domingo, 27 de septiembre de 2015

El periodista como prostituta intelectual


La labor del periodista, como otra labor que se quiera desarrollar de forma honesta y correcta, no es sencilla. En el caso del periodismo se añade la dificultad de interpretar la realidad cotidiana y pasada. Dificultades propias del trabajo que se ven magnificadas y agudizadas por el hecho de que trabajan para poderosos dueños cuyos intereses se pueden ver afectados por lo que el periodista diga sobre tal o cual hecho social, político, económico o de otra índole sobre los que le toque tratar. Si un periodista decide mantener su independencia, siendo fiel a su código deontológico, reflejando los hechos, no ocultando deliberadamente nada relevante y no engañando o mintiendo sobre el suceso en cuestión, puede tener serios problemas, especialmente si se introduce en el ámbito político y económico. Porque los dueños de los periódicos y de los medios de comunicación  coinciden en general o tienen relación directa con los dueños de la economía, con las corporaciones o empresas financieras e industriales. Lo normal en estos casos es que el mismo periodista se retraiga, se autocensure, viendo las desagradables experiencias y consecuencias que tuvieron compañeros suyos por tener la ética y el atrevimiento necesarios para comportarse como verdaderos periodistas.
Todo esto no es algo nuevo, podemos recordar al sincero periodista norteamericano John Swinton, que en 1880 definía ya perfectamente la situación. Swinton, ante un brindis hecho a la libertad de prensa en un banquete donde había colegas de profesión, dijo lo siguiente:
No hay tal cosa, hasta el momento en la historia del mundo, en Estados Unidos, como una prensa independiente. Usted lo sabe y yo lo sé. 1
Lo mismo les digo, no existe una prensa independiente, al menos en la corporativa; y en la no corporativa tampoco abunda precisamente. Yo lo sé y ustedes creo que  también. Y continuaba el periodista, hablando sin tapujos sobre la irreal libertad de prensa.
No hay ninguno de ustedes que se atreva a escribir sus opiniones honestas, y si usted lo hiciese, usted sabe de antemano que no aparecería nunca impreso. 1
La censura de los medios de comunicación es férrea y no dejarán aparecer nada que contradiga con rigor y hechos su punto de vista y su línea editorial. Aquí no importa al medio corporativo al que se enfrenten: El New York Times, el Washington Post, El País, Le Monde, ABC, The Telegraph, The Guardian, la BBC o TVE, o medios locales, como pueden ser el Diario de Navarra o el Diario de Noticias. También lo vemos en medios supuestamente más alternativos, como el Diario.es, Público o Gara. Pues todos ellos obedecen en último término a intereses políticos y económicos, no a intereses periodísticos.
A mí me pagan semanalmente por mantener mi honesta opinión fuera del periódico para el que trabajo. A otros de ustedes les pagan salarios similares por cosas parecidas, y cualquiera de ustedes que fuese lo suficientemente loco para escribir su verdadera opinión estaría en la calle buscando otro trabajo. Si yo permitiese que mis opiniones verdaderas apareciesen en un tema de mi periódico, antes  de veinticuatro horas mi trabajo desaparecería. 1
El miedo, en muchas casos terror, a perder el puesto de trabajo ejerce una fuerza tal que los propios profesionales del periodismo no se atreven a mostrar su verdadero pensamiento. La libertad de prensa se convierte en un vacuo eslogan que no tiene nada que ver con la cotidiana experiencia del periodista, pues no existe tal libertad. No existe tal libertad si tienes el suficiente talento y valor para relatar los sucesos y las conclusiones reales, si no tienes ni talento ni valor y solo cuentas banalidades, obviamente, no tendrás ningún problema, como no tiene ningún problema el tonto que va diciendo tonterías y nadie le hace caso.
 El trabajo de los periodistas es destruir la verdad, mentir abiertamente, pervertir, vilipendiar, adular a los pies de las riquezas, y vender su país y su carrera por su pan diario. Usted lo sabe y yo lo sé, ¿y qué locura es esta de brindar por una prensa independiente? 1
La dolorosa, y también penosa, realidad del periodismo profesional es muy diferente a lo enseñado en universidades y otros lugares de estudio. El abandono de la ética, del rigor, de la sinceridad, y de tantas otras virtudes que supuestamente deberían estar presentes en el ejercicio del trabajo, por la servilidad, por servir a los intereses de los dueños para los que se trabaja, por muy bajo y desviado que se caiga y se vaya de la profesión periodística, resultan el pan de cada día; precisamente para hacer algo tan básico como poder llevar ese pan de cada día a tu casa. Ciertamente resulta así una locura brindar por la libertad de prensa, tan imaginaria como no presente.
Finalmente, la contundente y clara verdad sobre lo que ocurre con el periodismo secuestrado por el poder político y económico:
Somos instrumentos y vasallos de hombres ricos detrás de las escenas. Somos los gatos saltarines, ellos mueven los hilos y nosotros bailamos. Nuestros talentos, nuestras posibilidades y nuestras vidas son todos propiedad de otros hombres. Somos prostitutas intelectuales. 1
Por este motivo ustedes no podrán encontrar en los medios de comunicación un acuerdo entre lo que dicen y lo que realmente sucede en sus vidas y en las vidas de tantas personas a lo largo y ancho del mundo. Ya que el periódico, la televisión o la radio les reflejará, como les decía, los intereses de sus dueños, motivo  por el que fueron creados y creadas y por el que son mantenidos y mantenidas, y la vida, la vida cotidiana de usted y de tantos, les contará otras cosas. ¿A quién deben creer? La respuesta se la dejo a ustedes mismos.

Notas:
1. John Swinton. On the independence of the press.
 http://www.constitution.org/pub/swinton_press.htm



domingo, 20 de septiembre de 2015

Los planes de las corporaciones occidentales hacia Siria.

Entre los planes de Brookings está la destrucción de Siria, para que deje de ser un estado  independiente y dedicado a los sirios, la verdadera preocupación de Brookings y sus promotores.

