sociales tan indignos. Es decir, un modo de organizar una sociedad para que imperase la cordura, el respeto y un minimo de decencia humana. Yo, como consecuencia de esta incapacidad suya, hecha a propósito o no,  lo tenía como un gran relator, pero no como un solucionador de problemas. Posteriormente fui entendiendo esta postura, especialmente por sus ataques furibundos y su ignorancia a y hacia los países que tenían sistemas comunistas. Así, en 1996 decía en una entrevista en Perception que: "El auge de las corporaciones era de hecho una manifestación del mismo fenómeno que condujo al Fascismo y al Bolchevismo, que emanó de la misma base totalitaria ". 1 Bien, decir esto es ignorar los hechos históricos y a las personas que dieron lugar a esos fenómenos y organizaciones.
 Las corporaciones se extienden como consecuencia de la creación de monopolios económicos, que tratan de hacer prevalecer sus intereses particulates sobre el conjunto social, buen ejemplo de ello son las poderosas familias bancarias e industriales. 2
El fascismo fue promovido, impulsado y financiado  por los grandes propietarios, dueños de las corporaciones, con las que mantenía una alianza vital, para acabar precisamente con el incipiente y ya poderoso movimiento obrero y especialmente con el comunismo, que era quien mejor organizaba a los trabajadores.
El Bolchevismo surge como respuesta organizada y firme en un proyecto propio contra el capitalismo y sus consustanciales desmanes, como el mismo Lenin explicaba:
Pero si el capitalismo hiciera estas cosas, no sería capitalismo; puesto que ambas cosas — desarrollo desigual y un nivel de existencia de las masas cercano a la inanición — constituyen condiciones y premisas fundamentales e inevitables de este modo de producción. Mientras el capitalismo permanezca siendo lo que es, el capital sobrante será utilizado, no para aumentar el nivel de vida de las masas en un país determinado, ya que esto significaría una declinación de las ganancias de los capitalistas, sino para aumentar las ganancias a través de la exportación de capital hacia los países atrasados. En estos países atrasados las ganancias son generalmente altas porque el capital es escaso, el precio de la tierra es relativamente bajo, los salarios son bajos, las materias primas son baratas. 3
El desarrollo social y tecnológico experimentado por su expresión política real en la URSS y ocultado tenazmente por el sistema capitalista, no conoce parangón en la historia humana. Si quiere alguien acusar a  esta expresión de una vulneración mayor de derechos humanos o de provocar más  miseria que cualquier otra,  es que no solo no conoce la historia de la Unión Soviética, sino que tampoco la de su propio país y lo que estos han hecho dentro y fuera de él. Para quien todavía viva con falsos mitos recomiendo estos  enlaces: La doble vara de medirUn debate sobre el comunismo soviético y claro, Holodomor.
Es bueno entonces que recordemos lo siguiente:
El fascismo históricamente ha sido usado para asegurar los intereses del gran capital contra las demandas de una democracia popular. Entonces y ahora, el fascismo ha hecho llamamientos a la masa irracional con el fin de asegurar los racionales fines de la dominación de clases. 4
Y querer mezclar y confundir las cosas, retrata al que lo lleva a cabo.
Colocar en el mismo plano moral el comunismo ruso y el nazifascismo, en la medida en que ambos serían totalitarios, en el mejor de los casos es una superficialidad; en el peor es fascismo. Quien insiste en esta equiparación puede considerarse un demócrata, pero en verdad y en el fondo de su corazón es en realidad ya un fascista, y desde luego solo combatirá el fascismo de manera aparente e hipócrita, mientras deja todo su odio para el comunismo. 5
Chomsky ya en octubre de 1995, en Z Magazine, acusaba que en estos movimientos que se apoyaban en las masas,  sus líderes rápidamente se convertían en entusiastas ideólogos de la derecha, y mostraba el ejemplo soviético tras su caída. 1 Parenti le responde oportunamente que la historia no dice realmente eso y que pasaron décadas y décadas de continuos ataques y extorsiones de las potencias capitalistas, ya desde su mismo origen, hasta que el socialismo fue derrotado, lo que muestra una gran fidelidad de principios. Y que fue la violencia y corrupción de unos pocos la que inclinó la balanza, no una decisión popular. Si alguien piensa que esta caída fue por decisión o fallos propios, haría bien en repasar los hechos y ver por ejemplo lo que explica Jan Gervassi al respecto, que fue censurado y castigado en el occidente "libre" por este motivo.


