miércoles, 29 de octubre de 2014

Presstitutes



Sobre este término empleado en el mundo anglosajón, "presstitutes", ya les había hablado en un reciente artículo. Dicho término, como indicaba, combina un par de palabras en inglés: press (prensa) y prostitute, para mostrar realmente y claramente en qué se ha convertido la profesión periodística, eso si no queremos pensar que siempre o casi siempre fue así, pues basta recordar los propios orígenes de los Estados Unidos de América y  ver el comportamiento que entonces tenían los periódicos y periodistas de entonces: La manipulación emocional de la prensa en el nacimiento de los Estados Unidos.
El grado de prostitución, de periodistas que se venden por dinero y favores, falsificando los hechos en sus "informaciones" y que llevan a cabo campañas propagandísticas en favor de los intereses de las grandes corporaciones económicas, no es algo puntual, casual o de este momento, viene desarrollándose, como decíamos y repetimos, ya desde los mismos orígenes del periodismo. Sin embargo, nunca como ahora había tenido tales cotas de degradación. Y no solo es el hecho de que se falsifique la información y se incurra en la propaganda, sino que de esto se derivan consecuencias trágicas y terribles para muchas personas en todo el mundo. Estamos hablando, por tanto, no solo de falta de ética, de carencia de deontología periodística, sino de implicación y responsabilidad en graves crímenes. Y en modo alguno es exagerado, está fuera de lugar o no es cierto lo siguiente:
Dentro de los grandes crímenes contra la humanidad las acciones de los medios de comunicación ocupan un lugar relevante.
 El sufrimiento provocado por los "enemigos" de Occidente siempre se magnifica, se sataniza y se proclama a los cuatro vientos. En cambio, el sufrimiento provocado por Occidente y sus amigos se ignora, se dulcifica, se justifica y se destierra al olvido sistemáticamente. La consecuencia de esta propaganda constante es que a mucha gente le resulta literalmente inconcebible que Occidente  pueda estar actuando de forma realmente censurable en el mundo: no se nos ocurriría bombardear un país de civiles hambrientos sin una buena razón, porque somos gente tradicionalmente humanitaria que actúa para bien.
...la opinión pública no tolerará el asesinato masivo de personas inocentes, a menos que esté convencida de que el objetivo es justo. Así que los medios de comunicación -particularmente la prensa "progresista", en la que la opinión pública deposita toda su confianza- están manchados de sangre hasta el cuello. 1
Los medios de comunicación corporativos: ¿manchados de sangre hasta el cuello?
En relación a algunos de estos crímenes, hay muchísimos más, pueden realizar una consulta el siguiente enlace: Periodismo.
Así como está justificada la denuncia hecha sobre los medios de comunicación en su responsabilidad en graves crímenes contra la humanidad, lo está en el mismo modo su calificativo como "presstitutes", por su venalidad y carencia de principios.
Cuando Gerald Celente calificó a los medios de comunicación de Estados Unidos como "presstitutes", estaba en lo cierto. Los medios impresos y de televisión (y la NPR -Radio nacional pública-) de Estados Unidos se prostituyen para Washington y las corporaciones. Informar sobre las noticias reales es su última preocupación. Las "presstitutes" son un Ministro de Propaganda y una cortina de humo. Esto es cierto para la totalidad de los medios occidentales, una colección de comprados y pagados para hacer de prostitutas. 2
En este papel de deriva moral e intelectual los medios han engañado a la población occidental sobre lo que ha ocurrido en Libia y también en Siria, aunque también lo hicieron sobre lo que sucedió en Yugoslavia, en Irak, en  Corea,  y en realidad en cualquier país que tenga algún interés para los dueños que realmente los dirigen y controlan.
Las presstitutes no mencionaron el hecho de que la invasión de Siria por musulmanes radicales afiliados a Al Qaeda fue organizada y equipada por Washington por medio de sus agentes en la región [aunque también ellos actuaban y actúan directamente a través de los servicios de inteligencia], tales como Arabia Saudí,  y los emiratos del petróleo [además de Israel, Turquía o Jordania]. Los estadounidenses suficientemente estúpidos para confiar en los medios de comunicación prostituidos no saben que no son los sirios quienes quieren derrocar a su gobierno, sino Washington, Israel y los islamistas radicales... 2
Y, ¿por qué?, sería una buena pregunta. Pregunta que no recibirá una respuesta sincera y real, y que ni siquiera será planteada con un mínimo de rigor en este mundo de depravada prostitución intelectual y moral.
Uno podría pensar que los medios de comunicación de EE.UU. se preguntarían por qué Washington prefiere tener a Al Qaeda gobernando Siria en vez de una gobierno secular que no busca la confrontación. Pero tal cuestión está fuera de los límites para los medios estadounidenses. 2
¿Por qué?, ¿por qué el Gobierno de Estados Unidos apoya y crea la barbarie en vez de buscar el entendimiento y el respeto? Respeto mutuo que traerá paz y progreso. Esta es la pregunta que deberán analizar los ciudadanos occidentales para poder acabar esta era de violencia, brutalidad y vileza, que trae destrucción y pobreza no solo a los países más o menos lejanos a los que afecta de una forma más directa, sino que llega también a los nuestros. 
Romper con la enorme mentira de los medios de comunicación es el primer e ineludible paso para que la era de la barbarie comience a conocer su fin. Pues, de otro modo, estamos nosotros mismos contribuyendo a que se perpertúe y finalmente nos acabe destruyendo a nosotros mismos.

Nota final:
Que nos perdonen aquí las personas que sin hacer daño a nadie se dedican al oficio al que se hace referencia. Pues ni ellas ni sus clientes tienen responsabilidad en crímenes de nadie por el hecho de practicar sexo bien por necesidad o bien por deseo. Los medios de comunicación en este caso les hablarán de las "mafias", de la "trata de blancas", sin indicar que es una parte minoritaria de este mundo y que este es en realidad principalmente una consecuencia de la verdadera causa de esta explotación, y no solo de la sexual. Causa que tiene que ver con la carencia de medios para subsistir, debido al acaparamiento de las riquezas y medios de producción de esta en  unas pocas manos, dejando en el terrible desamparo a los demás. En este mundo ya me adentré realizando este análisis que les recomiendo seguir: La prostitución: preguntémonos por sus causas.


Notas:
1. David Edwards & David Cromwell. Los guardianes del poder. Txalaparta, 2011.
2. Paul Craig Roberts. America´s greatest affliction: the presstitute mediahttp://www.paulcraigroberts.org/. 2.06.2013.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puede poner aquí sus opiniones, siempre con respeto y con ánimo de enriquecer y fomentar el debate.
Las personas que participen deberán identificarse con el fin de que asistamos a un debate e intercambio de opiniones en condición de igualdad.
Gracias-Mila esker-Thank you.