lunes, 27 de enero de 2020

Auschwitz: del horror de entonces a las mentiras de hoy

Cada ser humano que ama la libertad debe más agradecimiento al ejército rojo del que pueda pagar durante su vida (Ernest Hemingway).

Les recordaba hace cinco años, en el setenta aniversario, cómo se puso fin a la barbarie nazi. Hoy, cinco años después, se conmemora y a la vez se oculta cómo la Unión Soviética puso fin también a ese campo de explotación y exterminio, Auschwitz, y a otros como él.
Hagamos memoria.  
Con el mensaje de Ernest Hemingway mostrado en la cabecera, el brillante escritor estadounidense  recordaba algo cierto, que fueron los enormes sacrificios y cruentas luchas de los rusos, bielorrusos, ucranianos y otros aliados eslavos, los que causaron la derrota del nazismo. De otro modo, hubiese continuado este régimen con sus masacres y seguramente hubiese llegado a un acuerdo con los EE.UU., quedando impunes sus crímenes. Hoy tendríamos el nazismo con todos sus horrores y tal vez nos parecería algo normal, incluso a muchos historiadores como algo necesario y beneficioso para salvar a la civilización occidental.
 No hay más que recordar las bajas humanas para ver quién dio más y quién sufrió más, si bien los judíos, de diferentes nacionalidades, padecieron un holocausto, con en torno a seis millones de muertos, los países eslavos como Rusia o Bielorrusia tuvieron unas bajas mucho mayores, que hoy se estiman de veintiséis a veintisiete millones de personas. En Estados Unidos no llegaron a las trescientas mil y en Gran Bretaña en torno a cuatrocientas mil. Todo esto dice  mucho de cómo fue la guerra y cuáles eran los actores y objetivos principales. 
Si Alemania no hubiese declarado la guerra a EE.UU., seguramente la muerte de Hitler la tendríamos registrada como la de un ser normal, en su cama rodeado de sus seres queridos y recibiendo en los diarios, televisiones y radios abundantes recordatorios adulatorios sobre su persona, y hoy los libros de texto escolares hablarían de su gran visión de futuro y de los grandes avances que acometió. Las víctimas apenas serían nombradas y solo aparecerían con cierto rigor en libros desarrollados por expertos o por defensores de los derechos humanos, que no tendrían apenas difusión en los grandes medios de comunicación.
Los ejércitos de la Alemania nazi contaron con la ayuda, para la invasión y derrota de los “judeo-bolcheviques” (definición nazi de la Unión Soviética), de ejércitos de Croacia, España, Flandes o Hungría, pero fueron especialmente alentados y empujados por las corporaciones estadounidenses y europeas que les suministraban la financiación, el armamento y la logística para llevar el mayor ataque conjunto de la historia militar, con el fin de acabar con el gobierno comunista en la Unión de las Repúblicas Socialistas Soviéticas. 1


Respecto al enfrentamiento entre Estados Unidos y la Alemania nazi, no buscado en absoluto por Estados Unidos, hay que tener presente que lo sucedido en Pearl Harbour, pese a ser claramente una provocación a Japón deliberadamente preparada, no implicaba una declaración  de guerra a Alemania, que el mundo de los negocios no deseaba, porque el pacto entre las potencias del eje era de ayudarse si alguno de ellos era atacado; y este en principio no era el caso, pues aquí Japón aparecía como agresor. Que Hitler declarase la guerra tres días después de la declaración de guerra de EE.UU. a la potencia nipona fue algo inesperado y se debió a una estrategia militar que decidió en ese momento el ejército alemán, con el supuesto objetivo de abrirle dos frentes a  la URSS con la ayuda de Japón. 2
La visión de los dirigentes estadounidenses en relación a esta guerra la expresaron adecuadamente miembros muy influyentes como Henry Ford, cuya empresa, la conocida Ford, hacía grandes negocios con el nazismo:

Ni los Aliados, ni el Eje deberían ganar la guerra. Los USA deberían proporcionar a ambos campos los medios para continuar combatiendo hasta que ambos se hundiesen. 3

El que se convertiría en presidente estadounidense, Truman, iba en la misma línea, expresándolo de una forma tremendamente inhumana ya en 1941:

Si Alemania gana, debemos ayudar a Rusia y si Rusia gana, debemos ayudar a Alemania, a fin de que mueran el máximo de personas de cada lado. 3

Fue solo cuando el mundo de los negocios norteamericano vio el peligro que había  tras la derrota de Alemania contra Rusia, cuando urgió a la intervención militar en Europa; porque iban a perder su capacidad de control y sus enormes negocios en el viejo continente, además de los importantísimos intereses existentes en las colonias europeas por el mundo.
No debemos olvidar que EE.UU. entró en Normandía en junio de 1944, algo menos de un año antes de la capitulación alemana. En Europa habían llegado a Sicilia a mediados de 1943, instaurando por cierto de nuevo a la mafia y combatiendo a la resistencia antinazi, todo ello después de que Alemania ya estuviese claramente derrotada por la URSS. En esta situación Estados Unidos no podía ni puede pretender tener un gran derecho político, militar o moral sobre el resultado final de la guerra y la derrota del fascismo en Europa, pues otros contendientes, especialmente la URSS, tenían mucho más que decir, ya que habían sufrido y se habían sacrificado mucho más y de forma mucho más sincera.
Sin embargo, se procede a la falsificación de la historia tratando de mostrar un pacto de no agresión que tuvo que establecer la Unión Soviética con la Alemania nazi en 1939, para evitar ser destruida y ganar tiempo en fortalecer su defensa, como una connivencia con el nazismo. La realidad, terca ella, muestra  como el objetivo principal de los nazis, y de sus patronos las corporaciones, desde el comienzo fue la URSS. Las cifras de víctimas y el esfuerzo de las repúblicas del este lo demuestran. De hecho, ya he comentado, allí se sufrió el mayor holocausto con gran diferencia. 4
Que Estados Unidos, Francia, Inglaterra, España o la misma Polonia no hiciesen nada para evitar las invasiones de Austria o de la misma Checoslovaquia, nos enseña de parte de quién estaban. Que los campos de concentración estuviesen fundamentalmte en Polonia, un lugar donde ha imperado el fanatismo religioso y la persecución de los judíos,  también. Pueden verlo aquí: La invasión de Polonia.
Esta distorsión de la historia que padecemos hoy y en las conmemoraciones de hoy, claro está,  procede no solo de los Estados Unidos, sino de esa organización llamada Unión Europea, que lo que realmente hace es dividir a Europa y ocultar el siniestro pasado de las poderosas  personas y compañías que causaron aquellos estragos y que fueron los impulsores de ese lobby económico antisocial y frentista que fue la CEE, y que como vemos luego adoptó el eufemístico nombre de "Unión". 5
Hasta el día de hoy no he recibido la compensación a que me da derecho por mi trabajo como esclavo que llevé a cabo de abril de 1941 a mayo de 1942 en la fábrica de IG Farben de Auschwit4z [El cartel IG Farben constituido por Bayer, Basf, Hoechst o Agfa]. 5
Hoy se niega la realidad, como los campos de concentración eran lugares de explotación esclava y semiesclava de las mismas corporaciones que dominaban y dominan en nuestros días la economía, la política y los medios de comunicación de Europa Occidental y Norteamérica, de ahí su gran interés en tapar sus propios horrores, culpando a otros de sus pesados y terribles pecados. Pecados contra la humanidad.


