miércoles, 21 de septiembre de 2022

El drama que se ocultó y oculta de Ucrania (PS actualizado 30.09.22)

 


Cuando la gente y la sociedad que le rodea es indiferente y deliberadamente ciega hacia el sufrimiento de otras personas a las que considera de poco valor, de acuerdo a lo que les  ha sido inculcado en los medios de comunicación y a lo que oyen de sus líderes políticos, económicos y sociales, es cuando  debe usted pensar que esa sociedad en la que vive no es una sana, sino una enferma. Pues en ella habitan los mismos demonios que agitaron los dementes que lanzaron a hordas de sádicos y fanáticos en Ucrania contra una población civil indefensa que había olvidado los monstruos que ahora revivían del pasado.

Y no se engañen, no era ni es algo que no se supiese, porque aquí uno mismo podía ver como ya en diciembre de 2013 bandas de criminales fascistas sedientos de sangre desataban la más extrema violencia en la capital de Ucrania, en Kiev, ante la complacencia de medios de desinformación y falsas organizaciones humanitarias, quebrantando la protección del estado y de sus fuerzas de seguridad.

La calma y paz del campo y las ciudades del sur y del este de ese estado ucraniano pronto iban a ser alteradas. Y quien pensase que  unos acontecimientos políticos funestos no podían tener importancia en su vida, pronto y trágicamente iba a averiguar que no era así. Que un lugar bello donde la felicidad y la convivencia tenían ya su espacio bien consolidado se iba a convertir en el peor de los infiernos pocos hubiesen dado crédito de ello. Pero así es la vida, podemos ser indiferentes a la política, pero ella no lo será con nosotros. Y cuanto más indiferentes seamos peor serán los resultados, porque si no hacemos algo por nosotros mismos nadie lo hará y nadie se preocupará.

Recordemos qué sucedió una vez desatados y armados los monstruos para el exterminio de los perseguidos por los fanáticos del ultranacionalismo ucraniano, y que tuvieron su primera gran puesta en escena en sangre en la Masacre de Odessa.

Esta obra basada en hechos reales se titula Hotsunlight, es del año 2021 y fue dirigida por Maxim Brius y Mikhail Vasserbaum.


En este filme se retrata con viva realidad algunos de los terribles crímenes cometidos contra la población civil de Donbass.



Esta obra refleja una parte del horror sufrido y vivido, constatado con contundentes e irrefutables evidencias por todos aquellos que fueron allí para ver lo que sucedía preocupados por la paz, la justicia y la verdad.



Si se acuerdan, el mismo ejército ucraniano ya empezaba el 2 de junio de 2014 a bombardear a la gente de la calle en Lugansk.

Se refleja esa matanza en el trabajo mencionado.


Este bombardeo y masacre de civiles no ha cesado. Anteayer, 19 de septiembre, otra matanza en la capital Donetsk, con al menos 16 personas asesinadas.


En este blog vine denunciando lo que allí ya ocurría desde 2013 a 2014. Al comienzo de diciembre de 2013  mostraba que el cariz tremendamente violento que se estaba desarrollando y que no era contenido, en realidad ensalzado por occidente, auguraba un sórdido futuro. Que el fascismo  llegó de nuevo a Europa con no solo rechazo sino con estremecedora aprobación, y que solo la derrota del régimen nazi y sus socios en Ucrania será la solución y una victoria para las personas de bien.

Quien no se ha interesado por lo sucedido en este estado, no puede quejarse de lo que ocurre ahora con una guerra y una invasión que no fueron iniciadas por la Federación rusa. Tampoco podrá quejarse del final de Ucrania, que era y es un estado, pero no un país, basado en un delicado equilibrio que Washington y sus nazis alteraron.

Sobre ese delicado equilibrio habla Alexander Dugin. Al que los fanáticos asesinaron a su hija, mostrando su carácter intolerante, mezquino y criminal.


Estamos hablando de criminales dirigentes que utilizan a asesinos a sueldo y convictos para aterrorizar a la población y eliminar aquellos que no son degenerados mentales como ellos. Como los nazis alemanes, pero incluso todavía peor 

Después de prohibir la práctica totalidad de su oposición política, publicar una lista negra de periodistas y académicos extranjeros acusados de hacer «propaganda rusa» y aprobar una ley que excluye al 70% de los ucranianos de la protección laboral, el presidente ucraniano Volodímir Zelenksi ha liberado a militantes fascistas condenados por algunos de los crímenes más atroces que ha visto el país desde la Segunda Guerra Mundial.

Según un informe del 11 de julio en los medios de comunicación ucranianos, Ruslan Onishenko, comandante del ahora disuelto Batallón Tornado, fue liberado como parte del plan del presidente Zelenski para liberar a los prisioneros con experiencia de combate. Además de un compromiso inquebrantable con el fascismo, Onishenko es conocido como un sádico psicópata que participó en agresiones sexuales a niños, torturas brutales a prisioneros y asesinatos. 1



PS,

Entre las múltiples barbaridades y aberraciones de los ucros podemos ver como en un bar de Leópolis ofrecen en su carta platos y bebidas que son una burla macabra de personas asesinadas cruelmente por esos fascistas. 