Ya hablando de ese colapso, Chomsky lo ve como: "una ocasión para la alegría de cualquiera que valora la libertad y la dignidad humanas". 1 No sé que entenderá por dignidad y libertades humanas el intelectual estadounidense, pero l@s miles y miles de mujeres y niños, también hombres, que perdieron cualquier dignidad humana al tener que entregarse a la prostitución para poder sobrevivir, y los millones que cayeron en la miseria y en la propia muerte al no tener qué comer o donde vivir tras la llegada de la cara más real y despiadada del capitalismo a la antigua organización socialista, dirían, si les hubiesesn dejado hablar, cosas muy diferentes.
Chomsky parece cuando menos muy egoísta en este aspecto y, en la práctica, poco sensible con el sufrimiento real de otros seres humamos. Se nota que él no ha pasado por esas dolorosas penurias y explotaciones.
Con estos antecedentes, no preocupándose en demasía de lo que realmente acontecía y solo al parecer en acomodar el mundo a su punto de vista y necesidades propias, no sé si chocará que recuerde cual ha sido el papel real que ha desarrollado en agresiones que han llevado a cabo los dirigentes estadounidenses y socios contra algunas naciones independientes. Naciones y líderes de naciones que era necesario demonizar para así poder justificar de cara al común de los mortales de la necesidad de una nueva guerra.
Tenemos por caso Yugoslavia, donde a quienes se mantenían firmes en no dejar que la Federación socialista fuese destruida, como ocurría con Milosevic, de Serbia, o Abdic, de Bosnia, y que eran precisamente los más moderados, fueron intensamente demonizados.
Tanto Noam Chomsky en sus comentarios en Pacifica Radio, el 7 de abril de 1999, y Alexander Cockburn en la Nación, el 10 de mayo de 1999, se refirieron  a la "brutalidad" serbia y describieron a Milosevic como "monstruoso", sin ofrecer detalles. 7
La realidad del dirigente serbio, 8 de los propios serbios y de Yugoslavia era bien diferente. La campaña mediática y de las organizaciones de relaciones públicas contratadas al efecto, como Ruder&Finn, tuvo su efecto práctico sobre el público. El director de esta organización, James Harff, lo dijo claramente: “Enseguida pudimos hacer que la opinión pública asociara serbios y nazis”, “de un plumazo nosotros conseguimos presentar el asunto de forma simple, con buenos y malos”. Ello produjo que ya se acusara a los serbios de ser los nuevos nazis, de tener campos de exterminio y de promover la limpieza étnica; de modo que ya nadie se atreviera a defender su causa o sus razones. Era un cuadro en blanco y negro que en nada se correspondía con la realidad, pero era el preciso y necesario para que triunfase la propaganda de guerra. Chomsky, como otros, contribuyó así también de forma decisiva si no para convencer, por lo menos para acallar a aquellas personas más conscientes y solidarias, evitando las naturales protestas ante lo que no era sino otra agresión de un país soberano.
Si quería hacer justicia atacando a fanáticos y monstruos, debía haberse fijado en el líder ultra Franco Tudjman  o en el del mismo modo extremista y sin escrúpulos Izetbegovic , ahí sí tenía donde acusar y con sólidas evidencias. Sobre si el dirigente serbio fue de este punto extremo, juzguen ustedes mismos su discurso en Kosovo de 1989, 9 habla de concordia, paz y prosperidad, algo a lo que no le permitieron a Yugoslavia. Sí hubo en aquellos momentos críticos que anteceden a la guerra algunos   hombres de paz, valor e integridad, como el admirable jefe de policía croata Josip Reihl-Kir.