Referencias-Notas:
1. Guy Spitaels, Jean-Marie Chauvier, Valdimir Caller. Pourquoi minimiser la victoire rouge? La Libre Belgique, 9.05.2005.
2. Jacques PauwelsFall 1941. Pearl Harbor and the wars of Corporate America. Global Research. 11.12.2011.
3. Jacques PauwelsEl mito de la Guerra Buena. Hiru, 2002
4. Finian Cunninghan. Wahrheit Macht Frei... Truth Sets You Free. Strategic Culture Founfpdation. 22.01.2020.
5. The nazi Roots of the 'Brussels EU'. , . Raths books. 2010. El testimonio corresponde a August Kowalczyk, prisionero n° 6804 de Auschwitz. 


sábado, 25 de enero de 2020

Nadia Murad o los activistas de derechos humanos como promotores de la guerra

Nadia Murad, ensalzada y agasajada en occidente, pero no precisamente por su verdadero valor humano y honestidad

Si les hablan a ustedes de una mujer que es consideraba activista por los derechos humanos, que sufrió la barbarie del ISIS al ser capturada y posteriormente violada, que consiguió huir de ellos y denunciarlo,  y que ha recibido numerosos reconocimientos, como el Premio Nobel de la Paz, seguramente suscitará en ustedes admiración y respeto. El que esta persona sea de Irak perteneciente a la minoría yazidi le da todavía más puntos de cara a la valoración occidental. Aparentemente todo esto debe ser así y los respetos parecen merecidos. No obstante sería bueno que contemplásemos la historia completa para ver si esta fama otorgada se corresponde con los hechos reales.
Tras el triunfo de la revolución islamista en Irán en 1979, debida a los años de la dictadura del Sha promovida y mantenida por los Estados Unidos y que marginaba a la mayor parte de la población, la potencia norteamericana decidió castigar tal comportamiento, para ello entonces apoyó a un movimiento laico en el país vecino, Irak. Este movimiento tenía un dirigente, Sadam Hussein, al que se encargaron de llevarlo a una guerra cruenta con la nación persa, ahora convertidos en enemigos. El tiempo pasó, acabó la contienda e Irán resistió, para colmo el otrora súbditó dejó de seguir las órdenes y permitió elevar el nivel de vida de los iraquíes al más alto de la región. Esto suponía que más pronto que tarde recibirían las iras del imperio, las cuales se mostraron en la conocida como la Guerra del Golfo. Allí el ejército gringo cometería otra vez más todo tipo de fechorías, como la Masacre del autopista, y posteriormente vendría el embargo y destruiría todas las infraestructuras de Irak, provocando la muerte de más de dos millones de personas y posibilitando la entrada de sus mercenarios de choque, Al Qaeda, en un lugar donde antes no tenían ninguna posibilidad de estar.
 Es aquí desde donde podemos partir y juzgar a esta mujer que mencionábamos, Nadia Murad, Premio Nobel de la Paz 2018. Para ello tenemos que recordar  la invasión de Irak, que se llevó a gran escala en 2003, aunque ya habían destruido previamente en gran medida y debilitado este país desde 1990 con los bombardeos que se iniciaron en la Guerra del Golfo y los embargos posteriores. Allí surgió, tras la hecatombe provocada por Washington y Londres, el ISIS, y surgió de Al Qaeda. Abu Mus’ab al Zarqawi  le da en enero de 2006 un nuevo nombre a Al Qaeda en Irak, MSC (Majlis Shura al Mujahidin -Mujahidin Shura Council), con el fin de tratar de mostrarla como algo más autóctono, aunque la organización siguiese siendo una organización mercenaria y extranjera. Después de la muerte en junio de 2006 de Zarqawi, es sustituido por  Abu Hamzah al Muhajir, que como su predecesor sigue la misma política, tratar de mostrar un carácter local a Al Qaeda. Así, en octubre de 2006 anunciará la formación del Dawlat al Iraq al Islamiy (Islamic State of Iraq -ISI-, el Estado Islámico de Irak), con un supuesto líder como emir llamado Abu Umar al Baghdadi. 1
Los llamados Registros de Sinjar, que son la base para la publicación Al Qaida foreign fighters in Iraq del Combating Terrorism Center  de West Point en Nueva York y perteneciente al Ejército de los Estados Unidos, exponen y explican el flujo de miembros de Al Qaeda hacia Irak en los años 2006 y 2007, y dichos registros comienzan poco después de la muerte de al Zarqawi. Posteriormente este centro del Ejército de los Estados Unidos publicó una ampliación de este estudio en  2008: "Bombers, Bank Accounts and Bleedout: al-Qa'ida's Road In and Out of Iraq."
Es oportuno aquí que recordemos ahora la historia de cómo Estados Unidos introdujo a Al Qaeda en Irak, para luego de ahí lanzarla hacia Libia y enseguida rumbo a Siria.
La invasión del Ejército de los Estados Unidos sobre Irak, ya en su segunda fase, en 2003, tuvo unos efectos devastadores para que grupos fundamentalistas y la propia Al Qaeda pudiesen aparecer y ganar fuerza en un lugar donde antes no tenían ninguna posibilidad. Pero esta presencia no fue una consecuencia indirecta de la invasión, sino que los propios servicios de inteligencia estadounidenses, con su embajada  a la cabeza, John Negroponte y su segundo Robert S. Ford, promovieron la creación de escuadrones de la muerte en Irak, con el fin de hundir al país en el caos y de eliminar a la verdadera resistencia a la  ocupación. Negroponte tenía ya un siniestro historial creando estas siniestras organizaciones de terror en América Central en los años 80 del siglo XX. 1 Robert S. Ford se convertiría en embajador estadounidense en Siria en enero de 2011 y enseguida empezaron a actuar los terroristas también allí, en Siria.
El mandato de Negroponte como embajador de EE.UU. en Irak (junto con Robert S. Ford) fue coordinar la embajada de Estados Unidos, dar apoyo oculto a los escuadrones de la muerte y a grupos paramilitares en Irak con vista a fomentar la violencia sectaria y debilitar el movimiento de resistencia. Robert S. Ford como número dos (Ministro Consejero para Asuntos Políticos) jugó un papel central en la embajada estadounidense en este menester. 2
Cabe recordar que no fue John Negroponte quien creó estos escuadrones de la muerte en Irak, pues el fue en abril de 2004 como embajador, sino que esta labor ya había sido iniciada desde el comienzo, en un plan bien preparado, por la Administración estadounidense.
Pero la pieza más importante del rompecabezas iraquí es el apoyo encubierto de Washington a los terroristas. Para entender mejor la violencia sectaria que asola el país actualmente, tenemos que entender lo que Estados Unidos estuvo haciendo durante la ocupación. Paul Bremer, autor de My year in Iraq, the Struggle to Build a Future of Hope ["Mi año en Irak, la lucha para construir un futuro de esperanza", un título falso donde los haya], desempeñó un papel fundamental cuando fue Gobernador Civil de Irak en 2003 y 2004. Cuando se ve lo que hizo durante aquel año habría que preguntarse para quién era un futuro lleno de esperanza. Sin lugar a dudas, no para los y las iraquíes:
“Cuando Paul Bremer disolvió la seguridad nacional y las fuerzas de policía iraquíes, formó otras con mercenarios y milicias sectarias que apoyaban la ocupación. En realidad, el motivo principal de las muertes de la violencia sectaria los años 2006 y 2007 fueron los espantosos crímenes cometidos por estas fuerzas.Según los Protocolos de la Convención de Ginebra, la ocupación representada por Bremer no solo no cumplió con su deber de proteger a la población del país ocupado, sino que oficialmente formó milicias y bandas armadas para ayudarle a controlar el país. Paul Bremer cometió crímenes contra la humanidad y un acto de limpieza [étnica] y de genocidio en Irak al atacar a miles de civiles inocentes por medio del ministerio del Interior y los comandos de fuerzas especiales.” (Prof. Souad N. Al-Azzawi, US Sponsored Commandos Responsible for Abducting, Torturing and Killing Iraqis. The Role of Paul Bremer, 4 de enero de 2014) 