1. La Madonna de Gorlovka.. Salsa de tomate ÷ vodka ucraniano.

 Es repugnante ver como hacen la equiparación de la sangre con la salsa de tomate y lo celebran Esta mujer, Kira Juk, fue asesinada junto a su hija cuando jugaba en un jardín en un bombardeo del ejército de Ucrania en 2014 a una zona residencial.


2. La casa de los sindicatos-alitas de pollo a la barbacoa.

Otra demencia macabra, riéndose de las más de las 40 personas asesinadas y quemadas en la Masacre de Odessa.


3. Variedad de chupitos. El paseo de los ángeles. Todos los chupitos serán diferentes.

Celebran el asesinato de centenares de niños que se conmemora en ese memorial de Donbass.



4. Un trofeo de un ruso. Testículos marinados. 

Basado en las prácticas de tortura y asesinados de los ucronazis.




No es un caso aislado. Empresas de catering ofrecen platos representando a rusos, a los que llaman orcos 


Discurso de Vladimir Putin en relación al nuevo cambio en la actitud a la guerra. Un cambio todavía insuficiente y que no termina de entender que occidente no quiere la paz y que mientras no se acabe con la Ucrania títere de los extranjeros, como con los otros estados que hacen esa función y rodean a Rusia, no podrá haber paz.


La voz de los refugiados de la zona de Jarkov que han huido ante el terror desatado por el ejército ucronazi y los mercenarios de la OTAN. Quieren ser parte de la Federación russ cuando esta zona sea recuperada y alejarse de la barbarie y miseria de ka Ucrania nazi.


Para aquellos descerebrados que todavía no entienden la ideología criminal de los ultranacionalistas nazis, apologistas de Bandera. Si entran en Rusia te cortarán la cabeza antes de tratar de dialogar con ellos, y no importa como seas o pienses.

 La serpiente debe ser aniquilada. Es algo que ni el Kremlim, estúpidamente,  lo tiene claro del todo, pese a la retórica de las palabras en oposición a los hechos.


Occidente ha apoyado y sigue apoyando una política de exterminio nazi hacia la población de cultura rusa en Ucrania. La Federación rusa no se comportó como debiera y no actuó decididamente para acabar con esa monstruosidad que ahora se ha vuelto contra ella, porque así estaba pensado que fuese y ha sido.




Por fin los referéndums, que traen seguridad y futuro a la gente. Aquí en la región de Jersón.


Sobre como cala la propaganda de guerra en las alienadas e ignorantes mentes occidentales.


Sobre personas valientes que fueron para acabar con la guerra sucia ucronazi y dar esperanza a un país que vuelve a renacer.


Otra matanza deliberada en Donetsk, el 22.09.22, contra civiles.


Movilización en la Federación rusa para acabar con los nazis y sus colaboradores.


La embustera y propagandista prensa occidental, cuando aún no había entrado la Federación rusa, tenía que reconocer lo evidente: que Estados Unidos apoyando al régimen neonazi ucraniano nos llevaba a una guerra contra Rusia, con enormes implicaciones para todo el mundo. Hoy callan esa realidad y mienten.


Que no les cuenten la película de que el alistamiento es impopular en la Federación rusa. No se olviden que su país y su existencia está en juego. Ell@s se están defendiendo, nosotr@s atacando. Saquen sus conclusiones.


La opinión de los rusos sobre la movilización. Debió haberse hecho antes se escucha en más de una de las declaraciones. Y tienen razón.




El criminal títere ucraniano, haciendo apología del genocidio y limpieza étnica de los territorios de cultura y sentimiento ruso.


Y lo que decía, la verdad, antes de ser presidente.


Vladimir Putin dando una lección a un cretino nazi ucraniano.


Curioso que la mayor oleada de refugiados de Ucrania comenzó en 2014 y fue hacia Rusia, y curioso que la mayor oleada siga siendo hacia Rusia después de febrero de 2022. El agresor no es la Federación rusa, sino los ucronazis y la OTAN.


Cómo no querer salir de ese infierno nazi de barbarie, intolerancia y miseria, olvidándose de Ucrania y volviendo a sus raíces rusas.





Referencias-Notas:

1. Estos son animales, no personas»: Zelenski libera a violadores de niños y torturadores condenados para reforzar a los militares mermados [Esha Krishnaswamy – The Grayzone, 30.07.2022]

https://l-hora.org/es/estos-son-animales-no-personas-zelenski-libera-a-violadores-de-ninos-y-torturadores-condenados-para-reforzar-a-los-militares-mermados-esha-krishnaswamy-the-grayzone-30-07-2022/

https://youtu.be/u4oswhoBTlk










sábado, 20 de agosto de 2022

La guerra de Ucrania ha puesto en evidencia una vez más a occidente

 

Occidente reavivando el nazismo en Ucrania 

Dice el dicho, dime de qué presumes y te diré de qué careces. Y bien que esto podemos aplicarlo a nuestra sociedad occidental, donde se creen ellos y ellas que son el referente en democracia, libertad, progreso y derechos humanos. Y eso a pesar de que han sido ell@s los que han desatado todas y cada una de las guerras de agresión que este último medio siglo ha sufrido. Y no hay nada que vulnere más esos principios de los que se presume que una o varias guerras de ese tipo. Se acuerdan por ejemplo, porque hay muchísimos ejemplos, de Yugoslavia? De Irak? De Libia? De Siria? Y de Ucrania?