Las políticas que siguen nuestros gobiernos occidentales, tanto dentro de casa como fuera, no están pensadas con el propósito de  satisfacer las necesidades del conjunto de la población, especialmente de los más desfavorecidos; bien al contrario, están pensadas y diseñadas para satisfacer a una minoría extraordinariamente rica y privilegiada. No en vano es esta minoría la que dicta las directrices a seguir por los gobiernos supuestamente democráticos. En el aspecto internacional es todavía más acusado este sometimiento de la democracia y del bienestar nacional y exterior a los intereses egoístas de personas demasiado avariciosas. Esta minoría es la que dirige y controla las corporaciones industriales y financieras, y de esta minoría, o sometidos a este minoría, son los medios de comunicación que vemos, oímos o leemos y buena parte, sino la mayoría, de las organizaciones no gubernamentales que supuestamente pretenden hacer el bien, cuando lo que hacen es servir a los intereses de sus dueños ocultándolo en presuntas buenas intenciones.
 Aunque es cierto que los dirigentes de las sociedades capitalistas dominan prácticamente todo el espectro de la comunicación, hay algunos medios en los que ellos, clasistas hasta la médula como son, se expresan más propiamente y directamente, son los medios de difusión del pensamiento de los dirigentes hacia sí mismos y hacia el poder político o militar que los sirve. Estoy hablando de los think-tanks, que marcan en definitiva las políticas que se seguirán.
En el caso de la guerra de Siria, ya llevan años determinando estos think tanks la penosa y siniestra situación a la que han conducido a este país tolerante y pacífico. El no querer su gobierno someterse y seguir las directrices del exterior le está suponiendo un elevado costo en recursos y vidas, aunque por contra ha podido mantener su independencia y dignidad, valores estos siempre, a la larga, de valor tan imprescindible como incalculable.
Así, tenemos al think-tank Brookings Institution, que se fundó en 1916 y tiene su sede en Washington. Se puede ver que como miembros de su junta directiva tiene a directivos de Goldman, Sachs&Co; Nike; Alcoa. Inc; Facebook, etc. En su financiación y apoyo aparecen las grandes corporaciones industriales-energéticas, como: Boeing, Siemens, Toyota, Microsoft, Panasonic, Google, Hewlet-Packard, Pepsi, Coca Cola, Exxon, Chevron, Shell...; las corporaciones financieras: Goldman Sachs, Visa, Rothschild, Bank of America..; y, claro, los medios de comunicación, ej., Fox News. 1
Esta poderosa institución ya había expuesto el 9 de marzo de 2011 un informe, Las opciones militares reales en Libia, que parece claro que sirvió de referencia, dada su gran semejanza, a la resolución 1973 del Consejo de  Naciones Unidas (aprobada el 17 de marzo), y que permitió abrir la puerta a la agresión occidental sobre Libia por medio de la OTAN. En el informe citado de Brookings de 2011 se habla de varias opciones para someter o eliminar al gobierno de la Yamahiriya libio:
 1-Crear zonas protegidas (en realidad zonas para que los terroristas de Al Qaeda puedan actuar con seguridad e impunidad).
2- Zonas de exclusión aérea.
3- Ataques aéreos.
4- Seguir la opción afgana. Lo que se hizo en Afganistán para quitar supuestamente del poder a los Talibán.
5- Bloqueo, sanciones y apoyo encubierto (a terroristas: propios, como los de la CIA, o foráneos, como los mercenarios islamistas).
6- Invasión.
Lo indicado entre paréntesis es una explicación sin demagogia que he hecho sobre los acontecimientos reales, no los propagandísticos.

Si vamos ahora a la actuación contra Siria, podemos ver otro estudio de este think-tank en una memo sobre Oriente Medio y titulado: Saving Syria: Assesing options for regime change. Cuyo título ya desvelaba que las intenciones eran como las llevadas a cabo en Libia, quitar su gobierno, su sistema de gobierno, la yamahiriya en el caso de Libia. Las opciones dadas para Siria coincidían prácticamente con las dadas para Libia:
  1. Quitar el régimen [el Gobierno sirio] por vía diplomática;
  2. Coaccionar al régimen por medio de sanciones y aislamiento diplomático;
  3. Armar a la oposición Siria para derrocar al régimen;
  4. Llevar a cabo una campaña aérea militar como en Libia para conseguir una victoria de la oposición;
  5.  Invadir Siria con fuerzas dirigidas por EE.UU. y quitar así el régimen directamente, y
  6. Participar en una multilateral acción de la OTAN para quitar a Assad y reconstruir Siria.
Ya en este informe de 2012 Brookings hablaba de crear zonas protegidas y corredores humanitarios. Un método eficaz para que los terroristas de Al Qaeda, o de sus derivados, como el ISIS, pudiesen actuar impunemente contra las infraestructuras, la industria, el ejército y la gente de Siria para luego retirarse a estas zonas tras los ataques; de modo que no pudiesen sufrir una respuesta de castigo, al estar protegidos por los ejércitos occidentales y sus socios. Los corredores humanitarios no harían la función que presuntamente indicarían realizar, sino como reconocen los mismos medios de comunicación turcos, precisamente de un país atacante de Siria, se utilizarían para aportar la logística necesaria para mantener los batallones de mercenarios activos. El tema  de la ayuda "humanitaria" muestra su más siniestro rostro por el hecho de que se han utilizado incluso ambulancias para enviar armas a los yihadistas que están en Siria, como indicaba el periódico Yurt.
En un informe publicado en Yurt el domingo, el periódico cita a un terrorista, usando las iniciales "M.T", diciendo que se habían realizado cursos de entrenamiento para insurgentes en las islas turcas.
M.T, que es miembro de las llamadas Brigadas de Turcos, afirmó que se están enviando armas a Siria por medio del contrabando de varias formas, a veces en ambulancias, añadiendo que él mismo había examinado una ambulancia la cual estaba cargada de armas fabricadas en EE.UU., cohetes y explosivos. 4
La posición del Gobierno sirio era clara respecto a la ayuda humanitaria, para que precisamente no se utilizase como medio de promover todavía más la guerra, defendiendo además la soberanía que a cada país corresponde y debe corresponder
Mientras el Gobierno sirio no se opone a operaciones humanitarias a través de la frontera, sí se opone a que tales operaciones tengan lugar fuera del control de las autoridades sirias. 4
Pese a no conseguir hasta ahora lo deseado o al menos a conseguirlo solo bastante parcialmente, por ejemplo, sí han podido crear zonas protegidas en Siria para los mercenarios, además de mantener el flujo logístico desde Turquía o Jordania, Brookings sigue emitiendo consignas y recomendaciones. Todas ellas con el propósito de destruir la unidad y la independencia de Siria. En junio de este año 2015 volvía a la carga, hablando de desmantelar Siria, dividiéndola. El modo de hacerlo, mediante la violencia que ya conocemos de los mercenarios islamistas, llamados eufemísticamente "luchadores de la oposición siria", acompañada de un ataque militar de las potencias occidentales.
Se propone un camino a un programa de entrenamiento intensificado y en equipo.  Una vez que ese programa hubiese generado una cantidad crítica de luchadores en los lugares de entrenamiento en el extranjero, se pasaría a la siguiente fase, junto con la voluntad de Estados Unidos en colaboración con los socios regionales, para ayudar a defender zonas seguras locales usando el poder aéreo de Estados Unidos, además de fuerzas especiales una vez que las circunstancias son propicias los luchadores de la oposición siria establecerían entonces zonas seguras en Siria, que ellos buscarían extender y mantener. Las zonas seguras serían también utilizadas para acelerar el reclutamiento y entrenamiento de más luchadores de la oposición que podrían vivir allí y ayudar a proteger sus comunidades mientras reciben un entrenamiento básico. 5
Lo que indica Brookings, aunque no utiliza el vocabulario realmente correcto, es una guerra de invasión mercenaria, tomando espacios y zonas de Siria, arrebatándoselas a los sirios y a su Gobierno legítimo, para ir destruyendo y minando el país, hasta al fin convertirlo en diferentes sicariatos que siguen las órdenes, como una colonia, de una potencia extranjera, los Estados Unidos de América.
Es obvio que los dirigentes económicos occidentales, como los que se expresan en Brookings, no respetan la democracia, lo que la sociedad realmente quiere, tampoco respetan su independencia política y económica; y el país, como ocurre con Siria, que no acepta las imposiciones que estos tiranos modernos quieren imponer, acaba siendo atacado de una forma tan cruel como hemos visto. Los sirios hablaron claro sobre qué querían: un gobierno, como dice su constitución, que mire por el interés de su gente; un país tolerante, libre, multicultural, abierto la mundo y pacífico que trabaje por sus habitantes, y no por un puñado de dictadores que rigen el mundo en el que vivimos y que solo miran por su desproporcionada codicia.