En 2004-2005, el embajador estadounidense John Negroponte continuó el trabajo de Bremer. Con su experiencia en aplastar a la disidencia en América [Central] con la ayuda de los sangrientos escuadrones de la muerte en la década de 1980, Negroponte era “el hombre indicado para la tarea” en Irak. 3
Visto esto creo que ya podemos comprender lo que ha sucedido después. Entre otras cosas porque no es la primera vez que esto ocurre, ya vimos crear a Al Qaeda en Afganistán y la vimos utilizarla posteriormente, como ocurrió en la guerra contra Yugoslavia. Y de este modo no nos dejemos engañar por esa insistente propaganda de los medios de comunicación, con esos nombres también engañosos que ocultan la naturaleza real de lo que hay tras ellos. El denominado "Estado Islámico" ni es realmente islámico ni por supuesto es ningún estado, es, como hemos aclarado, una nueva denominación de Al Qaeda. Esa organización de terroristas creada por los servicios de inteligencia de Estados Unidos, Gran Bretaña, Arabia Saudí y Pakistán con el fin de atacar a la Unión Soviética en Afganistán. Es necesario que también hagamos memoria sobre los orígenes de Al Qaeda, que marcan su sentido de ser. Allí se invirtió por parte de las poderosas administraciones anglosajonas y las corporaciones económicas asociadas y dominadoras de ellas un ejército de mercenarios para lograr fines políticos y económicos mediante el uso de la violencia más atroz. Las cantidades de dinero y de armamento que se enviaron a estos apodados eufemísticamente como mujahideen o "guerreros santos" fueron enormes.
Estimaciones  de cuanto dinero canalizó el Gobierno de EE.UU. a los rebeldes afganos en la década siguiente varían, pero la mayoría de las fuentes indican la cifra entre tres y seis mil millones de dólares, o más. Cualquiera que sea la cifra exacta, esta fue “el mayor programa de acción encubierto desde la Segunda Guerra Mundial”. 4
 El objetivo estaba claro, no era un mero ensayo, una intentona, para eso no se destinan tantos  recursos. Se reclutaron combatientes de más de 40 países, en una cifra que ronda los 35.000. Como ahora sucede con el ISIS. Cuando hay mucho dinero y mucha publicidad en juego consigues mucha gente, aunque sea fundamentalmente para hacer deliberadamente el mal.
Algo que es necesario mostrar al mundo occidental, aunque no al mundo musulmán, es que estas organizaciones a sueldo no representan a la cultura musulmana, tan variada y tan tolerante, sino que son algo ajeno creado para dañar y eliminar la independencia de estos países respecto al sistema colonial establecido por Europa y Estados Unidos en el resto del mundo. Sin embargo, nos encontramos que el habitante occidental, tan habitualmente mal informado, suele identificar a lo que no son otra cosa que sádicos mercenarios con la doctrina más estricta del Islam. 
El renombrado Instituto educacional islámico Dar al-Ifta al-Misriyya [que se estableció en 1895 en Egipto] denunció el comportamiento del Estado Islámico y organizaciones asociadas como inconsistente con el Islam y urge a los medios occidentales a cesar de designar a estos militantes como "Estado Islámico". Los analistas recalcan que el  IS/ISIL/ISIS se originó de redes sin escrúpulos en los gobiernos occidentales y de Oriente Medio y que son terroristas patrocinados por el estado o mercenarios. 5
La realidad de estos entramados criminales la muestra su historia y sus hechos, claros como el agua para el que quiera verlos.
La historia del auge del ISIS [el "Estado islámico] es también la historia de los diseños hegemónicos de Estados Unidos [de sus dirigentes] en todo Oriente Medio. La campaña de destrucción por toda Siria y por los países vecinos no es sino uno de los objetivos a los que el ISIS contribuye a servir -el otro es manipular a la opinión pública a través de amenazas terroristas preparadas por todo el mundo con el fin de crear un clima de miedo en occidente y fomentar el apoyo para extender la intervención militar directa tanto en Siria como en Irak-. 6
A esta conclusión creo que ya debería haber llegado cualquier persona con un mínimo de información y sustancia en su cabeza. Pero resulta que no es el caso, como no es el caso de que muchos se preguntan cómo una organización sin ningún apoyo popular en su país o países de origen puede ir cometiendo actos de terrorismo no solo en occidente, sino en mucha mayor escala en países, que no por casualidad, son rivales del poder occidental. La respuesta aquí también es sencilla y obvia, pero pocos se la plantean.
Nos debemos preguntar a nosotros mismos, ¿quién realmente posee la capacidad -financieramente, estratégicamente, tácticamente y logísticamente- para llevar a cabo una guerra regional que abarca tres naciones, todo mientas se planifica y lleva a cabo ataques terrroristas de forma global desde los Estados Unidos  a Australia? La respuesta es: los mismos intereses que planificaron destruir líneas aéreas civiles de EE.UU. y provocar una guerra con Cuba en los años 1960 [se refiere a la operación Northwoods] y que llevó a cabo una extensa campaña por toda Europa durante la Guerra Fría [Gladio] para cercar a la Unión Soviética y sus simpatizantes, mientras ellos continuaban con su propia agenda política en las naciones que eran miembros. La respuesta es los EE.UU., la OTAN y sus aliados. 6
Se puede decir más alto, no más claro.
Que la potencia militar de Estados Unidos sea capaz de destruir a un estado como Irak en pocas semanas, así como lo hizo con Libia, y no sea capaz de dañar a esa organización de mercenarios tan visible de la que hemos hablado, muestra que no hay intención ninguna de destruirla, sino de utilizarla para precisamente perjudicar a los países donde la han situado y donde la abastecen con una enorme estructura logística; la que necesita ese inmenso ejército de soldados pagados para la destrucción y la muerte. Por ello el flujo de centenares de tráileres llevando suministros de todo tipo a los mercenarios en Siria. Partiendo fundamentalmente de Turquía, un país de la OTAN que el poder occidental utiliza para la estrategia de desestabilización de Siria, y también de Jordania. 7, 8
Por supuesto que ustedes podrán decir que existen enfrentamientos entre Al Qaeda y el Estado Islámico, y claro que puede haberlos, son las típicas rivalidades entre bandas de matones. Pero todos ellos obedecen y siguen las prácticas y reglas del paramilitarismo, obedeciendo a sus protectores, formadores y financiadores.
Lo trágico de todo esto es que su función es destruir sociedades organizadas que velan por el bienestar de la gente que vive en ellas, sea en América, África, Asia o en la misma Europa (como es el caso de Gladio o de la propia Al Qaeda). 
Un Nuevo fenómeno marca la realidad estratégica del mundo. Zetas, Aztecas, Mexicles, Negros, Polones, Gatilleros, Caballeros Templarios y Narco Juniors en México, Kaibiles guatemaltecos, Maras centroamericanos, Posses jamaiquinos, Paracos colombianos, Talibanes, Al Qaedas  y Daesh del Medio Oriente y una plaga de ejércitos privados organizados como carteles, mafias y asociaciones criminales  sobreviven ante los Estados constituidos, se alían a ellos, usurpan sus funciones y están en vías de destruirlos. 9
Conocida esta historia  y también la de Libia, que esta persona venga con la conocida cantinela que rompe con todo el derecho internacional, como es la soberanía de las naciones, y que sirve como continuadora y justificadora del colonialismo, diciendo: "Le pido al mundo que haga algo por nosotros", 10 es el colmo de la desfachatez, viendo como hemos visto que lo que ella y su gente ha sufrido se debe a la injerencia externa occidental a través de mercenarios tanto en Irak como en Siria y, claro está, en Libia. Por cierto, su plegaria recuerda a la que lanzaban los mismos criminales de Al Qaeda en este último país, "¿Por qué el mundo no nos ayuda?. Se puede ver en esta portada de The independent. Y que realmente consistía en ayuda para destruir y matar.