Sí, porque la guerra de Ucrania no comenzó con la intervención de la Federación rusa ni tampoco lo hizo la invasión. La guerra comenzó en 2014 con el golpe de estado de Washington, forzando violentamente la instauración de un régimen nazi. Así mismo, la invasión comenzó entonces, cuando los fanatizados militantes de la extrema derecha, procedentes del oeste del país, fueron a una tierra que no era suya a exterminar a la gente autóctona del sur y el este, de cultura rusa. Ell@s lo vieron y sufrieron con sangre y destrucción como lo que era, una invasión.

Los inquisidores de You Tube censuran el acceso a cualquier informe veraz sobre Ucrania. Como la serie Roses have thorns de Watchdog Media.
 Enlace del vídeo: https://m.youtube.com/watch?v=t3c7CXzeYdA&t=108s

Basta escuchar a los habitantes de cultura rusa en lo que era Ucrania, prácticamente la mitad del estado, para comprender que la visión occidental del conflicto es completamente errada. Quienes han sufrido la violencia y extorsión extremas durante 8 largos años por parte de los neonazis, y el ejército ucraniano ya fue sometido a esa ideológía criminal, no esperan otra cosa que la liberación de ese horror. Llevan esos 8 años esperando al ejército que finalmente vino en febrero de 2022. Por ese motivo la operación militar especial de la Federación rusa no es vista como una invasión, sino como una liberación.

El dolor y sufrimiento de las personas ha sido y es enorme, y no ha sido o es causado por el ejército aliado, el mal viene del ejército ucraniano, que mata y destruye todo lo que tiene por delante. Oigamos de nuevo a los testigos que han conocido de primera mano una realidad que nunca hubiesen deseado o pensado.


No tienen los ucranianos ningún código ético, bombardeando deliberadamente a los civiles y extendiendo de forma masiva minas en zonas rurales como urbanas. Así están pensadas las denominadas "minas de pétalo o de mariposa"

Lo único que sí se le puede achacar al gobierno de la Federación rusa es el no haber intervenido antes, no debiendo haber dejado crecer y fortalecerse tanto al nazismo apoyado por Estados Unidos y sus socios. La pesadilla nazi de Ucrania no debió haber ocurrido.

Por qué en occidente solo muy pocos cuentan la verdad de lo que allí ocurre? Unos hechos que son fácilmente contrastables. Por lo de siempre y que nunca se reconoce. La sociedad occidental no es una plural y democrática. En realidad está controlada por cuatro grandes familias financieras a las que los demás sirven, ellas han impuesto un mismo discurso en los medios de comunicación, que son de su propiedad o están bajo su mando. La gente de la calle, muy poco libre y consciente, sigue las directrices, como en un sistema dictatorial y totalitario, y los académicos solo piensan en hacer carrera y ganar dinero, sin importar la verdad o la moral. Es el mundo corrupto y decrépito de occidente. Gonzalo Lira lo describe perfectamente 

Añadamos a esto la persecución y expropiación de bienes de aquellas personas que han estado sobre el terreno y han tenido la valentía y honestidad de informar sobre lo que sucedía y sucede en Ucrania. Por ejemplo Alina Lipp en Alemania, Graham Phillips en Gran Bretaña o Anne Laure Bonnel en Francia.




You Tube ha vuelto a censurar este vídeo y otros que estaban en el canal Tertulias en cuarentena.

Gonzalo Lira expresa que occidente ya no puede ser creído, que no existe realmente la libertad de expresión ni la democracia.

Se le ha caído definitivamente la careta y ya no puede imponer al resto del mundo su voluntad. Occidente está aislado, la mayoría de los habitantes y países del planeta no van a obedecer sus órdenes y no sancionarán a Rusia. Con la derrota ya cercana de la OTAN, que utiliza a los ucranianos como carne de cañón, la situación se agravará todavía mucho más y la Federación rusa saldrá muy fortalecida. Ellos, la OTAN, iniciaron la guerra y la perdieron. Los conflictos militares pueden provocar cambios que de otro modo costaría mucho tiempo llevarlos a cabo y el mal cálculo hecho por Estados Unidos y sus secuaces ya ha cambiado y cambiará definitivamente el mundo a mejor. Donde unos pocos no podrán imponer su tiranía al mundo entero, como hacían y querrían hacer todavía más las corporaciones occidentales.