Referencias:
1. Tony Cartalucci. Naming the names. Your real Govenment. Landdestroyer. 2013 March.
2. Kenneth M. Pollack. The real military options in libya. Brookings. 9.03.2011.
3. Brookings. Saving Syria: Assesing options for regime change, 15.3.2012. http://www.brookings.edu/research/papers/2012/03/15-syria-saban
4. Christof Lehmann. Ambulances used for smuggling weapons from Turkey to Syria. nsnbc, 25.11.2013.
5. Michael E. O´Hanlon. Deconstructing Syria: towards a regionalized strategy for a confederal country. Brookings. 23.06.2015.

domingo, 13 de septiembre de 2015

¿Es legítimo el Gobierno de Siria?

Los medios de comunicación en occidente han ocultado y falsificado la realidad de lo que ha ocurrido, y ocurre, en Siria. Aquí tienen un fraude del diario  madrileño ABC, en la que indica: Manifestación contra el gobierno sirio. ABC. 22.06.2011, cuando claramente es a favor de él. Banderas nacionales con bandas rojas superiores con dos estrellas verdes, junto a abundantes fotos del presidente sirio Bashar al Assad. 

Les comentaba recientemente que el habitante occidental, por la imaginaria creada por los medios de comunicación, las organizaciones "humanitarias" y los supuestos "progresistas" occidentales, cree que lo que en Siria hubo fue una rebelión popular, que fue aplastada por el apodado como "régimen" (el Gobierno y Ejército sirios) y que luego se unió a ello la aparición de fundamentalistas islámicos, sin explicarse realmente cómo y de dónde emergen, que agravó la situación. Convirtiéndose todo en una guerra civil. Este pensamiento, por muy extendido que esté, es una grosera falsificación de la realidad siria. Pues en Siria lo que ocurrió es lo que en terminología inglesa se conoce como una "proxy war", es decir, una guerra utilizando  mercenarios para desestabilizar el país. Producto del cambio de modo de actuar de la Administración Obama respecto a la de Bush,  más centrado en la actuación de su propio ejército, y expresado por Seymour Hersh cuando ocurría  ya en el año 2007. 1 Las manifestaciones en Siria no fueron pacíficas ni populares en ningún momento, como tampoco lo fueron en Libia. De ahí siguió un cruel ataque con bombas, ametrallamientos y degollamientos de la población siria a los que los medios de comunicación y las organizaciones humanitarias eran bastante indiferentes, sino justificativos de ellas. Ahora nos vienen estos mismos mostrando supuesta indignación ante el drama de los refugiados, drama producto de apoyar  toda esta barbarie camuflada en la fantasiosa "revolución". Barbarie que fue empujada por la codicia, soberbia y tiranía de las corporaciones occidentales, por medio  de sus think-tanks, los medios de comunicación, las mencionadas organizaciones "humanitarias", y los servicios de inteligencia y sus mercenarios de Al Qaeda y derivados. Y toda esta persecución y matanza de la gente en Siria es debida a que su gobierno se negó a doblar las rodillas ante los magnates occidentales, y de ahí vinieron todas las malas intenciones con sus dramáticos resultados.
Dicho esto, para clarificar la situación siria, debemos avanzar y ver si su gobierno actual, el presidido por el demonizado en occidente Bashar al Assad, tiene legitimidad, si la población de Siria realmente lo apoya. Y vamos a poder ver que hay sólidas razones de sustento que no se deben a la propaganda, sino a los hechos. Realizándose, como se realizaron, reformas democráticas de mucho calado. Por supuesto, verán, si muestran estas evidencias que yo les voy a mostrar y otras muchas más que existen por ahí, como los abundantes mercenarios de la pluma de occidente, a falta de argumentos que nunca tuvieron, recurren a la cantinela de tacharles (incluso de acusarles) de pro Assad o pro lo que haga falta. Aunque la realidad, terca ella, diga que los que son seguidores de este y otros líderes políticos no seamos nosotros, sino sus paisanos, que era y es lo que importa. Es la tragedia de venderse, de vender el alma, que tienen estos apodados como "periodistas"o "defensores de los derechos humanos", aunque claramente no lo sean.
Así tenemos que en Siria se aprobó el proyecto de reforma de la Constitución el 26 de febrero de 2012, con un 89.4 % a favor. 2 
El gobierno propuso una nueva Constitución para dar cabida a las demandas de: 
... despojar al Partido Baaz de su estatus especial, que se había reservado para él un papel de liderazgo en la sociedad siria. 3
 Esta constitución es secular, no basada en el Islam o en la ley islámica, no permite partidos basados en una religión, etnia, raza u otro tipo de discriminaciones. Por tanto, excluye a cualquier partido que quiera crear un estado islámico. De aquí se entiende que los mercenarios que han invadido el país y quienes los apoyan y financian, las potencias occidentales y las dictaduras de Catar o Arabia, junto con Turquía e Israel y Jordania, no la acepten, porque esto supone un estado abierto, no sometido a una dictadura islámica fácilmente controlable desde el exterior. Además, en el propio preámbulo de ella se dice que es el corazón latiente del arabismo y:  
...la piedra angular de la resistencia contra la hegemonía colonial en el mundo árabe y sobre sus capacidades y riqueza. 3
 Lo que le faltaba al poder económico occidental, resistencia anticolonial, cuando ahora está lanzado en un enorme proyecto de neocolonización por todo el mundo, especialmente en África y Oriente Medio, conocido popularmente como "Primavera Árabe". No se extrañen, por consiguiente, de que hayan oído hablar poco de esta constitución en los medios de comunicación occidentales, que son los portavoces de las corporaciones económicas. 
El presidente sirio dijo algo que en nada agradó al poder económico extranjero: 
Siria es un Estado independiente trabajando por los intereses de su propia gente, en vez de hacer que los sirios trabajen para los intereses de occidente. 4
No solo los sirios no serían utilizados en beneficio de las corporaciones extranjeras, sino tampoco los propios sectores económicos públicos, que son los que realmente determinan la independencia de un país y, en definitiva, de la propia gente. 
En consecuencia, la Constitución establecía que los sectores importantes de la economía siria se mantendrían  gestionados públicamente en interés de los sirios en su conjunto. Las empresas occidentales, entonces, se quedarían fuera de las oportunidades de lucro en sectores clave de la economía siria, una perspectiva poco alentadora para los intereses financieros de Wall Street que dominan la toma de decisiones en Washington. 3
 Además, en la constitución se protegen ciertos derechos sociales que en Estados Unidos o en Europa se han perdido o se están perdiendo, como, por ejemplo: protección estatal para las enfermedades, la invalidez o la vejez; acceso al sistema sanitario y sistema educativo gratuito a todos los niveles. Los impuestos también serán progresivos. Y ya para que nuestros dirigentes tan poco democráticos se irriten un poco más: 
Por último, dio un paso hacia la verdadera y genuina democracia, una clase que los que toman las decisiones en Washington, con sus múltiples conexiones con la banca y las empresas en todo el mundo, difícilmente podría tolerar. Se incluyó una disposición en la Constitución que requiere que, como mínimo, la mitad de los miembros de la Asamblea del Pueblo deben ser extraídos de las filas de los campesinos y obreros. 3
 Todas estas cosas son importantes avances en Siria, que cualquier partido político, especialmente los de izquierda, deberían apoyar.
¿Por qué la izquierda apoya el ataque a Siria?
Respecto al sometimiento a la voluntad popular, a referéndum, de la modificación hecha en la constitución siria, tenemos un comportamiento diametralmente opuesto y antidemocrático en  España, donde se modifica la constitución de una forma que perjudica notoria y claramente a los españoles y ni siquiera  se  les consulta.
...los parlamentarios del Partido Popular y del PSOE están dispuestos a aprobar sin recurrir al referéndum que permitiera que el pueblo se pronuncie al respecto que si en algún momento faltaran ingresos se dejarían de pagar los servicios más básicos del Estado para hacer frente antes que nada a los compromisos de la deuda.    Esta es, pues, la auténtica clave de la reforma.  Una concesión vergonzosa a los poderes financieros que es muy grave por cuanto que supone una cesión de la soberana capacidad de decisión del pueblo español para determinar en un momento dado la prioridad que quisiera darle a sus compromisos de financiación. 5