"¿Por qué el mundo no nos ayuda?", reza el titular, acompañado de: "los rebeldes imploran la intervención...". Los pobres rebeldes abandonados a su suerte (miembros fuertemente armados y bien pagados de Al Qaeda al servicio del poder occidental) solicitan ayuda de forma conmovedora, engañando a los muchos incautos que por su ignorancia política e histórica no son capaces de ver lo que hay detrás de tales imágenes emocionales.
El poder económico lanza las falsas motivaciones humanitarias a través de los medios de comunicación (en la foto las del diario británico The Independent en relación a Libia), de similar modo actúan las organizaciones "humanitarias", y la izquierda da validez a tales embustes. Entonces, la guerra, para robar, matar y someter, tiene el camino libre. Una historia interminable de barbarie.

La historia de utilizar imágenes y discursos conmovedores para movilizar e incitar a la guerra es tan vieja como la humanidad. Tan vieja como la ignorancia humana de su propia historia. Vean este cartel de la Primera Guerra Mundial:



Cartel apelando al deber de humanidad de las personas para engancharlos a la guerra de Europa.  

Quedándote en casa estás dando tu aprobación a este tipo de cosas. 
Las guerras "humanitarias".


Que Murad se preste también al teatro de seguir la corriente a la falsa lucha de Washington y sus aliados contra el ISIS, como se ha explicado anteriormente, enseña a qué juega y cuál es su verdadero cometido. Puede verse en su cuenta de Twitter, un medio propicio para la propaganda.


Pero si todo esto no fuese lo suficientemente falso e indignante, tenemos a Nadia Murad callada ante el asesinato de quien encabezó la liberación de su pueblo de las manos del ISIS.  Estamos hablando de Abu Madhi al-Muhandis, un verdadero líder de la resistencia iraquí y luchador contra Al Qaeda o sus derivados y que por ese motivo fue asesinado por Washington, según la política criminal levada a cabo como he expuesto antes. Al-Muhandis fue muerto junto al general Qassem Soleimani y otras tantas personas más.
La misma Nadia agradecía en 2017 a las Fuerzas de Movilización Popular y al dirigente de ellas, al-Muhandis, la puesta en libertad de su poblado y otros en la región de Sinjar; lugar que ya les he mencionado anteriormente sobre un estudio del Ejército estadounidense de Al Qaeda en Irak. En este vídeo pueden observar como daba las gracias: 11



 Nadia Murad agradeciendo la libertad de su gente a sus salvadores, con Abu Madhi al-Muhandis en medio y cara a cara con ella.

De bien nacidos es ser agradecidos. Desagradecida y propagandista de la vulneración del derecho internacional y la intervención extranjera, reuniéndose con los mismos que promovieron la destrucción de su país y la llegada de los sicarios del ISIS o Al Qaeda. 
Pese a todo, y es demasiado ese todo, se la pondrán los medios como un ejemplo. No les extrañe, esto enseña mucho sobre ellos y sobre ella.

