sábado, 26 de octubre de 2013

Escuchando a los rebeldes en Siria

La fotografía está llena de ironía. La cabeza cortada es mostrada a la multitud por un terrorista wahabi que lleva una camiseta de Coca Cola. Coca-Cola, el símbolo de la libertad occidental (1)
Para entender como las corporaciones están implicadas en esta brutal guerra contra Siria recomiendo este enlace: Los intereses económicos detrás de la guerra en Siria.


Sobre la naturaleza de lo que ocurre en Siria y sobre la misma naturaleza de los apodados como rebeldes ya les he hablado en otros artículos, por ejemplo, en este que les adjunto pueden ver cómo se desarrolló y creo este proceso y quiénes fueron sus promotores: Las revueltas en Siria. Pero hoy quería exponerles la opinión directa de algunos de esos rebeldes, en concreto de aquellos que son de origen sirio, una minoría dentro del entramado de organizaciones de mercenarios islámicos que han entrado a este país, Siria, procedentes de lugares tan diversos como: Arabia Saudí, Libia, Chechenia, Afganistán, Turquía, Túnez, Marruecos, Egipto o incluso de países europeos como España o Alemania. Vamos a escucharles para entender cómo actuaban y por qué hacían esto. Lo que aquí se documenta no es nada nuevo, los actos atroces que han cometido estas personas son de sobra conocidos, hasta ellos mismos los han grabado en numerosas ocasiones, ver este enlace: La tragedia.
Tampoco piensen que se van a encontrar en los siguientes relatos del documental en el que están registrados, The Flood (1), con tipos de aspectos muy extraño, al menos estos que no son extranjeros. Estas personas, que cometieron actos atroces en momentos de locura y ceguera, tienen el aspecto normal de usted  o de yo mismo, no se engañen.
Ellos hablan, escúchenles para entender lo que sucedía y sucede en Siria.

Hassan Salahi, líder de la brigada al-Islam comenta los comienzos y como se intentaba coaccionar y comprar a la gente:

Había aquellos que seguían presionando a otros para salir a la calle, pero la respuesta era que la gente quería ir a su trabajo diario para ganarse la vida. Les dijeron que cada uno conseguiría 500 libras sirias tomando la calle.  (2)

O el modo, de como a través del dinero a gente parada o especialmente también a delincuentes se formaban las filas rebeldes, y no solo en Siria, lo  expone Amer Darwish, de Jabhet Nusra. 

"Jamal Ramadan", un sastre, solía venir a "al-Abada" y ofrecer a aquellos parados y saqueadores 500 libras sirias por salir a las calles, el viernes, después de realizar las oraciones. Así, solían salir a las calles y asaltar aquellas tiendas cerca de la mezquita, además de romper los cristales de los coches que aparcaban en las cercanías.


"Jamal " recibió fuera de la ciudad emires de fuera de Siria, como los dos emires saudíes: "Abu al-Amir" y "Abu al-Walid", además del emir de Jordania "Abu Abdullah" . Nos dijeron que debíamos tomar las armas contra el Estado. Nos suministraron a los presentes, 10, 20 o 30, con armas y empezaron a adiestrarnos como usar las armas. (2)

También H. Salahi habla sobre la disparidad de lo que ocurría en las calles de Siria y lo que los medios corporativos occidentales y de las dictaduras catarí o saudí, además de la izquierda y de las organizaciones humanitarias occidentales, contaban.

No más que 60 solían salir a las calles, pero cuando volvíamos a casa y veíamos los canales de televisión al-Jazeera o Wisal, quedábamos asombrados al ver que 1.500 salieron a las calles en la ciudad de Duma. No obstante, solíamos decir que eso era para nuestro propio beneficio.(2)

Hecho confirmado también por Hisham Khublya Comandante Adjunto de la brigada de los Mártires de Duma.

Estaba asombrado de ver y oír en los canales de televisión que eran cientos aquellos que salieron a la calle, cuando no eran más de 30. (2)

Él mismo habla sobre cómo se organizaban las manifestaciones y lo "pacíficas" y "bien intencionadas" que eran.

Imad Khaiti y Amar Ward Esham solían darnos órdenes, pues ambos estaban al mando de las manifestaciones. Solían informarnos, por ejemplo, que deberíamos reunirnos a la hora de los rezos de la tarde en la gran mezquita. 
Entre nosotros había alguno que elaboraba piezas de hierro en forma de estrella, que eran usadas para echarlas a lo largo de las carreteras para que cuando  los vehículos   de las fuerzas de seguridad apareciesen en el lugar los neumáticos serían rajados por estas piezas de hierro. Lo que se traducía en una parada total en su marcha. Además, los financiadores nos suministraban explosivos  con los cuales atacábamos a las fuerzas de seguridad. Así explotarían y serían golpeados y heridos por la metralla. 

Solíamos prender fuego a neumáticos a la noche, a contenedores de basura vacíos, además de tirar piedras y grandes trozos de hormigón en medio de las calles. Movimos la parada de autobuses cerca de "al-Baladiya" y la tiramos en medio de la calle, pues no había fuerzas de seguridad en aquel momento. Nuestro único propósito era solo destruir. (2)

El que no obedecía y no seguía las órdenes de esos grupos armados pagaba las consecuencias comenta H. Salahi.

Nos juntamos en Duma a las 7.0 A.M. y decidimos no permitir a nadie abrir su tienda. El lugar de encuentro en la gran mezquita. Nos daban 500 libras sirias a cada uno y esperábamos allí para ver si los propietarios de las tiendas las abrían o no. En realidad ellos abrían sus tiendas. Por nuestra parte pedíamos a los de los tambores que tocasen y nosotros gritábamos eslóganes pidiendo libertad y amenazándoles también a ellos para que cerrasen sus tiendas o serían atacados. Algunos nos echaban, preguntando sobre nuestra intención detrás de todo esto. Ellos, además, nos pedían que nos fuésemos, pues ellos querían ganarse la vida. Uno de ellos llamado "Ma´an Haidar" nos dijo que no cerraría su tienda, pero nosotros asaltamos su tienda, rompimos todo lo que había adentro, además de lo que había en la entrada. (2)

Y también sobre el verdadero carácter, sobre la verdadera realidad de las manifestaciones y, especialmente, de los propios manifestantes como él. Todo ello ocultado al público occidental por sus medios de comunicación.

Solíamos ponernos ropas civiles, esconder nuestras armas debajo de nuestra ropa y tomar parte en las manifestaciones. Solíamos disparar a las fuerzas de seguridad en el momento en que aparecían. Muchos civiles que no tenían nada que ver con ello eran muertos. Solíamos pedir a la gente que no se retirase ni se asustase durante los choques con las fuerzas de seguridad y nosotros solíamos dispararles a ellos también, pero ellos no nos escuchaban. (2)

El modo de actuar en las manifestaciones era el de usar la violencia y los asesinatos, pero acusando de ellos a las fuerzas de seguridad sirias, policía o ejército, que supuestamente atacaban y reprimían a manifestantes pacíficos, según indicaban los medios de comunicación, las organizaciones humanitarias o buena parte de la misma izquierda occidental
Rabi "Kala", miembro de Jabhet Nusra, explica este modo de actuación:

"Abu Iskandar" me dijo que una manifestación se dirigiría al pueblo de "al-Nashabiya", dándome un rifle de corredera y ordenándome esconderme, disparar a los manifestantes  y más tarde acusar a las fuerzas de seguridad. (2)

La violencia era la norma, no las manifestaciones pacíficas. Mohammad Burhan, que estaba a cargo del contrabando de armas, así lo expresa:

Los vehículos de las fuerzas de seguridad solían pasar junto a los manifestantes sin incluso molestarlos. Pero los manifestantes solían disparar deliberadamente al vehículo. Tendían a entrar en conflicto con las fuerzas de seguridad, así iría a peor.

Se solía pegar fuego a neumáticos desde las 6 A.M. en cada callejuela. Encontrarías hombres armados que atacarían las tiendas de cualquiera que se atreviese a abrir. El único que solía tener su tienda abierta era "Abu Ali George", que solía vender bebidas de alcohol y refrescos. Solían ir a esa tienda después de forzar a los propietarios de las tiendas a cerrarlas. Bebían alcohol y fumaban a la hora en que la huelga terminaba.

Cada uno tenía su propio rifle y chaleco acompañando a los manifestantes o sobre motocicletas, a pie o posicionándose en las entradas de las callejuelas. Aquellos eran los primeros que tenían armas y los que eran buscados. (2)


La violencia se practicaba por parte de estos grupos armados, los rebeldes, contra prácticamente todo y todos. Rabi Kala relata como atacaban incluso a las escuelas y también a los civiles que pasaban por la calle.

Asaltamos la escuela primaria del mártir "Abdulah al-Khatib" en nuestra ciudad. Prendimos fuego a los pupitres, asaltamos la habitación de la administración de la escuela, hicimos pedazos todos los papeles y documentos, rompimos las ventanas y destrozamos las puertas.