Una vez realizada la reforma constitucional y sometida a referéndum, en Siria se celebraron elecciones al Parlamento en mayo de 2012, teniendo lo siguiente:
 El Juez  [el Juez Consultor durante los comicios y Presidente del Comité Superior Electoral] ha destacado la considerable normalidad con que transcurrió la jornada de elecciones. No hay que olvidar, por otra parte, que se trata de una normalidad siempre relativa y a cotejar con el actual contexto que sufre Siria. Dentro de tal contexto de terrorismo y amenaza, hay que tener en cuenta los varios sabotajes a Colegios Electorales, los ejercicios de impedimento a la acción de votación, las interrupciones de carreteras, las arremetidas contra medios de transporte y los secuestros  domiciliarios practicados sobre vecinos en pueblos y áreas donde la llamada “insurgencia” aún posee capacidad de coacción.
Y es que los comicios constituyen otro hecho real adicional que da al traste con la película diseñada y el papel de “demoníaco Régimen” que viene siendo retransmitido. De ahí el mutismo que Agencias y periodistas comparten. 
Según informa la Comisión Legislativa, la participación electoral en la Provincia de Tartus ha sido del 65%. Este dato es ilustrativo en tanto que nos muestra el nivel de participación en una circunscripción donde la capacidad inhibitoria ejercida por las bandas armadas es sensiblemente menor a la de otros puntos del país. El dato ayuda a revelar, en tal medida, el peso del Terror sembrado por las Bandas Blancas pro-imperialistas, a la hora de definir el porcentaje participativo global (51.26%).
Total de escaños: 250. De los cuales:
Reservados a Diputados obreros y campesinos (procedentes de diversas formaciones populares o de la Federación sindical obrera y campesina): 127 (la mitad + 2 del total).
Reservados a Diputados pertenecientes a las demás clases sociales: 123.Victoria de la Unidad Nacional (Baaz + Partido Comunista de Siria + Nasseristas + Socialistas Árabes), que logra alrededor del 90% del total de escaños parlamentarios.
Considerado en solitario -aunque se ha presentado dentro de la mencionada coalición Unidad Nacional-, el Partido Baaz obtiene alrededor del 60% del total de escaños, siendo estos los mejores resultados que el partido alcanza en toda su historia y superando con ellos su propia presencia parlamentaria anterior a la nueva Constitución. Para sonrojo y rabia de imperialistas y vende-patrias, de nuevo ha funcionado la Fórmula: A mayor desarrollo de la democracia popular, mayor afianzamiento de las fuerzas de Soberanía. 
6
Llama la atención que se tengan en cuenta las clases sociales, porque demuestra una preocupación por los sectores con menos privilegios, como son los campesinos y los obreros. En occidente esto no se tiene en cuenta, y estas clases, claramente existentes, son marginadas. Aquí deberíamos recordar la sabiduría de Lenin, tan olvidada hoy en día: "¿Democracia?, ¿para qué clase social?"
Respecto a la denominada "oposición" en los medios de comunicación occidentales, que trabajaba desde el exterior,  una oposición "siria" que más bien sirve a los intereses de las grandes corporaciones extranjeras que a cualquier interés de los sirios, tenemos este revelador y detallado informe: The Syrian opposition, who is doing the talking?
Finalmente se celebraron en Siria  Elecciones Presidenciales el 3 de junio de este año 2014, con unos resultados contundentes, una participación del 77,42 %, pese a las amenazas y sabotajes de los mercenarios islamistas y a las trabas, prohibiciones y amenazas vertidas contra los sirios que se fueron al extranjero y querían venir a votar. Esto último demuestra que Assad no era  visto como ningún tirano o dictador y que huyeron del país no por culpa de él, sino de aquellos que jalonaba como "rebeldes" la izquierda occidental, y que no eran otra cosa que fanáticos a sueldo de un poder extranjero.  
Bashar al Assad obtuvo 88,7 % de apoyo, lo que indica que un 68,67 % de los sirios, pese a todas las dificultades puestas, le votó, y competía con otros dos candidatos que eran precisamente de la cultura predominante en el país, la suní (algo que desmiente el mito de que solo un alauita puede llegar al poder ahora en Siria y de que están oprimidos la mayoría, los sunitas). 8 A ver qué presidente del mundo tiene este apoyo.