Referencias-Notas:

1.  Al-Qa´ida´s foreign fighters in Iraq. Combating Terrorism Center, West Point, New York. Enlace

2. Michel Chossudovsky. The Pentagon´s "Salvador Option". Part II. Global Research.  16.8.2011.
3. Julie Levesque. US-sponsored terrorism in Iraq and "Constructive chaos" in the Middle East. Global Research. 19.06.2014.
4. Phil GasperAfghanistan, the CIA, Bin Laden, and the Taliban. International Socialist Review, November-December 2001.
5. Islamic Educational Institute denounces ´Islamic State´mercenaries. nsnbc.me. 25.08.2014
6.  Tony Cartalucci. America´s terrorist mercenaries wreck havoc in Sydney. Land Destroyer. 15.12.2015.
7. Tony Cartalucci. Logistics 101: Where does ISIS get its guns? Land Destroyer. 10.06.2015.
8. ´IS´supply channels through Turkey. DW. 
http://www.dw.de/is-supply-channels-through-turkey/av-18091048
9. Luis Britto García. Paramilitarismo: crónica de una peste anunciada. 
http://luisbrittogarcia.blogspot.com.es/. 14.06.2015.

10. Ana Laura Palomino García. Le pido al mundo que haga algo por nosotros. Granma. 23.10.2018
11. Julia Kassem. Nadia Murad -US Assassinated your Savior from ISIS Sex Slavery. Why are you silent? American Herald Tribune. 18.01.2020.

lunes, 30 de diciembre de 2019

Excepcionalismo americano

Acontecimientos deportivos, como la Super Bowl, son utilizados para fomentar la ideología del excepcionalismo americano

El excepcionalismo americano (estadounidense) se ha arrogado siempre una inocencia que contrasta, muy notablemente, con siglos de guerras y expolio protagonizados e impuestos por ellos. Por supuesto, toda esta barbarie, con sus numerosas masacres y matanzas, fueron y son justificadas en nombre de no importa que supuesto noble motivo: un destino apoyado por Dios, la defensa de la civilización, la libertad, la democracia o incluso la nueva religión de los derechos humanos. Todo esto se ha empleado y se emplea como excusa para hacer aceptables las mayores de las fechorías. 
Así teníamos el Destino Manifiesto, que sirvió entre otra cosas para dar el visto bueno al genocidio de los nativos norteamericanos.
El cumplimiento de nuestro destino manifiesto es extendernos por todo el continente que nos ha sido asignado por la Providencia, para el desarrollo del gran experimento de libertad y autogobierno. Es un derecho como el que tiene un árbol de obtener el aire y la tierra necesarios para el desarrollo pleno de sus capacidades y el crecimiento que tiene como destino. 1
Claro está que para consumar tal monstruosidad hubo que difamar y demonizar a los exterminados, mostrándolos como salvajes, los peores de los salvajes. En ello trabajaron, como trabajan hoy, los "civilizados" intelectuales, tan responsables de las muertes como lo que disparaban los rifles o revólveres.
Hoy en día estas tropelías no han cesado, no se harán, porque no es necesario, en su creada nación, pero sí fuera de ellla. Lo pudimos ver muy recientemente en Libia el año 2011, donde tras un incesante bombardeo y el apoyo a los sanguinarios mercenarios de Al Qaeda se acabó con la vida de decenas de miles de personas y se destruyó y arruinó el país más próspero y con más futuro de África. Las consecuencias perduran y perdurarán por muchos años, las vemos nosotros en las olas de refugiados. Afortunadamente estos canallas no han podido con Siria.
Las noticias falsas, las verdaderas fake news, han ocultado al gran público estas realidades, contribuyendo a mantener este crimen contra la humanidad,  gracias a propagar este dañino mito del excepcionalismo americano. Una superioridad moral o social  que no existe, que nunca existió.
Lo que es irónico es que las fake news han sido en realidad las únicas noticias diseminadas por los dirigentes del imperio de EE.UU. Hemos sido expuestos a estas fake news durante tanto tiempo como se nos ha dicho que los EE.UU. es una fuerza para el bien en el mundo -noticias sobre que la esclavitud es cosa del pasado, que no vivimos en una tierra robada, que las guerras son libradas para extender la libertad y la democracia, que una corriente en alza eleva todos los barcos, que las prisiones nos mantienen seguros y que la policía sirve y protege. De este modo, las únicas "noticias" alguna vez comunicadas por varios canales del imperio estadounidense son las del excepcionalismo e inocencia americanas. 2
Como expone Andrea Smith, en vez de buscar una vida, una libertad y una felicidad que dependen de la muerte de otros, deberíamos imaginar nuevas formas de gobierno basadas en la reciprocidad, la independencia y la igualdad. 2 No es tarea fácil civilizar a nuestras sociedades y gobiernos realmente incivilizados. Seguramente porque aún no hemos desarrollado la humanidad suficiente, seguimos en las mismas prácticas y nefastos pensamientos de siempre.
La humanización es, por un lado, el proceso que se genera por la interposición de instrumentos entre los humanos y su entorno y la redistribución solidaria de las ganancias conseguidas y de los mecanismos necesarios para su obtención, por otro. Y eso, ¿por qué? En primer lugar, porque somos los únicos que utilizan sistemáticamente medios materiales para la obtención de alimentos y de seguridad del entorno. En segundo término, porque la redistribución solidaria trunca la etología arcaica y atávica consistente en distribuir exclusivamente siguiendo una pauta jerárquica, de familia o de comunidad. Si conseguimos romper ese marco redistributivo del estamento, la familia y el país, estamos generando un proceso de humanización que últimamente es posible mediante toda la integración de toda la humanidad en un orden horizontal y continuo. 3
La sociedad y fundamentalmente el imperio estadounidense están basados en principios opuestos a estos, de ahí su virulenta actitud hacia quienes no son de los suyos, no solo de su país, sino especialmente de su clase social o familia. Recordemos que los soldados pueden seguir a la bandera, pero la bandera siguió y sigue siguiendo al dólar, es decir, a los grandes propietarios. Nos lo traía a la memoria el general más laureado de los Estados Unidos de América.
Yo estuve 33 años y 4 meses en el servicio militar activo y durante ese periodo pasé la mayor parte de mi tiempo como un matón de clase alta para las grandes empresas, Wall Street y los banqueros. En pocas palabras, fui un mafioso, un gánster para el capitalismo. 4