Solíamos instalar puntos de control y pedir a los conductores que se bajaran para apoderarnos de su vehículo. Si se negaba lo forzaríamos a  bajarse, lo asesinaríamos,  y tiraríamos su cuerpo al río. Solíamos vender el vehículo o sus partes. (2)


Hassan Salahi habla también sobre esto y de cómo le ordenaron matar a un hombre y cómo se deshicieron de él:

En uno de los puntos de control que instalamos paramos a un conductor, lo detuvimos y lo enviamos para ser interrogado a una granja en "al-Ib" en la ciudad de "Duma" llamada la granja "al-Ter". El interrogador era era "Abu Khailed al-Bashash" que solía consultar a "Zahran Aloush", cuando tenía que ver con emitir una fatwa [un pronunciamiento emitido por un especialista en ley religiosa], por ejemplo. Una fatwa fue emitida para matar al hombre. Me pidieron a mí matar al hombre, yo pregunté, por qué yo, pero me dijeron que era el elegido para matarlo, añadiendo que el cuchillo estaba listo. Este no era grande ni pequeño. Me dijeron que tenía que matar al hombre con este cuchillo en particular. Lo maté y estuvo respirando durante 15 minutos, cuando ya murió pusimos el cuerpo en la parte trasera del coche y lo llevamos a una zona dentro de "al-Ib", a solo 500 m y lo tiramos a los conductos del alcantarillado. (2)

De un modo similar actuó H. Khublya, haciendo de las matanzas el modus operandi de estas personas que en cualquier parte del mundo serían calificados como terroristas desalmados, pero en Siria parece que todo valía para la opinión occidental

Sheikhs  de "Duma" vino con ocho personas y me ordenó matarlos a  todos después de emitir una fatwa. Llevé a los ocho a la zona de "al-Ib"  y les disparé matándolos a todos. No sabía nada sobre ellos. Pusimos los ocho cuerpos en un agujero que era 5 m de largo, 5 m de ancho y 4 m de profundo, donde los enterramos y cubrimos el agujero con tierra. (2)

Del bloqueo y sitio a centros hospitalarios para que dejasen de funcionar bien poco se hablo tampoco en nuestros medios de comunicación. Testimonio de H. Khublya:

Solíamos cortar las carreteras y forzar a las enfermeras que vivían en la zona de "Kutaifa", pero que trabajaban en los hospitales del gobierno en Duma, a renunciar a tratar a los heridos en los hospitales de la zona, pero lo rechazaron. Como consecuencia no los permitiríamos ir a los hospitales y a volver de donde ellas vinieron. Impusimos un sitio sobre el hospital hasta que paró completamente de trabajar. (2)

Algo que es llamativo también en la respuesta del mundo occidental es su silencio ante el forzamiento y las violaciones colectivas de mujeres, con incluso indicaciones especiales de líderes religiosos a realizarlo.

Confesiones de Rabi Kala:

Robamos un jeep de la zona de "Al-Medan" y condujimos armados hasta la plaza del pueblo de "Nashabiya" para elegir entre las chicas  que estaban allí de edad de 25. Elegimos algunas de ellas a punta de pistola y nos las llevamos a una granja a lo largo de la carretera de "al-Marj". Las violamos, permanecieron secuestradas durante 6 horas. Más tarde las dejamos a los largo de la carretera de "Nashabiya". (2)

Confesiones de H.Salahi:

Eran las ocho de la mañana y estábamos hablando sobre traer a prostitutas para divertirnos. "Suleiman Hijazi" me dijo que él lo haría. Presentes estábamos "Yousef Hanan", "Ma´rouf  Touma" y yo. "Suleiman volvió con dos chicas. Yo le pregunté como se las había apañado para hacerse con ellas. El dijo que fue al pueblo de "Nashabiya" para ver a alguien. Vio a su mujer que le gustó, y amenazó al hombre apuntándole con la pistola, lo ató en la parte trasera de la casa y amenazó a su mujer indicándole que nos acompañaba o que mataba a su marido. Su vecina "Rim" le estaba haciendo una visita y volvieron a Duma con las dos, una de ellas estaba casada y la otra soltera. Él fue a un piso cerca de la plaza "Shuhada". Él violó a la virgen "Rim", mientras nosotros pasábamos el rato con con "Huda" hasta la mañana. (2)

El pillaje formaba parte del botín de los rebeldes.
H. Salahi:

Después de que todos los residentes de la ciudad de Duma huyeron y de que no había presencia del ejército sirio, establecimos puntos de control. Las calles estaban vacías y teníamos un control completo sobre las casas evacuadas, así nos hicimos con todo lo que había de valor dentro de ellas, como: joyería, pantallas de Televisión, equipos de satélite digital, máquinas lavadoras automáticas, refrigeradores y similares. Solíamos cargarlos en vehículos a la noche. (2)

H. Khublya:

Había almacenes de azúcar en "Al-Shifoniya" en la zona industrial en la ciudad de Duma. El almacén era de 125 m de largo, 50 de ancho y 6 m de alto. Había tres almacenes sin personal de las fuerzas de seguridad, con personal civil. Eran 5 en número. Asaltamos  los almacenes, detuvimos a los cinco civiles en la prisión de la brigada "al-islam" y nos pusimos a cooperar con un americano que era comandante de un grupo de la brigada "al-Ridwan" para robar todo el azúcar de esos almacenes. Cada vehículo solía llevar 5 Tn, había 10 vehículos. Así eran 50 toneladas, eso era lo que solíamos robar diariamente y el americano solía robar la misma cantidad el día siguiente. Toda la cantidad de azúcar guardada en esos almacenes fue robada en una semana. (2)

El mando, la dirección de la actuación de los rebeldes no venía de Siria, sino del exterior.
H. Khublya:

En la zona de "al-Ib" había zonas que estaban bajo la estricta vigilancia de la brigada "al-islam", nadie era capaz de entrar, la razón era que había extranjeros dentro, que estaban vinculados a las brigadas "al-islam": saudíes, libios, tunecinos y otros. Solían llevar túnicas cortas y pantalones debajo de ellas, algunos tenían el pelo largo, así ellos parecían realmente extraños y extranjeros: saudíes, libios, tunecinos y turcos. Ellos eran los comandantes de la brigada "al-islam" y de la brigada de los "mártires de Duma" y solían dar órdenes a Zahran Aloush, Abu Ali Khubiya, Abu Subhi Taha y a todos los demás comandantes. No solo en la ciudad de Duma, sino además a todos los otros comandantes, porque ellos los financiaban. (2)

Algunos, ya finalmente, son cosncientes de lo que ha supuesto esa ayuda externa al terrorismo, cmo Rafik Mutaz Shur, que estaba a cargo del almacenaje y la transferencia de armas:

Esos estados que apoyan el terrorismo, como Arabia Saudí, Turquía, Catar y otros, han traído a la gente de Siria destrucción y muerte. (2)

Aquí habría que incluir con todo el derecho también a Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, la Unión Europea en su conjunto, además de Israel. La actuación de Israel es desvelada en este documental donde aparecen los testimonios de estos rebeldes, tanto en el bombardeo de Siria como por el suministro de armamento.
Ala al-Isba, líder de la brigada "al-Habib al-Mustaf":

Solíamos recibir armas de alguien llamado "Abu Mohammad", que solía aprovisionarnos  con armas israelíes, como silenciadores, para llevar a cabo operaciones de secuestro para pedir rescate.
Solía tomar las rutas montañosas hacia el Líbano para traer armas de Israel. (2)

La colocación de coches bomba en las ciudades, como Damasco, y la detonación de ellos sin previo aviso y de forma indiscriminada, para provocar el máximo número de víctimas, ha sido y es otra de las características de estos rebeldes (Atentado en Hama). Lo explica Dr.Sa´d Khalifa a cargo de la división financiera en el Consejo Militar en Gouta occidental:

Los coches bomba eran preparados en las zonas de "M´adamiya" y "Jdeida", para ser detonados más tarde dentro de Damasco. Los perpetradores solían entrar en Damasco por las circunvalaciones, sin pasar por los puntos de control, además de preparar otros coches bomba en Damasco. (2)

El olvido, cuando no desprecio absoluto, hacia las víctimas de estos atentados terroristas indiscriminados era y es absoluto por parte de los medios de comunicación occidentales y también de las apodadas como organizaciones humanitarias. Ver estos dos enlaces: La falta de rigor y ética de los medios de comunicación y Las organizaciones "humanitarias" ante los atentados terroristas en Damasco.

También podríamos hablar del secuestro del equipo de reporteros de Syrian News Channel a cargo del Ejército Sirio Libre, el trato que recibieron, uno de cuyos miembros fue asesinado por estos grupos armados, y el silencio y falsificación sobre lo que ocurría y lo que contaban los medios occidentales. Lo comenta Mohammad Qasem Dala, uno de los secuestradores del equipo de periodistas de ese canal.