Es difícil de digerir todo esto, que hasta los sirios que huyeron, vuelvan, vuelvan con todas las dificultades del mundo puestas desde el exterior,  a su país a votar por el presidente calificado como "sanguinario", "dictador", "manipulador", "despiadado", "paranoico", etc, etc, que supuestamente los perseguía y quería matar, y  encima, ¡voten másivamente y mayoritariamente por él! ¿Se volvieron locos de repente los sirios o estamos ante una de las mayores mentiras de los últimos tiempos? Y ha habido unas cuantas escandalosas.
Es duro, incluso para occidente, negar que las recientes elecciones fueron un enorme éxito para el Gobierno en Damasco, eliminando la ilusión de una Siria dividida. El país estaba sumido en un conflicto prolongado no a causa de una "revuelta popular", sino a causa de una premeditada guerra con mercenarios organizada por EE.UU., Israel, y Arabia Saudí (e involucrando a otros miembros de la OTAN y del Consejo de Cooperación del Golfo) ya en el 2007 -confirmado esto en el informe  del periodista ganador del del premio Pulitzer 2007 Seymour Hersh y titulado "La redirección". 9
 La acusación al presidente sirio  de "paranoico" y que "identifica cualquier reivindicación popular con la conspiración de sus enemigos extranjeros", no es tampoco muy ciertaQue existía ya desde hace años, como hemos expuesto anteriormente, y especialmente tras la caída de la Unión Soviética, un plan desde Estados Unidos para atacar Siria, empleando a los Hermanos Musulmanes, como se ha hecho en Egipto, es algo bien conocido. 10 No solo era el presidente quien percibió este peligro, sino prácticamente todos los sirios y todas las confesiones, como los mismos cristianos. Porque allí no estaba en juego solo la perduración de un gobierno, sino la tolerancia, la libertad, las culturas de Siria y la propia vida de muchos sirios.
El Patriarcado Maronita y las comunidades cristianas del Levante se dieron cuenta que lo que estaba en juego en Siria era mucho más que el Gobierno sirio. Las cosas que realmente estaban en juego eran la continuación de la antigua presencia cristiana y la coexistencia de los cristianos con los musulmanes, drusos y judíos, que los gobiernos israelí y de EE.UU. estaban tratando de demoler con el fin de crear estados sectarios que estarían en línea con lo que se conoce como "choque de civilizaciones". 11
El garante del mantenimiento de la tolerancia, la pluralidad y el respeto a la vida de los sirios ha sido el Gobierno sirio, encabezado por Bashar Assad al Assad, junto a su ejército, tan demonizados en occidente. No han hecho este papel, en realidad han hecho el  opuesto, favoreciendo la barbarie, los medios de comunicación occidentales, las organizaciones "humanitarias" y buena parte de la izquierda.
Es bueno recordar aquí también, ahora que está tan presente el tema de los refugiados, que el mayor número de refugiados sirios han ido hacia zonas de Siria controlados por su gobierno. Mostrando con claridad lo que realmente ocurría y ocurre en Siria.
Si no es legítimo y popular el Gobierno de Siria ya me dirán cuál lo es.

PS:
Añado este otro artículo sobre el carácter del presidente sirio, su actuación y la del Ejército sirio, en contraste con la de los mercenarios islamistas y quienes les apoyaban y apoyan. Los primeros cuentan con el respaldo de los sirios, los segundos solo con la fuerza bruta y el dinero exterior.

Why Syrians Support Bashar al Assad


Sobre el famoso ataque químico de Gouta:
El ataque químico en Siria y la irresponsabilidad de los medios de comunicación

Notas:
1. Seymour Hersh. The redirection. The New Yorker. March 5, 2007.
2. El pueblo sirio apoya el proyecto de la nueva Constitución del país. RT. 27.20.2012.
3. Stephen Gowans. What the Syrian Constitution says about Assad and the Rebels. What is left. 21.5.13.
5. Juan Torres. Los trileros mayores del reino y la clave de la reforma constitucional. Attac. 31.08.2011.
6. Tamer Sarkis. Siria: resultado elecciones parlamentarias. Ojos para la Paz. 16.05.2012.
7. Sirios procedentes de Francia, Bélgica y EE.UU. llegan a las fronteras para votar. Ojos para la Paz. 2.06.2014.
8. Assad wins presidential elections with a sweeping 88,7 %. nsnbc. 5.06.2014.
9. Tony Cartalucci. Syria: Elections are a battle won, but the war goes on. Land Destroyer. 5.06.2014.
10. Mikel Itulain. Las revueltas en Siria no son ni fueron un rebelión popular ni pacífica.  ¿Es posible la paz? 1.05.2013.
11. Madhi Darius Nazemroaya. Wiping out the Christians of Syria and Iraq to remap the Mid-East: Prerequisite to a clash of civilizations (II). Strategic Culture Foundation. 1.08.2014