Referencias-Notas:
1. Jhon L. O' Sullivan. Democratic Review. 1845.
2. Roberto Sirvent and Danny Haiphong. American exceptionalism and American Innocence. Skyhorse Publishing. 2019, p.3.
3. Eudald Carbonell, Robert Sala. Aún no somos humanos. Península. 2003, pp.226-227.
4. Smedley Butler. War is a racket. 1935


martes, 3 de diciembre de 2019

El odio promovido por el capitalismo hacia Lenin y Marx


En el mundo en el que vivimos, dominado económicamente y por tanto culturalmente por el capitalismo, se denosta, ridiculiza o se demoniza a aquellos pensadores que lo ponen en cuestión.
Lenin nos recordaba ya entonces que la doctrina de Marx suscitaba la mayor hostilidad y el mayor odio de la "ciencia" burguesa. El entrecomillado es mío y hace referencia a la parcialidad de no importa que disciplina que toma partido por la clase social o el estatus dominante.
El autor ruso entendía bien el porqué de esta actitud, como entendería del mismo modo el ensañamiento de hoy en día hacia su persona.
Y no puede esperarse otra actitud, pues en una sociedad erigida sobre la lucha de clases no puede haber una ciencia social "imparcial". De un modo o de otro, toda la ciencia oficial y liberal defiende la esclavitud asalariada, mientras que el marxismo ha declarado una guerra implacable a esa esclavitud. 1
Si todavía creen que nuestra sociedad no está basada en una enraizada lucha de clases, les recomiendo que escuchen lo que dicen los grandes propietarios a nivel privado con sus compañeros de clase. Verán un profundo desprecio hacia la clase obrera, a la que explotan hasta la médula y desechan cuando no les es útil, sin importarles lo más mínimo su destino.
Sobre la "imparcialidad" de la que habla Lenin, es preciso tener en cuenta:
Del mismo modo que el conocimiento del hombre refleja la naturaleza,  que existe independientemente de él, es decir, la materia en desarrollo, el conocimiento social del hombre  (es decir, las diversas opiniones y doctrinas filosóficas, religiosas, políticas, etc) refleja el régimen económico de la sociedad. 1
Es común que a las doctrinas y enseñanzas de estos intelectuales que defendían a los estratos sociales más desfavorecidos, pobres y maltratados se las tache de "sectarias". Pero cómo van a ser sectarias si están pensadas para servir de ayuda y beneficio a la mayoría social que representan los trabajadores. Sectario sería lo contrario, lo que se hace hoy en día, priorizar el privilegio y riqueza desorbitadas de una minoría. Una economía no pensada en las personas sí es sectaria.
Allí  donde los economistas burgueses veían relaciones entre objetos (cambio de unas mercancías por otras), Marx descubrió relaciones entre personas. 1
Cómo podemos argumentar racionalmente que el objetivo de una empresa es pensar en incrementar cada vez más las ganancias de sus accionistas. Esto es una aberración, de ahí los continuos despidos, la bajada de salarios, la presión y las malas condiciones laborales, además de la inviabilidad a medio-largo plazo de tal proyecto. Una empresa debe estar para dar productos y servicios de calidad a la sociedad, y suponer el modo de ganarse la vida decentemente y con proyección de futuro a quienes la hacen posible y la integran.
El otro día vi como incluso en el telediario de televisión española, en un reportaje de Lorenzo Mila sobre el terremoto de Albania, se le metía un gol por la escuadra a nuestro sistema económico vigente. En él los entrevistados decían que las casas que no se cayeron fueron las hechas durante el periodo comunista y sí lo hicieron las construidas posteriormente. Lo explicaban porque antes las casas las hacían a conciencia contra este tipo de fenómenos, llevaba estudio, técnica y tiempo hacerlas. Ahora lo que prima es la ganancia rápida del constructor. Luego se caen y matan a la gente que las compró. 
La acumulación de capital de los que poseen los bienes de producción no representa una mejora para la sociedad, aunque como se suele decir, pueden así "invertir".
El capital creado por el trabajo del obrero, oprime al obrero, arruina al pequeño patrono y crea un ejército de parados. 1
Este ejército es muy provechoso para estos capitalistas, porque podrán volver a los trabajadores en esclavos que les servirán bajo cualquier mísero salario y en cualquier horario, pues lo que no quiera uno lo aceptarán sin rechistar una multitud en la reserva. Es común hoy en la industria, no solo en la agricultura, el cobrar 5 o 6 € a la hora, donde te pueden llamar para ir cuatro horas hoy y mañana  no. Y así de forma continua estando a disposición para cuando los necesiten, si los necesitan. Luego la televisión nos dirá que cae la natalidad y no quieren saber por qué. Porque no tienen medios ni para mantenerse ellos mismos.
Una característica humana muy arraigada es la explotación y abuso de unos seres humanos por otros. La caída del sistema feudal no puso fin a tal penosa costumbre.
Cuando el régimen feudal fue derrocado y vio la luz la "libre" sociedad capitalista, en seguida se puso de manifiesto que esa libertad representaba un nuevo sistema de opresión y explotación de los trabajadores. Como reflejo de esa opresión y como protesta contra ella, comenzaron inmediatamente a surgir diversas doctrinas socialistas. 1
Hoy la clase trabajadora se ha abandonado completamente, está anulada moral e intelectualmente, ha delegado su pensamiento en quienes se aprovechan de ellos, les toman el pelo y se ríen de ellos, y no responden. Tienen en realidad, aunque sea doloroso decirlo, lo que se merecen.
Lenin, como Marx, como todo estudioso que base su trabajo en la realidad social y no en la imaginación y los vanos buenos deseos, están vigentes, y los trabajadores harían bien en tenerlos en cuenta si quieren mejorar su situación.

Referencias-Notas:
1. V. I. Lenin. Tres fuentes y tres partes integrantes del marxismo. Obras escogidas. Editorial Progreso. Moscú 1970.