Después del Ramadan nuestros grupos armados fueron desplegados en la zona de "al-Tal", nos posicionamos cerca del lugar de "Panorama". Pasó un vehículo, sabíamos que era uno de la prensa. Paramos el vehículo e interrogamos sobre su identidad. Ellos dijeron que trabajaban para el Syrian News Channel, pero nosotros no les creímos. Reconocimos a la chica, que era "Yara Saleh", en el equipo del canal. Los detuvimos y los condujimos a la escuela religiosa. Fueron sometidos a cierto acoso. Presente en la escuela religiosa estaban el desertor Mayor "Samer" y "Ihsan Dabul", apodado "Sheikh", que solía suministrar fatwas para el grupo. 
Los miembros del canal de televisión fueron sometidos a tortura, eligieron entre los secuestrados a "Hatem" y se lo llevaron fuera. Algo más tarde ellos pidieron a "Samer al-Shalabi", "Abdul Latif Hamra", "Uzzo Musmos" y a otros dos hombres afeitados matarlo. Le dispararon a la cabeza a "Hatem" a la vez. Forzaron a los otros miembros del equipo a anunciar delante de la cámara que ellos desertaron y que ya no trabajaban más para Syrian News Channel y que estaban bien, pero en verdad ellos estaban siendo torturados y humillados. (2)

Esto es lo que les obligaron a decir:

"Nosotros, un equipo del Syrian News Channel. Yo soy la reportera Yara Saleh, yo soy el cámara "Abdullah Hatem" de la provincia de Dara, yo soy el conductor "Husam Imad". (2)

El conductor dirige además estas otras declaraciones, ante la mirada de la reportera Yara Saleh que no parece creer lo que oye:

 "Apoyamos al Ejército Sirio Libre. Ellos nos cuidan, nos tratan bien y nos ofrecen todo lo que necesitamos. La zona de "al-Tal" está siendo bombardeada". (2)

Bien, podríamos seguir poniendo más relatos y testimonios, pero creo que son suficientes para entender la naturaleza de esta "revuelta", en realidad una agresión e invasión externa a cargo de mercenarios fanáticos armados, entrenados y financiados por los mismos gobiernos occidentales en colaboración con las dictaduras del Golfo, de Turquía y de Israel. Todo con un fin, acabar con este estado independiente situado en Oriente Medio, un gran obstáculo para sus objetivos económicos, políticos y militares de la región y del mundo.
Les dejo los siguientes enlaces para entender por ejemplo los intereses económicos que hay detrás de esta guerra: Los intereses económicos detrás de la guerra en Siria.
Sobre el terrible futuro que pueden tener las mujeres, además de la tolerancia en general, en Siria si triunfa esta llamada eufemísticamente "rebelión": ¿El futuro de las mujeres en Siria?
La actuación completamente irresponsable e injustificada de la izquierda: ¿Por qué la izquierda apoya el ataque a Siria?
La actuación de Amnistía Internacional, cómplice de lo que está ocurriendo: El papel de Amnistía Internacional en la guerra contra Siria.

Además, les aconsejo dar un repaso a lo que viene sucediendo en Oriente Medio: Oriente Medio, y  ver unos documentales interesantes:






Notas:
(1) Alleged soldier brutally slaughtered by Al Qaeda linked terrorists. Syrianews, 17.10.2013. Enlace
(2) Syria: The flood. Syrianfreepress. Enlace




martes, 22 de octubre de 2013

El premio Sajarov: un premio a los que sirven a los intereses de las corporaciones occidentales

El presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz (dcha), entrega premio Sájarov a la Libertad de Conciencia a la líder opositora birmana Aung San Suu Kyi
Aung San Suu Kyi recibiendo del presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, el premio Sajarov 

Hoy martes 22 de octubre la "líder opositora birmana Aung San Suu Kyi" ha recibido del presidente del Parlamente Europeo, Martin Schulz, "el premio Sajarov a la Libertad de Conciencia", que le otorgó ya el Parlamento Europeo hace 23 años, según indica en su página web Televisión Española. (1)
El premio Sajarov indica en la misma página del Parlamento Europeo:

El Premio Sájarov recompensa a personalidades excepcionales que luchan contra la intolerancia, el fanatismo y la opresión. Al igual que Andréi Sájarov, los galardonados con el Premio Sájarov dan testimonio del coraje que es necesario para defender los derechos humanos y la libertad de expresión. 

¿Ha luchado realmente Aung Suu Kyi contra la intolerancia, el fanatismo y la opresión? ¿Se han premiado estas supuestas virtudes o por el contrario se han utilizado estas pomposamente para conseguir otros objetivos?
Miremos a la importancia que tiene Birmania (Myanmar) en los asuntos económicos, ya que forma parte clave de la ruta de comercio por el Océano Índico de China, que es por donde recibe el petróleo de Oriente Medio y otras mercancías, por ejemplo alimentos desde África. En esta ruta cada país o espacio geográfico importante recibe según la nomenclatura económica de occidente el nombre de "perla", y el conjunto del trayecto es el "collar de perlas". "Collar de perlas" que el poder económico occidental quiere romper para controlar a China.

Una "perla" realmente importante es Myanmar (Birmania). No solo por sus puertos o bases navales, sino porque es también, como Pakistán, una vía de comunicación directa entre el Océano Índico y China, sin necesidad de bajar hasta Indonesia para luego tener que volver a subir el trayecto hacia el Mar del Sur de China.
Viendo el siguiente mapa podemos ver la importancia de los proyectos en Myanmar: puertos, carreteras, ferrocarriles, gaseoductos y oleoductos que conecten la bahía de Bengala  con el sur de China.

La importancia de Myanmar: gaseoductos, oleoductos y otras redes de comunicaciones hacia China (2)

Visto esto, teóricamente cabría esperar que las corporaciones y el gobierno estadounidense estuviesen actuando contra este país, Myanmar, que tiene buenas relaciones con China, y así es, llevan años fomentando un frente político vinculado al mundo corporativo occidental. Aquí tuvo lugar una de esas revoluciones de "color", aquí denominada del "azafrán", por el color de los hábitos de los monjes budistas que respaldaban a la candidata del mundo de los negocios occidental Aung San Suu Kyi.  En esta campaña intervinieron prácticamente todos los medios corporativos y organizaciones como Amnistía Internacional. En ella supuestamente querían acabar con un régimen militar para implantar la libertad y la democracia, sin embargo, los hechos son bien diferentes, el interés está en que Myanmar haga negocios con Estados Unidos y sus socios, no con China. Además, la tolerancia de estos monjes no ha sido nada ejemplar, persiguiendo y ensañándose contra los Rohingya, un grupo étnico musulmán del estado de Rakhine.

Un monje con la imagen de "la dama", Aung San Suu Kyi, la candidata del mundo corporativo occidental en Myanmar

Estos llamados monjes han desempeñado un papel central en la construcción de la maquinaria política de Suu Kyi, así como en el mantenimiento de más de una década de genocidio y violencia sectaria dirigida a las minorías étnicas de Myanmar. Otro ejemplo de la "promoción de la democracia" de EE.UU. y del dinero haciendo su trabajo. (3)

Como comenta Tony Cartalucci, la persecución y expulsión propuesta por estos monjes de la etnia Rohingya es como si en Estados Unidos hiciese eso hoy en día el Ku Klux Klan con las personas de "raza" negra.

Ver el artículo completo en el siguiente enlace para comprender la actuación del poder económico occidental contra China en sus rutas comerciales: La guerra económica, militar, mediática y humanitaria contra China

Teniendo en cuenta que esta mujer, Aung San Suu Kyu, pertenece a una familia de la élite económica de Myanmar y de que es en realidad la representante del poder económico occidental, ¿qué tiene que ver este premio con los derechos humanos?, es más, si ha apoyado un genocidio contra las minorías étnicas, ¿qué sentido tiene entonces dárselo de acuerdo a lo que el mismo premio Sajarov dice: El Premio Sájarov recompensa a personalidades excepcionales que luchan contra la intolerancia, el fanatismo y la opresión?  .

La respuesta no es complicada, el Parlamento Europeo, como su premio Sajarov, nada tienen que ver con los derechos humanos, y sí con los intereses económicos del poder económico occidental, a quien sí representa realmente el Parlamento y no a los millones de europeos que lo rechazan por no representarlos y condenarlos a la pobreza y la precariedad.
Este mismo año ese Parlamento hacía otra parodia humanitaria y de defensa de la libertad con este premio, dándoselo a la niña Malala, por su supuesta oposición contra los talibanes en Afganistán. (4) Esta niña, que es como una marioneta en manos de este poder económico occidental, ignora la historia bien reciente de su propio país, cuando en 1979 existía un gobierno progresista de orientación marxista, pero que fue destruido por la financiación, asesoramiento y entrega de armamento de las corporaciones y los gobiernos occidentales a los fanáticos yihadistas que asolaron y destruyeron el país y la tolerancia. Ahora los destructores tratan de premiar una supuesta tolerancia que ellos arruinaron a propósito.
Vean como vivían las mujeres en los años 70 del siglo pasado en Afganistán, y comparen como viven hoy:



Sobre la niña Malala ver este artículo: La niña Malala y la propaganda oficial.

Notas:
(1)La opositora birmana Aung San Suu Kyi recoge el Premio Sájarov concedido hace 23 años. TVE, 22.10.13. Enlace
(2) Kunming-Kyaukphyu Railroad Highlights Opportunities For Chinese Companies.Business Monitor International. 5.5.11.
(3) Tony Cartalucci.  "Pro-democracy" groups behind Myanmar refugees attack.  Land Destroyer. 29.10.12.
(4) El Parlamento Europeo homenajea a Malala con el premio Sájarov. El País, 10.10.13.

domingo, 20 de octubre de 2013

La "Primavera Árabe": una visión occidental

La propaganda occidental de la Primavera Árabe, en este caso a cargo de Amnistía Internacional

La verdadera historia de la Primavera Árabe: violencia, intolerancia, persecuciones raciales, a las cuales la misma Amnistía Internacional contribuyó de forma decisiva (1).


