domingo, 28 de junio de 2015

Justificando una invasión de Siria utilizando el temor creado al "terrorismo yihadista"

El Páis nos habla de terrorismo yihadista. ¿Debemos recordar su posición con él?: La legitimidad de El País

"Sangrienta ofensiva yihadista en tres continentes" o "El terrorismo yihadista golpea tres continentes a la vez", titulaban los medios de comunicación. 1, 2 Una supuesta amenaza global contra todos que nos debe atemorizar. O así quieren que se crea y se cree ese estado de miedo generalizado los medios de comunicación.
Pero que es el terrorismo yihadista sino un terrorismo mercenario al servicio de los intereses de las clases ricas occidentales para dañar a los países rivales y atemorizar a su propia población utilizando el chivo expiatorio de la religión. Aquí lo tienen:


 Al Qaeda: de los orígenes y de su función.

Como también lo es la  supuesta pero también falsa lucha contra el terrorismo:

La falsa lucha contra el terrorismo islámico y la desestabilización de Oriente Medio.

Los mercenarios islamistas tienen dos funciones igualmente relevantes y útiles para quien les financia, entrena y arma:
1. Servir como matones destruyendo enemigos, asesinando y aterrorizando a la población de los países invadidos. De modo que se arruinan sus estados y organizaciones sometiéndolos bajo un estado sectario a una tiranía mantenida mediante el sicariato. Esto se hizo también con los escuadrones de la muerte en América Latina (El Salvado, Nicaragua, Guatemala...).
2. Servir para crear temor en la población del país agresor, de forma que esta se mostrará sumisa y se someterá pidiendo protección precisamente al causante del problema. Es lo que ocurrió en Europa las décadas pasadas con una organización terrorista no islamista, la red Gladio, los ejércitos secretos de la OTAN.

Al Qaeda o el Estado Islámico, que deriva de aquella, tienen ese propósito. En concreto lo que se persigue ahora es que debido a que no han podido destruir el Estado sirio con estos batallones de mercenarios, quieren crear un estado de temor extendido por todo el mundo occidental para tener la justificación de que es necesaria una intervención militar occidental en Siria. Esta intervención, no obstante, ya se ha dado, pero no a gran escala y no ha servido para dañar al apodado como Estado Islámico, sino que lo que ha hecho es retardar la actuación de quien sí lo combate: el Ejército sirio o las milicias de Hezbolá o Irán. Y esto es así porque la actuación militar occidental tenía ese propósito y no otro. Como no es otro tampoco el que ahora se quiera repetir en lo que se pueda lo que se hizo en Libia. Ataques aéreos para destruir la capacidad de acción del Ejército sirio y añadido a esto además ocupación de territorio sirio para crear santuarios donde los terroristas mercenarios se puedan refugiar y actuar impunemente. Al mismo tiempo, si justamente el Ejército sirio actúa contra estos santuarios, se tomará por parte de los ocupantes (Estados Unidos y sus socios) como un ataque a ellos, dándoles la oportunidad esperada para descargar todo su enorme potencial destructivo contra Siria, como hicieron ya contra Libia. De modo que se destruya su capacidad defensiva, haciéndola, como en Libia, vulnerable; y así los terroristas mercenarios puedan campar a sus anchas sembrando el terror y la destrucción. Pueden ver este plan en los medios en los que se expresa el poder real de nuestras sociedades, que no suele ser el político, sino el económico. Los grandes propietarios dictan las políticas a seguir, pese a que nadie los ha elegido democráticamente a ellos, y los políticos, que están en los bolsillos de los anteriores y les sirven, las aplican. Estas políticas, antes de ser puestas en práctica por los políticos, podemos verlas expresadas en los Think tanks, la voz directa de dicho poder económico. Aquí tienen lo que Brookings Institution nos dice para Siria. 3.
La idea sería ayudar a elementos moderados a establecer zonas seguras fiables dentro de Siria una vez que pudieran. Las fuerzas estadounidenses, además de las saudís, turcas, británicas, jordanas y otras fuerzas árabes actuarían en su apoyo, no solo desde el aire, sino finalmente desde el suelo, por medio de la presencia de fuerzas especiales también. El acceso se beneficiaría del terreno de desierto abierto de Siria, que permitiría la creación de zonas buffer que podrían ser controladas de posibles señales de ataque enemigo a través de una combinación de tecnologías, patrullas y otros métodos con las que las fuerzas especiales de afuera podrían ayudar a los luchadores locales a establecer.
Estaría Assad lo suficientemente loco para desafiar estas zonas, incluso si él de alguna forma forzase la retirada de las fuerzas especiales externas perdería probablemente su poder aéreo en los consiguientes ataques de respuesta por las fuerzas externas, quitando a su ejército de una de sus pocas ventajas sobre el  ISIS. Así, sería poco probable que hiciese esto. 4.
 Aparte del falso apodo de "elementos moderados", pues en Siria no ha habido elementos moderados atacando al ejército o a la población desde 2011. Como ocurre con el apodado como Ejército Sirio Libre, autor de numerosas matanzas sobre civiles, como las de Houla, Adra o en otros lugares, como Aleppo. Y que además estaba bajo las órdenes de dirigentes de Al Qaeda y que también pasaban a formar parte sus miembros de Al Nusra (Al Qaeda en Siria) o del Estado Islámico.
El Ejército Sirio Libre  se ha aliado recientemente con los rebeldes islamistas luchando en al Harah, una ciudad en la provincia sureña de Siria de Deraa. Miembros del Ejército Sirio Libre coordinaron sus esfuerzos con el Frente de Revolucionarios Sirios Islamistas, el Frente Islámico y el Frente Al Nusrah, el afiliado oficial de Al Qaeda en Siria, para tomar la colina de al Harah y la ciudad circundante. 5 (Caleb Weiss. Long War Journal). 5.
Que 3.000 miembros del apodado "Ejército Sirio Libre" pasasen a formar parte del Estado Islámico o ISIS en ese momento de gran tensión creada y de promoción de este grupo, el Estado Islámico, como amenaza mundial, obedece a los intereses de los promotores de la guerra en Washington y Londres. 6.
Con ellos, estos tres mil luchadores llevarán armas, dinero en efectivo, equipamiento y entrenamiento provisto a ellos por Arabia Saudí, Catar, los Estados Unidos, Reino Unido, y quizás el más irónico de todos como consecuencia de los recientes ataques terroristas en París, Francia. En realidad, las filas de ISIS y Al Qaeda  continúan aumentando en medio de esta red insidiosa de "lavado de terrorismo" que solo está destinada a crecer. 7.
Cuando los grandes propietarios no se dirigen al público, sino que hablan entre ellos, entonces son mucho más francos. Dicen lo que piensan y ahí verán pocas preocupaciones por los derechos humanos, las libertades, la democracia y otros temas que les importan realmente poco. Así, podíamos ver en agosto de 2012 en Foreign Policy, una publicación vinculada con el Washington Post, lanzar dos hurras por los islamistas sirios (en realidad islamistas mercenarios de muchos países que llegaron a Siria, como hicieron a fines del siglo pasado en Afganistán). Y mostrando poca preocupación porque tales elementos no fuesen precisamente "seculares jeffersonianos". No yendo tan lejos como Ronald Reagan cuando afirmó que los miembros de Al Qaeda o los Talibán eran los equivalentes morales de los Padres Funadores de Estados Unidos o como ahora se les llamaba también "luchadores por la libertad".