miércoles, 20 de noviembre de 2019

Por qué caen los gobiernos populares en Bolivia y Ecuador, y no en Venezuela

Usurpación antidemocrática en Bolivia

Los medios de comunicación occidentales, como ya es costumbre, les habrán ocultado todo lo que han podido el motivo por el que el presidente legítimo de Bolivia ha tenido que dejar su cargo.
Que matones a sueldo fuesen dispuestos a sus anchas para ir a por la familia del presidente y a por él mismo fue convenientemente silenciado, pero es lo que propició el "abandono" que tanto comentan.
La acumulación de motines en los departamentos ya mencionados transfirió toda su carga a La Paz, consiguiendo replegar a las unidades policiales cerca del Palacio Quemado y obligando al presidente Evo Morales al abandono de su residencia para reguardar su vida.Este golpe de efecto fue simbólico pero también material: el principal símbolo de poder del gobierno boliviano quedaba a merced para la toma "épica" de los golpistas, mientras la población de La Paz y los dirigentes del Estado eran asediados, así como sus viviendas y familiares, con el objetivo de consolidar un estado de sitio y terror. 1
Además a este silencio ante la violencia promovida se une la mentira del fraude electoral, que no existió. Claro, como la OEA, siempre al servicio del dinero gringo, emitió uno de sus habituales falsos informes, a ello se agarraron los mendaces mass media, y en esas continúan, aunque nada de válido y cierto haya en lo que digan.
Sin embargo, para la OEA en su informe, "resulta improbable estadísticamente que Morales haya obtenido el 10% de diferencia para evitar una segunda vuelta", una vez contabilizados los votos de las áreas rurales e indígenas, dada una tendencia arrojada en unas 588 mesas electorales, donde la votación a Evo Morales fue por el orden de más de 80%, cosechando 95.955 votos.Dicho de otra forma, la OEA cuestiona la posibilidad de que Evo Morales tenga tan alta preferencia en zonas indígenas y rurales, aunque los históricos en las elecciones bolivianas así lo afirmen. 2
Una vez comentadas estas necesarias aclaraciones, creo es necesario entender por qué han caído con cierta "facilidad" gobiernos populares como el comentado de Evo Morales o el que fuese de Rafael Correa en Ecuador.
Comenzando con Bolivia vemos como las fuerzas de seguridad del estado han traicionado al gobierno legítimo, porque realmente estaban en manos de los oligarcas y sentían poca unión o simpatía por el pueblo. Así, si les mandan actuar contra la gente o de no hacerlo cuando esta es agredida por sicarios, lo hacen. Tenían y tienen l@s bolivian@s a un enemigo público que pagaban con sus propios impuestos. Esto había que haberlo cambiado y al militar se le debió formar y remunerar de forma que sus intereses y acciones estuviesen vinculados a los de la persona de la calle del campo y de la ciudad. Es un trabajo arduo que requiere tiempo y constancia, y sobre todo un cambio de mentalidad. Al militar no hay que verlo como enemigo, no se debe perpetuar el despectivo calificativo de "milicos" eternamente sin variar la situación, hay que convertirlo finalmente  en aliado. Sin lo militar no es posible subsistir, en última instancia su fuerza impera e inclina la balanza. En Venezuela bien lo sabía Hugo Chávez y bien que lo aplicaron y pusieron en práctica. El resultado es que el movimiento bolivariano no ha podido ser derrocado mediante la violencia, continúa, sigue, no cayó como los otros mencionados.
Y aquí una contundente verdad que es preciso atender si quieren entender el mundo que parecen habitar:
¿Qué es exactamente lo que sabía Cristina Fernández cuando hizo su apuesta por Milani en el Ejército argentino? Pues que, en última instancia, lo que asegura la continuidad o determina la ruptura de un proyecto político es la fuerza brutal de la pólvora. Cristina sabía y lógicamente sigue sabiendo lo que Fidel Castro y Hugo Chávez supieron desde siempre: cuando un proyecto político de tipo nacional-popular avanza sobre los privilegios de las clases dominantes en un país o cuando los intereses de las corporaciones entran en conflicto con los de los pueblos, son las armas las que van a dirimir finalmente esas contradicciones en ese país. En una palabra, cuando un gobierno se encuentra con la encrucijada de pisarles los callos a los ricos y hacer las transformaciones de fondo, ese gobierno y esas transformaciones van a existir o van a perecer según quien tenga la hegemonía en la institución militar. 3
Lo de Bolivia falló en algo tan importante, de ahí lo que vemos hoy. Pero hay algo más en lo que diferencia a Hugo Chávez o su sucesor Nicolás Maduro respecto a Evo Morales y también de Rafael Correa. Los primeros tenían o tiene discernimiento político, producto de un bagaje histórico que les ha hecho saber distinguir y captar el significado de cada suceso o de un conjunto de sucesos interpretándolos correctamente, con criterio. El antropólogo Maximiliam Forte vio clara esta enorme cualidad del líder venezolano y que se debe fundamentalmente a una correlación de coherencia, honestidad, valentía y aprendizaje de los hechos históricos.
Lo fundamental es que individuos como Chávez estaban bien "entrenados" para reconocer patrones, para juntar diferentes elementos de información, para analizar críticamente acontecimientos sobre el terreno en el contexto de acciones y proclamaciones pasadas, y para situar acontecimientos aparentemente azarosos en una imagen coherente. En el caso de Libia Chávez estuvo acertado en ver que EE.UU. buscó la primera oportunidad para intervenir militarmente, y el correctamente se opuso a eso y fue consistente sobre ello desde el principio. Chávez estuvo acertado incluso cuando aquellos que debían haberlo sabido mejor afirmaron que los EE.UU. no iban a intervenir militarmente. 4
De este modo Chávez interpretaba correctamente lo que sucedía en el mundo y lo hacen hoy también sus seguidores. Morales en cambio, por ejemplo, no apoyaba al pueblo catalán en su derecho a decidir, confundiéndolo con movimientos de ruptura artficiales promovidos por Estados Unidos en Bolivia, como el de Santa Cruz, y sin embargo Maduro no cometía tal error. Y es que nadie que defienda la libertad y la solidaridad debió arremeter contra este sentimiento tan arraigado en Cataluña. En este artículo expresaba como una izquierda con coherencia no podía oponerse, como lo hizo en la misma España: El derecho de autodeterminación y la izquierda.
En Rafael Correa podemos apreciar en similar manera notorias fallas. Hugo Chávez no se equivocó con su sucesor, sigue su proyecto firme. El heredero de Correa lo traicionó a la primera ocasión y siguió dirección  opuesta a la de su predecesor. Lo que demuestra una muy notoria falta de criterio en Rafael Correa, que no era algo tampoco nuevo.  Recuerdo que en más de una ocasión le oí comentar críticas a los sectores más próximos a la izquierda en política, a los que consideraba dogmáticos. Decía que la solución o respuesta a tal problema no se puede ir a buscar a esta o aquella página de este o aquel libro. Se refería a problemas políticos y económicos, y en los libros aludía a las obras de Marx, Lenin o Engels. Olvidaba que los estudios de estos autores tienen en realidad poco de dogmáticos y que están basados fundamentalmente en la observación de hechos durante mucho tiempo de las sociedades humanas, tomando información aportada por expertos conocedores en cada materia. Lo que dice Lenin no hay que creerlo porque lo diga él, sino básicamente porque sus palabras están muy ligadas a la realidad de los sucesos, tanto pasados como presentes. De ahí que yo les recomendase la necesaria lectura de los clásicos. No hacerlo comporta seguir con una peligrosa ignorancia, que en el caso de un dirigente político supone llevar a tu gente a la desesperación o a la miseria, como ya ocurre en Ecuador y en Bolivia.