 Hoy les hablaré de algo muy nombrado, de algo demasiado encumbrado y demasiado poco conocido, de la llamada "Primavera Árabe", y también hablaremos, si ustedes quieren también, de la izquierda, no de toda de la izquierda, pero sí de una parte considerable de ella, no solo de la vertiente política, sino especialmente también de la intelectual, y de la visión que tiene esta y el conjunto de la sociedad occidental en relación a su superioridad moral o intelectual sobre otras sociedades, sobre el llamado Tercer Mundo. Para ello me voy a basar en un artículo con un tratamiento realmente profundo realizado por Donnchadh  Mac an Ghoill y que se titula La "Primavera Árabe" y la seducción de la izquierda occidental.(2) Además, se introducirán los análisis  y observaciones que sobre este mismo tema ya había realizado, y que en el fondo no difieren mucho de lo que Donndhadh habla, y no por coincidencia ideología, sino factual.
Este autor, Donnchadh, comienza ya indicando algo que el mundo occidental y especialmente esta izquierda no han querido ver, el mayoritario rechazo a los Hermanos Musulmanes por parte de la población egipcia. Motivado, además de por su intolerancia y fanatismo, por su servilismo al poder económico occidental, al que querían entregar prácticamente la soberanía de la propia nación. Para una comprensión más detallada de esto que digo aconsejo los siguientes análisis: Los Hermanos Musulmanes¿Qué está ocurriendo en Egipto?¿Por qué no escuchamos a los egipcios?
Esta entrada del artículo demuestra ya una intención de hablar claro, de hablar claro y de escuchar la opinión de las personas de otras partes del mundo, no de interpretar sus pensamientos en función de los intereses de nuestro propio pensamiento. Esto es de capital importancia para poder entender lo que sucede en el mundo, además de ser una primera regla esencial de respeto hacia los demás y de un mínimo comportamiento responsable.
Seguidamente trata otro asunto difícil de digerir para la población occidental, y especialmente para la izquierda, el apoyo de los habitantes de Siria a su presidente, Bashar al Assad. ¿Cómo es posible esto si supuestamente los ha masacrado y bombardeado a diario? Bien, eso es supuestamente, eso es lo que contaban los medios de comunicación y la propia izquierda, pero no es lo que sucedía en Siria. Los sirios lo saben y de ahí su respuesta. Para entender este apoyo hacia el presidente y la incomprensible actuación de la izquierda, incomprensible moral e intelectualmente, este artículo les desvelará algunas cosas: ¿Por qué la izquierda apoya el ataque a Siria? En relación a la inventada revolución popular y pacífica en Siria tienen este informe: Las revueltas en Siria.
Comentando los efectos prácticos de la llamada "Primavera Árabe", llega a una conclusión inevitable y obvia. Pero no solo sobre el resultado final a nivel práctico, sino ya desde su origen, desde su concepción teórica misma no dejaba de ser un gran engaño.
En breve, las vidas de la gente corriente hoy son inmensamente peores que al comienzo de la llamada "Primavera Árabe" en diciembre de 2010. Toda la plática de la "revolución" ha sido expuesta como el sinsentido que siempre fue. (2)
Y va al más demoledor de los casos, y al que precisamente gran parte de la izquierda y de las organizaciones humanitarias condujeron, al de Libia.
En ningún lugar esto es más cierto que en Libia, donde la clase trabajadora ha sido despojada de todo el poder y la protección, y el poder puesto de nuevo en la clase compradora de Bengazi [se refiere a las clases que venden el país al poder económico exterior a cambio de llevarse ellos también parte de este botín, como lo que ocurría y ocurre todavía en la misma América Latina] como sucedía durante el reinado del rey Idris. No se trataba de una revolución, sino de una restauración, con la bandera monárquica contrarrevolucionaria y la potencia de fuego de los ejércitos imperialistas para dejar las cosas claras hasta al más deliberadamente obtuso. (2)
Ahora saquen las conclusiones necesarias e inevitables de por qué muchas personas y organizaciones de la izquierda apoyaban tal barbarie y expolio colonial, por qué organizaciones humanitarias, como Amnistía Internacional o Human Rigths Watch, contribuyeron de forma fundamental a que esto se diese. Vean este informe sobre Amnistía: La actuación de Amnistía Internacional en la guerra contra Libia. También el papel de los medios de comunicación, en colaboración con esas mismas organizaciones humanitarias: Los medios de comunicación y la guerra en Libia.
 Para un buen entendedor pocas palabras más harán falta, los hechos son obvios y las intenciones lo son más.
También Donnchadh trata con total naturalidad falsas imágenes en la propia izquierda, como el propio poder que ha podido tener el movimiento antiguerra.
El fracaso de los movimientos anti-guerra no es nada nuevo. Nunca ha habido un caso de movimientos de protesta deteniendo una guerra. Incluso en la guerra de Vietnam, que finalmente genero protestas masivas en los EE.UU. [hay que decir que después de muchos años de llevar en guerra con Vietnam], no fue detenido por estas protestas, sino por la real derrota de la máquina de guerra de EE.UU. en el terreno [en realidad no fue una derrota militar en sí, sino que la respuesta militar vietnamita provocó una posible quiebra económica, que fue  la que decantó la balanza]. (2)
Muchas veces, las más, la lucha que llevan a cabo las gentes de otros países que están siendo atacadas por nuestro poder económico y por nosotros mismos, nos enseñan lecciones que nos cuesta trabajo entender. Jean Bricmont ha sabido captar este mensaje.
Todos aquellos que prefieran la paz antes que el poder y la felicidad antes que la gloria, deberían estar agradecidos a los pueblos colonizados por su misión civilizadora: al liberarse de su yugo, han hecho a los europeos más modestos, menos racistas y más humanos. Esperemos que el proceso continúe y que EE.UU. se vea forzado a seguir la misma vía. Cuando nuestra causa es injusta, la derrota puede ser liberadora. (3)
Es evidente que no hemos aprendido esta lección, como lo es también que no hemos aprendido otras que la historia nos ha mostrado con meridiana claridad. Los hechos son claros, la brillantez y honestidad de los seres humanos no tanto. Así, recordando el comienzo del siglo XX y como los partidos socialistas se reunieron en Basilea en 1912 para prometer que no apoyarían la guerra, la que sería la Primera Guerra Mundial,  pero que tales  promesas se desvanecieron y fueron ya pocos los que se opusieron claramente a ella una vez sonaron los tambores de la guerra, que es precisamente el momento cuando de verdad se conoce el carácter de las organizaciones y de las  personas. En realidad la mayoría alentó a defender supuestas justas motivaciones, supuestos deberes humanitarios ante supuestos horribles hechos que exigían una respuesta, es decir, asimilaron y promulgaron la misma falsa propaganda de la guerra que dijeron iban a combatir. Especialmente notorio fue el caso de Estados Unidos, un país que en principio debía de haberse abstenido de ir a esta guerra. Pero la codicia de sus dirigentes empujó a toda una nación que no deseaba de forma alguna embarcarse en tal desventura. Es necesario conocer esta historia, esta historia de manipulación, de coacción y persecución en el supuestamente país más libre de la tierra. Que en realidad nunca lo fue. Ver estos dos enlaces: Apoyo y oposición en Estados Unidos a la guerra y La entrada de Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial.
La historia desde entonces es larga y abundante, y también desconocida, como el desprecio e ignorancia hacia una de las mayores matanzas y holocaustos nunca sucedidos, la guerra de Estados Unidos contra Corea, allí ciudades enteras fueron devastadas, millones de personas asesinadas con total impunidad y todo se hizo con una notable prepotencia y un apenas disimulado racismo. El mundo calló, pero los sucesos reales no, escuchémoslos: La necesidad de escuchar al otro
Seguramente por no querer escuchar, por no querer atender a los propios sucesos reales, la historia de vanidad, venalidad y muerte ha perdurado hasta nuestros días, y pese a aparentes mejorías, como la oposición a la guerra de Irak de final del siglo XX, la locura de la guerra ha vuelto e incluso más fuerte e injustificada que nunca.
¿Cómo explicar el diferente comportamiento ante las guerras contra Irak o contra Libia o Siria cuando los hechos y las evidencias son todavía más claros y contundentes en los dos últimos casos que en el primero? ¿Cómo explicarlo? El autor ya citado no lo indica expresamente, pero sí podemos hacernos una pregunta bastante pertinente: ¿No se debe tal oposición en el primer caso, a la guerra de Irak, a una lucha de poder interna, en el propio poder occidental, más que a un sentimiento de culpa, de remordimientos, de rechazo a usar la violencia, a un verdadero sentimiento ético? Los hechos aquí también hablan por sí solos, los que ayer decían "no a la guerra" se embarcaron en otra incluso hasta peor que a la que se opusieron, con enorme irresponsabilidad, que tiene un precio: El precio a pagar por la irresponsabilidad.
La reacción de la izquierda ante el ataque a Libia fue deplorable o algo peor.
Así que , ¿cuál fue la reacción de la izquierda occidental a todo esto ? La reacción fue aún más vergonzosa que en 1914. Por lo menos los diversos liderazgos socialistas , en 1914 , podrían reclamar que sus países estaban bajo ataque . La izquierda occidental no tenía esa excusa en 2011, cuando Libia estaba siendo atacada . Aquí tuvimos una pequeña nación , de sólo seis millones de personas , siendo atacada por el más devastador poder militar puesto alguna vez junto: 120 misiles cruceros disparados en los primeros pocos días , y luego más de 26.000 incursiones de aviones militares de la OTAN , durante un período de ocho mes. Para poner esto en perspectiva, esto suma 150 bombardeos por día en una población del tamaño de Irlanda - cada día - durante ocho meses. Y durante todo esto, la izquierda occidental aclamó el aplastamiento de la infraestructura del estado socialista y celebraron los linchamientos racistas. Incluso el destacado pensador Noam Chomsky, restó importancia al papel de las bandas salafistas . El movimiento contra la guerra de Irlanda pidió la congelación de los activos del Estado libio - utilizados para pagar las escuelas, los hospitales, etc - y para el uso de estos fondos sociales vitales para armar el llamado Consejo Nacional de Transición (CNT ) , una pequeña grupo de desconocidos , muchos de los cuales había pasado las últimas dos décadas en los EE.UU., siendo entrenados por la CIA para tomar el poder en Libia , y convertir a Libia en un estado títere de EE.UU., con una agenda de privatización . (2)
Todo un "logro" y toda una campaña de falsificación de la izquierda. Convendrán que con estos "amigos", con esta izquierda y con esas organizaciones humanitarias, no hacen falta enemigos.
La explicación ante este desastre intelectual y moral que da el autor del artículo citado es que la propia izquierda se ha creado una visión imaginaria del mundo, bien alejada de los hechos y bien próxima a los cuentos infantiles de buenos y malos, de ogros y valientes defensores de la virtud, la justicia y el bien. Todo ello envuelto en el tótem de la revolución, no importa si esta revolución es en realidad una involución, una vuelta a la tiranía o a la explotación. Se crea la figura del dictador malvado y sanguinario y la gente se ciega, ve el mundo de forma maniquea y es completamente engañada y manipulada. Para comprender el juego que da la estrategia del dictador y la poca honestidad y veracidad que hay tras ello aconsejo sinceramente este enlace: La demonización de un líder o de un gobierno.
A todos estos embaucadores y sátrapas de la izquierda, pues actúan astutamente y abusan de su supuesta autoridad moral o intelectual, no es difícil desenmascararlos si se tiene un poco de objetividad y honestidad intelectual, verán que citan muchas teorías, muchos nombres de pensadores para dar supuestos argumentos de autoridad, pero verán que no aportan evidencias y hechos de lo que realmente están hablando, de sus archiconocidas acusaciones y campañas de demonización.
En este proceso de engaño que realiza el poder económico en complicidad con los medios de comunicación, la izquierda y las organizaciones humanitarias, también hay una carga de responsabilidad y de culpa en los habitantes occidentales. ¿Por qué?
La seducción no es violación. Necesita de la complicidad de su víctima. Necesita que la víctima quiera ser seducida. En realidad, es la víctima la que dicta los términos en los cuales la seducción tendrá lugar. La Primavera Árabe apareció  en nuestras pantallas de la televisión corporativa como lo hizo, porque era así como la izquierda occidental quería ser seducida.(2)
La televisión, como los medios de comunicación en general, muestran una visión de la guerra irreal, que nada tiene que ver con lo que sucede. Los efectos reales de los bombardeos se ocultan, la gente no es muerta o destrozada, los niños no mueren, las familias no desaparecen. Es la revolución, son los valientes rebeldes los que luchan heroicamente, aunque luego no sea así, aunque luego estos actúen solo por dinero, aunque lo que hagan sea matar de forma cruel y violar a las pobres chicas que caen en sus manos, y aunque ellos actúen únicamente en beneficio del poder económico occidental que la izquierda dice combatir. 
El problema real al que nos enfrentamos ahora en este periodo de crisis económica no es percibido por mucha gente, y no porque sea algo nuevo, porque de hecho esto ya ha ocurrido otras  veces. Ocurrió en la Primera Guerra Mundial  y también en la Segunda. La crisis financiera se trató de combatir o de ocultar con un ataque colonial despiadado hacia otros países, especialmente contra África, y finalmente la disputa por los recursos de estos enfrentó a las potencias occidentales. Hoy, con lo que sucede en África y también en Oriente Medio, podemos estar a las puertas de la Tercera Guerra Mundial, como bien indica uno de los mayores expertos mundiales en política internacional, Tony Cartalucci: War on Syria: gateway to WWIII . 
No olvidemos que una guerra más de este tipo puede ser la última, no tendremos más oportunidades.
El ensañamiento, demonización y linchamiento que sucedió con el líder libio Muamar Gadafi se debe más a esto que hemos comentado, al enorme interés por la recolonización de África, para la cual Gadafi era el mayor obstáculo, al promover un sistema económico y monetario independiente para los países de este continente, que a cualquier acto supuestamente negativo de su vida real. Para un análisis del líder anticolonial recomiendo este artículo: Muamar Gadafi: luces y sombras.
¿Cómo se puede combatir todo este dislate, todo este enorme engaño? No es tan difícil, aprendan de la historia, sean ustedes mismos y piensen por sí mismos, eso sí, piensen también en los demás y lo que no quieran para ustedes no se lo deseen a su prójimo, tanto cercano como lejano.
Y recuerden que siempre  es finalmente mejor vivir en un mundo real no perfecto que en uno ensoñado pero imaginario, más si entre estas ensoñaciones y embustes se  provocan daños terribles e irreparables que podían haber sido completamente evitados.
Los mismos árabes no llamaron a lo que ocurrió en 2011 una "Primavera Árabe". Tal y como no llamaron a lo que ocurrió en 1919  una "Primavera Árabe". Esta es una imagen que perteneció al imperialismo occidental, y que la empleó para seducir a las poblaciones occidentales...La Primavera Árabe nunca ocurrió en el mundo árabe. Solo ocurrió en nuestro mundo imaginario occidental.(2)
 Es tiempo ya de poner en práctica el respeto a los demás, el dejar de minusvalorar a otras gentes, países y culturas, que no necesitan nuestra traicionera ayuda humanitaria, sino nuestro respeto, que no necesitan a nuestros ejércitos que los matan y arruinan, sino la paz, que no necesitan de lecciones teóricas vacías, sino de la concordancia entre palabras y hechos. 