sábado, 12 de septiembre de 2015

Una reflexión sobre nuestra irreflexión occidental hacia el mundo que nos rodea


Un habitante de Siria o de Libia, también de Ucrania o Venezuela, la lista sería demasiado extensa para completarla, puede ver claramente que los medios de comunicación occidentales de noticias, la prensa, la radio o las televisiones, y las series de televisión, el cine, los libros... tergiversan completamente la realidad, que mienten compulsivamente e invierten muy a menudo los sucesos y los actores verdaderos, provocando que los habitantes occidentales ignoren completamente lo que pasa en el mundo y, lo que es peor, que no son conscientes de su ignorancia, que es fundamentalmente, digámoslo, analfabetismo político e histórico. Creyendo saber y conocer sobre el mundo que les rodea, cuando claramente esto no es así. Tenemos, por ejemplo, el fenómeno de Al Qaeda, al que entienden como algo intrínseco al fanatismo y atraso de pueblos y naciones que no alcanzan el nivel cultural y de tolerancia que tienen ellos. Todo un ejemplo de falsificación de los hechos y de ridícula y  peligrosa arrogancia. Pues son los que dirigen sus sociedades, las occidentales, los que fomentan a los grupos de mercenarios islamistas, apodados falsamente yihadistas; que en absoluto representan al Islam, a la cultura musulmana o a los países que sufren sus ataques. Mercenarios armados y entrenados por sus servicios de inteligencia y financiados con el dinero de nuestros impuestos, que luego destruirán ricas, cultas y avanzadas sociedades con muy valioso y abundante patrimonio cultural, artístico y científico. 
Los habitantes occidentales deberían reflexionar un poco sobre todo ello y deberían ponerse en el lugar de por ejemplo los habitantes sirios, libios o de otro país que sufre esta violencia que les ha venido de fuera. Claro que para ello tendrían que ser conscientes de lo que realmente sucede, tarea difícil dadas sus fuentes de "información". Así, poniéndose hipotéticamente en este lugar, deberían pensar que su ciudad es invadida por batallones de fanáticos fuertemente armados, que destrozan y roban todo lo que encuentran, que violentan a los hombres y a las mujeres, que prenden fuego a las librerías y matan a los profesores universitarios; junto a que atacan al propio ejército, a los edificios públicos y quieren hacerse con el control de su país. Y ahora piensen que en las televisiones de países lejanos que quieren someter al nuestro, dicen que en su país, en su ciudad, existe una rebelión popular y que, además, es reprimida por la policía con dureza, cuando esta lo único que hacía era intentar parar esa insurrección violenta. La campaña de los medios de comunicación de aquellos países consiste en denigrar, insultar y demonizar al presidente de su país, a su ejército, aunque usted no entiende como pueden hacer tal cosa cuando ellos no son en absoluto responsables de que esto ocurra, es más, cuando ellos actúan y luchan para frenar esta barbarie que ha llegado a su ciudad y su país. Usted finalmente pensaría con razón que estos medios de comunicación no actúan de buena fe, sino que persiguen otros intereses llevando a cabo un juego poco limpio, en verdad un juego muy sucio, que está provocando mucho dolor, destrucción y muerte. Pensaría, con razón también, que los periodistas, actores, escritores o las organizaciones que se apodan como humanitarias que apoyasen todo esto no merecen ningún respeto, que deberían ser perseguidos judicialmente y culparlos de sus responsabilidades penales y criminales, pues ellos fueron los que alentaron de forma consciente, vil y venal todas estas terribles e injustificadas atrocidades. Piensen ahora lo que les he dicho y pónganse realmente en su lugar. 
El hacer tal reflexión, si esta es seria y sincera, les debiera de llevar a pensar por qué pensaban de aquella forma, porque no se molestaron siquiera una vez en cuestionar con base y fundamento la supuesta o supuestas informaciones que recibían de tal o cual país. Como ya les comenté en alguna otra exposición, seguimos interpretando el mundo según los intereses y motivaciones de un pequeño grupo de dirigentes políticos y económicos de nuestras sociedades, no según un criterio moral  y racional, que esté basado en hechos y en principios éticos. De este modo, mientras sigamos operando así este mundo no será mejor, sino que será todavía peor a como lo conocemos. Y lo malo de todo ello es que tenemos y tendremos un grado de culpa en todo lo que ocurra, aunque no lo queramos reconocer. Ya sabemos que el ser humano acepta de mala gana las responsabilidades que encierran culpabilidad, irritándose si alguien se lo hace ver, por muy ciertas y demostrables que sean estas culpas. Nuestro mal no solo es la ignorancia, sino ya la irresponsabilidad de no reconocer nuestros errores y enmendarlos.

domingo, 6 de septiembre de 2015

Desatando la guerra contra Siria a través de la manipulación de las emociones del mundo occidental

La imagen del niño Aylan ahogado en una costa turca está siendo utilizada precisamente por aquellos generadores de esta tragedia, incluido el estado turco, para indignar a la población occidental y desencadenar una nueva guerra de agresión colonial con intervención directa de los ejércitos occidentales, como lo ya hecho en Libia. Ahora pretenden que sea el turno de Siria