En un mundo así, siento un respeto inmenso hacia las personas que no son violentas, que viven y contribuyen con la comunidad, y que, en los momentos difíciles, aceptan el peso de lo que la mayoría ignora. Las personas bienintencionadas y valientes son una anomalía en este mundo de increíble crueldad, manipulación, codicia, apatía y egoísmo. Sé que pintar un mural no va a cambiar mucho, pero me alegra que pueda haber gente que vea y comprenda el mensaje. Para mí es un honor tener la oportunidad de crear un mural dedicado a un hombre como Josip Reihl-Kir. 10
En el caso contrario tenemos, como activador finalmente del odio y del conflicto, al afamado lingüista del que hablamos. Ciertamente si de algo carece la vida humana es de justicia.
Si queremos pensar que con el transcurso del tiempo a Chomsky le pudieron más los remordimientos que su proyectada carrera como "disidente" intelectual, sería ser demasiado ingenuos creer que así fue. Ya trasladados a bien entrado el siglo XXI la barbarie continuó.
Para él la denominada "Primavera Árabe", en realidad un proyecto de recolonización muy reaccionario,  era algo fantástico que no había visto en tiempos, unas movilizaciones populares masivas exigiendo libertad, democracia y justicia social, ahí es nada. La realidad, menos ideal, mostraba un retrato completamente diferente: preparadas años atrás estas revueltas por la Administración estadounidense bajo la directrices de las corporaciones y siguiendo ejemplos de estrategias exitosas preparadas por ellos, como la de Otpor en Serbia. Además, se echaría mano de organizaciones muy violentas e intolerantes, como los Hermanos Musulmanes o la propia Al Qaeda, para lo que el engaño no consiguiese, lo lograse el uso de la fuerza y el terror. Les recomiendo la siguiente información sobre: El origen de la Primavera Árabe.
Hasta tal punto han ido los intelectuales, que se niegan a reconocer la evidente realidad y se mantienen en esa imaginaria historia que les reconforta. Afortunadamente siempre habrá personas que velen por contar los hechos tal y como fueron, no según convenga. Dan Glazebrook reflejaba la disparatada e irresponsable conducta y postura del pensador estadounidense, en este caso respecto a la agresión militar exterior sobre Libia:
...en una entrevista con la BBC, a un mes ya de rebelión -y, sobre todo, a solo cuatro días antes de la aprobación del Consejo de Seguridad de la ONU 1973 y del comienzo de la guerra relámpago de la OTAN- él [Chomsky] eligió calificar a la rebelión como "maravillosa". En otra parte él se refirió a la toma de la ciudad del este de Libia, Bengasi, por bandas racistas como "liberación" y a la rebelión como "inicialmente no violenta". 11
 La tozudez es tal, como la del norteamericano, en mantenerse en esa postura, que deciden ignorar los sucesos más elementales. Por ejemplo, en la entrevista con Dan Glazebrook, 11  lo que realmente hizo y hace es justificar una agresión militar externa contra un país soberano alterando la realidad a su capricho, y esto nos hace ver que estos ídolos de la izquierda lo mejor que podían hacer muchas veces es simplemente no inmiscuirse; pues, como lo hacía ver Jean Bricmont, se convierten en legitimadores y valedores de los grandes magnates al reflejar incluso supuestas buenas intenciones donde solo hay intereses económicos y políticos.