PS:

El 29 de julio el ejército ucraniano lanzaba un misil, mediante el sistema Himars estadounidense, contra el centro de detención de Yelenovka, matando a más de 50 de sus soldados, incluidos miembros del antes ensalzado batallón Azov. Por qué ocurrió tal suceso? Hay una explicación: los militares detenidos comenzaron a contar verdades muy incómodas que ya se sabían pero ahora lo decían sus actores directos, que recibieron órdenes para aterrorizar y matar a la población civil, y destruir sus pueblos y ciudades. Que organizaciones como la ONU u otras " humanitarias" , como la Cruz Roja, no estén haciendo lo que deben sobre este crimen de guerra habla claro de lo que son y para qué son.














domingo, 7 de agosto de 2022

La degradación de la cultura en occidente

 

La cultura de la degeneración. Femen celebrando la Masacre de Odessa

Les comentaba lo siguiente sobre la cultura , algo que con el tiempo no ha hecho sino  empeorar.

Seguimos a la merced y al capricho de lo que el mundo empresarial y el mundo financiero dictaminen para el futuro de la humanidad. Seguimos escuchando sus medios de comunicación: su prensa, su radio, sus televisiones, su cine; seguimos "informándonos" sobre el mundo según el prisma de sus intereses, no según un criterio racional y ético de comprensión del mundo.

Necesitamos una cultura libre de los intereses económicos egoístas de los dueños de la economía, necesitamos una cultura que forme personas, como personas libres y éticas y como seres con conocimientos rigurosos, una cultura que defienda el respeto y el diálogo como formas de entendimiento entre los seres humanos y el espíritu crítico como forma de conocimiento.

Pero cada vez estamos más lejos en occidente de este objetivo intelectual y moral.

Nuestra sociedad es un desastre en todos los sentidos. Destacando solamente en una muy abundante hipocresía.

Así, si el nazismo vuelve a Europa en Ucrania se le apoya con fervor y se ensalza a los criminales fascistas mientras se demoniza y se mata dos veces a las víctimas: la primera mirando a otro lado o ensalzando su muerte física, la segunda borrando o ensuciando su memoria. Todo sin buscar un entendimiento real de la situación. La gente se mueve por falsas emociones y no por verdaderas razones.

Pues no debemos olvidar que la servidumbre de la izquierda como la de la derecha política de estos lares no tiene otro propósito que obedecer al dios del poder financiero y así bajo sus órdenes embrutecer y anestesiar al conjunto social que se mueve por los bajos instintos y los todavía más bajos pensamientos. Y así al producto de esto, que es denominado tal cual, como producto, que no es sino para el propio beneficio corporativo a cuenta de todos y para el atontamiento y la perversión generalizadas, se le llama cultura.

Ciertamente vivimos en la era de la hipocresía.

Y ya con el fin de aportar un poco de sensatez en medio de tanta corrupción, les traigo este artículo de un hombre con cualidades poco comunes hoy, es decir valiente y con cierta honestidad, Juan Manuel de Prada. A pesar de ser publicado,  no con el mayor gusto de su editorial,  por otro medio tan demencial como los otros medios de desinformación, como es ABC.


Bono cultural joven

JUAN MANUEL DE PRADA

Se ha anunciado a bombo y platillo la concesión de un ‘bono cultural’ a todos los jóvenes mayores de dieciocho años, «destinado al consumo de productos y servicios culturales», entre los que se cuentan cine, teatro, libros, música, festivales, videojuegos y suscripción a plataformas digitales que procuran películas y series en línea. Por supuesto, tan sórdida iniciativa no ha hallado contestación convincente desde las tribunas mediáticas (que, a fin de cuentas, participan del chollo), ni tampoco desde otras facciones políticas, unidas todas en esa reverencial idolatría a la ‘cultura’ propia de la gente ignorante. Si acaso se ha sugerido tímidamente que el bono en cuestión es una medida clientelar, que compra el voto de los jóvenes; cuando lo cierto es que sus ambiciones son infinitamente más mayores.

"Cultura es el alimento que el alma necesita para lanzarse al conocimiento del mundo; y ese alimento no puede ser un ‘producto’"

Sin entrar siquiera en el fondo de la cuestión, se podría haber señalado que tal bono se destina al ‘consumo’ de ‘productos’. Ambas palabras sirven para describir la naturaleza de una medida corrosiva, que en efecto trata de azuzar hábitos consumistas y dirigir la curiosidad y el anhelo de conocimiento de los jóvenes hacia ‘productos’; es decir –como la propia etimología de la palabra nos indica–, hacia cosas que han sido fabricadas con el propósito de que seamos ‘guiados’, ‘conducidos’ (ductus) hacia los rediles que interesan al sistema. En realidad, la expresión ‘producto cultural’ constituye un oxímoron delator: pues ‘cultura’, en la acepción clásica de la palabra, es el alimento que el alma necesita, para lanzarse al conocimiento del mundo; y ese alimento no puede ser un ‘producto’ (algo fabricado con el fin de guiarnos hacia un redil), sino exactamente lo contrario: algo que, aun estando fuera de nosotros, nos reconcilia con lo que somos. Lo que nuestra época denomina cínicamente ‘cultura’ es, por el contrario, el ruido que nos distrae e impide saber lo que somos; un puro ‘consumo’ que aturde y aísla el alma, hasta convertirla en un vertedero donde tienen cabida todos los paradigmas sistémicos. Si la ‘cultura’ es, ante todo, un ‘vínculo’ con nuestra propia identidad (con nuestra tierra, con nuestros antepasados, con nuestra genealogía espiritual), los ‘productos culturales’ son ‘hipervínculos’ que, a la vez que nos desarraigan, nos lobotomizan, convirtiéndonos en rebaño sometido a las modas y encantado de dejarse pastorear.