Referencias-Notas:
1. La cadena de eventos que consumaron el golpe en Bolivia. Misión Verdad. 11.11.2019.
2. Franco Vielma. Una auditoría a la medida del golpe: todas las inconsistencias de la OEA explicadas. Misión Verdad. 12.11.2019.
3. A punta de pistola. https://www.labatallacultural.org/analisis/8206/
4. Maximilian Forte. Getting it right: Hugo Chávez and the "Arab spring". Zero Anthropology, 14.4.2013.




domingo, 10 de noviembre de 2019

Scorpions y el Muro de Berlín

La portada del disco es bastante evidente: destruimos el comunismo y abrimos la puerta al "cambio", es decir, al cruel y superficial neoliberalismo 


Más allá de que nos guste este grupo musical por su calidad artística, que bien que la tiene, es necesario recordar como estos tunantes del espectáculo vendieron el neoliberalismo a buena parte de Europa. Ellos no pagaron los costes, sino que que se quedaron los beneficios, fueron otros, los que pagaron las entradas y mucho más que las entradas, los que sufrieron las severas consecuencias.
Recordemos cómo fue tal cosa, de la mano de Erico Valladares.

Ya hemos hablado hasta el cansancio sobre cómo el poder económico ocupa espacios en la cultura para colonizar el sentido común de las mayorías y hacerlas “pensar” en función de sus intereses. Y aquí traemos dos ejemplos históricos recientes de piezas musicales muy famosas para demostrar que, con mensajes más bien directos que subliminales, la entonces millonaria industria discográfica de los países capitalistas occidentales jugó activamente en la defensa de los intereses políticos de la época. Se trata de Wind of change (Viento de cambio), de la banda alemana occidental Scorpions, y de la versión de Go west (Vayan al oeste) hecha por los británicos de Pet Shop Boys a partir del clásico de Village People, cambio de significado mediante.
Seguramente conocés ambas canciones y te gustan mucho, ya que son piezas musicales de una calidad artística innegablemente muy alta. Pero, ¿alguna vez te preguntaste qué mensajes operan en sus letras y en la simbología utilizada en sus videos musicales? La Batalla Cultural, ni lerda ni perezosa a la hora de leer entre líneas, te lo muestra.

Los “vientos de cambio” en Wind of change

No, el famoso “cambio” no es una idea nueva. En realidad, hace rato que a los pueblos nos vienen metiendo ese perro para vendernos restauraciones blancas, liberales y neoliberales. Allá por el año 1990 —justo entre la caída del Muro de Berlín (1989) y la disolución de la Unión Soviética (1991)— la banda alemana Scorpions lanzó en inglés su hit Wind of change, en el que promocionaba las bondades de la “Glásnot” y la “Perestroika”, las famosas “transparencia” y “reestructuración” que habrían de destruir el socialismo soviético y decretar el triunfo mundial del neoliberalismo y el surgimiento de la hegemonía unipolar de la OTAN/Estados Unidos en la naciente década de los años 1990. Justo una canción en inglés hecha por alemanes occidentales y cuyo tema era Rusia. ¿Casualidad? Ya veremos que no.

¿Qué quería instalar Wind of change en el sentido común? Pues veamos primero algunas partes de su letra, que es demasiado elocuente:
The world is closing in/El mundo se está acercando
Did you ever think/Alguna vez pensaste
That we could be so close/Que podríamos estar tan cerca
Like brothers/Como hermanos
The future’s in the air/El futuro está en el aire
I can feel it everywhere/Puedo sentirlo en todas partes
Blowing with the wind of change/Soplando con el viento del cambio
Take me to the magic of the moment/Llévame a la magia del momento

On a glory night/En una noche de gloria
Where the children of tomorrow dream away/Donde los chicos del futuro soñarán
In the wind of change/En el viento del cambio
Walking down the street/Caminando por la calle

Distant memories/Recuerdos lejanos
Are buried in the past forever/Están enterrados en el pasado para siempre
The wind of change/El viento del cambio

Blows straight into the face of time/Sopla directamente a la cara del tiempo
Like a stormwind that will ring the freedom bell/Como una tormenta que hará sonar la campana de la libertad
For peace of mind/Para la paz de espíritu
Let your balalaika sing/Deja que tu balalaika [el Oriente] cante
What my guitar wants to say/Lo que mi guitarra [el Occidente] quiere decir.
Más allá de esa “hermandad” forzada entre Oriente y Occidente (que, por otra parte, es una utopía irrealizable puesto que la occidental y la oriental son culturas no homologables), lo que la multimillonaria superestrella occidental Klaus Meine parece olvidar de explicarles a los “chicos del futuro” es que vivirían de allí en más en la inseguridad de una economía de mercado que no garantiza ningún derecho salvo de vender su fuerza de trabajo al peor postor, y que la “libertad” prometida es una libertad que se resume a permitir que los ricos puedan hacer lo que quieran con su dinero. Nadie les avisó a los chicos que jugaban en el Parque Gorky, a orillas del Río Moscova, que el “viento de cambio” los iba a despojar de su dignidad, de su educación gratuita y de calidad, de sus sistemas de salud y previsión universales, de sus viviendas subsidiadas y su tan preciada igualdad social que la “tiranía comunista” aseguraba a todos los ciudadanos. Pero el muro tenía que caer y cayó, dejando a las clases populares de Europa oriental en el estado de abandono y pobreza que vemos hoy.
Pero Klaus Meine se equivocó en su expresión de deseo cuando afirmó que “los recuerdos lejanos” estaban “enterrados en el pasado para siempre”, ya que por toda Europa del Este y también en Rusia y las exrepúblicas soviéticas el socialismo viene creciendo bajo la consigna de “antes estábamos mejor”. Quizá les suene también a los argentinos y brasileños de hoy, porque todo tiene que ver con todo y siempre nos hacen pisar el palito con el mismo cuentito de “cambio” y “libertad”.
El análisis del video musical respectivo se cae por su propio peso, con su pirotecnia y júbilo en las calles de Berlín. Y lo dejamos a continuación para que el atento lector pueda volver a verlo y a resignificarlo a la luz de los hechos. Eso sí, sin dejar de disfrutar de la obra musical, como decíamos, es de altísima calidad porque la tarea de colonizar el sentido común requiere de cosas lindas, cosas que lleguen al alma. Y ellos lo saben.

Referencias-Notas:
1. Erico Valladares. Los ladrones del sentido común (como el poder forma nuestra opinión). La batalla cultural. 14.05.2017.

PS:
Sobre la realidad del Muro de Berlín: