domingo, 14 de octubre de 2018

RÉQUIEM POR LA PERDIZ ROJA


La perdiz común, conocida popularmente aquí como perdiz roja o eper gorria, aunque no sea la única que tenga ese colorido en su cuerpo, como también ocurre con otras especies, como la chukar, la graeca o la moruna, ya ha dejado de ser tan cotidiana y común como era antes.
Estamos tal vez ante uno de los más bellos seres vivos de nuestro entorno, que junto a su vivacidad, la sonoridad de su canto y aguda inteligencia, combinadas con su desbordante colorido de su cara frontal, hacen que su carencia en nuestros campos sea algo más que una mera preocupación. De hecho su presencia o no es un buen indicador biológico del buen o mal estado del ecosistema agrícola.
Ante esta situación cabe preguntarse, por qué si en los años 50, 60 y 70 abundaba tanto, por qué ahora,  unas décadas después, esto no es así.
Much@s dirán que la presión cinegética condujo a este estado de las cosas,  pese a que la realidad diga algo bien diferente, pues en aquellas fechas mencionadas de esplendor, la caza de ella era muy superior a épocas posteriores, no habiendo entonces límites de días de caza en  periodo de veda abierta o cupos a respetar.
Y aquí viene bien que hagamos ya una reflexión seria y serena. Cuando una especie sufre una caída en picado, como sucede con la perdiz y también con la codorniz, aunque esta última migre a África, debemos plantearnos que algo importante ha variado en el ecosistema que no posibilita su desarrollo. Y este cambio, muy brusco y radical, ha ocurrido en el mundo rural. La concentración parcelaria iniciada a mediados de los 70 e incrementada drásticamente los últimos años al reducirse el número de agricultores, la mecanización y el abandono de la población de los pueblos, y en consecuencia la dejación  de los cuidados en el medio natural han hecho que este haya variado tan notoriamente, tornándose muy hostil a estas aves. El aumento de tamaño de los terrenos de cultivo provoca la destrucción de multitud de espacios que antes existían entre las parcelas más pequeñas. Allí encontraban comida, bebida y refugio, nidificaban, y podían y lo hacían desarrollar e incrementar sus familias. Hoy ya no existen y ello supone que no hay recursos como había antes, y por tanto hay menos, hay menos perdices. A este grave problema se une el anterior comentado por el éxodo a las ciudades y la no continuación de prácticas culturales vitales para las patirrojas: limpieza de cerros, espuendas, fuentes, que hacían posible el acceso y la vida a las aves que disfrutan de andar por estos parajes todo el año. 
Vayan ahora a nuestra campiña cerealista navarra, verán interminables robadas de terreno homogéneo, páramos donde no se ve nada donde ocultarse o donde beber, y si se acercan a las pocas espuendas o regatas existentes verán canales llenos de maleza y zarzas; la misma medicina que encontrarán en cerros o bajo monte, cerrados a cualquier animal andante, incluido el hombre, llenos de aliagas u otaberas. Recordemos que nuestra querida perdiz ama sobre todo caminar, por terrenos limpios en su base, como estaban hace años y ahora no.
Ante esto, los departamentos de medio ambiente de los diferentes gobiernos que ha tenido Navarra no han tomado sino medidas que han contribuido a que esto se diese y se agravase. Dejadez y desinterés, aunado con desconocimiento es lo que ha habido y sigue habiendo. Como las perdices no votan, a quién le importa. Una de las últimas y equivocadas medidas es permitir solo dos días de caza al año de esta especie. El efecto de tal restricción no va aumentar su número, porque su limitación viene por la del ecosistema que sufren y que no permite su expansión. Años de no permitir su captura en acotados, como he podido comprobar, no han supuesto mejora alguna. Sin embargo, tal reducción sí va a provocar, como ya provoca, un serio daño a los ingresos de nuestros también olvidados ayuntamientos de escasos habitantes, para quienes la caza supone uno de sus principales aportes económicos. Es fácil ser “ecologista” cuando tu actividad por el medio natural supone darte un paseo fuera de la ciudad los sábados o domingos, pero sin limpiar una sola acequia, una sola fuente, un solo camino, sin preguntarse cuáles son los problemas a los que se enfrentan los verdaderos habitantes de esos lugares, los que están allí día a día, como las perdices rojas.
Pese a todo lo mal y el mal hecho, hay soluciones, buenas soluciones: no permitir romper más ribazos o destruir más fuentes, algo que se hace un año sí y otro también, para juntar ya campos grandes de por sí para convertirlos en enormes espacios vacíos en su inmenso interior; permitir  prácticas necesarias aplicadas durante milenios, que han generado el ecosistema que conocíamos, y abandonadas el último medio siglo: las necesarias quemas invernales de pequeñas zonas concretas de imposible entrada para el ganado y para las propias protagonistas de las que hablamos, y la limpieza de montes, que evitarían los incendios masivos y el exceso de proliferación del jabalí, un intenso predador de nidadas.
Como tantas cosas en la vida, este asunto, la llamativa reducción poblacional de la perdiz silvestre,  depende la voluntad, de la buena voluntad para poner fin a estas malas prácticas humanas, a las cuales nuestra admirada ave está profundamente ligada.

domingo, 23 de septiembre de 2018

Nacionalismos y populismos


La prensa corporativa se muestra insistente en su intento de desprestigiar a todos aquellos que desafían la tiranía actual que ejercen las familias dueñas de las grandes compañías financieras e industriales.
Así, según su interés, no son buenos aquellos nacionalismos que puedan romper su hegemónico control sobre las naciones existentes. En cambio, sí lo era cuando promovieron, llevando a cabo una guerra económica y enviando armas, la destrucción de un estado social como fue Yugoslavia. Aquí les convenía su desaparición, porque era una economía dominada por el interés general y no el particular, con pleno empleo y bienestar social. Un país no explotable para ellos, además de un competidor, algo inaceptable para el egoísmo de estas gentes que crearon la CEE y hoy dirigen la UE.
Tenemos aquellos que critican el nacionalismo de otros, al que descalifican como de "periférico", incluso de "étnico", cuando ellos mismos están defendiendo una nación, que es tan "periférica" como todas las demás, ya que la superficie de una esfera como la Tierra puede tener el centro que bien nos de la gana; y tan "étnico" como cualquier otro, pues no hay ninguna lengua, ni el francés, ni el inglés, ni el español, que no proceda de ni tenga un carácter étnico.
Si los catalanes peninsulares quieren separarse de España, tal vez deberían pensar los españoles por qué así es. ¿Por qué no miran una historia de persecuciones una y otra vez contra su lengua, sus costumbres, sus bienes, sus derechos y su identidad? ¿Por qué ese desprecio existente hacia la lengua catalana, a la que se considera como de segunda ante la castellana? ¿Quién no estaría harto de pedir permiso para ser como uno es, de depender de los caprichos y vaivenes de este u otro gobierno o dictadura de Madrid? Piensen en ello, que a algun@s buena falta les hace.
Ya respecto a los denominados populismos, palabra abundantemente utilizada con sentido peyorativo respecto a aquellos sistemas políticos que supuestamente explotan y utilizan las emociones y necesidades de la gente, cabe bien decir que estamos ante otro caso de campaña desinformativa y propagandística. Algo muy común en los medios de comunicación. De este modo se ha conseguido inculcar la creencia que presidentes electos con claridad democrática reconocida por todos los análisis objetivos, sean considerados como populistas. El ejemplo más conocido fue Hugo Chávez y ahora Nicolás Maduro. Pero, y aquí hay un pero importante, ¿por qué las clases populares, ante la enorme campaña mediática en contra y ante las amenazas económicas y  de violencia militar y paramilitar interna y externa insistían e insisten en elegir a estos políticos? La respuesta uno la puede obtener si se molesta en preguntarles a ellos y ellas, y nos la ofrece con meridiana claridad el historiador norteamericano Michael Parenti.
Millones de sus compatriotas perciben correctamente a Chávez por ser el único presidente que ha prestado alguna vez atención a las zonas más pobres de la nación. Su gobierno representa una forma completamente diferente de organización social, en la cual las naciones del mundo deberían poner a la gente por delante de los beneficios, usando la riqueza de la nación para servir a la población trabajadora en vez de a los pocos privilegiados. 1
No son por tanto gobiernos populistas, sino populares. Con respaldo real y sincero de la mayoría de la población.
Por el contrario, un gobierno populista utiliza y engaña a la gente para su beneficio propio. Es el caso de Venezuela, pero antes de la  llegada de Chávez en 1999. Veamos lo qué ocurría entonces.
Los indicadores monetarios favorables y lo que se ha descrito como "la posición privilegiada de Venezuela", no obstante, enmascaran y oscurecen la cruda realidad: el drama interno de la pobreza rural y urbana, la desnutrición infantil y el desaliento de grandes sectores de la población. Las formalizaciones parciales del economista liberal excluyen de manera conveniente esta realidad de su modelo interpretativo... 2
El público occidental, tan ignorante como creyente en una superioridad moral, cultural e intelectual, está completamente engañado y es una perdición, no así el de otras naciones
Todos los medios de comunicación de Venezuela, prácticamente todos, están en contra del gobierno bolivariano. Que éste haya ganado prácticamente todas las elecciones, en alguna forma da cuenta de cómo el pueblo tiene claridad y puede derrotar la mentira de los medios.3
Populistas son así mismo aquellos que dirigen nuestros países en la UE y que se arrodillan y piden permiso a l@s grandes magnates, olvidándose de la gente de la calle, a la que conducen a la extrema explotación.
Lo que se dirime en estos tiempos no es algo menor. Muchas personas se dieron cuenta que la archimencionada globalización no tenía que ver con un mundo más amable, más solidario y pacífico, sino con un enorme incremento de la pobreza para una mayoría y del privilegio para una minoría. Un mundo sórdido que debe ser finiquitado. Las políticas realmente nacionales, protectoras, son una amenaza para tal horror. De ahí las campañas mediáticas a las que asistimos. 

Referencias-Notas:
1. Michael Parenti. The face of imperialism. Paradigm Publishers. 2011, p.118.
2. Michel Chossudovsky. La miseria en Venezuela. 1976. Enlace
3.  Es falso que en Venezuela exista una dictadura: Luis Britto. La Jornada, 27.04.2014.



sábado, 18 de agosto de 2018

Sus guerras, nuestras muertes



A la llegada del Rey de España a Barcelona con motivo del aniversario de los atentados terroristas de agosto de 2017, no recibió la mejor de las acogidas; tanto por su equivocada y obtusa postura respecto a Cataluña, como por ser  aliado de uno de los mayores sustentadores del terrorismo islamista en el mundo, la dictadura de Arabia Saudí.
Si bien la denuncia tiene buen fundamento, no deja  de mostrar solo la superficie del problema. 
Nos causan horror los crímenes cometidos por estos fanáticos en nuestras ciudades, pero, de forma terriblemente contradictoria, no los vemos igual cuando autores similares hacían incluso cosas peores y en mucha mayor cuantía con los habitantes de pueblos y ciudades en Libia o Siria. Y esto tiene su causa en que los medios de comunicación han faltado a la ética y al rigor una y otra vez, falsificando a propósito la realidad cruenta que allí se sufría y que aquí no se atendía, disfrazando y mostrando a escuadrones de la muerte a sueldo como revolucionarios que luchan por inexistentes ideales de democracia y libertad. El mundo imaginario de las pantallas y las ondas no es inocente, pretende ocultar los horrores creados por sus dueños para dominar a otras naciones. Son las corporaciones occidentales las que han planificado concienzudamente estas guerras y el vandalismo que generan, está escrito y detallado, no pertenece al campo de las elucubraciones o de lo que carece de pruebas; sin embargo, una sociedad demasiado estupidizada y cretinizada no tiene el talento ni el criterio para ver el origen de sus problemas y de sus muertos, de sus propios muertos, como aquellos que perecieron sin saber quién ni cómo lo hizo, o los que les seguirán de una forma igualmente absurda y penosa. Lo trágico no solo han sido las muertes y destrucción generadas, lo realmente trágico es que todo esto se podía haber evitado, que nadie de tod@s est@s hombres y mujeres debía haber acabado allí, que deberían estar ahora con tod@s nosotr@s.  Pero desde milenios los seres humanos se siguen comportando de forma hipócrita, dañando al prójimo, haciendo lo que marca la corriente dominante de su tiempo, aunque en su fuero interno para nada crean en tal pensamiento hegemónico. Es nuestro sino y uno de los graves riesgos que acechan a nuestra especie.
Ahora sigan defendiendo que Libia era una dictadura brutal como falsamente lo es Siria, que la Primavera Árabe fue una revuelta espontánea y popular en el Norte de África y en Oriente Medio, sigan con ello no entendiendo el mundo en el que viven ni cómo de este modo pueden generar hasta su misma muerte.
 Toda la vida viviendo con miedo para acabar del mismo modo, bajo el miedo.

domingo, 5 de agosto de 2018

Madeleine Albright: la gran dama de la política alerta de los nuevos fascismos

Albright y Thaci. Poco trigo limpio

Este titular del artículo para cualquiera algo informado, siempre una minoría en la sociedad, no deja de ser algo ridículo y bastante vergonzoso, pero es el que nos ofrece en una entrevista  un folleto propagandístico en forma de revista de los medios corporativos. 1
Albright no es ninguna gran dama, porque en primer lugar no es ninguna gran persona, bien al contrario.
Fue ella quien reflexionando serenamente corroboró públicamente las terribles actuaciones de la Administración estadounidense contra Irak. En las que las sanciones llevaron a la muerte a más de medio millón de niños. Esta mujer fue Secretaria de Estado desde comienzos de 1997 a comienzos de 2001.
Creo que es una dura elección, pero el precio [a pagar en coste de vidas humanas para conseguir los objetivos]--nosotros creemos que el precio merece la pena. 2
Y no extrañará que fuese una de las instigadoras de la guerra contra Yugoslavia y de su bombardeo, y promotora del ascenso y llegada al poder de organizaciones mafiosas implicadas en el tráfico de drogas, prostitución y órganos humanos,  junto a limpiezas étnicas y miles de asesinatos para destruir el Estado yugoslavo, como el ELK y su líder Hashim Thaci. 3
Esta señora nos quiere alertar de los "nuevos fascismos". No hay nuevos fascismos, sino los de siempre, empujados por las poderosas corporaciones occidentales  contra los trabajadores y las naciones que no hincan la rodilla y dicen amén.
Cada época ensalza a sus mandatarios, por muy ruines que estos fuesen. Pero la verdadera historia, la que relata la fidelidad de los hechos, los pone finalmente en su lugar. En este caso no es el lugar del honor, sino el del horror.


Referencias-Notas:
1. Madeleine Albright: la gran dama de la política alerta de los nuevos fascismos. Entevista de Christoph Scheuermann en el XLSemanal del 5 al 11 de agosto de 2018.
2. Rahul Mahajan. “We think the price is worth it”. Media uncurious about Iraq policy´s effects--there or hereExtra! November-December 2005. Fairness&Accuracy in Reporting.
3. Michel Chossudovsky. KOSOVO’S “MAFIA STATE”: From Madeleine to Hillary: The US Secretary of State’s “Love Affair” with the KLA. Global Research. 6.04.2012.

jueves, 12 de julio de 2018

Las "redes sociales": una pérdida no solo de tiempo


El antropólogo canadiense Maximiliam Forte describía a finales de febrero de este año en su página web Zero Anthropology, 1 cómo él había dedicado abundante tiempo a las llamadas redes sociales durante los últimos años; en concreto a las más conocidas: Twitter y Facebook, y llegaba el oportuno momento de abandonarlas.
Habla, con justicia, de la censura que está intimamente ligada a estas organizaciones privadas de internet, donde se marcan como peligrosas o prohibidas informaciones que molestan a sus dueñas: las corporaciones. De hecho, a mí me avisaban de que Twitter titulaba como dañino un enlace a un artículo en el que hablaba sobre la realidad de Amnistía Internacional. Nada nuevo.
Es más, Forte da en la diana al ver con claridad que la sociedad, el mundo real, vive bastante alejado de las que no son en verdad  redes sociales; de ahí el entrecomillado. Y esto es así afortunadamente, pues la superficialidad, ignorancia e intolerancia que imperan en ellas hacen flaco favor a la especie humana.
Debemos tener presente, como apuntaba, que estas redes son herramientas con la que las poderosas empresas que las poseen, utilizan para obtener enormes beneficios económicos y crear una ideología y pensamiento afines a sus intereses. El continuo bombardeo de publicidad que no cesa y que entra sin permiso alguno en nuestra supuesta página personal, y el trabajo de horas y horas nuestro por nada, y recordémoslo, para nada, nos enseñan la vana tarea en la que hemos caído.
El mundo globalizado que nos quieren ofrecer y principalmente imponer a través de estos entramados es uno restrictivo y egoísta, lo que les conviene a una pocas fortunas anglosajonas y sus socios occidentales, no uno plural y respetuoso. Refleja su mundo, no el del hombre o mujer de la calle.
Saben de la caza de brujas que ocurre en estos lugares de histeria,  como gente es despedida de sus trabajos o como a personas y trayectorias brillantes se las trata de desacreditar o hundir por mero desconocimiento o frustraciones propias.
En esta época irreflexiva en la que vivimos no es extraño que los medios corporativos promuevan estas redes. Lo hacen porque son lugar para dejarse arrastrar por las emociones más primarias, donde no hay lugar al análisis sosegado y donde triunfa la falacia ad populum: aquí cuantos más seguidores y más twits tienes más cierto debe ser. Cuando ambas cantidades son fácilmente manipulables en todos los sentidos, incluida la creación de seguidores y twits fabricados ad hoc. Estamos ante típicos medios de manipulación masiva, no de promoción de libertad y de algo de criterio.
Cualquier medio que se enorgullezca él mismo de "viralidad" debería ser suficiente como una señal de aviso: ya que lo que se está promoviendo finalmente es una orquestada reacción masiva instantánea. Los medios sociales son así el instrumento de entretenimiento preferido impulsado por los globalistas, tales medios priorizan la aceleración, el consumo instantáneo y masiva respuesta sobre la reposada, cuidadosa y crítica deliberación. 1
Sobre cómo son utilizados tales medios en las peores de las propagandas, como son las promotoras de guerras, conseguidas mediante la demonización, el embuste y la creación de odio, tienen numerosos ejemplos:





Referencias-Notas:
1. Maximiliam Forte. Deactivism: The Pleasures of Life without Social Media. Zero Anthropology. 22.2.2018.

domingo, 1 de julio de 2018

Los Somoza en Nicaragua: "unos tipos de los nuestros"

El matrimonio Somoza con Nelson Rockefeller 

A mediados del siglo XIX se hizo importante una ruta para acceder al Pacífico a través de Nicaragua. Fue importante porque en California se había desatado la fiebre del oro y era un modo relativamente rápido de acceder desde el Atlántico a la costa oeste. Esta ruta la controlaba un norteamericano, Cornelius Vanderbilt. Eran numerosos los estadounidenses que se aventuraban en Centroamérica con el propósito de hacer buenos negocios y con el fin también de conseguir objetivos políticos para su país. Uno de ellos fue William Walker, que incluso llegó a ser presidente de Nicaragua. Pero como vieron que este tenía como fin el que esta tierra fuese parte de Estados Unidos, lo combatieron mediante una unión de los diferentes países centroamericanos, derrotando finalmente  a los mercenarios de Walker, los filibusteros. El nombre de filibustero fue dado también en Centroamérica a los aventureros norteamericanos que utilizaban métodos similares a los piratas en sus objetivos políticos y económicos.
El dominio de Nicaragua era un objetivo fundamental para la élite norteamericana, por el hecho de que la forma de pasar de un océano a otro era bien por Nicaragua o por la provincia colombiana llamada Panamá. Por eso fueron a controlar a ambos, así tampoco ninguna otra potencia  europea podría ser rival. Las intervenciones, invasiones y ataques militares  fueron continuas a comienzos del siglo XX, justificándolas como defensa de los ciudadanos estadounidenses o de sus intereses. Piénsese por ejemplo si eso hubiese hecho Italia, China o Alemania en EE.UU., también con la excusa de defender a los ciudadanos procedentes de esos países, lo que nos puede servir para ver  el sesgo, parcialidad  y el componente de propaganda que había en tales justificaciones. Consecuencia de estas invasiones fue la aparición de organizaciones de  resistencia, como la encabezada por Augusto Nicolas Calderón Sandino: un revolucionario que combatió al invasor mediante una guerra de guerrillas y que se convirtió en un símbolo en Nicaragua y en Latinoamérica para futuras luchas contra las intromisiones de Estados Unidos. Los marines trataron de capturarlo y de matarlo, pero sin éxito.
La potencia norteamericana se retiraría en 1933 colocando un régimen acorde a sus intereses, fundando la Guardia Nacional, que quedaba bajo el mando de oficiales estadounidenses.
Nicaragua era a todas luces una nación ocupada por su propio ejército,… uno de los estamentos militares más corruptos del mundo. 1
En unas negociaciones entre el presidente nicaragüense Juan Bautista Sacasa y Sandino, este fue traicionado, atrapado y asesinado por orden del general Somoza en 1934. Se llevó  a cabo en las afueras de Managua por parte de la Guarda Nacional. Somoza solicitó ver los cadáveres antes de enterrarlos en la fosa del baldío donde fueron acribillados, tanto del líder sandinista como de sus generales; para asegurarse de su muerte, mientras él estaba en un recital poético. La poesía y la barbarie, como ven, pueden ir de la mano. El asesinato de Sandino fue algo que había aprobado EE.UU., con su embajador Arthur Bliss Lane tutelándolo.  También Somoza mandó matar a varios miembros de la masonería, ya que tanto él mismo como Sandino pertenecían a ella, y la masonería no permite hacer daño a otros miembros de la organización. En los siguientes días esa Guardia Nacional masacró a los habitantes de las cooperativas creadas por el movimiento sandinista. Un típico método de terror empleado en toda Latinoamérica y en el mundo entero contra los disidentes del tercer mundo.
La influencia de Sandino sirvió de inspiración para la creación del Frente de Liberación Nacional Sandinista, que terminaría derrocando a la dictadura de Somoza. Asimismo, ejerció gran influencia en Cuba y también es un referente en la Venezuela actual tras la llegada de Hugo Chávez. 2, 3
Dos años después Somoza daba un golpe de Estado y se hacía con el poder en Nicaragua. Se convertiría en el hombre más rico de su nación y en el quinto del mundo a su muerte. Poseía el 50% de las tierras de cultivo y todo tipo de riquezas y lujos, tanto dentro como fuera del país. Su régimen fue  despiadado y criminal en extremo, lo que originó un importante movimiento de resistencia. Creo “estabilidad” para los intereses de las compañías estadounidenses y enorme pobreza y miseria en la mayor parte de la población nicaragüense. De acuerdo al modelo que tanto ha promovido y apoyado Washington. Debido a ello gozó de protección y apoyo económico y militar por parte de la potencia norteamericana. Teniendo presente que en los Estados Unidos estaba entonces el mejor presidente de su historia, Franklin Delano Roosevelt.
La gran ola de brutalidad y corrupción que se abalanzaba sobre Nicaragua pasó desapercibida para los medios de comunicación del primer mundo.
La familia Somoza se hizo dueña del  la nación, ya que casó a sus hijos con otras familias ricas, y siguió los dictados de EE.UU. De este modo, tras el ataque a Pearl Harbour, Nicaragua se unió a los aliados, algo que les vino muy bien también a los Somoza, porque lo aprovecharon para expropiar y quedarse con las tierras de ricos nicaragüenses de origen germano. Todo esto no impidió que en 1945 Nicaragua fuese el primero en firmar la Carta de Naciones Unidas. Lo que también indica el valor de esa institución y la gran hipocresía de las  relaciones internacionales.
La amistad con EE.UU. le proveía al tirano grandes ganancias, como las importantes comisiones por garantizar concesiones. Además se enriquecía con operaciones ilícitas: el contrabando, el soborno, el juego ilegal,  la prostitución...
El 17 de septiembre de 1956 celebrando una fiesta, de las que el dictador Anastasio era gran amante, recibió varios disparos por parte de un poeta llamado Rigoberto López Pérez, que había pensado que la forma de acabar con la dictadura era acabando con el dictador. Lo hizo ver en una carta que dejaba escrita a su madre, pues él sería acribillado después de disparar a Somoza.
...yo siempre he andado tomando parte en todo lo que se refiere a atacar al régimen funesto de nuestra patria y en vista de que todos los esfuerzos han sido inútiles para tratar de lograr que Nicaragua vuelva a ser (o sea por primera vez) una patria libre, sin afrenta y sin mancha, he decidido, aunque mis compañeros no querían aceptarlo, el tratar de ser yo el que inicie el principio del fin de esa tiranía... 4
Somoza recibió la ayuda inmediata de Eisenhower, que hizo que lo trasladaran a un hospital de Panamá, y le envió un equipo médico. Anastasio Somoza murió en realidad por un error médico, al aplicarle una anestesia general que le hizo entrar en coma y morir. La Iglesia católica, una fiel aliada del régimen, dio misas y demostraciones de apoyo, rogando por su recuperación y condenando al comunismo por lo ocurrido. 5
La muerte de Anastasio Somoza, “Tacho”, como era conocido, no acabó con la dictadura, ni con la dinastía familiar, aunque significó un importante revés.
Una campaña brutal de represión incluyendo torturas, encarcelamiento, ejecuciones, censura de prensa, y suspensión de las libertades civiles siguió a la muerte de Somoza. 6
Le sucedió su hijo mayor, Luis Somoza  Debayle,  que en colaboración con su hermano, Anastasio, que controlaba la Guardia Nacional, dirigieron el país. Durante su mandato permitió que las tropas entrenadas por la CIA se embarcasen desde Puerto Cabezas para la invasión a Cuba de Bahía Cochinos en 1963. También fue cuando los sandinistas comenzaron su lucha para derrocar al régimen somocista.
Debido al deterioro en la salud de Luis Somoza, su hermano Anastasio Somoza tomó el poder. A la muerte de su hermano Anastasio se convirtió en el jefe de la Guardia Nacional, teniendo de este formar el poder político y el militar. 6 Anastasio hijo llegaría a la presidencia en mayo de 1967 y la dejaría definitivamente tras la victoria de la revolución sandinista en 1979. Él también sería muerto, como su padre, por quienes luchaban contra la dictadura, en este caso por un comando guerrillero argentino, aunque con apoyo sandinista. Tuvo lugar cuando fue a su exilio en Paraguay bajo la dictadura de Alfredo Stroessner, otro sanguinario al servicio de EE.UU., el 17 de septiembre de 1980 en la Avenida de Franco en Asunción. El comando indicó lo siguiente:
No podemos tolerar la existencia de playboys millonarios mientras miles de latinoamericanos están muriendo de hambre. 7
Cabe recordar que el papel de la dictadura en Nicaragua no solo era el someter a su población mediante el terror, sino también el control, invasión y dominio de Centroamérica o el Caribe, al servicio de un poder mayor, como hemos visto en el caso  del ataque a Cuba.
Bajo la Alianza para el Progreso se septuplicó la ayuda militar a Somoza y se dobló la ayuda económica. “La energía que los Estados Unidos inyectaron al país –en forma de apoyo moral, ayuda económica, y asistencia militar a su ejército- desanimó a los opositores al régimen, enriqueció a los hermanos  Somoza y aumentó tanto su capacidad de cooperación ante los Estados Unidos como la de represión a sus compatriotas”
Nicaragua contribuyó a ello [en el Consejo de Defensa Centroamericano constituido por EE.UU] sirviendo de base para el ataque a Cuba en 1961 (hizo lo mismo con ocasión del golpe a Guatemala en 1954), enviando tropas de ayuda a la invasión estadounidense de la República Dominicana en 1965, e interviniendo (junto a las fuerzas guatemaltecas) en apoyo del abortamiento del golpe reformista en El Salvador que se produjo cuando los militares robaron las elecciones en 1972. 8
Pocas de estas informaciones salieron en la prensa estadounidense en aquel momento, y no por falta de información y conocimiento.
En 1961 se formó el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) por parte de un grupo de estudiantes de la Universidad Autónoma Nacional de Nicaragua. Al inicio sufrieron fuertes reveses por las detenciones y persecuciones que les obligaron a buscar el exilio. Pero a comienzos de los años 70 fueron ganando adeptos en los sectores más marginados y dañados por el régimen, como eran los campesinos. Llevaron a cabo una guerra de guerrillas y en 1974 tuvieron un éxito notorio tras tomar como rehenes a un grupo de oficiales, llegando a un acuerdo por el que se liberarían prisioneros sandinistas. Esto dio prestigio a la guerrilla. Conforme  esto ocurría también aumentaba más la represión. Ya para el año 1977 la guerrilla era tan poderosa que suponía una amenaza real para el sistema de Anastasio. Ante esta situación el gobierno estadounidense actuó una vez más de forma secreta.
La Administración Carter entonces envió armas a Somoza de forma encubierta para evitar acusaciones de apoyar a un gobierno que viola regularmente los derechos humanos de sus ciudadanos. 6
El temor de EE.UU. a una posible victoria del FSLN hizo que aconsejaran a Somoza más mano izquierda, con el propósito de ganarse a buena parte de la población que la había perdido, especialmente de la clase media. No obstante, continuó con su modo habitual,  incrementando todavía más la violencia. Las armas ya las recibía por países que actuaban a modo de mercenarios de EE.UU., como Israel o Brasil. Nicaragua había ayudado a la imposición violenta del Estado de Israel en Palestina en 1948, al estar ya entonces bajo la influencia y órdenes de EE.UU.  Israel fue una ayuda clave en el suministro de las armas más sofisticadas, que posibilitaron la enorme espiral de represión y muerte que dejaron los Somoza antes de abandonar el poder.
Aunque la mayoría de los líderes latinoamericanos estaban esperando su caída, Somoza sobrevivió el desafío de septiembre [1978]. “Armas fabricadas en Israel ayudaron a salvar a la  dinastía Somoza”. 9
Las armas que vendió Israel a Somoza pasarían luego mediante la Guardia Nacional a la contra, a la que también suministrarían material bélico.
Cuando el mantenimiento de los Somoza era ya imposible, se buscó mantener el régimen con un “somozismo sin Somoza”, con ayuda de la  Guardia Nacional. Caso prácticamente similar al de Haití con un “duvalierismo sin Duvalier” o al de España, con un “franquismo sin Franco”. Pero no funcionó, no se pudo excluir al FSLN, ya que tenía un enorme apoyo popular, como también ocurría en el caso de Aristide en Haití. Mientras la Guardia Nacional cometía atrocidades en los barrios de Managua, la Administración estadounidense trataba de mantener a toda costa al régimen. Ante el rechazo de la  Organización de los Estados Americanos, pese a la presión de EE.UU., a mantener un “somozismo sin Somoza”, el déspota huyó del país con su enorme riqueza a Miami. Como ya lo hicieran también los dictadores de Cuba.
Somoza voló a Miami [en 1979]  con lo que quedaba del tesoro nacional de Nicaragua, y la Guardia colapsó.La Administración Carter sacó del país a los comandantes de la Guardia Nacional en aviones con la Cruz Roja (un crimen de guerra), y comenzó a organizar la Guardia en las fronteras de Nicaragua. Además usaron a Argentina como un aliado. (En ese tiempo, Argentina estaba bajo el control de generales neonazis, pero tuvieron tiempo además de para torturar y asesinar a su población para ayudar a reorganizarse a la Guardia –pronto con el nuevo nombre de Los Contras, o “luchadores por la libertad”). 10
Una vez más el papel de EE.UU. era escandaloso, ayudaba a escapar a otro dictador, como ya hiciera con Duvalier, llevándose el tesoro nacional. Cometiendo un crimen de guerra al usar el símbolo de la Cruz Roja para sacar a criminales del país, y no conforme con ello empieza a reorganizar a este grupo terrorista con la ayuda de una dictadura criminal como la Argentina. Desde luego hay récords de indecencia difícilmente superables. Pero esto no era todo, para completar el cuadro de esa gran obra de hipocresía y maldad que interpretaban esos círculos de poder estaba también el papel de los medios de comunicación.
No fue solo El Salvador el que fue ignorado por los  principales medios de comunicación de EE.UU. durante los 70. En los 10 años anteriores al derrocamiento del  dictador Anastasio Somoza en 1979, todas las cadenas de TV de  EE.UU. le dedicaron exactamente una hora a Nicaragua, y fue completamente sobre el terremoto de 1972 en Managua.