Así, lo que ocurrió en Libia nada tuvo que ver con una revuelta popular y pacífica. Fue una insurrección promovida desde el exterior muy violenta, ya desde el comienzo, largamente preparada durante años.  Tal y como cada uno de los acontecimientos atestiguaban:
La realidad muestra que los "manifestantes" eran en realidad insurgentes fuertemente armados que arrasaron secciones enteras de las paredes de hormigón armado de una base militar de Bengasi, y después se hicieron con el control de artillería pesada y de vehículos blindados antes de apoyar a los rebeldes armados en las ciudades y pueblos cercanos. 12
La actitud de estos "manifestantes", en verdad mercenarios, no se hubiese tolerado en ninguna parte del mundo, pero aquí, en Libia, estos eruditos querían que comulgásemos con ruedas de molino.
En realidad, la imagen completa de "manifestantes pacíficos siendo masacrados" estaba invirtiendo la realidad. De hecho, Forte indica, los rebeldes "quemaron comisarías de policía, entraron por la fuerza en los edificios de los servicios de seguridad, atacaron oficinas del gobierno y quemaron vehículos" desde el mismo comienzo, a los cuales las autoridades respondieron con "gas lacrimógeno, cañones de agua y balas de goma -muy similar a los métodos frecuentemente usados  en las naciones occidentales contra manifestantes mucho más pacíficos que carecen del elemento de sedición". Solo una vez que los rebeldes habían ya ocupado los edificios del ejército en Bengazi, robando sus armas y empezando a usarlas contra las fuerzas del gobierno, las cosas empezaron a intensificarse. 13
Tenía que ser precisamente un rival de Gadafi, el presidente de Uganda Yoweri Museveni, el que con el sentido común que les faltaba a otros expresaba lo sucedido de forma bien clara y cómo se debía actuar:
Cuando los alborotadores están atacando las comisarías de policía y las instalaciones del ejército con el objetivo de tomar el poder, entonces no son ya manifestantes; son insurreccionistas. Tendrán que ser tratados como tales. Un gobierno responsable tendría que hacer un uso razonable de la fuerza para neutralizarlos. 14
Sería menester recordarle al escritor americano que la revolución (insurrección) no fue tan maravillosa para la inmensa mayoría l@s libi@s que la sufrieron, especialmente aquell@s de raza negra, autóctonos o emigrantes, que fueron eliminados de una forma siniestra. 15 La necesaria, como él decía, zona de exclusión aérea para prevenir un genocidio, no lo evitó, sino que en verdad lo provocó, al dejar a la población civil indefensa, al no poder protegerlos su ejército, y quedar en manos de los mercenarios islamistas de Al Qaeda. Ahora juzguen como crean conveniente al señor del que estamos hablando.
El analista Dan Glazebrook, admirador inicial del afamado escritor, extrajo unas reflexiones oportunas y certeras sobre lo que acontecía. En primer lugar vio como medios de comunicación en los que él habitualmente escribía y que estaban interesados en este trabajo, pasaron de forma unánime a ejercer una firme censura sobre algo, de gran calidad periodística, pero que ponía en entredicho y arruinaba las grandes mentiras publicadas por ellos sobre Libia, y que además cuestionaba con pruebas y rigor la honestidad de este mito de la izquierda occidental. El documento solo pudo ver la luz en un periódico egipcio, Al-Ahram Weekly, debido a la "libertad de prensa" de Europa y Norteamérica.
Glazebrook, además de la postura contra Libia, nos recuerda la que tuvo del mismo modo Chomsky  contra Irak.
Esta no fue la primera vez que Chomsky había apoyado una agresión occidental contra el tercer mundo. En la fase previa a la Gerra de Irak en 1991, fue preguntado en una entrevista que pensaba que se debería hacer contra Irak, dado que el no apoyaba el bombardeo. Su respuesta fue: sanciones económicas. En el caso, tanto el bombardeo como las sanciones económicas se llevaron a cabo, siendo las últimas mucho más letales, matando a alrededor de un millón y medio de personas, incluyendo 500.000 niños, causando la dimisión de tres altos funcionarios de Naciones Unidas, que indicaron que las sanciones constituían una forma de genocidio. Una vez puestas en marcha, Chomsky hizo campaña contra esas sanciones. Pero es instructivo anotar que, justo como en el caso de Libia [el apoyo que hizo a la zona de exclusión aérea que provocó todas las muertes y destrucción posteriores], en el momento crucial, cuando la opinión pública está siendo preparada, el estaba pidiendo por lo mismo que él más tarde vendría a oponerse. 16
Y llegó el ataque a Siria y vimos repetirse de nuevo el patrón, en la izquierda occidental y en su referente intelectual.