Ya les he hablado estos días del drama de los refugiados, refugiados que existen por todo el mundo como consecuencia fundamental y principalmente de las guerras coloniales llevadas a cabo por los dueños de la economía occidental. Les hablaba en este caso de los refugiados sirios, que son traídos ahora a Europa por orden de Washington a Turquía, con el fin de agitar las indignaciones y el malestar en los habitantes europeos y hacerlos proclives a un desenlace bélico con intervención militar occidental en Siria. 
La población occidental, tan desinformada sobre lo que realmente ha sucedido en Siria, como lo estuvo y lo está también de Libia, puede ser una presa fácil, como creo que lo están viendo a su alrededor, para llevarla a la histeria típica cuando se usa la propaganda de guerra en la que se muestran determinados horrores, reales e imaginarios, y en la que se falsifica la verdadera autoría del responsable o responsables de tales hechos. Estas campañas de propaganda, como la que se ha desatado ahora, 2, 3 tienen unos efectos letales en personas que carecen de una visión real de la política internacional.
"Algo hay que hacer", "esto no se puede consentir más", "hay que pararlo", son afirmaciones que ya les resultarán familiares. Pero, ¿qué hay que hacer? Atacar a un estado y gobierno que tiene todo el apoyo de su gente y que ha tenido la desgracia de sufrir un despiadado y realmente brutal ataque externo por medio de batallones de mercenarios? Pero esto no lo entiende el habitante occidental, que por la imaginaria creada por los medios de comunicación, las organizaciones "humanitarias" y los supuestos "progresistas" occidentales, cree que lo que en Siria hubo fue una rebelión popular, que fue aplastada por el apodado como "régimen" (el Gobierno y Ejército sirios) y que luego se unió a ello la aparición de fundamentalistas islámicos, sin explicarse realmente cómo y de dónde emergen, que agravó la situación. Convirtiéndose todo en una guerra civil. Este pensamiento es una grosera falsificación de la realidad siria. Pues en Siria lo que ocurrió es lo que en inglés se conoce como una "proxy war", es decir, una guerra utilizando  mercenarios para desestabilizar el país. Producto del cambio de modo de actuar de la Administración Obama respecto a la de Bush, y expresado por Seymur Hersh cuando ocurría  ya en el año 2007. 1 Las manifestaciones en Siria no fueron pacíficas ni populares en ningún momento, como tampoco lo fueron en Libia. De ahí siguió un cruel ataque con bombas, ametrallamientos y degollamientos de la población siria a los que los medios de comunicación y las organizaciones humanitarias eran bastante indiferentes, sino justificativos de ellas. Ahora nos vienen estos mismos mostrando supuesta indignación ante el drama de los refugiados, drama producto de apoyar  toda esta barbarie camuflada en la fantasiosa "revolución". Barbarie que fue empujada por la codicia, soberbia y tiranía de las corporaciones occidentales, por medio  de sus think-tanks, los medios de comunicación, las mencionadas organizaciones "humanitarias" y los servicios de inteligencia y sus mercenarios de Al Qaeda y derivados. Y toda esta persecución y matanza de la gente en Siria es debida a que su gobierno se negó a doblar las rodillas ante los magnates occidentales, y de ahí vinieron todas malas intenciones con sus dramáticos resultados.
Ahora asistimos a otra inmensa campaña propagandística cuyo fin es legitimar la agresión militar a Siria. Si no están prevenidos, como decía acertadamente Malcom X, los medios de comunicación, y otros y otras que hemos mencionado, les harán odiar al oprimido, en este caso el pueblo sirio, encabezado por quien realmente los ha protegido y protege: su propio gobierno y su ejército, sin los cuales Siria sería ahora Libia; y adorar al opresor, el poderoso mundo occidental de los negocios armado hasta los dientes. 
Porque no se confundan, salvo una fundada y sólida preparación, verán como la gente es fácilmente engañada y conducida a través de sus emociones; de sus falsas emociones, pues están basadas en hechos manipulados y tergiversados a propósito. Las emociones, las falsas emociones, una vez más, prevalecerán sobre la razón y el buen criterio. Provocando una verdadera tragedia, al no ir contra las causas del problema, ni siquiera apenas contra los síntomas, sino promoviendo precisamente las causas de esa tragedia a la que asistimos y a la que los poderosos hombres de negocios estadounidenses conducen a una Europa sin personalidad propia. 4, 5


PS:
Verán, si muestran estas evidencias que yo he mostrado y otras muchas más que existen por ahí, como los abundantes mercenarios de la pluma, a falta de argumentos que nunca tuvieron, recurren a la cantinela de tacharles (incluso de acusarles) de pro Assad, pro Gadafi o pro lo que haga falta. Aunque la realidad, terca ella, diga que los que son seguidores de estos líderes políticos no seamos nosotros, sino sus paisanos, que era y es lo que importa. Es la tragedia de venderse, de vender el alma, que tienen estos apodados como "periodistas"o "defensores de los derechos humanos".

¿Se acuerdan de estas certeras protestas en las manifestaciones contra la guerra de agresión?



Aquí tienen ejemplos de la descarada campaña bélica de los medios de comunicación:




Notas:
1. Seymour Hersh. The redirection. The New Yorker. March 5, 2007.
2. Lluis Miquel Hurtado. Cinco sueños infantiles varados en la playa. El Mundo. 2.09.2015.
3. The Guardian view on the refugee crisis: much more must be done, and not just by the UK. Editorial. The Guardian. 3.09.2015.
4. Francisco Herranz. Los refugiados sirios y la mano negra de la CIA. Sputnik. 29.8.15.
5. Nikolas Stolpkin. Crisis migratoria: Europa cosecha lo que sembró junto a EE.UU. Tercera Información. 5.9.15.

miércoles, 2 de septiembre de 2015

Las recetas amargas del FMI.

La "ayuda humanitaria" occidental no palió el hambre en África, sino que la agravó. Y no por error.

En el año 1944, del 1 al 22 de julio, se reunieron en Bretton Woods, en el estado de New Hampshire -Estados Unidos-,  cuarenta y cuatro naciones, encabezadas por Estados Unidos y Gran Bretaña. Era un momento donde ya la derrota de la Alemania nazi en la Segunda Guerra Mundial era un hecho, derrota obra fundamental y principalmente debida al coraje de las gentes de los países soviéticos, y había que orientar el mundo según lo que marcaban los nuevos dueños del mundo capitalista. La Unión Soviética participó en la conferencia, pero no aprobó los acuerdos.
Se trataba de establecer un mercado mundial y para hacerlo viable se diseñaron varias organizaciones reguladoras. Una era el Fondo Monetario Internacional y otra el Banco Internacional para la Reconstrucción y Desarrollo, más tarde conocido como Banco Mundial. Ambas fueron formalizadas   como organizaciones en Bretton Woods. No obstante, el FMI comenzaría su singladura el 27 de diciembre de 1945. La Organización Internacional del Comercio, otra institución reguladora que con el tiempo fue nombrada como Organización Mundial del Comercio, se propuso en la Carta de la Habana de 1947.
Así, tenemos al FMI creado para atender a las necesidades económicas de América del Norte y de Europa. Estaba centrado fundamentalmente en el tipo de cambio, el precio de una moneda en relación a otras monedas, y las balanzas de pagos, transacciones económicas entre un país y los demás países.
A finales de los años 60 y comienzos de los 70 esta organización, el FMI, comienza a hablar de los programas de estabilización. Estos programas implicaban, por ejemplo:

  -  Abolición o liberación de los controles de cambio e importaciones.
  -  Devaluación de la moneda nacional.
  -  Programas internos antiinflacionarios:
      Control del crédito bancario y aumento de las tasas de interés.
   Reducción del déficit presupuestario mediante recortes en el gasto público, aumento de        impuestos y abolición de subvenciones.
      Controles al aumento de los salarios.
      Desmantelamiento de los controles de precios.
   - Mayor apertura y mejor trato a la inversión extranjera privada. 1