Notas:
(1) Mikel Itulain. Amnistía Internacional: su actuación en la guerra de agresión sobre Libia. Enlace.
(2) Donnchadh  Mac an Ghoill. The "Arab Spring" and the seduction of the western left. 26.8.2013.  Zero Anthropology. Enlace
(3) Jean Bricmont. Imperialismo humanitario. El Viejo Topo. 2008 P.233.

Para más información sobre la Primavera Árabe tienen estos enlaces:
2011 Year of the dupe: one year into the engineered Arab Spring.
 La Primavera Árabe: ¿engañados como a niños?
 La Primavera Árabe: segundo estreno en el teatro mundial
 Las "Primaveras Árabes" desmantelando la perspectiva soberanista y unitarista ("bolivariana") de un Mundo Árabe.

Sobre la actuación de la izquierda:
La tragedia de la izquierda



jueves, 17 de octubre de 2013

La masacre de Srebrenica. Parte IV

Los medios de comunicación distorsionaron y falsificaron los sucesos de Srebrenica, como los de la guerra en Yugoslavia en general

Si viviésemos en un mundo donde el periodista y el periodismo no fuesen tan deshonestos, muchas tragedias humanas y sociales que han ocurrido se podrían haber evitado. La guerra llevada a cabo contra Yugoslavia es un buen ejemplo de ello. En vez de informar se recurrió a la desinformación deliberada,  a hacer odiar a un grupo o a una nación, falsificando los hechos, tergiversándolos, ocultándolos, magnificándolos o empequeñeciéndolos según los intereses políticos y económicos, de modo que la imagen mostrada en televisiones, prensa o radio se convirtió en una caricatura grotesca de los sucesos reales.
Pocos periodistas de los medios corporativos se libraron de esta gran culpa, uno de ellos, Rafael Poch, nos muestra, a título particular en su blog, claramente el daño irreparable realizado, al frente del cual estaba y está la mala fe y las malas artes de muchos compañeros suyos.

Nada puede hacerse ya por las decenas de miles de muertos de la guerra de Yugoslavia, pero pocas cosas hay más repugnantes para un periodista que la falsificación y el doble baremo en materia de información cuando se trata de crímenes tan horrendos. El procedimiento es viejo y conocido: se trata de ignorar unas masacres y enfatizar otras. Es así como la matanza de Srebrenica se convirtió, y sigue siendo recordada hoy, como, “la peor matanza de seres humanos en Europa desde el fin de la II Guerra Mundial”. En realidad fue uno de los fraudes que jalonaron la guerra humanitaria, con la que Euro Atlántida apuntaló el nuevo orden continental. 

Jürgen Elsäser (en, Kriegslügen, Der Nato-Angriff auf Jugoslawien, 2008), Alexander Dorin, Herman y otros, han apuntado que los líderes bosnios musulmanes ya gritaban “¡genocidio!” antes de que los serbios capturaran la ciudad. Había que agitar a la opinión pública para convertir los horrores de la guerra yugoslava, con claros anclajes en el pasado y con un menú de intereses occidentales muy claro, en una mera cuestión de desmanes, “genocidios” y “limpiezas étnicas” a manos de los serbios. La agitación alrededor de Srebrenica sirvió para eso.(1)

En Srebrenica tenemos un ejemplo de como los hechos pueden intentar cambiarse de cara a la opinión pública cuando el poder económico persigue un interés u objetivo realmente importante. Para ello pone todos sus recursos en movimiento, que son muchos y poderosos, estos incluyen el control de los medios de comunicación, el control de organizaciones "humanitarias", el control de los políticos, pero también el control judicial, con la creación de tribunales ad hoc, no para hacer justicia, sino para utilizar la justicia con otros fines, fines políticos. El Tribunal Penal Internacional para Yugoslavia fue y es un caso de estos.