Existen tres formas de falsificación de la cultura; y de las tres participa este malhadado bono. La primera consiste en hacer de la cultura una diversión que estimula los apetitos sensitivos, a la vez que anestesia los apetitos intelectivos; la segunda consiste en hacer de la cultura una estafa o sacaperras del contribuyente; la tercera y más grave consiste en hacer de la cultura un instrumento para corromper al pueblo, mediante el suministro en un ‘soma’ (los ‘productos culturales’) que, a la vez que convierte a los seres humanos en una agregación de átomos extraviados e individualistas condenados a la intemperie espiritual, se convierte en una suerte de líquido amniótico que los encapsula, moldeando sus conciencias hasta tornarlas todas iguales y sumisas a los paradigmas culturales, haciéndolas berrear la misma canción vitalista (en inglés, para más inri), haciéndolas ver la misma serie televisiva woke, haciéndolas jugar al mismo videojuego embrutecedor.

Este ‘soma’ corruptor no es más, por supuesto, que una inmensa colección de baratijas para mantener a la gente distraída, sometida a estímulos que, lejos de formar el gusto y nutrir la razón, contribuyen a su vaciamiento y pudrición. Se trata de evitar el esfuerzo del intelecto y la búsqueda espiritual que toda auténtica inquietud cultural exige por una evasión del intelecto y una búsqueda sensitiva, que busca goces efímeros, chisporroteos morbosos que, lejos de iluminar la verdad de las cosas, la nublan y oscurecen, procurando a cambio cosquillas placenteras a nuestros sentidos (que, desligados del alma, han desarrollado entretanto gustos frívolos o desquiciados, cuando no directamente aberrantes).

Sin duda, lo que este bono pretende es mucho más grave que convertir a los jóvenes en ‘clientes’ de la ideología gubernativa. Se trata de suministrarles gratis el ‘soma’ que los convierta en un ejército de jenízaros adoctrinados en los paradigmas sistémicos que interesan al reinado plutocrático mundial. No se trata tan sólo de que voten a la facción que les procura el bono; se trata de que el bono ‘abone’ (o sea, calcine) sus almas, algo infinitamente más ambicioso y perverso.


PS:

Se ha mostrado  el carácter siniestro de políticos en España, como el alcalde de Madrid, Jose Luis Martínez Almeida. Al que en una llamada, creyendo que hablaba con el alcalde de Kiev, han mostrado lo que realmente piensa. Llamando bastardos a los rusos, uniéndose a su persecución y confiscación de bienes. Se vuelve a repetir la persecución nazi de los judíos, ahora aplicada a otra cultura. Además, se une a deportar a los ucranianos que estén en España para enviarlos al frente de guerra, a prolongar esa barbarie y a una muerte segura si no tienen la suerte de rendirse.



Sobre la riqueza cultural y naturalística de la Federación rusa.









miércoles, 15 de junio de 2022

Ucrania tendrá el final que merece.

 

En Kiev se bañan en junio de 2022 a orillas del Dnieper mientras su ejército bombardea a la población de Donbass. Una historia que dura ya ocho años.

Continúa y continúa el ejército ucraniano, un día tras otro, como ha hecho durante esos ocho años, asesinando deliberadamente a civiles completamente indefensos. Este lunes 13 de junio intensificaba ese bombardeo tan terrible como rutinario, dejando al menos cinco muertos y numerosos heridos, atacando también una maternidad en la ciudad de Donetsk.

Bombardeo de un mercado, con la muerte de una madre y su hijo



Maternidad tras sufrir el ataque.

Bombas sobre zonas residenciales en Donetsk

Pero como les he ido comentando esto sucede cada día en la capital Donetsk y en aquellas localidades donde el régimen de Kiev tiene posibilidad de perpetrar estas atrocidades. 

 Por ejemplo  el 30 de mayo en esa misma ciudad con el resultado de al menos 3 personas muertas y varias heridas.



Y ese mismo día en Makeevka quebraban la vida de una niña que destrozaba a toda una familia.

En Severodonetsk en junio de 2022 destruyendo zonas residenciales.

Por qué hace esto el ejército ucraniano? Por qué ataca a civiles de forma encarnizada y deliberada? Bueno, la respuesta no es complicada aunque no sea fácil de entender para una mente cuerda. Lo vienen haciendo desde el golpe de estado de 2014 en el que los dirigentes de los Estados Unidos destruyeron la democracia y la convivencia en Ucrania, instalando un régimen fascista. Ya en el Maidán de Kiev comenzaron sus matanzas, contra la policía y contra su propia gente utilizando francotiradores para escalar el conflicto, derrocar al gobierno y así, como los nazis, hacerse con el poder de forma violenta.


Una vez se hicieron con el control de Kiev desataron la violencia y el fanatismo contra el resto de lo que era Ucrania, especialmente hacia los habitantes de cultura rusa, mayoría clara en el sur y en el este. Como ocurrió en Odessa, al sur junto al Mar Negro, que el 1 de mayo se manifestaba contra la llegada del fascismo. El siguiente día, el dos, perpetraron los criminales del Sector Derecho una matanza ya planificada, la masacre de Odessa.

Y de ahí extendieron los ataques, utilizando ya armamento pesado, como aviones o artillería. El 2 de junio arrasaban en Lugansk con la vida de numerosos civiles, utilizando cazas para dañar y asesinar a la población de a pie, a la gente de la calle.

Y no han parado desde entonces, durante 8 años, hasta el mismo día de hoy.


Estos fanáticos nazis, que son un verdadero peligro para la humanidad, no consideran siquiera como humanos a otros seres humanos que no sean de su cultura, "raza" o ideología.


Por tanto, ante este tipo de monstruos no cabe la negociación, el acuerdo, el diálogo que nunca quisieron y que piden cuando ven su inminente derrota. Solo acabar con ellos para siempre, haciéndole así un favor a la humanidad. 

No obstante, la propaganda occidental, que nubla la vista, los oídos y la sensatez de sus habitantes ocultando y engañando sobre estos hechos, ha tratado de mostrar la acción militar de la Federación rusa contra este régimen criminal y genocida como la decisión propia de su gobernante, Vladimir Putin, y con una intención supuestamente expansionista e imperialista. Sin embargo la realidad ha sido, es y será tozuda, y dice cosas bien diferentes. El presidente ruso, como los que le rodean: Lavrov, Medveded y otros, en realidad se han visto forzados a tomar esa decisión dada la muy justificada presión social por la indignación ante el exterminio de su gente en Donbass y otras zonas de Ucrania, y al peligro ya inminente de que la tiranía de Zelensky, empujada por Washington y la Unión Europea, tenía previsto ocupar Donbass, Crimea e incluso zonas de la Federación rusa, perpetrando un verdadero genocidio. La enorme acumulación de tropas ucranianas en la frontera indicaban a las claras las intenciones, ya comentadas descuidadamente por Zelensky en una entrevista de diciembre de 2021.

Ante esta situación la terquedad de Putin o Lavrov por llegar a acuerdos con occidente y caerles bien era algo inaceptable, y hubiesen sido quitados de sus puestos por la gravedad de que ya estaba en juego la propia Federación rusa, en realidad toda la cultura y el mundo ruso en sí.

Que los dirigentes de Rusia se hayan comportado tan torpemente, llegando a unos Acuerdos de Minsk, que no iban a cumplir ni Ucrania ni sus padrinos, alargando el sufrimiento de la población y fortaleciendo a los nazis, demuestra hasta qué punto sus mentes estaban y siguen estando en cierta medida condicionadas por la visión occidental. Ellos tratan de ser respetuosos con la legalidad internacional y los compromisos adquiridos frente a piratas, ladrones y asesinos, que no respetan nada. Algo ridículo. Pero cuando tienes cierto  lavado de cerebro, como le sucede también a la gente de occidente, no reparas en estas cosas tan obvias.

Es claro que el sur y el este de lo que era el estado de Ucrania, pero que en verdad era y es Rusia, porque así lo quieren y sienten sus habitantes, formará parte de la Federación rusa. Pero parece también bastante obvio, dado el fanatismo y peligro que representan quienes han apoyado toda esta barbarie, que deberán someter y desnazificar completamente a Ucrania. Como de costumbre Putin y compañía tratarán de negociar con miembros del ejército ucraniano. Pero cómo vas a negociar con alguien que está masacrando premeditadamente a tu gente en claros crímenes de guerra. Los terribles hechos volverán a hacer que los gobernantes de Rusia actúen de forma decidida y firme, acabando de una vez con esta serpiente y los huevos que puso. El no hacerlo será el final justificado de esos dirigentes y la guerra nuclear que se debió evitar.

Que impere la justicia y la cordura.


PS:

La aparente lentitud del ejército ruso, que es una máquina imparable que una vez  coge algo ya no lo pierde, se debe a que el sur y este  de Ucrania y su gente van a ser suyos.  Por tanto no son tan estúpidos para dañarlos, protegiéndolos lo máximo posible. Destruyen solo aquello que supone una amenaza militar.  Y van a ir tomando territorio poco a poco pero sin detenerse, hasta que vaya colapsando el régimen y el ejército, ambos corruptos, que finalmente sucederá. Así ocurrirá en Donbass, para luego rodear Odessa y esperar su capitulación. También seguirán una técnica de colapso, apoyándose en los ucranianos que están hartos del nazismo, para derrotarlos y establecer un gobierno no hostil, más unido a Rusia y no dependiente de occidente. Gonzalo Lira explica la estrategia rusa en Ucrania, con atención a Odessa.


Los crímenes de Los ucronazis en Severodonetsk.