De 1960 a 1978, el New York Times dedicó tres editoriales sobre  Nicaragua. No es que no sucediese nada allí, es que lo que sucedía era algo corriente. Nicaragua no era ninguna preocupación en absoluto, mientras el gobierno tiránico de Somoza no fuese desafiado. 8
Lo que vuelve a enseñar y mostrar como funcionan los grandes medios de comunicación estadounidenses, y su nulo interés por una defensa real y sincera de las libertades, la democracia y los derechos humanos. Solamente hay una supuesta preocupación, cargada de hipocresía,  cuando están en juego los intereses de la élite que los dirige. Precisamente esta enorme hipocresía se vio cuando tuvo lugar la caída de la dictadura de Somoza. De repente, como hicieron también en Haití, los medios sintieron un inusitado interés por los derechos humanos en el país, cuando antes habían callado una y otra vez ante las atrocidades cometidas. Y ahora buscaban algún posible motivo humanitario para denunciar al nuevo gobierno. Este patrón de conducta hipócrita e inmoral de los medios de comunicación se aplica una y otra vez que hay algún gobierno por el mundo que no es cómodo para los intereses de las grandes corporaciones. Pero por si no fuera suficiente, y tras esta manipulación mediática, EE.UU. quería imponer al nuevo gobierno de Nicaragua el pago de  una deuda, cuando habían sido ellos quienes habían estado robando durante todo el siglo al pueblo nicaragüense;  permitiendo enriquecerse de una forma realmente escandalosa a la familia  Somoza y a la élite rica, e incluso ayudándole a escapar con el tesoro nacional a Miami cuando las cosas se pusieron feas y la  gente  había dicho que ya era suficiente. Era el castigo a Nicaragua por atreverse a tener dignidad, castigo también impuesto a Haití en la revuelta de liberación protagonizada por los esclavos.
El esfuerzo para saldar la deuda con los bancos estadounidenses, por preservar el orden tradicional en América Central, y por evitar que el nuevo gobierno pudiera emplear sus recursos para cubrir las necesidades de los menesterosos, se describe hoy en día como una prueba de la magnanimidad de los Estados Unidos… 8