Como no pudieron derribar a la República Árabe Siria, pese a intentar su destrucción con una insurrección islamista, apoyada militar e intelectualmente desde el exterior, principalmente desde Estados Unidos, la Unión Europea, Israel, Arabia Saudí y Turquía, y mantenerse su legítimo y democrático gobierno, gracias al enorme apoyo popular y finalmente al de sus aliados: Rusia, Irán y Hezbolá, que acabaron con el intenso flujo de suministros, militantes y armas desde Turquía, un país de la OTAN, hacia los batallones de miles de mercenarios del ISIS,  Al Qaeda y derivados, atacando y derrotando a estos,  siguiendo el respeto a la legalidad internacional y ayudando a mantener un estado secular y tolerante para evitar que se crease una situación de caos y destrucción, que actuase a su vez como propagador del terrorismo, entonces, en su furia incontenida, atacan a estos justos actores que han evitado tal barbarie concienzudamente premeditada.
Chomsky se atrave a decir que:
Siria es una horrible catástrofe. El régimen de Assad es una desgracia moral. Están llevando a cabo actos horrendos, los rusos con ellos. 17
¿Cuáles son esos actos horrendos? Chomsky no esperen que muestre prueba alguna, desde luego no lo hace, porque al no haberlas no puede tenerlas. Por supuesto, no fue el ataque químico de Gouta, de agosto de 2013, antes de la llegada de Rusia y perpetrado por los sicarios con el apoyo logístico y mediático occidental. Seguramente se refiere, y su malestar parece venir a demostrarlo, a que el último bastión "rebelde" (Al Qaeda en Siria) en Idlib, que es un referente de la inmoralidad occidental, 18 está siendo atacado y siendo derrotado por la coalición reforzada del Ejército sirio antes mencionada. Ya hay pocas trampas que usar y pocas más argucias que utilizar para poder evitar la quiebra final de los matones allí enviados. El fin del proyecto de destrucción de Siria orquestado por las corporaciones viene a su final. Y se lamenta el intelectual de que hubo un intento de negociación externo, sin tener en cuenta la opinión de l@s siri@s y del afectado, para que se marchase su presidente Bashar al Assad. No me extraña que quisiesen su salida, aunque quién diablos son ellos para decidirlo, más cuando él se mantuvo inamovible en no dejarse chantajear por los monopolios externos y decir que los recursos de Siria son para l@s siri@s. Lo dice su Constitución, aprobada muy mayoritariamente por el verdadero pueblo sirio y que vela precisamente por sus intereses.
la piedra angular de la resistencia contra la hegemonía colonial en el mundo árabe y sobre sus capacidades y riqueza. 19
El mismo presidente lo recordaba:
Siria es un Estado independiente trabajando por los intereses de su propia gente, en vez de hacer que los sirios trabajen para los intereses de occidente. 20
Sobre el carácter social de la Constitución y del estado sirio viene bien ver cómo se ocupa especialmente de la clase trabajadora, tan olvidada, no representada y explotada en occidente.
Por último, dio un paso hacia la verdadera y genuina democracia, una clase que los que toman las decisiones en Washington, con sus múltiples conexiones con la banca y las empresas en todo el mundo, difícilmente podría tolerar. Se incluyó una disposición en la Constitución que requiere que, como mínimo, la mitad de los miembros de la Asamblea del Pueblo deben ser extraídos de las filas de los campesinos y obreros. 19
Cuando la realidad contradice tus ficciones, es lo que habría que decirle a Chomsky y a tantos como él, te irritas. Es duro aceptarlo.