En Alemania se ve que el nazismo perdura y persiguen a aquell@s que dicen la verdad sobre lo que ha sucedido y sucede en Ucrania, como Alina Lipp.



Los sucios negocios de los militares ucranianos.



El ejército ucraniano una degeneración.


Un vídeo de propaganda de Ucrania: "Bombardeo ruso de una escuela", pero hay un importante pero, a los 12 segundos aparecen cajas de armamento,ñ. Claro, llenan las escuelas estos criminales de armas y si filmas aparecen.





Nazilandia


Armas españolas para la barbarie:


Esto lo han permitido y aplaudido todas las ratas políticas y mediáticas que hay en occidente.





lunes, 30 de mayo de 2022

Una reflexión sobre la guerra en Ucrania: Será un Vietnam para Rusia?

 


Las tropas Ucranianas hacían cosas terribles.

Para hablar sobre temas que atañen a la vida social humana, en concreto aquellos que afectan directamente a lo político y lo económico, es necesario si un@ quiere hacerlo con rigor disponer de tres requisitos: el primero es la honestidad, tan escasamente presente y que verán muy poco  extendida no importa donde se muevan. La gente en realidad suele atender a lo que su entorno social le marca y creerán, al menos de cara a otr@s, lo que en conjunto ell@s aceptan. Sin importar mucho si tales creencias tienen alguna relación más o menos cercana con la realidad. Creencias, tengámoslo en cuenta, que vienen habitualmente Inducidas desde las opiniones e intereses de un reducido grupo de personas que dirigen esa sociedad y que influyen y condicionan el comportamiento de los demás.  

El segundo de los requisitos es el tener criterio. Cosa muy poco habitual. Son muy poc@s aquell@s que saben separar el trigo de la paja, que pueden discernir y ver con claridad lo que verdaderamente y fundamentalmente ocurre. 

El tercero, que influye en el primero y en el segundo, como los otros influyen en este y entre ellos mismos, es el tener conocimientos, saber de lo que se habla, informarse.

El caso del que les suelo hablar últimamente por su trascendencia, la guerra en Ucrania, es un buen ejemplo de lo que les comento. Aquí en occidente prácticamente nadie está siendo honesto, tampoco se ve algo de criterio y no hay intención por informarse seriamente. Lo cual es una tragedia que nos está causando y nos podrá causar daños muy cuantiosos y duraderos, algunos irreversibles.

No obstante, sí hay personas que han reflexionado seriamente y honestamente sobre lo sucedido y por suceder. Una de ellas es Gonzalo Lira, que tiene un criterio y una capacidad de explicación y de síntesis muy sobresalientes. Voy a comentar alguna de estas  muy importantes reflexiones que hace él. Por ejemplo la del 21 de mayo titulada: Será Ucrania el Vietnam de Rusia? No, será el de Polonia.

Comienza el chileno-estadounidense que vive ahora en Jarkov, al noroeste de Ucrania, aclarando algo sobre su situación que explica otras. Si hay conflicto de intereses, como ocurre con quienes trabajan al servicio de las corporaciones a través de los medios de comunicación o quienes tienen vínculos con el sector farmacéutico siendo del estamento médico, difícilmente van a poder ser imparciales y acercarse a contar las como son. Es imposible. 

Seguidamente rompe con un mito muy arraigado en occidente, que es el que vivimos en democracia. Pregúntense qué cuenta usted en las decisiones de su sociedad. Sí, puede elegir a este o aquel partido político, que ya han sido cribados y aleccionados, pero no para atender a las necesidades del conjunto de la gente, sino para satisfacer las de un puñado de grandes propietarios, dueños de la economía y también de la política. Hace un tiempo hice una comparativa entre la democracia de la Yamahiriya  de Libia y la nuestra, y no gustó porque nos desnudaba en muchos aspectos. Veíamos la paja en ojo ajeno y no la viga en el propio. Occidente es experto en destruir lo que no puede controlar y en despreciar lo que ignora.

Sobre la cuestión de si Ucrania puede convertirse en el Vietnam de la Federación rusa, este planteamiento demuestra un gran desconocimiento de lo que era y es Ucrania y de la situación tras el comienzo de la guerra en 2014 y actualmente. La mitad prácticamente de ese país es de cultura rusa y han sufrido una persecución cruel y genocida tras el golpe de estado de 2014. Vemos que no se ha entendido lo que ha sucedido en Ucrania y que tampoco se comprende qué es y por qué se libra esta guerra. Y por supuesto las consecuencias que se derivarán de ella. Tan difícil es ver que no es el ejército ruso el que es visto como invasor, sino el ucraniano. Pero esto no es de ahora, ya era visto así con toda la razón y por toda la barbarie que desataban ese ejército ucraniano y las milicias neonazis, en conjunción ambos, contra la población civil. El fanatismo del oeste del país, de Leópolis y zonas adyacentes se desataba contra quienes habían sido sus compatriotas del este, y a los que querían exterminar, como en su día hicieron con aquellos que no eran como ellos en su tierra: polacos, la población de cultura judía, de cultura rusa... Ucrania ha sido un estado impuesto pero realmente no ha sido un país.