Referencias-Notas:
1. Richard Mollet. Guardians of the dynasty. Orbis. 1977.
2. Ramírez, Sergio and Conrad, Robert Edgar trans., Sandino: The Testimony of a Nicaraguan Patriot 1921-1934 Princeton University Press (1990).
3. Wünderich, Volker. Sandino: Una biografía política. Editorial Nueva Nicaragua (1995). 
4. Rigoberto López. Carta Testamento de Rigoberto López a su madre. San Salvador, 4 de septiembre de 1956. 
5. LIFE. 8 octubre 1956.
6. David Model. Lying for Empire. How to Commit War Crimes With A Straight Face, by Common Courage Press, 2005
7. Colección de documentos históricos. 
http://www.manfut.org/cronologia/tachohijo.html
8. Noam Chomsky. La quinta libertad. Barcelona. Ed. Crítica, 1988: (Original: Turning the Tide, 1985).
9. Israel, Nicaragua and the Contras. Third World Traveler.
30. Noam Chomsky. What Uncle Sam Really Wants (Teaching Nicaragua a Lesson). Odonian Press, 1993.

domingo, 17 de junio de 2018

España es diferente...


Qué decir de España, un país donde la democracia ha sido habitualmente algo extraño y que cuando ha estado presente ha durado poco o ha sido condicionada y vigilada de formas y maneras que no se saliese del control de los tradicionales dueños del país: las familias bancarias,  los industriales, los terratenientes, los militares y la siempre presente Iglesia católica. Todo ello en colaboración con la ayuda externa procedente del mundo de los negocios que tenían y tienen importantes intereses en la península. Es lo que ocurre también en este periodo actual de democracia, en el que por ejemplo no se le ha permitido a la ciudadanía elegir el modo de gobierno del país. Fue algo inexcusable e imperdonable desde un punto de vista democrático, político y moral el que no se posibilitase a los españoles elegir  mediante referéndum la forma de gobierno, o bien República o bien Monarquía. Estos no fueron escuchados al respecto y se les impuso el sistema que la propia dictadura y su dictador, Franco, habían decidido. Fue algo más que una quiebra democrática, ya que fue el régimen dictatorial el que acabó con la democracia y con su sistema de gobierno y libertades, la República. Y hay que recordar que en los años 70 era la República mucho mejor vista que la Monarquía, esta última con apenas un respaldo de un 25% de la población frente a un 75% favorable a la primera. 1
El presente deriva del pasado. España ha destacado realmente muy poco a lo largo de su historia por su aportación al pensamiento occidental, especialmente notorio también a partir del siglo XVIII, y no es por casualidad. Estamos ante un país  tradicionalmente dominado por la Iglesia católica, que se ha mantenido hasta fechas recientes como uno de los pocos que tiene muy poca literatura con rigor crítico sobre la institución católica o sobre la misma Biblia, en contraste con otros países europeos. De hecho el trabajo de Gonzalo puente Ojea La formación del cristianismo como fenómeno ideológico de 1974 es prácticamente  una de las primeras obras cumbre al respecto. 2 Puente Ojea es uno de los intelectuales más importantes de la historia reciente española, pero apenas es conocido por el gran público, debido a una férrea censura mediática. Incluso tras su  muerte en enero de 2017 predominó el silencio. 
España tampoco formó prácticamente parte de la revolución científica que sucedía en Europa en los siglos XVII, XVIII y XIX. La Real Academia de las Ciencias no se creó hasta mitades del siglo XIX, en 1847, aunque sí hubo alguna predecesora, como la Real Academia de Medicina y Ciencias Naturales de 1734; en Inglaterra, por el contrario, su Royal Society ya estaba presente desde 1660. Pero estas apariciones de sociedades científicas y de brillantes científicos, además de tardías fueron fugaces, porque aquí no hubo un apoyo ni una preocupación real por proteger y promocionar el pensamiento científico y crítico.  Todo esto revela el retraso intelectual en el que ha vivido este estado. Tradicionalmente unas pocas familias poseían las haciendas y las grandes industrias, no dejando instaurarse a una verdadera clase media que posibilitara un desarrollo económico de la nación, al creer que perjudicaría a sus  intereses. Este estilo de dirigir y llevar las cosas casa muy bien con el tradicional ideario estadounidense para el mundo. Una minoría opulenta que dirige a la sociedad y se deja dirigir por los dirigentes norteamericanos, con una amplía mayoría sometida a unas condiciones de vida bastante lamentables. Hasta tal punto es así, que España es uno de los países de Europa donde mayores diferencias sociales y económicas hay entre la clase rica y las  clases más populares. La tasa de desempleo es la más alta de la zona euro, superando en los jóvenes el 50%. 3 También es uno de los que tienen un sector público peor desarrollado, con la menor inversión por habitante de la Unión Europea, siendo los medios disponibles muy inferiores a las posibilidades económicas reales. La inversión pública  en España es bajísima con respecto a lo que le debería corresponder. La carga de los impuestos recae sobre la población con  menores ingresos, quedando la clase alta prácticamente con una contribución insignificante para lo que en proporción debería de pagar y pagan en Europa otras clases altas. De este modo los ingresos del Estado por impuestos se ven muy reducidos y no le permiten afrontar como debiera su labor de aumentar el nivel de vida de los españoles. Son políticas que han continuado de la dictadura, que agravó las ya crónicamente existentes durante siglos.
El régimen dictatorial de Franco pronto vio un aliado fundamental en Estados Unidos, que le servía de apoyo para mantenerse y evitar también la presión europea. Los responsables de la gran represión que hubo en España se libraban así también de su castigo ante una corte penal internacional, algo a lo que tenían realmente miedo y por esta circunstancia el dictador no dejó el poder hasta su muerte.  El nuevo sistema monárquico simbolizó este carácter exento de valores y oportunista, donde se priorizaba el rédito económico, el ascenso social y donde no había ni hay consideraciones de orden moral o de justicia, es la España de la  pre-transición y de la transición que todavía continúa. También aquí el carácter de las élites estadounidenses se ve reflejado como en un espejo. 
El olvido de las atrocidades que los sublevados cometieron durante la insurrección militar y la dictadura, así como también en buena parte de la llamada democracia, ha sido una constante, no solo en los partidos de derecha españoles sino incluso en los denominados de izquierda. Todos estos crímenes contra la humanidad fueron prácticamente olvidados y los verdugos suelen aparecer, incluso hoy en día, como hacedores de algo necesario, quedando las víctimas ignoradas o incluso también despreciadas. Es el mundo al revés que se da y se vive en España.
Estados Unidos tuvo parte activa, pese a la ocultación que hacen de ello algunos historiadores, en el desarrollo de la guerra civil y en la victoria de los fascistas. La Texaco, por ejemplo, bloqueó el suministro de combustible al Gobierno legítimo y por el contrario se lo suministró a los militares golpistas. Esta actuación estaba en consonancia con lo que hacían e iban a hacer en el resto de Europa. Los magnates de la economía estadounidense por medio de sus transnacionales apoyarían al fascismo, que les garantizaba mano dura con los trabajadores y apoyo para lograr más poder y más beneficios. El fascismo constituía para ellos el sueño hecho realidad que tanto deseaban. Estados Unidos se convirtió ya desde el comienzo en un apoyo a la tiranía española, respaldo que continuaría posteriormente, posibilitando su larga existencia y, especialmente, que los  responsables de ello saliesen impunes. Otro caso más de la enorme hipocresía y bajos principioo de esas clases altas.  Truman dio el visto bueno a salvar a la dictadura y Eisenhower le dio el apoyo internacional tras la visita realizada a España. También su influencia condujo a que no hubiese una transición hacia una democracia verdadera, porque la estructura del Estado dictatorial y sus responsables continuaron desempeñando sus cargos y controlando al país. Desde altos dignatarios fascistas o vinculados a la dictadura  como: Martín Villa, Suarez, Fraga, o el propio Rey, a los responsables de los diferentes departamentos del Estado o los encargados materiales de los asesinatos, interrogatorios, encarcelamientos, delaciones y torturas, siguieron ocupando los puestos de poder.
Lo que quieren presentar como  la “joven democracia española” es el franquismo reformado y por consiguiente un sistema de democracia formal vigilado y controlado por los poderes reales que sirvieron de pivote a los 40 años de dictadura militar. 4
El Rey, designado por el dictador como su sustituto, tenía gran interés en el auxilio norteamericano, con el propósito  de lavar su pasado y de hacerse presentable internacionalmente. EE.UU., otra vez más, echaba un cable a cambio de su sometimiento a sus directrices, que no se han hecho sino seguir desde entonces.
La “Conversión Democrática” del Rey español: El Rey Juan Carlos designó a Arias Navarro, un cercano confidente del dictador Franco, para dirigir su primer gobierno. Los ministros de este gobierno, presididos por el Rey, se unieron a los intereses económicos estadounidenses y se sentían profundamente bien dispuestos hacia el gobierno estadounidense. El Ministro de Asuntos Exteriores, Sr. Areilza, fue el embajador español en los EE.UU. durante la década que comenzó en 1950 y estaba muy cercano a los intereses de la familia Rockefeller y del Chase Manhattan Bank. 5
Areilza era aquel gobernador que apoyó a los fascistas y recalcó lo de “vencedores y vencidos”, en relación al triunfo del fascismo y al castigo contra los que apoyaron al gobierno democrático. Dejando claro quién iba a mandar y quién iba a ser represaliado o eliminado en ese país. Este mismo discurso lo repetirían infinidad de veces sus seguidores políticos en la España ya del siglo XXI, formando parte del partido político de  la derecha española. La comunidad de intereses entre la clase dominante que venía del franquismo, y que ahora entraba a dirigir la nueva democracia, y el mundo de los negocios estadounidense era total.