El sesgo es descarado; la politización de una empresa pretendida como judicial es extrema.

El tratamiento de los medios de los casos de Srebrenica y la Krajina siguió el mismo patrón e ilustra bien como los medios hacen a algunas víctimas dignas y a otras indignas de acuerdo a la agenda política. (2)

La parcialidad de ese tribunal era y es hasta descarada, y cuando existe parcialidad en la justicia no hay justicia, hay otras cosas, pero nada relativo a lo que un sistema judicial debe hacer y ser.

Un problema es que la justicia no puede ser parcial o deja de ser justicia, y muestra su verdadera cara como venganza y cobertura para otros fines políticos. (2)
 
En el caso de Srebrenica, y a pesar de que todas las evidencias, incluso las estadísticas, contradicen la versión oficial, no se ha tenido la decencia de corregir tales desaciertos. Y todo ello pese a que ya nadie en su sano juicio y con un mínimo de información puede sostenerlo, y a que en otros casos, como el 11S, el bombardeo sobre Kosovo o el llevado a cabo sobre la propia Serbia las cifras iniciales, basadas en la propaganda de guerra y no en los hechos, se han ido corrigiendo. ¿Por qué no así en Srebrenica? Bien, la explicación estriba que Srebrenica significa un tótem, un icono y un lugar de referencia clave para la llamada intervención humanitaria con la que se encubre y justifica el poder económico occidental. Si se derrumba el mito de Srebrenica todo lo demás cae como un castillo de naipes, pues no hay evidencias que amparen o justifiquen las intervenciones humanitarias, no hay excusas posibles para toda esa barbarie militar y toda esa barbarie mediática y humanitaria que la acompañan. Las justificaciones, las excusas, las motivaciones que movieron a este poder económico y a los gobiernos que tiene en su bolsillo son una gran mentira completamente injustificable, que está además llena de sangre, dolor y destrucción. Es por eso que el poder económico mantendrá este discurso, este mito de Srebrenica, mientras se mantenga él mismo en el poder. De él depende para continuar, para utilizarlo como referente de nuevas campañas de guerra, para recordar que hubo un motivo por el que se hizo aquello, para ocultar su egoísmo, su falta de moral, su carencia de escrúpulos, su vaciedad. Mentirán y seguirán mintiendo mientras les quede la posibilidad de hacerlo. La historia, que tarde o temprano se abre camino, no será tan generosa, tan benévola con esta gran tergiversación, con esta gran manipulación y falsificación. Porque los hechos son tozudos y las personas, una vez liberadas de la presión y la coacción del momento, terminan por aceptar lo que hechos y evidencias muestran con innegable claridad.
En esta cuarta parte continuamos con la descripción concienzuda y magistralmente expuesta por Edward S Herman sobre Srebrenica y su contexto, en este caso sobre las anomalías, incongruencias y parcialidad del discurso oficial, junto con unas conclusiones obvias de todo este entramado de propaganda que es realmente la historia oficial de la masacre de Srebrenica.
Entre las muchas incongruencias y anomalías de esta historia tenemos que en la supuesta mayor masacre o genocidio después de la Segunda Guerra Mundial, los agresores, los "genocidas", permitieron salir a las mujeres, a los ancianos y a los niños, y los hombres musulmanes permitieron dejar en manos de los serbobosnios a sus seres más queridos y desprotegidos. ¿Cómo se entiende esto? ¿Lo comparamos con una masacre mucho más brutal y mucho menos difundida por los medios de comunicación, la de Sirte en Libia a manos de la OTAN y de los terroristas de Al Qaeda? Aquí, en Sirte, las familias que intentaron huir veían como las mujeres jóvenes eran raptadas para ser violadas y asesinadas por los mercenarios islamistas, hecho que los medios de comunicación silenciaron, y es más,  trataron a sus autores, a los mercenarios de Al Qaeda, como héroes revolucionarios que luchaban por la libertad. (3)
También tenemos el muy diferente rasero del Tribunal Penal creado por las potencias occidentales y la OTAN para los diferentes sucesos de Srebrenica, las masacres previas a la de julio de 1995, cometidas por las milicias bosniomusulmanas, mucho más brutales e indiscriminadas y que fueron la causa de la venganza y represalia final de la masacre oficial. Y también un muy diferente trato para la mayor limpieza étnica de la guerra, la de la Krajina, que se dejó prácticamente de lado. Es más, en el caso de Srebrenica no se mostró el contexto con el fin de ocultar lo que realmente ocurría, y en la Krajina se intentó justificar la limpieza étnica como supuestas venganzas, en este caso sacándolo completamente de contexto, porque no había ninguna justificación para ello.
Las limpiezas étnicas fueron una de las bases y fundamentos para apoyar la intervención militar occidental en Yugoslavia, pero lo que se ocultó y se oculta es que las grandes limpiezas étnicas se llevaron a cabo contra los serbios y precisamente allí donde intervenía el poder occidental: en Croacia, Bosnia o Kosovo.
El mostrar a los serbios como los causantes y los mayores responsables, cuando no los únicos, de los crímenes de la guerra fue la gran mentira de lo que sucedió en Yugoslavia, mentira que hoy perdura en la mente occidental adoctrinada por los medios de comunicación corporativos.
La desigualdad en el trato según quien sea el autor y la falta de equidad conducen no a la reconciliación, sino a la perduración del conflicto, porque la injusticia crea, con motivos justificados, sentimientos de reparación y también de venganza.

En Bosnia y Serbia los serbios han estado bajo continuo ataque, humillados y sus líderes y personal militar castigados, mientras que los criminales entre los bosniomusulmanes, los croatas y los poderes de la OTAN (ej., Clinton, Blair, Albright, Holbrooke) no sufrieron castigos  y pueden incluso ser mostrados como dispensadores de justicia (Clinton y colaboradores). (2)
.
Y lo que hace esto todavía peor, tales injusticias buscaban y buscan someter  todo un país, Yugoslavia, a los que lo destruyeron mediante la violencia de la OTAN y de los paramilitares a sueldo, incluidos los miembros de Al Qaeda en Bosnia. Convirtiendo un estado soberano en un conjunto de colonias sometidas: Bosnia lo es, también Kosovo y quieren que lo sean Serbia, Croacia, Eslovenia y los otros miembros de la extinta Yugoslavia. Este era el verdadero objetivo final de la guerra de Yugoslavia, lo demás eran embustes, cortinas de humo para ocultar la dura y atroz explotación económica que ahora se extiende por los Balcanes. Los yugoslavos ya empiezan a llorar la pérdida de su estado de bienestar y empiezan a ver el verdadero rostro humanitario de su "protector", de su "defensor". Los matones, los gánsteres, no ayudan, matan y roban. Y otra vez más, demasiado tarde lo han visto muchas de sus víctimas.
Aquí, en Yugoslavia, el poder occidental se las apañó para ocultar la terrible y aparente incongruencia de utilizar a Al Qaeda como ejército de choque para imponer sus intereses. Mostrando que esta organización no es un enemigo real, sino un medio para destruir gobiernos o países hostiles y al mismo tiempo un medio que sirve como excusa del enemigo exterior a combatir, el enemigo del "terrorismo internacional". Hasta tal punto están alienados, adoctrinados y engañados los habitantes occidentales que no son capaces de ver esta obviedad, obviedad y hecho que se ha repetido en Libia, Mali y ahora sucede en Siria. La indiferencia ante estos terribles hechos por parte de la población occidental hace que sean en parte merecedores de la explotación y marginación que están sufriendo ahora en sus países y que merezcan también poco respeto y apoyo ante tales circunstancias. Ellos miraban a otro lado mientras el monstruo devoraba a otros, ahora el monstruo sigue teniendo hambre y son ellos sus nuevas presas.
Srebrenica, la "historia" oficial, es un triunfo de la propaganda, del engaño generalizado.

La "masacre de Srebrenica" es la mayor triunfo de la propaganda que surge de las guerras de los Balcanes.

Es el símbolo del mal serbio y del victimismo bosniomusulmán, y de la justicia de occidente destruyendo Yugoslavia y de la intervención allí a muchos niveles, incluyendo una guerra de bombardeo y las ocupaciones coloniales de Bosnia-Herzegovina y Kosovo.(2)

Pero hay un enorme pero...

...la relación de este triunfo de la propaganda con la verdad y la justicia es inexistente.(2)

Sin embargo, los medios de comunicación, con la ayuda de las organizaciones humanitarias y de buena parte de la izquierda, que aportó las justificaciones a la guerra después de crear un imaginario de los serbios genocidas, inventaron una realidad favorable a los intereses de las potencias atacantes.
Hoy reconstruimos la realidad, pero es imposible revivir a los muertos y muy difícil reconstruir un país destruido y reparar a las víctimas de los ultrajes y la falsa difamación.

Notas:
(1) Rafael Poch. Aniversario balcánico. Diario de Berlín, 11.7.2010.
(2) Edward S. Herman. The politics of Srebrenica Massacre. Globarl Research, 7.7.2005
(3) Bill Van Auken. Libya: Mass killing and humanitarian disaster in NATO siege of Sirte. Global Research, 29.9.2011.


ANOMALÍAS  Y CONCLUSIONES DE EDWARD S. HERMAN:
4- ANOMALÍAS:
Una anomalía relacionada con Srebrenica ha sido la estabilidad de la cifra de víctimas bosniomusulmanas en julio de 1995, 8000, y 8000 hoy, a pesar de la crudeza de la estimación inicial, la evidencia de que muchos o la mayoría de los 5.000 "desaparecidos" alcanzaron territorio musulmán bosnio o fueron muertos en la lucha, y el claro fallo en mostrar evidencia física que lo sustente, a pesar del enorme esfuerzo realizado. En otros casos, como en la estimación  de víctimas mortales del 11 S, e incluso en las estimaciones de guerra de los asesinatos de bosnios y del bombardeo de Kosovo, las cifras originales fueron radicalmente reducidas mientras la evidencia de los recuentos de cuerpos hicieron insostenibles  los primeros números inflados. (49) Sin embargo, debido a su papel político clave para los Estados Unidos, los musulmanes bosnios y croatas, y a un ardor casi religioso en la creencia en esta afirmación, Srebrenica ha sido inmune a la evidencia. Desde el principio hasta hoy el número se ha tomado como un hecho, una verdad superior, el cuestionamiento de la cual demostraría la falta de fe y muy probablemente "apologética"  del demonio.Otra anomalía mostrando también el carácter sagrado, intocable y politizado de la masacre en la ideología occidental ha sido la designación inmediata de los asesinatos como un caso de genocidio. El Tribunal jugó un importante papel aquí, con una credulidad difícil de igualar, una psicologización incontenida y un razonamiento legal incompetente, el cual los jueces han aplicado solo a los casos relacionados con los serbios. Sobre credulidad, un juez del Tribunal aceptó como hecho la afirmación de un testigo de que los soldados serbios habían forzado a un musulmán anciano a comer el hígado de su nieto; (50) y los jueces indicaron de forma repetida como un hecho establecido que 7 mil u 8 mil hombres musulmanes habían sido ejecutados, mientras al mismo tiempo reconociendo que la evidencia "sugería" que"una mayoría" de los 7 u 8 mil hombres desaparecidos no habían sido muertos en combate, lo que da un número sustancialmente menor que 7 u 8 mil. (51)
El Tribunal trató con el incómodo problema de los serbios supuestamente con intención de genocidio, pero que llevaron en autobuses a las mujeres y niños musulmanes a un lugar seguro, diciendo que lo hicieron por razones de relaciones públicas, pero como Michael Mandel indica, fracasar en hace algún acto criminal a pesar de su deseo es llamado "no cometer un crimen". (52) El Tribunal nunca preguntó por qué los genocidas serbios fallaron al rodear la ciudad antes de su toma para prevenir la fuga de miles de hombres hacia lugar seguro, o por qué los soldados musulmanes bosnios estaban dispuestos a dejar a sus mujeres y niños además de a muchos compañeros heridos a la merced de los serbios;  (53) y fallaron en hacer frente al hecho de que 10.000 residentes, principalmente musulmanes de Zvornik, buscaron refugio de la guerra civil en la misma Serbia, como testificó el testigo de la acusación Borislav Jovic. (54)

Entre las insensateces en el argumento de los jueces del Tribunal estaba que se consideraba genocidio si tu matabas muchos hombres en un grupo con el propósito de reducir la población futura de ese grupo, por consiguiente haciéndola inviable en esa zona. Por supuesto, podías querer matarlos para evitar que ellos te maten en el futuro, pero la corte conoce mejor psicológicamente al serbio para pensar que esa no podría ser la única razón, debe haber sido un objetivo más siniestro. El razonamiento del Tribunal diserta sobre la posibilidad de que con solo un poco de persecución judicial psicologizando cualquier caso de matar soldados enemigos puede ser designado genocidio.
También existe el problema de la definición de grupo. ¿Estaban los serbios tratando de eliminar a todos los musulmanes de Bosnia o a los musulmanes de forma global? Los jueces indicaron que empujarlos fuera del área de Srebrenica fue en sí mismo un genocidio, y ellos básicamente equipararon genocidio con limpieza étnica. (55) Es digno de mención que el ICTY no haya nunca llamado a la limpieza étnica de los croatas de 250.000 serbios de la Krajina "genocidio", aunque en esta caso muchas mujeres y niños fueron muertos y la limpieza étnica fue aplicada a una zona más grande y a una población víctima más numerosa que en Srebrenica. (56) (El 10 de agosto de 1995 Madeleine Albright clamó al Consejo de Seguridad que "hasta 13.000 hombres, mujeres y niños fueron expulsados de sus hogares" en Srebrenica.) (57) Quizás el ICTY habría aceptado la descripción cómica de Richard Holbrooke de Krajina como un caso de "expulsiones involuntarias".(58) El sesgo es descarado; la politización de una empresa pretendida como judicial es extrema.
El tratamiento de los medios de los casos de Srebrenica y la Krajina siguió el mismo patrón e ilustra bien como los medios hacen a algunas víctimas dignas y a otras indignas de acuerdo a la agenda política. Con los serbios en el objetivo de su gobierno, y su gobierno ayudando activamente al masivo programa de limpieza étnica de los croatas en la Krajina, los medios dieron un amplio e indignante trato al primero, con lenguaje denigrante, incitaciones a la intervención, y con poco contexto. Con la Krajina la atención fue escasa y de pasada, la indignación estuvo ausente, la información detallada sobre las condiciones de las víctimas fue mínima, el lenguaje descriptivo fue neutral y se ofreció un contexto que hizo los sucesos entendibles. El contraste fue tan grande como para ser gracioso: el ataque sobre Srebrenica "escalofriante", "asesino", "salvaje", "asesinato a sangre fría", "agresión", y, por supuesto, "limpieza étnica". Con la Krajina los medios no utilizaron un lenguaje tan fuerte, incluso limpieza étnica era demasiado para ellos. El asalto croata no era más que un gran "conmoción" que está "ablandando el enemigo", "una ofensiva relámpago", explicado como una "respuesta a Srebrenica" y como consecuencia de que los líderes serbios "fueron más lejos de lo que debían" . El Washington Post incluso citó al embajador de EE.UU. en Croacia, Peter Galbraith, diciendo que "el éxodo serbio no era una limpieza étnica". (59) El periódico no permite un desafío a ese juicio. De hecho, sin embargo, las operaciones croatas en la Krajina dejaron a Croacia como la zona étnicamente más purificada  de todos los antiguos miembros de la antigua Yugoslavia, aunque la ocupación de la OTAN de Kosovo ha permitido una limpieza étnica albanesa que está rivalizando con Croacia en  esa purificación.
Otra anomalía en el caso de Srebrenica es la insistencia en llevar a todos los criminales (serbios) a juicio y conseguir que los verdugos (serbios) admitan voluntariamente la culpa como algo necesario para la justicia y esencial para la reconciliación. Un problema es que la justicia no puede ser parcial o deja de ser justicia, y muestra su verdadera cara como venganza y cobertura para otros fines políticos. La limpieza étnica en Bosnia no fue de ningún modo de un solo lado, y las muertes por nacionalidad no estuvieron lejos de la proporcionalidad en la población; (60) los serbios denuncian y tienen documentadas miles de muertes a manos de los musulmanes bosnios y de sus cuadros de muyahidines importados y por los croatas, y tienen su grupo propio examinando y tratando de identificar cuerpos en unas 73 fosas comunes estimadas. (61) Esta victimización apenas ha sido tenida en cuenta por los medios de comunicación occidentales y el ICTY -el distinguido experto forense yugoslavo Dr. Zoran Stankovic observó ya en 1996 que "el hecho de que su equipo había previamente identificado los cuerpos de 1.000 serbobosnios en la región de Srebrenica no había tenido interés para el fiscal Richard Goldstone". (62) En cambio, hay un continuo estribillo sobre la tendencia de los serbios a quejarse, mientras las quejas bosniomusulmanas son tomadas como las de aquellos que son las verdaderas víctimas y nunca se designan como lloriqueo.
En vez de producir la reconciliación, el continuo enfoque sobre las víctimas de Srebrenica y los asesinos, hace más intenso el odio y el nacionalismo, tal y como en la guerra de Kosovo y su violencia exacerbó allí el odio y las tensiones y mostró que el objetivo indicado por Clinton de un Kosovo tolerante y multiétnico era un fraude. En Kosovo, este propaganda de un lado y el control de la OTAN desató una seria e incesante violencia albana contra los serbios junto a los gitanos, turcos y disidentes, ayudada por la voluntad de las autoridades de la OTAN de mirar hacia otro lado mientras sus aliados -las pretendidas víctimas- se tomaban su venganza y perseguían su objetivo largamente deseado de la purificación étnica. (63) En Bosnia y Serbia los serbios han estado bajo continuo ataque, humillados y sus líderes y personal militar castigados, mientras que los criminales entre los bosniomusulmanes, los croatas y los poderes de la OTAN (ej., Clinton, Blair, Albright, Holbrooke) no sufrieron castigos (64) y pueden incluso ser mostrados como dispensadores de justicia (Clinton y colaboradores).
Está claro que los objetivos de los que  proponen el castigo no son la justicia y la reconciliación, son unificar y fortalecer la posición de los bosniomusulmanes, aplastar la República de Srpska y posiblemente eliminarla con un estado independiente en Bosnia, para mantener Serbia desorganizada, débil y dependiente de occidente, y continuar poniendo el ataque de EE.UU. y la OTAN y el desmantelamiento de Yugoslavia en la mejor forma posible. El último objetivo requiere desviar la atención del papel de Clinton y del gobierno musulmán en dar una base de apoyo a Al Qaeda en los Balcanes, en la estrecha alianza de Izetbegovic con Osama Bin Laden, su Declaración Islámica declarando hostilidad a un estado multiétnico, (65) la importación de 4.000 muyahidines para librar una guerra santa en Bosnia, con ayuda activa de la Administración Clinton, y la conexión KLA-Al Qaeda.
Estos aspectos de ponerse del lado de los bosniomusulmanes han sido siempre incómodos para los propagandistas de guerra, y se han vuelto más después del 11S -El informe de la comisión del 11S  indica que dos de los 19 secuestradores, Nawaf al Hazmi y Khalid al Mihdhar, y un "cerebro" del ataque, Khalid Sheikh Mohamed, "luchó" en Bosnia, y que Bin Laden tuvo oficinas de "servicios" en Zagreb y Sarajevo. (66) A pesar de la enorme atención sobre el 11S y Al Qaeda, estas conexiones no han aparecido en los grandes medios de comunicación y no han influenciado al procónsul en Bosnia Paddy Ashdown, que fue al funeral de Izetbegovic y continúa impulsando los intereses de los musulmanes bosnios. Los serbios, por supuesto, se quejaban por la brutalidad (y los degollamientos) de los muyaidines en 1993, pero los medios y el ICTY no estaban interesados entonces y siguen desinteresados. Vamos solo a hablar sobre Srebrenica, los musulmanes bosnios como únicas víctimas y Clinton y occidente como generosos a pesar  del servicio tardío a aquellas víctimas que llevaban las de perder.
Pero, ¿no "confesaron" los serbobosnios que ellos asesinaron a 8.000 civiles? Esta ha sido la escena mostrada por los medios de comunicación occidentales, pero demostrando de nuevo su servidumbre a la agenda política de sus líderes. Los serbobosnios en realidad sacaron a la luz un informe sobre Srebrenica en septiembre de 2002, (67) pero este informe fue rechazado por Paddy Ashdown por no coincidir con las conclusiones apropiadas. Él, por consiguiente, forzó un nuevo informe, despidiendo a una corriente de analistas y políticos de la República de Srpska [RS], amenazando al gobierno de la RS  y finalmente extrayendo un informe por gente que se atendría a las conclusiones aprobadas oficialmente. (68) Este informe, emitido el 11 de junio de 2004, fue entonces recibido en los medios occidentales como una significativa validación de la línea oficial que era el repetido estribillo, los serbobosnios "admitieron" la masacre, que debería resolver finalmente cualquier pregunta. Graciosamente, incluso este informe coaccionado e impuesto, no llegó a acercarse a reconocer 8.000 ejecuciones (habla de "varios miles" de ejecuciones). Lo que "prueba" este episodio es que la campaña occidental para hacer a la Serbia derrotada arrastrarse, no ha acabado todavía y los medios están continuando el servicio de propaganda y credulidad.

CONCLUSIÓN:


La "masacre de Srebrenica" es la mayor triunfo de la propaganda que surge de las guerras de los Balcanes. Otras alegaciones y categóricas mentiras han jugado su papel en los conflictos de los Balcanes, pero mientras algunos han conservado un modesto lugar en el repertorio de la propaganda debido al desafío a que fueron sometidas (Racak, la masacre de Markale, la negativa de los serbios a negociar en Rambouillet, 250.000 bosnios muertos, el objetivo de una Gran Serbia como la fuerza motora de las guerras de los Balcanes), (69) la masacre de Srebrenica reina como suprema para el poder simbólico. Es el símbolo del mal serbio y del victimismo bosniomusulmán, y de la justicia de occidente destruyendo Yugoslavia y de la intervención allí a muchos niveles, incluyendo una guerra de bombardeo y las ocupaciones coloniales de Bosnia-Herzegovina y Kosovo.
Pero la relación de este triunfo de la propaganda con la verdad y la justicia es inexistente. La desconexión con la verdad es resumida por el hecho que la estimación original de 8.000, incluyendo 5.000 "desaparecidos" -que habían dejado Srebrenica por las líneas musulmanas bosnias- fue mantenida incluso después de que se hubiese verificado rápidamente que varios miles habían alcanzado aquellas líneas y varios miles más hubiesen perecido en la batalla.  Este bonito número redondo permanece hoy ante un fallo en encontrar los cuerpos ejecutados y a pesar de la ausencia de una solo foto de satélite mostrando las ejecuciones, los cuerpos, las excavaciones o los camiones transportando cuerpos para reenterrar. Los medios de comunicación se han abstenido cuidadosamente de hacer preguntas sobre este punto, a pesar de la promesa de agosto de 1995 de Albright que "Estaremos vigilando".
La declaración de Albright y las fotos que mostró en aquel momento ayudaron a distraer la atención de la ya en marcha "masacre de la Krajina" de serbios en Croacia, un proceso de limpieza étnica de mayor brutalidad y mayor alcance que la de Srebrenica, en la cual hubo menos lucha real que en Srebrenica, siendo principalmente ataques y la muerte y expulsión de civiles indefensos. En Srebrenica los serbobosnios trasladaron a las mujeres y niños a un lugar seguro, y no hay evidencia de que ninguno de ellos fuese asesinado; (70) mientras, en la Krajina no hubo tal separación y un número estimado de 368 mujeres y niños fueron muertos, junto con otros muchos demasiado ancianos y enfermos para huir. (71) Una medida del éxito de la propaganda de la "masacre de Srebrenica" es que la posibilidad de que el intenso enfoque en la masacre de Srebrenica estaba sirviendo como una cobertura para la inmediatamente siguiente "masacre de la Krajina", apoyada por los Estados Unidos, y que estaba fuera de la órbita del pensamiento de los medios de comunicación. Para los medios Srebrenica contribuyó a la Krajina, y los serbios se lo merecían. (72)Los medios han jugado un importante papel en hacer de la masacre de Srebrenica un triunfo de la propaganda. Como se ha indicado antes, los medios se habían convertido en cobeligerantes para  1991 y todos los estándares de objetividad desaparecieron en su servilismo a la agenda pro-bosniomusulmana y antiserbia. Describiendo el informe de Christine Amanpour y otros sobre una batalla en torno a Goradze, el teniente coronel del ejército de EE.UU. John Sray  contestó en octubre de 1995 que esos informes de las noticias "estaban desprovistos de cualquier semejanza con la verdad", que los estadounidenses estaban sufriendo de "una cornucopia de desinformación", que "América no había sido tan patéticamente engañada" desde la guerra de Vietnam y que las percepciones populares de Bosnia "han sido forjadas por una prolífica máquina de propaganda...[que ha] conseguido manipular las ilusiones para conseguir más objetivos musulmanes". (73)Esa máquina de propaganda conquistó además a los liberales y a mucha de la izquierda en los Estados Unidos, quienes se tragaron el discurso dominante de los malvados serbios buscando la hegemonía, empleando únicamente estrategias brutales y genocidas, y perturbando un previo cielo mulitucultural en Bosnia dirigida por el amigo y aliado  de Osama bin Laden Alija Izetbegovic, y ¡con la rectificación aunque tardía de Clinton, Holbrooke y Albright trabajando estrechamente con Irán, Turquía y Arabia Saudí! La coalición de guerra izquierda/liberal necesitó encontrar a los serbios demonios con el fin de justificar la guerra imperial y lo  hicieron aceptando e internalizando una serie de mentiras y mitos que componen el discurso dominante. (74) Este combo liberal/izquierda misil de crucero (CML) fue importante para ayudar a desarrollar la justificación de la "intervención humanitaria" para atacar a Serbia en beneficio del Ejército de Liberación de Kosovo, y de hecho para preparar el terreno para la base final de Bush en sus propias guerras en búsqueda de la "liberación". (75) La masacre de Srebrenica ayudó a hacer a los liberales y a la CML verdaderos creyentes en la cruzada en los Balcanes y dio respaldo moral a expandir el papel imperial de su país y de sus aliados.
El exfuncionario de la ONU Cedric Thornberry, escribiendo en 1996, indicó que "prominentemente en parte de los medios liberales internacionales" la posición es "que los serbios fueron los únicos villanos" y  de vuelta a los cuarteles generales de la ONU en la primavera de 1993 él fue avisado: "Ponte a cubierto esto está fijado". (76) Estaba ya fijado, aun cuando sea solo tácito e incorporado a la relación gobierno-medios-tribunal. El símbolo del mal ayudó a hacer la masacre de Srebrenica y con la ayuda del Tribunal de "justicia" y el apoyo de los liberales y la CML, proporcionó una cobertura para el ataque y desmantelamiento por parte de EE.UU. y la OTAN de Yugoslavia, las ocupaciones coloniales de Bosnia y Kosovo, y la justificación para la "intervención humanitaria" en términos más generales. ¿Qué mas se le podría haber pedido a un sistema de propaganda?

El artículo original de Edward S Herman en inglés:
The politics of the Srebrenica Massacre

Ver los tres primeros capítulos elaborados sobre la Masacre de Srebrenica:

Parte I 
Parte II
Parte III