Hurras y vítores por los mercenarios islamistas en Foreign Policy. 8


Cuando mataron a los miembros de la revista francesa Charlie Hebdo, como cuando lo han hecho ahora en Túnez contra turistas occidentales, no parece que estemos hablando de "luchadores por la libertad". Ahora se les llama terroristas, pero cuando ese mismo tipo de gente cometía y comete atrocidades todavía mayores en Siria y en Libia les daban aquel calificativo tan benévolo como falso . Algo no está bien en la cabeza de nuestros dirigentes occidentales. Es hora de que les pongamos coto antes de que nos utilicen, como han utilizado a las anteriores víctimas, como carne de cañón que ni siquiera sabe que va a ser sacrificada y por quién va a ser sacrificada.
No obstante, una posible invasión militar occidental de Siria  será vendida fácilmente a la desinformada opinión pública occidental como una lucha contra un terrorismo que la amenaza. Aunque no haya ningún resultado real y eficaz contra tal terrorismo, que se mantendrá como una amenaza crónica para continuar sometiendo y explotando todavía más a la ya bien sometida y explotada población occidental. Curiosidades, penalidades y lamentos de la vida.

Notas:
1. Sangrienta ofensiva yihadista en tres continentes. El País. 27.6.15.
2. Carlos Yárnoz. El terrorismo yihadista golpea tres continentes a la vez. El País. 26.06.2015.
3. Tony Cartalucci. US to begin invasion of Syria. Land Destroyer. 26.06.2015.
4. Michael E O´Hanlon. Deconstructing Syria: Towards a regionalized strategy for a federal country. Brookings. 23.06.2015.
5. Andrew C. McCarthy. The Free Syrian Army, our "moderate islamist" ally, continues to ally with Al-Qaeda in Syria. National Review. 6.10.2014.
6. Leith Fadel. 3.000 FSA fighters defect to ISIS in the Qalamoun mountains. 
www.almasdarnews. 9.1.2015.  .
7. Tony Cartalucci. 3.000 "moderate rebels" defect to ISIS-U.S. preparing 5.000 more. Land Destroyer. 16.1.2015.
8. Gary Gambill. Two cheers for Syrian Islamists. Foreign Policy.  23.08.2012.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puede poner aquí sus opiniones, siempre con respeto y con ánimo de enriquecer y fomentar el debate.
Las personas que participen deberán identificarse con el fin de que asistamos a un debate e intercambio de opiniones en condición de igualdad.
Gracias-Mila esker-Thank you.