Como podemos ver en el programa, sus contenidos eran muy diferentes a lo que presumía hacer: supuestamente velaba por el bienestar del conjunto de la población, saneando y revitalizando las economías a las que se aplicaba. Pero resulta que si en un país eliminas las restricciones a las importaciones, puedes conseguir, como se consiguió, inundarlo de productos a bajos precios, al estar subvencionados en los países de origen; y así romper el mercado y la economía local, al no poder vender sus productos los agricultores autóctonos por la competencia masiva y desleal que les llega de fuera. De este modo quiebras la producción primaria: agrícola, ganadera o pesquera. Desestabilizando al país y generando futuras hambrunas.
La devaluación de la moneda nacional hace más caro el comprar productos en el exterior, como habitualmente son los productos elaborados necesarios en la agricultura, ganadería y en los demás sectores. Por ejemplo: fertilizantes, productos sanitarios o maquinaria.
El aumentar los problemas para obtener crédito y hacerlo a un mayor interés genera que haya menos actividad productiva.
Los recortes en el sector público, los aumentos de los impuestos y la abolición de subvenciones actúan dañinamente sobre sectores muy amplios de la sociedad, empeorando su calidad de vida y del mismo modo destruyendo la formación necesaria, tanto técnica como cultural, de la población. Sembrando las semillas de una sociedad embrutecida y sin esperanza. De similar modo actúa la reducción de salarios y la desregulación de precios, que generan de forma directa y rápida pobreza, marchitando y secando los brotes de desarrollo económico, social y humano.
La apertura y facilidades, muy frecuentemente regalos y privilegios, dados a las compañías extranjeras no servirán para llevar al progreso y al desarrollo del país, sino que su función será la de servir, digámoslo claro, a la explotación y sangría del lugar a donde vayan. Llevándose los recursos y no aportando al bienestar de las gentes de la nación donde extrae esos recurso. Esta es una larga historia del mundo occidental por el mundo entero, donde, como nos recordaba Eduardo Galeano, ha dejado muchas venas abiertas en muchos países.
Para entender cuál ha sido el papel real del FMI conviene que nos vayamos a sus resultados prácticos, a los efectos reales que ha provocado su receta allí donde ha podido actuar. Aquí tenemos un amplio número de países de los que podemos hablar y donde no encontraremos apenas excepciones a un denominador común: empobrecimiento extremo de los habitantes de la nación donde se imponen las recetas del FMI y enriquecimiento, desmesurado, de los grandes propietarios para los que en verdad trabaja esta organización.
Vayamos así, por ejemplo, a África. Tenemos el caso de Somalia, una economía basada en la agricultura y la ganadería entre ganaderos nómadas y agricultores sedentarios. El ganado suponía el 80 % de las ganancias en las exportaciones hasta 1983.
La intervención del FMI y el Banco Mundial a principios de los 80 produjo una crisis, al romper el equilibrio y la relación tradicional en esta economía agraria.
El programa de ajuste hizo depender a Somalia de los cereales importados, favoreciendo el trigo  o el arroz extranjeros, a precios bajos, en detrimento de los cultivos propios, como el maíz o el sorgo. Esto junto a la devaluación de la moneda propia y el aumento del costo de los combustibles y los fertilizantes provocó la quiebra de la agricultura somalí.
Durante ese periodo gente que no era del sector agrícola se hizo con las  tierras fértiles, de regadío, destinándolas a cultivos para la exportación: frutas, verduras, algodón…
En el sector ganadero se hizo muy costoso hacerse con medicinas debido a la devaluación de la moneda. Se promovió, además, una privatización del servicio veterinario y la imposición de cuotas para los servicios veterinarios y las vacunaciones.  Dichas acciones, sumadas a lo ocurrido también en la agricultura, condujo a la caída de la ganadería tradicional.
La falta de atención sanitaria del ganado produjo que las exportaciones a países habituales como Arabia no siguiesen, trayendo estos entonces carne de países de la UE o de Australia. El rechazo a la importación de Somalia no se eliminó incluso después de que se erradicase la peste bovina.
Así mismo, carne subsidiada y libre de aranceles entraba en África, rompiendo más todavía el mercado local.
La inversión en agricultura había caído un 85 % en relación a los años 70. El FMI advirtió al gobierno de no movilizar y no promover recursos propios, promoviendo la “ayuda alimentaria” que venía del exterior. El FMI buscaba la destrucción del tejido económico de África. 2
Las reformas económicas se caracterizaron también por la desintegración del sistema sanitario y del educativo. Para el año 1989 la inversión en salud había bajado un 78 % en relación al nivel de 1975. En educación la inversión por alumno de primaria era en 1989 de 4 dólares, en 1982 era de 82. De 1981 a 1989 la asistencia a la escuela bajó un 41 %, a pesar del aumento de la población joven. Los salarios de los profesores cayeron en picado. 2
En Etiopía la historia no fue muy diferente, en los años 90 el FMI haría lo que hizo en Somalia años antes, destruyendo su economía y conduciendo a sus habitantes a la hambruna. Hambrunas que parecían corregirse con la ayuda alimentaria humanitaria que llegaba de occidente, mucha de ella en forma de "semillas sucias", semillas modificadas genéticamente. Pero lo que teníamos en realidad era que las transnacionales podían liberarse de estos productos haciendo buenos negocios y que´, además, la llegada de tal "ayuda" sería la causante de las futuras olas de hambre en Áfica, al contribuir a que los agricultores locales no pudiesen vivir del esfuerzo de su trabajo, al no poder vender sus productos.
Los excedentes de maíz genéticamente modificado de los EE.UU. (prohibidos por la UE) estaban siendo vertidos en el cuerno de África bajo la forma de ayuda humanitaria. Los EE.UU. [las corporaciones de los transgénicos] habían encontrado un mecanismo conveniente para "blanquear sus stocks de grano sucio". 
Los programas de emergencia [supuestamente de envío de ayuda humanitaria para combatir las hambrunas] no eran la "solución", sino la "causa" de la hambruna. Creando deliberadamente una dependencia de las semillas modificadas genéticamente habían sentado las base para el inicio de futuras hambrunas. 2

Notas:
1.Richard Peet. La maldita trinidad. Laetoli. 2001. p. 97.
2. Michel Chossudovsky. The globalization of poverty. Global Research. 2003. pp. 95-100, 137-143.