Es duro, incluso para occidente, negar que las recientes elecciones fueron un enorme éxito para el Gobierno en Damasco, eliminando la ilusión de una Siria dividida. El país estaba sumido en un conflicto prolongado no a causa de una "revuelta popular", sino a causa de una premeditada guerra con mercenarios organizada por EE.UU., Israel, y Arabia Saudí (e involucrando a otros miembros de la OTAN y del Consejo de Cooperación del Golfo) ya en el 2007 -confirmado esto en el informe  del periodista ganador del del premio Pulitzer 2007 Seymour Hersh y titulado "La redirección". 21
Es repetitivo ver como los propagandistas de las guerras de agresión utilizan como muletillas carentes de argumento alguno, lo del régimen y el dictador brutal, pero no emplean esos términos, mucho más justificados, para referirse a las potencias agresoras dominantes, cuando aquí sí tenían razón para hacerlo.
Bush, con su embargo genocida, mata a un niño iraquí cada seis minutos, y planea --tiene decidida ya-- una invasión que provocaría cientos de miles de víctimas más. Equipararlo a Sadam es como comparar a Herodes con un bocadillo de mortadela. 22
¿Sería entonces justificable un bombardeo contra las ciudades, infraestructuras, hospitales,  escuelas, industrias, sistema agrario, eléctrico y acuífero de Estados Unidos por los crímenes horrendos de sus presidentes y de su poder económico, que son verdaderos dictadores y tiranos, como se hizo contra Irak?
¿O estaríamos en contra de un bombardeo, pero era necesaria una acción enérgica y decidida para acabar con esos tiranos, aunque la violencia no fuese la mejor solución?
¿Qué opinan? ¿A qué no piensan ya igual  viéndolo de esta manera?
Chomsky  fue tan lejos en su desvarío como para indicar que ni Israel ni Estados Unidos 23 estaban detrás de esta insurrección para derrocar al Gobierno sirio. 24, 25 Es a la evidencia a la que se pone quien se ha constituido en mero propagandista.
Volviendo a las oportunas y profundas reflexiones de Dan Glazebrook, en el momento crucial, en la fase de preparación de la guerra, es donde debería estar un intelectual honesto y valiente denunciándolo. Como estuvo Bertrand Russell en la Primera Guerra Mundial o especialmente también, el mencionado jefe de policía croata Josip Reihl- Kir, al que el artista Lunar homenajeaba diciendo que son esas personas que en los momentos difíciles, aceptan el peso de lo que la mayoría ignora.  El gran filósofo Russell nos exponía la dificultad de tal postura.
La mayor dificultad fue la puramente psicológica para resistir a la sugestión de las masas, cuya fuerza se convierte en terrible cuando la nación completa está en un estado de violento excitamiento colectivo. 26
No es por tanto el rigor, el valor y la honestidad las que guían al conocido lingüista. De ahí que sea acojido y entrevistado, incluso en los grandes medios, porque sus críticas no tienen efecto práctico alguno para lograr o conseguir que impere la paz, la prosperidad y la justicia. En cambio sí resulta su discurso muy útil, tanto para convencer o confundir a una izquierda de occidente muy ignorante, como para justificar que los medios de comunicación no ejercen la censura y dejan expresar todos los puntos de vista, incluso los disidentes. Lo cual no es en absoluto cierto.
La postura de Chomsky refleja nuestra postura social, algo racial, bastante colonial, creyendo que nuestra sociedad y civilización son el modelo a seguir e imitar. Creyendo que nosotros somos los tipos buenos y civilizados,  y que hay por ahí un oscuro mundo por controlar. Olvidando  por ejemplo que los países musulmanes serían seculares y modernos si no fuese por el apoyo dado a sectas y sectores violentos, que en todo lugar hay, mediante armas y mucho dinero. Pero parece más fácil creer en ese mundo imaginario de la bondad occidental. Como el propio protagonista dijese:
Como entienden los autores de cuentos  de niños, la vida es sencilla cuando hay héroes que admirar y amar, y diablos que temer y despreciar. 27

PS:
Para quienes quieran justificar que el propio Hugo Chávez puso a Noam Chomsky como referente, es bueno decir que no lo conocía realmente bien. Basta ver la postura congruente del líder bolivariano respecto a Libia y Siria.