El cáncer del oeste fue criado y extendido por Washington, el verdadero responsable de la guerra.

Es imposible así que la gente de Donbass, como Mariúpol, o la gente del sur, como Odessa, puedan apoyar a quienes les han masacrado, vejado y arruinado durante años. Plantear tal cosa es ridículo, es incluso criminal, como hacen los medios de comunicación occidentales. Lo vemos en el comportamiento del ejército y las milicias nazis ucranianas, escondiéndose entre los civiles que el ejército ruso quiere liberar, disparando contra la gente en su incapacidad, fanatismo y cobardía, asesinando a los que salen o no  salen a las calles, robando sus propiedades, destruyendo sus casas.


Una de las estrategias de los ukronazis. Meterse en edificios civiles atrapando a estos y utilizándolos como escudos humanos.

La crueldad y maldad no ha conocido límites en los nazis ucranianos. Han sido varios los casos en los que miembros del batallón de Azov han tratado de huir de Mariúpol a través de los corredores humanitarios abiertos por los rusos. Para ello se hicieron pasar por padres de familia, asesinando a los verdaderos padres y raptando a sus hijos.


Otra estrategia sucia y terrorista es el hacer volar plantas químicas o presas,  para causar una catástrofe. Un conjunto de acciones más propias de organizaciones criminales y terroristas que de un ejército.

Una de las consecuencias inevitables de haber provocado una guerra contra la Federación rusa, pues Ucrania a instancias de Estados Unidos y la Unión Europea había concentrado su ejército en Donbass para una ofensiva final que tomase no solo ese territorio sino además Crimea y otras zonas próximas y que eran de Rusia, es que el enfrentarse a la minusvalorada pero principal potencia militar en la Tierra tendría como tiene sus severas consecuencias. El poderío militar de la Federación está moliendo al ucraniano de forma continua e imparable. De 400 a 500 soldados ukros son muertos cada día. Esto, como comenta Lira, es una tragedia irreparable para el futuro de Ucrania, de lo que quede de Ucrania tras la separación del sur y del oeste. El futuro de Ucrania pende de un hilo, en todos los sentidos, por la insensatez y locura de unos pocos.


 
Muertos por nada. Muertos por occidente

Tras la caída de Donbass, donde está el grueso de las fuerzas armadas de Kiev, como consecuencia del colapso de estas ante semejante presión y tan poca motivación, pues las rendiciones y deserciones ya son masivas, Ucrania como estado se tambaleará, habrá una crisis de consecuencias enormes. La Federación rusa deberá entonces, porque no hay otra alternativa viable, hacer parte de su estado al sur y oeste, para evitar más castigos a su población y para que en el futuro no vuelva a ocurrir algo semejante. En ese momento de debilidad total e incertidumbre y vacío de poder ucraniano es probable que los polacos traten de tomar ventaja y revancha por lo que los ultranacionalistas nazis del oeste de Ucrania hicieron a los polacos en Volinia y otros lugares durante la Segunda Guerra Mundial, a los que exterminaron, y por haber perdido sus territorios históricos con el triunfo de la URSS, pasando a ser de Ucrania. Es aquí donde podrá iniciarse un cruento enfrentamiento, entre gente igualmente fanática, y aquí puede empezar un Vietnám,  pero para los polacos. No acaba una guerra y empezarán otras. Mientras Washington, si no puede conseguir sus objetivos principales, que eran contra Rusia, irá a otros intereses debilitando y hundiendo a la Unión Europea y haciendo negocio de esto. Y los europeos occidentales tendrán lo que se merecen, por haber estado del bando de la barbarie y de la injusticia.


PS.

Criminales calificados como héroes en occidente.


El ejército ucraniano continúa bombardeando a civiles deliberadamente, como venganza de su derrota allí donde no hay fuerzas militares, como en la ciudad de Donetsk, donde hoy 30 de mayo han matado al menos 3 personas y herido a varias.



Todos los días la misma barbarie intencionada contra civiles  indefensos, aquí del 31 de mayo, con una niña de 5 años muerta y una familia destrozada. Mostrando que los ukros no consideran a las personas del este y el sur de Ucrania como su gente y que si antes pretendían exterminarlas y quitarles su tierra, ahora se ensañan con ellas, al no poder con el ejército ruso, y sabiendo que esos lugares volverán a donde eran, a Rusia.



Vídeo de las estrategias del ejército ukro poniendo los tanques en los edificios civiles.


Genadi Matsegora, alcalde de Kupyansk, dice unas verdades molestas y no gustan al SBU y a la junta de Kiev. Raptaron a su hija por tener la sensatez de no enfrentarse al ejército de la Federación rusa.


Las "hazañas" del ejército ucraniano sobre la población de Lugansk, en junio de 2014. Está claro quienes eran y son los invasores y asesinos de civiles.


Continúan bombardeando a la población civil, aquí Severodonetsk en junio de 2022.


Melitopol: agradecimiento y colas para solicitar pasaporte ruso. Ucrania una pesadilla.


Sentimientos completamente justificados que no se quieren ver en occidente.