 El Ministro de Justicia, Sr. Garrigues Díaz-Caisabete, fue Embajador de España en EE.UU. en la década de 1960 (y jugó un papel clave en la renovación de los acuerdos para el mantenimiento de las base militares en España) y fue asesor de muchas corporaciones estadounidenses en España. El Vice-Presidente, Sr. Osorio, fue durante un tiempo presidente de la filial española de Exxon. El Ministro de Economía, Sr. Vilar-Mirt, había sido presidente de una importante compañía del acero, de la United Steel Corporation. Fue este gobierno el que firmó la renovación de las bases militares estadounidenses. 5
El Rey así pronto buscó el amparo estadounidense para lograr el soporte internacional necesario, porque su imagen, tanto en España como en Europa, no era bien vista, y sigue sin serlo, al haber estado junto al dictador durante la dictadura y haber sido nombrado por este. A la muerte de Franco, y ya con el gobierno de la Monarquía, los abusos sobre los derechos humanos continuaron, circunstancias por las cuales en la recepción hecha al Rey Juan Carlos I por la Cámara de Comercio estadounidense en el Waldorf Astoria de Nueva York hubo protestas contra la visita del monarca. Pero para lograr todo esto necesitaron no solo la colaboración de la derecha que procedía del régimen, sino especialmente la de un partido históricamente antifascista y antimonárquico como era el PSOE. Y lo lograron gracias a la degradación que se había dado en el nuevo partido, que había roto de una forma clara con su ideario y su pasado. No fueron los más rectos y los más formados los que ascendieron en sus estructuras y así entraron todo tipo de gentes sin otro interés que el suyo propio, sin una mínima convicción política y humana de lograr una mejora social sirviendo a los españoles y no solo a ellos mismos. Y pronto estuvieron dispuestos a obedecer lo que les dijesen los antiguos dignatarios de la dictadura.
Una argucia reglamentaria permitió a Felipe González prescindir del requisito de la presentación del nuevo afiliado por dos antiguos y de la posterior aprobación del ingreso (previo debate) por la Asamblea de la Agrupación. Se repartieron así carnets del PSOE (legalizado ya por su inscripción de oficio el 17 de febrero de 1977 en el Registro de Asociaciones Políticas) como estampitas. Ingresaron en el PSOE un aluvión de curas, funcionarios, fascistas reciclados y toda clase de individuos que pretendían borrar con su temprana afiliación su pasado franquista o que, simplemente, olfatearon que “allí” había futuro. Este aluvión de nuevos militantes carecía, naturalmente, de formación partidaria y teórica, desconocía las tradiciones de funcionamiento del Partido y tenía una fanática ansia de agradar a los jefes. 6
Estos nuevos  dirigentes crearían con los años un enorme clima de corrupción en el país, tanto a nivel local como estatal, mostrando claramente el rumbo a la deriva del nuevo partido socialista. Esta situación estaba instigada y apoyada desde la Administración norteamericana, con el fin de eliminar cualquier posibilidad de un sistema independiente en España que se preocupase por su población. Se buscaba el bipartidismo al estilo estadounidense, con dos partidos que serían las dos caras de la misma moneda y donde la participación popular estuviese prácticamente anulada. Así, además de crear organizaciones realmente no democráticas, se impedía la existencia de listas abiertas, estableciendo un sistema electoral de listas cerradas y bloqueadas, evitando cualquier posibilidad de libertad de elección y de independencia parlamentaria. 
La potencia norteamericana, como de costumbre, era poco amiga de un cambio real hacia la democracia. Y añoraba los tiempos de la dictadura, aunque era consciente y realista que tras la muerte del dictador no sería posible mantenerla.
La principal, si no exclusiva, preocupación del Gobierno de los Estados Unidos en España era preservar sus intereses militares y económicos. La democracia en España era la menor de sus preocupaciones.  En efecto, el Gobierno de EE.UU. hubiese preferido mantener a Franco y al régimen dictatorial vivos y con buen estado de salud, más que abrir un proceso democrático con un resultado incierto. Como el embajador de EE.UU. en España, Mr. Stabler escribió en febrero de 1975 al secretario de Estado (bajo el presidente Ford) Henry Kissinger, “Será mucho más fácil llegar a un acuerdo con el Gobierno español para renovar las bases militares en ese país si Franco permanece en el poder. Pero él no va a durar mucho más tiempo y la transición a una era post Franco ya ha comenzado”. 5
La Administración estadounidense veía y ve a España como una base de control y operaciones de gran importancia, de ahí que pronto decidiese establecer bases militares sobre suelo español. Sin importarles obviamente que estaban apoyando a una dictadura fascista, lo que vuelve a refutar otra vez más el valor de sus afirmaciones de que vinieron a Europa para combatir el totalitarismo y restablecer la democracia. Los hechos son bien diferentes.
Al principio de 1945, el gobierno de EE.UU. vio a España como una base militar. 
La más importante de esas [demandas], expresado en un estudio del Pentágono publicado el 19 de abril de 1945, era la necesidad para el Gobierno de los EE.UU. de establecer su propio Gibraltar en España. Y eso es lo que hizo –no solo una (Rota), sino seis bases militares estadounidenses equivalentes a Gibraltar fueron implantadas en España. 5
Estados Unidos también intentó desde los tiempos más oscuros que  España que fuese miembro de la OTAN, pero la mayor vergüenza y sentimiento democrático de los países europeos no hizo posible tal pretensión.  El pueblo español había sido ya desde tiempos de la dictadura muy contrario a la presencia de bases militares estadounidenses en su país. Así, cuando en los años 80 EE.UU. presiona para que España ingrese en la OTAN, el Gobierno español tiene un problema: el mayoritario rechazo y la mala imagen de la OTAN entre la población,  por sobradas razones. Por ello se emprende una gran campaña de propaganda en los medios de comunicación para mostrar una imagen benévola y beneficiosa de la organización militar. Esta imagen muestra una organización que busca la paz, la libertad y defiende los derechos humanos, algo completamente alejado de la realidad, ya que si algo la distingue es su belicosidad y su atropello a los derechos humanos y a la vida de muchas personas por todo el mundo. Pero la repetición una y otra vez en los medios de  comunicación del mismo discurso va calando en el público. Además, se engaña a los españoles mostrando a España como un país con capacidad de decisión  y que tendría fuerza en dicha organización, estando pareja con por ejemplo la potencia imperial estadounidense, algo absurdo para cualquiera que supiese algo de la OTAN. También, y esto es importante recordarlo, ya que los mismos medios de comunicación que lo publicitaron en su día hoy lo callan, se condicionó el ingreso a una no integración en la estructura militar, a la no existencia de armas nucleares en el país y a la reducción progresiva de la presencia estadounidense. Si a los españoles se les hubiese hablado claro y no se les hubiese mentido sobre que España iba a formar parte de la estructura militar en la OTAN, y no hubiese habido tanta desigualdad en el acceso a los medios de comunicación durante la campaña, el referéndum no habría obtenido un resultado favorable a dicha  entrada en la organización militar. Todo esto fue olvidado una vez logrado el resultado deseado en el referéndum y engañando a los españoles entraron en su estructura militar, cumpliendo su papel al servicio exterior. Aunque y no por casualidad en el País vasco español: Navarra y Euskadi, Cataluña y Las Canarias se dijese que no. 7 Tampoco faltó durante el referéndum el recurso al miedo bajo la amenaza velada:
Además González llegó a chantajear a los ciudadanos con esta frase: “Si votáis por la salida de la OTAN, buscad un gobierno que la realice porque yo no lo haré”.Los jubilados y pensionistas fueron veladamente amenazados para inducirles a votar afirmativamente. 8
Y la OTAN continuó con sus brutales campañas bélicas por el mundo, en beneficio de las grandes corporaciones del mundo de los negocios, con la colaboración de la Administración y del Ejército español.
Los problemas políticos, sociales y económicos que tiene España ahora vienen de todas estas malas prácticas muy enraizadas, y de un nacionalismo  muy ciego y loco,  y no se resolverán mientras estas no se cambien. Lo que le ha pasado a España era algo que tarde o temprano tenía que suceder, un estado basado en la corrupción y en la deslegitimidad política acaba naufragando.

Referencias-Notas:
1. Gonzalo Puente Ojea. Del confesionalismo al criptoconfesionalismo. Una nueva forma de hegemonía de la Iglesia en España. La influencia de la religión en la sociedad española. Libertarias/Prodhufi. 1994.
2. Gonzalo Puente Ojea. Ideología e historia: La formación del cristianismo como fenómeno ideológico. Siglo XXI, 1974.
3. Vicenc Navarro. Desigualdades sociales en España. 8.10.2009. Público.
4. Tasio Erkizia. El PSOE ante el problema nacional vasco. Euskadi la Renuncia del PSOE. Txalaparta 1988.
5. Vicenc Navarro. How the U.S. Schemed Against Spain´s Transition from Dictatorship to Democracy. Counterpunch. September, 15-17, 2007.
6. Justo de la Cueva. El PSOE de Felipe González. 1974-1988: del socialismo revolucionario marxista al neo franquismo sociológico. Euskadi la Renuncia del PSOE. Txalaparta 1988.
7. El 'sí' vence en 13 autonomías y 43 provincias. El País. 13.03.1986.
8. José Antonio Egido. La política exterior del Gobierno de González. . Euskadi la Renuncia del PSOE. Txalaparta 1988.