Creo conveniente mencionar aquí también que la gran obra y más famosa de Chomsky, en colaboración con Edward S. Herman (un brillante investigador que fue muy honesto  y valiente durante su larga carrera) Fabricando el consenso, es posterior a una obra clave y pionera sobre ese tema, que parecen seguir, de Michael Parenti, Inventando la realidad, y que curiosamente no hay cita o referencia de ella.

Referencias-Notas:
1. Michael Parenti. Another view of Chomsky. Nature, Society, and Thought" Vol. 12, No. 2 (1999).
2. Dean Henderson. The Federal Reserve Cartel. The Eight Families. Global Research. 26.11.2019.
3. V.I. Lenin. El imperialismo, fase superior del capitalismo. 1916. Enlace
4. Michael Parenti. Blackshirts&Reds. City Lights Books. 1997, p. 5.
5. Cita de Mann TH (1986a) en Domenico Losurdo. Stalin. Historia y crítica de una leyenda negra. El Viejo Topo, 2008. p.17. 
6. Sean Gervasi& Dennis Riches. How The U.S. Caused the Breakup of the Soviet Union. Global Research. 30.11.2019.
7. Michael Parenti. The rational destruction of Yugoslavia. Enlace
8.. Michael Parenti. The Demonization of Slovodan Milosecic. December 2003.
http://www.michaelparenti.org
9. Discurso de Milosevic en Kosovo (1989). Tribulaciones Metapolíticas. Febrero 2011.
10. Lovorka Šošić. Un nuevo mural para conmemorar a Josip Reihl-Kir, jefe de policía de Slain Osijek. Liberties. 29.07.2016.
11. Dan Glazebrook. Libya and the manufacture of consent. Al-Ahram, noviembre, 2011. 
12. Tony Cartalucci. US Libyan policy: zero legitimacy. Land Destroyer.
13. Dan Glazebrook. "Slouching towards Sirte" review. Divide and Ruin. 2013. p. 74
14.  Maximilian Forte. Slouching towards Sirte. NATO´s war on Libya and Africa. Baraka books, 2012, p.285.
15.  Lynching in Benghazi. Human Rights Investigations. 17.7.11
16. Dan Glazebrook. My Reflections in Interviewing Noam Chomsky about libya.
https://danglazebrook.com/2018/05/03/my-reflections-on-interviewing-noam-chomsky-about-libya/
17. "The Assad regime is a moral disgrace": Noam Chomsky on Ongoing Syrian War. Democracy Now. 5.04.2017.
18. Ulson Gunnar. Welcome to Idlib: America's Model Syrian City. New Eastern Outlook. 18.12.2016.
19. Stephen Gowans. What the Syrian Constitution says about Assad and the Rebels. What is left. 21.5.13.
20. Bashar al-Assad interview with Clarin newspaper and Telam news agency. May 19, 2013
21. Tony Cartalucci. Syria: Elections are a battle won, but the war goes on. Land Destroyer. 5.06.2014.
22. Carlos Frabetti. Sadam y la mortadela. 23.11.2002. Enlace
23. Stephen Gowans. Washington's Long War on Syria. Baraka Books. 2017.
24.  Kim Petersen. Is Noam Chomsky Manufacturing Consent for Regime Change in Syria? American Herald Tribune. 7.04.2017.
25. Jhon B. Budis. What Noam Chomsky Would Like to See in Syria. The New Republic. 12.07.2013.
26. Jean Bricmont. Humanitarian imperialism. Monthly Review Press, 2006.
27. Noam Chomsky. Ilusiones necesarias. Libertarias. 1992.