domingo, 18 de febrero de 2018

Desprecio al euskera y utilización política en Navarra


Nos cuenta un profesor de la UPV y parlamentario de UPN, Iñaki Iriarte, lo que ni él mismo se cree, que "nadie siente fobia hacia el euskera ni hacia los vascohablantes". 1 No hace falta que refresque demasiado  la memoria a los lectores para recordarles cómo habrán oído que a tantos les molesta que se hable en esa lengua, que la consideran vulgar, incluso tosca y mal sonante. Cuando sucede algo trágico suelen aparecer los verdaderos pensamientos que normalmente se disimulan. Esto decía un asistente a un pleno extraordinario en el Ayuntamiento de Zarautz en 1998, tras un atentado de ETA contra un concejal del PP y que refleja la plena vigencia de la ideología ultranacionalista española, tan aupada en las décadas de dictadura.
Aquí  (en Euskadi) hasta que todos  no hablemos castellano no habrá verdadera paz. 2
Sobre la pérdida, siempre perniciosa, de una lengua y de la más antigua de Europa,  Aurelio Arteta, un filósofo que ya entenderán por qué fue muy publicitado por los medios corporativos,  así como Savater, dice lo siguiente:
...Pero conociendo lo que  son las lenguas, no sería una pérdida objetiva muy grave. (...) Así los vascos vendrían una comunidad lingüística superior, y de esta manera tendrían mayores oportunidades de comunicar e intercambiar información. (...) 2
No es solo lo sonrojante la falta de respeto de este personaje, sino sobre todo su descarada ignorancia en temas lingüísticos, no entendiendo siquiera que todas las lenguas siguen un proceso de desarrollo similar y que por motivos no lingüísticos y sí militares, políticos y económicos,  unas son privilegiadas y otras no.  Las lenguas no son meras transmisoras de información, sino herramientas para crearla, cada una su modo, de ahí la pobreza cognitiva que sucede ante la desaparición de una de ellas 
En conclusión, no puede mantenerse que las lenguas están hechas para para transmitir pasivamente información, sino más bien para contribuir a la creación de información, dado que, al no ser un objeto, la información no se puede transmitir, sino solo provocar. 3
Vemos el desprecio a lo que se ignora hace hablar más  de la cuenta en numerosos escritores españoles.
 El psicólogo Julio González ha dado mucho juego en el tema. Es miembro del llamado Movimiento Gay del País Vasco, y no sé por qué lo dicen en inglés, siendo tan fanáticos del euskera. Se conoce que no hay palabra para "marica" en ese idioma de piedra. 4
Cuando a nivel internacional se relega o se desprecia al español respecto al inglés, entonces pasan al victimismo del que acusan a otros. Su hipocresía es pareja a su desconocimiento. La actitud prepotente y de desprecio del nacionalismo lingüístico español ante otras lenguas con menos privilegios y poder que él, torna en victimismo y defensa de la pluralidad cuando topa con un rival mayor, lo vemos en su actitud con el omnipresente inglés. Aquí la doblez es absoluta y queda bien retratada.
Lo malo de muchos intelectuales e incluso de algún lingüista es que hacen una utilización política de instrumentos tan ricos y esenciales como los idiomas y las ciencias que los estudian
Una cosa que debería quedar clara desde el principio y que los lingüistas deberían respetar escrupulosamente es que los conceptos o instrumentos conceptuales que han sido creados por ellos específicamente para describir todos estos aspectos puramente lingüísticos de las lenguas humanas, no deberían ser utilizados para dar respetabilidad científica y carácter objetivo a análisis que implican aspectos no estrictamente lingüísticos y que intentan apoyar o justificar una determinada opción ideológica.  5
Siguiendo con el desprecio al euskera, el autor inicial lo tiene y lo sabe en sus propias filas, veamos a uno que legalmente, aunque no realmente,  representa a los navarros del sur del Pirineo en las Cortes de España, y las respuestas que tiene a su menosprecio, donde no sale nada bien parado.



En los desatinos con que nos aturde el escribiente, dice que lo que se discute es sobre todo que "quienes la aprendan [la lengua vasca] tengan un acceso prioritario al empleo público".
Como en cualquier parte del mundo razonable y civilizado, no solo se valora, se suele exigir, el hablar las lenguas locales para tener un empleo de este tipo, imprescindible si es de atención a las personas.
Cómo no, suelta la coletilla, como si no fuese un hecho bien demostrado, hoy en día también:
  Se repite a menudo que Navarra tiene "dos lenguas propias", una de las cuales habría sido históricamente "minorizada" y que ahora tocaría "normalizarla". 1
Y que de esto se obtendría la conclusión de que ambos idiomas deben ser conocidos por todos y va al absurdo de que las lenguas que hablan  [que pueden saber] los navarros supera el centenar, sin que sea necesario aprender o rotular en ellas. 
En cualquier lugar de Europa se hablan más lenguas que por aquí, pero ellos tienen en sus servicios públicos las propias de ellos, no las de otros. En relación a esto, por algo se conoce al vasco como tal y como lingua navarrorum y al castellano por este nombre, porque de allí procede y se impuso a Navarra tras la invasión de Castilla. Antes, además, se hablaba una lengua romance, el nacarro-aragonés, no el castellano.
Los entrecomillados puestos a "minorizada" están en la línea de un predecesor suyo en estas tareas de confundir en relación a nuestro idioma originario. Lo podemos ver en el siguiente caso a cargo del ya mencionado filósofo español Aurelio Arteta, que ofrece un alarmante desconocimiento, interesado, de la lingüística y de la historia.
No es cierto que alguien o algo en particular ha sido el culpable de que el euskera sea hoy entre nosotros lengua menor o minoritaria. Con ser cosa probada su represión franquista en escuelas y cuarteles, esa acometida no explica ni mucho menos la pérdida de un idioma de nítido perfil rural y sin apenas soporte escrito. 6
Como ya comenté en un artículo anterior, Supremacismo de un nacionalismo español mal entendido, sí que hay culpables de que el vasco sea minoritario en su país, las políticas borbónicas del siglo XVIII que vinieron de la Corona de España supusieron una planificación de uniformidad lingüística deliberada, obligando a enseñar el castellano en las escuelas y,  por supuesto, no el euskera, cuyo uso fue duramente castigado. El dominio político deriva en todos los aspectos de la vida social, tanto en Navarra como en Cataluña y en otros lugares,  y, claro, se aplicó este poder para someter al país, castellanizándolo.
Porque en Navarra se abla Basquence en la maior parte. Y van a governar Ministros Castellanos. En Nápoles havía Ministros y Governadores españoles, y se abla un Italiano corrompido, y así de otras. 7
Y continúa:
La ley, ciertamente, reconoce el derecho de cualquier navarro a conocer y usar el euskera, pero ese derecho no entraña una obligación de entenderlo y no deja de ser una obviedad en una democracia. 1
Una obviedad donde la lengua castellana es obligatoria para los euskaldunes en esta democracia castellana.

Referencias-Notas:
1. Iñaki Iriarte. Lengua vasca y convivencia. Diario de Navarra. 18.02.2017.
2. Joan Mari Torrealdai. El libro negro del euskera. Ttarttalo. 1998.
3. Juan Carlos Moreno Cabrera. De Babel a Pentecostés.  Manifiesto plurilingüista.
4. Francisco Umbral. Los unisex. El País. 12.04.1986.
5. Juan Carlos Moreno Cabrera. El nacionalismo lingüístico. Península, 2014, pp. 144-174.
6.  Aurelio Arteta. El engaño de la lengua minorizada. Diario de Noticias. 8.05.1997
7. Cita en el prólogo a la obra de José María Jimeno Jurío. Navarra, Gipuzkoa y el Euskera. Pamiela, 1998.



3 comentarios:

  1. EUSKARAZ, MESEDEZ!

    BESARKADA BAT, MIKEL.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bai, ideia ona da, baina orokorrean nire irakurleak ez dira hemengoak: Amerika, Erdialdeko Europa, Ekialdeko Europa...

      Eliminar
  2. Completament d'acord amb tu, Mikel. Ací al País Valencià tenim la mateixa història i els detractors del valencià utilitzen arguments semblants o iguals que a Euskal Herria. Estic, estem farts d'intentar defensar coses que haurien de ser òbvies per a qui no estiguera contaminat per la visió ultranacionalista espanyolista i castellanista. M'agraden molt els articles lingüístics que has escrit en el teu blog, a més dels altres, perquè són ben clarificadors. Sóc un enamorat d'eixa joia lingüística que s'anomena euskera, encara que malauradament no el parle. Salutacions.

    ResponderEliminar

Puede poner aquí sus opiniones, siempre con respeto y con ánimo de enriquecer y fomentar el debate.
Las personas que participen deberán identificarse con el fin de que asistamos a un debate e intercambio de opiniones en condición de igualdad.
Gracias-Mila esker-Thank you.